Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-04-2014

Estado-nacin versus Estado plurinacional

Ral Prada Alcoreza
Rebelin



Qu es lo que est en juego en la asonada de los suboficiales y en la respuesta represiva del gobierno? Como en otros casos, como en el conflicto del TPIPNIS, lo que se enfrentan es el Estado-nacin y el Estado plurinacional; aunque el primero es la institucionalidad de la colonialidad que se niega a desaparecer, aferrndose con todo, para persistir y continuar; en tanto que el segundo, es apenas un germen, un proyecto, que anida en la Constitucin y en los colectivos sociales que luchan por que se den las transformaciones estructurales e institucionales establecidas en la carta magna. En el TIPNIS el Estado-nacin declar la guerra al Estado plurinacional, al germen del Estado plurinacional, declarando tambin la guerra al proyecto constitucional. A qu se opone el Estado-nacin? A la descolonizacin.

El Estado-nacin, dispositivo poltico de la colonialidad, se opone a la descolonizacin, pues esta deconstruccin implica la desaparicin del Estado-nacin. Las bases del Estado-nacin radican precisamente en la homogeneizacin, en el equivalente general del ciudadano, individuo abstracto, que cuenta con derechos individuales, civiles y polticos; sin embargo, esta equivalencia general hace desaparecer a las naciones y pueblos indgenas, a las culturas resistentes, a la heterogeneidad lingstica y social. El equivalente general, el ciudadano, se estructura en la economa poltica colonial, economa poltica que diferencia hombre negro de hombre blanco, hombre indio de hombre blanco, hombre de color de hombre blanco, diferencia efectuada sobre la matriz de gnero, la diferenciacin hombre de mujer. La dominacin colonial es tambin, al mismo tiempo, dominacin patriarcal. El equivalente general, el individuo abstracto, el ciudadano universal, es pues el hombre blanco. La modernizacin consiste en parecerse a este arquetipo colonial.

Los derechos conquistados en la historia del Estado-nacin, derechos sociales, derechos de trabajo, derechos democrticos, no terminan de efectuarse, pues se pronuncian en el espacio indeterminado del equivalente general, el individuo, el ciudadano; no se dan en los espesores abigarrados, plurales, heterogneos, de las territorialidades sociales y formaciones sociales concretas. La herencia colonial se transfiere de las administraciones coloniales a los Estado-nacin, despus de las independencias. Hablamos de estados que se construyen sobre cementerios indgenas. Hablamos de estados que tienen como proyecto democrtico la mestizacin; es decir, la desaparicin de los pueblos indgenas, y aunque parezca paradjico, la desaparicin de las mezclas dinmicas dadas, pues el mestizaje de los Estado-nacin es un mestizaje abstracto, el perfil del individuo y ciudadano concebido como sntesis de las culturas, culturas tambin sometidas a la estatalizacin, sintetizadas en la cultura moderna.

La Constitucin interpela la composicin colonial del Estado-nacin, cuestiona el mito de la modernidad, cuestiona el mito del mestizaje abstracto, develando la composicin plural efectiva de las formaciones sociales, de la sociedad heterognea. La Constitucin deja en claro que la profundizacin democrtica, la realizacin efectiva de los derechos democrticos, slo pueden materializarse mediante la descolonizacin. Esta deconstruccin histrico-poltica emancipa la pluralidad frente a la representacin homognea, liberal la potencia social, la riqueza heterognea de lo diverso. La descolonizacin restituyen los derechos conculcados de las naciones y pueblos colonizados, dando lugar a integraciones efectivas, opuestas a la institucin imaginaria de la nacin, haciendo evidente las naciones posibles. El Estado-plurinacional es la transicin descolonizadora hacia sociedades autogestionarias y auto- determinantes; a sociedades compuestas e incrementadas, que se integran a travs de complementariedades y solidaridades. En Bolivia el Estado plurinacional se constituye sobre las matrices culturales y civilizatorias de las naciones y pueblos componentes de la sociedad heterognea, incluyendo los mestizajes concretos. Esto equivale a pasar de la institucionalidad homognea, disciplinaria, disciplinaria, moderna, al pluralismo institucional, abierto a composiciones creativas; pasar al pluralismo jurdico, pluralismo administrativo, pluralismo de gestiones.

Uno de los lugares neurlgicos de la activacin de la condicin plurinacional del Estado en transicin es la institucin defensa del Estado-nacin, las Fuerzas Armadas. Esta institucin de emergencia del Estado es el crisol del diagrama disciplinario, de la inscripcin en los cuerpos de la dcilizacin de las conductas y comportamientos. En Bolivia, como en los pases andinos y amaznicos, es el aparato disciplinario por excelencia de la colonizacin interna, modulando los cuerpos su incorporacin al Estado en condiciones de ciudadanos de la nacin mestiza. El cuartel modula los cuerpos hacindolos aptos a los requerimientos del mercado, de la produccin capitalista, a los fetiches de la modernidad universal, de-culturizando, decodificando, por lo tanto, borrando la memoria larga de los pueblos, sustituyndola por la memoria corta de la institucin imaginaria del Estado-nacin.

Sin embargo, a pesar del proyecto disciplinario del cuartel, los espesores corporales no desaparecen, se ocultan, se los destierra a las sombras; mostrando, en contraste, los perfiles modulados, uniformados, pretendidamente modernos. El ejercicio de poder disciplinario se tropieza con la manifestacin de los cuerpos; cuando esto ocurre, se opta por la ejecucin de discriminaciones, por la estratificacin racial institucionalizada, por jerarquizaciones patriarcales. La asonada de los suboficiales pone en evidencia estos procedimientos coloniales en el dispositivo por excelencia disciplinario, el cuartel. Acudiendo el pliego petitorio de los suboficiales, en realidad, el pedido explicito es modesto; que no haya oficiales de primera y de segunda, que se los considere oficiales tcnicos, que puedan acceder a equivalentes beneficios y servicios. Sin embargo, incluso ante esta demanda modesta el gobierno y la jerarqua institucional de las Fuerzas Armadas han reaccionado represivamente, dando de baja a ms de setecientos suboficiales.

De todas maneras, a pesar de la demanda modesta explcita, la misma pone en evidencia la crisis profunda de las Fuerzas Armadas y del Estado-nacin, que se niega a desaparecer. Las fuerzas armadas son un dispositivo de la colonialidad reiterativa. Es un aparato de la colonizacin interna, que no solamente modula los cuerpos, sino tambin, marca, hendiendo en ellos la historia poltica colonial, inscribiendo en ellos discriminaciones, violencias minuciosas, detalladas, raciales. Cmo se puede construir un Estado plurinacional a partir de la permanencia de la malla institucionalidad de la colonialidad?

Nuevamente estamos ante la manifestacin elocuente de las contradicciones profundas del llamado proceso de cambio, ante los contrastes evidenciados entre el discurso gubernamental y las prcticas efectivas, ante grotescas simulaciones de un gobierno y los rganos de poder del Estado, que se nombran como plurinacionales, en tanto que en la prctica niegan la condicin plurinacional de la formacin social.

La respuesta oficial del gobierno es recurrir a la Ley de las Fuerzas Armadas cuestionada, puesta en duda, deslegitimada por la Constitucin. La medida represiva gubernamental de las centenas de bajas de suboficiales se sostiene sobre la argumentacin de la subordinacin y la obediencia disciplinaria, clausulas que corresponden a la institucin armada del Estado-nacin. Este discurso se invalida inmediatamente ante la estructura normativa y conceptual de la Constitucin. En todo caso, los suboficiales hablan desde el proyecto de una nueva institucionalidad, aquella que establece la Constitucin. Las bajas dadas por la jerarqua del ejrcito y por el gobierno no son legtimas desde la composicin jurdico-poltica de la Constitucin. La demanda de los suboficiales es legtima.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter