Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-04-2014

Campaa Por la recuperacin de la soberana: salir del euro
Los programas electorales de la izquierda sobre Europa: pnico y desolacin

Pedro Montes
Cuarto Poder


Para los que opinamos que la pavorosa crisis econmica y social de nuestro pas tiene como origen la implantacin de la moneda nica, para los que pensamos que para remontar esta catastrfica situacin es necesario replantearse las relaciones con la Unin Europea, recuperar la soberana econmica y monetaria y hacer frente al problema de la deuda exterior y pblica, impagables ambas, la lectura de los programas de las principales organizaciones de la izquierda sobre la cuestin de Europa ante las prximas elecciones produce pnico y desolacin.

Asombra realmente que los partidos que han de aportar soluciones a un desesperado pas cometan tantos fallos analticos, se entreguen a una orga de propuestas irrealizables, quieran salvar los muebles de su carcter progresista rechazando la austeridad y los ajustes con meras declaraciones y hasta pretendan lo imposible, como es cambiar la naturaleza de la Europa construida como si fuese una cuestin de deseos polticos y no de realidades del poder de ideologas enfrentadas. Todo menos coger al toro por los cuernos y admitir que en el marco del euro nuestro pas no tiene futuro, que no caben mnimas polticas progresistas dentro del mismo y que la ruina de la que somos testigos, con el paro, el desgarro social y el retroceso de los derechos sociolaborales como rasgos, se agravar con toda certeza. Si no fuera suficiente el poder de la lgica, ah estn adems la senda de otros pases, como Grecia y Portugal, en su cada al abismo.

PSOE

Como deca, gran desolacin. Al PSOE no hay que mencionarlo como partido de izquierdas, a pesar de sus pretensiones de regeneracin. Zapatero gobernaba cuando en mayo de 2010 descubri que era necesario e ineludible aplicar las decisiones de la Troika, nunca en el fondo se ha apartado de ellas y sigue siendo acrrimo defensor de la moneda comn. Ahora nos proponen votar socialdemocracia, dicen que para que Europa emprenda otra poltica, pero no son capaces de justificar la que por ellos mismos aplicaron por rigurosa obediencia a los dictados de la Troika, sin olvidar la alevosa reforma de la Constitucin. Su llamada es un intento baldo de olvidar el pasado y mera propaganda vaca de contenidos. Se plegaron y se sometern a la Troika tantas veces como est lo exija.

IU

Ms grave para el porvenir de la sociedad es la posicin de IU, una fuerza que puede registrar un sensible crecimiento electoral pero que no tiene solucin alguna para la crisis, porque carece de la audacia necesaria para entender que el cmulo de destrozos causados por la pertenencia al euro no puede tener otra alternativa que la de desengancharse del mismo y recuperar los resorte e instrumentos indispensables para hacer otra poltica.

En su programa, IU afirma: Hay que romper con la Troika y con la arquitectura europea del proyecto neoliberal. Eso implica reconocer la imposibilidad de articular un proyecto alternativo en el marco institucional de la actual Unin Europea; o: El objetivo principal de las instituciones europeas ha de ser la creacin de puestos de trabajo, y eso es absolutamente incompatible con la camisa de fuerzas que imponen los tratados y normativa jurdica desarrollados en los ltimos aos.

Cabe preguntarse, cmo despus de llegar a estas conclusiones, analticamente tan correctas y con un mensaje tan claro se obvia la respuesta natural, la respuesta inmediata, que es romper con el euro y los compromisos contrados? Lejos de eso, el texto del programa pasa a proponer un conjunto de medidas a cual ms interesante, pero en clave autista, sin conexin alguna con las extremas restricciones a las que est sometido el sistema. Resistencia contra los planes de ajuste; combatir el paro; salario mnimo coordinado a nivel europeo; fortalecimiento de la negociacin colectiva y as hasta llenar algunas pginas de un texto que pasar a engrosar el anaquel de los programas de IU tras el 25 mayo. La buena voluntad programtica no es suficiente, no es hora de los brindis al sol, ni es momento de confundir a la opinin pblica y a todos los sectores sociales a los que se pide el voto para salir de una situacin dramtica.

Podemos

A los amigos de Podemos, que supuestamente quieren desbordar a IU por la izquierda, el tema de Europa se les ha atragantado. Asunto demasiado peliagudo y arduo. Al punto de que, criticando por supuesto el desastre europeo y rechazando las polticas de austeridad, llegan a proponer con gran atrevimiento que la solucin fundamental a la crisis europea y espaola pasara por otorgarle al BCE la posibilidad de financiar directamente a los Estados.

Podemos formula un gran galimatas sobre su posicin o elige una gran avenida para escapar del asunto. Sostiene que es evidente que Podemos no est en contra de la Unin Europea, sino que quiere algunos cambios, pero son stos suficientes para hacer aceptable la Europa del capital? Rotundamente NO.

Entonces, cabe indagar qu nos propone: No estamos por ahora por la salida de la Unin Europea, ni de la eurozona, sino por aprovechar esta situacin para potenciar al mximo la unidad de la clase trabajadora y los pueblos a la vez que echamos abajo el Nuevo Rgimen que quieren construir. Y para ello es fundamental la lucha contra las reformas laborales regresivas estrechando lazos con los trabajadores/as franceses, portugueses Porque esta es la mejor va para empoderarnos todos, debilitar al conjunto del capital, y caso de acabar saliendo de la UE, hacerlo ms fuertes, en lugar de querer volver atrs la rueda de la historia y protegernos tras las fronteras que nos aislarn del resto de nuestra clase, hacindonos ms vulnerables para, una vez totalmente derrotados, volver a la construccin europea del capital.

Si se entiende bien, Podemos nos propone seguir como estamos, continuar hundindonos, pero sin perder la perspectiva de que una lucha de clases a escala internacional y a largo plazo sea capaz de cambiar los fundamentos actuales de la UE. Si no fuera porque el tiempo es un dato apremiante para los trabajadores espaoles, la propuesta tendra el glamour del internacionalismo que siempre emociona y ayuda a proyectar una buena imagen electoral. En fin, una cortina de humo para eludir el fondo de la cuestin.

Podemos incluso avanza que si se logra la presin social necesaria, un objetivo prioritario para modificar la UE en sentido favorable sera posibilitar que el BCE facilitase financiacin directa a los estados a travs de la compra de deuda pblica, como hace, por ejemplo, la Reserva Federal con los bonos emitidos por el gobierno estadounidense. Es un sinsentido, pero a falta de soluciones autnticas hay que poner sobre la mesa algunas medidas que parezcan solventes. Abierto el grifo del BCE, qu gobierno europeo se preocupara del dficit pblico y correra con el coste de recaudar impuestos tan contraproducentes electoralmente? El BCE es el banco central de 17 Estados independientes pero con fiscalidad propia y compartimentada.

Equo

Equo es todava una ancdota en la izquierda. Busca un espacio, paradjicamente no definindose por nada comprometido. Topndose con el complejo e inevitable problema de Europa, trata de emitir un mensaje que disguste lo menos posible y que no obligue a nada. As, nos cuentan que el sueo europeo est hoy herido, debilitado por la incompetencia, el cortoplacismo y la falta de empata y compasin de quienes lo lideran. Por estas razones (?), la ciudadana est perdiendo la confianza en el proyecto europeo y la UE aparece como una entidad ajena que le obliga a adoptar medidas socialmente dolorosas e injustas y que se alejan de los valores esenciales de la Unin. Pero en un mundo cada vez ms globalizado, necesitamos de estructuras supranacionales para hacer frente a amenazas y retos. Rechazamos sin embargo el antieuropesmo de quienes recetan una vuelta a un pasado fracasado para combatir la crisis sistmica que afronta Europa. Y nos diferenciamos de los que se denominan europestas pero han sido cmplices de las polticas de austeridad que nos han condenado a esta situacin. Necesitamos por tanto ms Europa, pero mejor, ms respetuosa con esos valores y lmites que no debemos traspasar.

Literatura poltica, el virtuoso punto medio, ni-ni, el buenismo insustancial, que deja a los ciudadanos inermes ante los problemas que los abruman y los angustiosos dilemas que estn abiertos.

Pnico ante el futuro

Seguramente los comentarios anteriores son muy parciales y en todo caso bastante incompletos. Para empezar, no se incluyen las posiciones de las direcciones de los sindicatos mayoritarios, que ya no parecen de este mundo. Mientras la sociedad pelea y entre las tinieblas busca una salida, los secretarios generales negocian con el gobierno que nos despedaza y creen en la va de la negociacin y el pacto. No obstante, las impresiones y el resumen expuestos recogen con bastante fidelidad el tenebroso desconcierto que existe en la izquierda y el vaco espeluznante que ofrecen las supuestas alternativas polticas de esa izquierda. Con toda justificacin se puede hablar de pnico ante el futuro, si la sociedad no toma conciencia de la raz de la catstrofe actual y del imprescindible rumbo que ha de tomar el pas, obligando a los huidizos dirigentes de las organizaciones progresistas a afrontar la cruda realidad. Ms de lo mismo durante mucho ms tiempo no es posible, salvo con la destruccin de los valores de la democracia y la libertad, y ese suicidio colectivo no est en la agenda de una sociedad algo perdida pero dispuesta al combate poltico.

El Frente Cvico, con su modestia an, va a intentar dar una respuesta coherente a la situacin, ofrecindose para colaborar en la lucha pero tambin ofreciendo la salida natural de romper el dogal del euro y recuperar la soberana econmica y monetaria. Hace unas semanas, la seora Le Pen, fascista ella para evitar toda confusin y con excelentes perspectivas electorales, sealaba que no poda creer que dada la desoladora situacin econmica y social de nuestro pas, sin comparacin con Francia, no existiera una fuerza poltica significativa que tuviera como propuesta fundamental la desvinculacin con el euro. Estoy seguro que eso ser por poco tiempo.

Pedro Montes es economista y miembro de la Mesa Estatal del Frente Cvico.

Fuente: http://www.cuartopoder.es/tribuna/los-programas-electorales-de-la-izquierda-sobre-europa-panico-y-desolacion/5723


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter