Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-04-2014

Despus de las elecciones qu?
El proyecto nacional-popular en juego

Eduardo Paz Rada
La poca


Como muy pocas veces en la historia de Bolivia, la coincidencia entre la autodeterminacin de la masa, es decir la decisin de los sectores mayoritarios del pueblo de asumir directa y activamente el control y destino de la nacin, y los resultados de la democracia electoral, orientada a determinar la distribucin de la representacin en las instancias de los poderes del Estado, se ha presentado en el proceso que el pas vive en la ltima dcada, a partir de las grandes movilizaciones populares antineoliberales de principios de siglo y los comicios realizados en los aos 2005 y 2009.

 

Ah se abri un proceso democrtico que impuls los primeros avances de un proyecto nacional-popular, con medidas de defensa de la soberana y la dignidad del pas frente al imperialismo, de incorporacin de los sectores excluidos en la vida pblica, de nacionalizacin de recursos naturales y empresas antes estatales, de derrota sobre los intentos de dividir el pas, de defender la unidad nacional por encima de las posiciones fragmentarias planteadas por sectores radicales del indigenismo y las ONGs y de confluencia con otros procesos similares en Amrica Latina y el Caribe.

 

 

 

LOS PRIMEROS PASOS

 

El gobierno ha conseguido excelentes resultados en lo que corresponde a la administracin de la economa con la exportacin de gas, minerales y soya, as como con la inversin de recursos en tareas de integracin territorial, bonos a sectores denominados vulnerables, dinamizando el mercado interno y redistribuyendo la riqueza, aunque con reducidos resultados en la implementacin de un proceso amplio de industrializacin de los recursos naturales, de impulso a la agricultura destinada a la autonoma alimentaria y de una efectiva sustitucin de importaciones.

 

La condicin para conseguir estos resultados radic en la derrota del bloque privatista-neoliberal que se encumbr en el poder durante veinte aos y que control los instrumentos del Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial con los partidos tradicionales y en la organizacin y movilizacin popular que emprendi la tarea de recuperar la dignidad, la soberana nacional y las riquezas nacionales que estaban siendo dilapidadas con la privatizacin y la llamada capitalizacin.

 

Las reformas nacionalistas y antiimperialistas implementadas en los ltimos aos en la economa y el Estado se enmarcan parcialmente en la nueva Constitucin Poltica del Estado y, de manera contradictoria, an existe una fuerte presencia de empresas transnacionales en la explotacin de recursos mineros y petroleros y en la actividad agrcola destinada a la exportacin sobre la base de la propiedad latifundista de la tierra en el oriente del pas.

 

NUEVO TRIUN FO ELECTORAL

 

Al parecer y de acuerdo a todos los sondeos de opinin y anlisis, el binomio Evo Morales-Alvaro Garcia, que ha conducido Bolivia en los ltimos nueve aos, repetir su triunfo en las urnas en iguales o mejores condiciones que antes, sin embargo queda la interrogante de si la mayora electoral se convierte en un nuevo impulso al proceso nacional-popular, proceso de liberacin nacional que implica la desconexin efectiva del sistema imperialista, la autodeterminacin nacional y la bsqueda de una mayor unidad con los procesos mas avanzados de Amrica Latina.

 

Las elecciones en varios pases de la regin, incluida Bolivia, al ser nicamente una consulta aislada y puntual a los ciudadanos, cada cuatro o cinco aos, se ha convertido en un mecanismo superficial de la poltica y ha generado vaivenes e inestabilidades que han sido instrumentalizados por las fuerzas polticas de las oligarquas locales y del imperialismo, este ltimo interesado en desestabilizar los avances producidos en los ltimos quince aos. En el caso boliviano al parecer la tendencia se orienta en este sentido en la medida en que las campaas electorales se han convertido en la promocin comercial de candidatos dejando de lado la construccin de un proyecto poltico nacional-popular que ponga en el debate las perspectivas estratgicas del pas, ms an si se toma en cuenta la agresiva poltica de Washington para revertir los avances revolucionarios en la regin.

 

Una campaa electoral emancipadora deber estar concentrada en el debate de los alcances y perspectivas del proceso de transformaciones econmicas, sociales, polticas y culturales tomando en cuenta las fuerzas sociales y polticas con las que se pretende avanzar en la construccin de un horizonte de liberacin nacional, consolidando un Estado Nacional fortalecido y un Mercado Interno que responda a las necesidades bsicas y se oriente al generar el bienestar de la poblacin, vinculado a un socialismo latinoamericano, teniendo como base de referencia la Agenda Patritica 2025.

 

NECESIDAD DE UN MOVIMIENTO PATRIOTICO

 

El nuevo bloque de poder basado en la confederacin de organizaciones sociales del campo y la ciudad (campesinos, colonizadores, cocaleros, mujeres campesinas, indgenas, juntas vecinales, pequeos comerciantes, cuentapropistas, informales, cooperativistas mineros y otros) se ha ido debilitando especialmente por la ausencia de un eje aglutinador de las luchas, la tendencia a impulsar demandas sectoriales, la disputa instrumental por puestos burocrticos, la falta de una organizacin poltica slida y la despolitizacin de las bases, aunque, por otra parte, el gobierno ha conseguido un importante acuerdo con los dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) y la Federacin Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), organizaciones con un importante peso poltico.

 

Las Fuerzas Armadas, a su vez, han asimilado el discurso y la posicin impulsada por el Presidente Evo Morales Ayma en lo que corresponde a ser parte constitutiva de un proceso que defienda las bases de la nacin boliviana, que integre plenamente el territorio nacional y que identifique la intervencin imperialista y de sus aliados como el enemigo principal, siguiendo el ejemplo de los militares nacionalistas como German Busch, Gualberto Villarroel, Alfredo Ovando y Juan Jos Torrez.

 

Estos acontecimientos abren la perspectiva a formar un gran movimiento patritico de liberacin nacional, sin embargo, contradictoriamente, el gobierno ha desarrollado acciones de acercamiento a sectores del poder tradicional de las oligarquas, las que estn ampliando la propiedad latifundista de la tierra en el oriente, y de corporaciones empresariales vinculados a la banca y las finanzas y al gran comercio de importacin y exportacin que, junto al sector bancario, han tenido en los ltimos ocho aos ganancias y utilidades como nunca antes en la historia.

 

PROTECCIONISMO ECONOMICO Y SOBERANIA NACIONAL

 

La Agenda Patritica 2025 se presenta como la plataforma inicial para avanzar en un proceso de transicin sostenido y de largo aliento: El impulso a la soberana productiva con la diversificacin, el proteccionismo econmico, el desarrollo integral y la prescindencia de la dictadura del mercado capitalista; junto a la soberana en el control y aprovechamiento de los recursos naturales y su industrializacin y a la soberana financiera sin servilismo al capital financiero, as como la integracin complementaria con los pueblos y procesos antiimperialistas, se presentan como los eslabones fundamentales para construir un proyecto liberador.

 

El complemento imprescindible a los trece puntos de la Agenda Patritica est en la necesidad de radicalizar las medidas nacionalistas y mantener una soberana poltica plena, con el fortalecimiento de un gobierno antiimperialista que desarrolle una estrategia que combine el cumplimiento de las tareas de la emancipacin nacional con las tareas del socialismo latinoamericanista, impulsando la organizacin, movilizacin y participacin popular en las instancias locales, regionales y nacionales.

 

La lucha ideolgica, la disputa sobre la opinin pblica y el rol de los medios de comunicacin se convierten, en este contexto, en importantes eslabones para conseguir la adhesin militante de la ciudadana entre las opciones que se presentan al escenario electoral. Hasta ahora este enfrentamiento se ha convertido en un nudo clave si se toma en cuenta la poderosa influencia que alcanzan los grandes medios empresariales privados y transnacionales de comunicacin que, sin ninguna regulacin nacional y estatal, logran posesionar agendas proclives a la estrategia de la dominacin imperialista y de la poltica internacional de Estados Unidos.

 

MAS ALLA DE LAS ELECCIONES

 

Esos medios han conseguido aprovechar adecuadamente los errores, ilegalidades, hechos de corrupcin, negociados y otros que se han presentado en algunos niveles de la administracin pblica, especialmente porque desde los niveles de gobierno no se han adoptado polticas plenas de transparencia y porque los casos denunciados no han sido asumidos como negativos al proceso y que deben ser castigados ejemplarmente para desarrollar una fuerza moral y tica inquebrantable.

 

Habiendo procedido de una fuente de rebeliones populares y nacionales, seguido un proceso contradictorio especialmente frente a sectores de la oligarqua y de las transnacionales, ahora el proceso de cambio tiene ante si tareas demasiado importantes, especialmente ante la nueva coyuntura a nivel regional, la misma que est marcada por la muerte de Hugo Chavez y los vaivenes polticos en cada pas de la regin y por la crisis capitalista que provoca una escalada de agresiones en distintos lugares del planeta y de las que no est exenta Amrica Latina.

 

Por eso que la coyuntura electoral debe ir mas all, en la perspectiva del proceso abierto por el pueblo boliviano, lo cual significa que las reformas debern consolidarse y profundizarse, que el Movimiento Patritico Antiimperialista de las organizaciones sociales consiga formular un horizonte comn ms all de las reivindicaciones particulares, que las mismas junto al gobierno presenten una propuesta Programtica de ejecucin inmediata y con un horizonte de largo alcance y que el debate y la Formacin poltica de los cuadros organizados se califique sustancialmente.

 

INTERROGANTES Y DISYUNTIVAS

 

Las preguntas pertinentes en el contexto analizado se presentan en trminos de cules son y sern los protagonistas de la continuidad del proceso nacional-popular cuando se presentan disyuntivas que van desde la posibilidad de implementar una versin de una alianza tnico-clasista, de composicin indgena, mestiza, campesina, obrera y popular frente a una conciliacin con los sectores de las oligarquas regionales, particularmente la de Santa Cruz, los nuevos ricos de la minera privada y cooperativa y las transnacionales mineras y petroleras.

 

O desde la posibilidad de profundizar un capitalismo de Estado que fortalezca el mercado interno, la industrializacin endgena, la integracin territorial y el Estado Nacional, como transicin a formas ms avanzadas de organizacin social y comunitaria que se orienten hacia un socialismo latinoamericano frente a una apertura a las relaciones con la banca internacional, el neoliberalismo globalizante, el libremercado que deja sin defensa a la produccin nacional y los organismos internacionales como el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

En una perspectiva inmediata corresponde determinar si el proceso econmico del que se tienen importantsimos ingresos va a orientarse hacia la mayor especializacin en exportacin de materias primas, el despilfarro, las importaciones descontroladas, los grandes gastos no productivos y suntuarios o hacia procesos de industrializacin avanzada, creacin de empleos productivos y de fortalecimiento de una agricultura campesina de autoabastecimiento de alimentos, de la implementacin en todo el territorio nacional de una red que dote de gas para mltiples fines y de sostenimiento de la soberana y dignidad de la patria.

 

*Eduardo Paz Rada es socilogo boliviano, escribe en publicaciones nacionales y latinoamericanas.

 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter