Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-05-2014

El imperialismo "blando" de China conquista Amrica Latina

Decio Machado
Diagonal


Nuevas potencias, como China o Brasil, han comenzado a competir en un terreno donde Estados Unidos y las empresas de la Unin Europea antes tenan exclusiva.

Ya en 1889 el prcer cubano Jos Mart deca que haba llegado la hora de declarar la segunda independencia de Amrica Latina. Tuvieron que pasar 120 aos para que se rescatara esta idea entre patriticos y acalorados discursos antiimperialistas de diversos jefes de Estado en el marco de la celebracin de los bicentenarios de las independencias americanas.

Segn Franck Gaudichaud, profesor de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Stendhal-Grenoble 3, esta nueva autonoma soberana es producto de las luchas de los pueblos latinoamericanos, como tambin de la activa diplomacia integracionista y nacional-popular de algunos gobiernos, comenzando por el de Hugo Chvez y la Administracin Lula, que permitieron derrotar el proyecto del ALCA en 2005 y la creacin de Unasur, ALBA y Celac. Estas transformaciones llevaron a que en noviembre pasado el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, declarara que la era de la doctrina Monroe haba llegado a su fin. La relacin de su pas con Amrica Latina, dijo Kerry, debera ser de socios en pie de igualdad.

Cambios en la dependencia

Sin embargo, los niveles de emancipacin comercial de los pases de la regin respecto a EE UU son ms que matizables, seala el informe Amrica Latina y el Caribe y EE UU: la evolucin reciente de las relaciones bilaterales, elaborado en octubre pasado en Caracas por el Sistema Econmico Latinoamericano y del Caribe. En este estudio se indica que los intercambios entre Latinoamrica y EE UU aumentaron de 380.000 millones de dlares en 2000 a 849.000 millones en 2012. La regin actualmente recibe el 25,8% de las exportaciones totales de EE UU.

Por poner tan slo un ejemplo, Amrica Latina duplic en los ltimos cinco aos la compra de combustible de EE UU para mantener sus economas en marcha. Y la dependencia sigue creciendo a pesar de las enormes reservas petroleras existentes en la regin.

Sin embargo, pese a la pervivencia de la dependencia con respecto al gran vecino del norte, las economas latinoamericanas y caribeas reflejan una reorientacin de su comercio regional hacia los pases asiticos, principalmente hacia China. El crecimiento econmico de China ha convertido al gigante asitico en una potencia global con enorme necesidad de toda clase de recursos naturales en cualquier parte del planeta. Esta nueva situacin ha generado que las relaciones de China con Amrica Latina se hayan complejizado y trasciendan lo puramente comercial. Tal es as que la consejera poltica de la embajada de este pas en Ecuador, Zhang Tao, indica que China se ha convertido en un socio clave para la regin latinoamericana gracias a los programas de inversin en el nuevo continente. Entre los aos 2000 y 2012, el comercio entre estas dos regiones se ha multiplicado por 22.

Un crecimiento que, segn las previsiones de la Comisin Econmica para Latinoamrica y el Caribe, no se detendr: el prximo ao, China reemplazar a la UE como el segundo inversor en Amrica Latina. Segn datos del Ministerio de Comercio chino, Latinoamrica es el segundo destino de inversin del pas, tras Asia, pasando de 10.000 millones de dlares en el ao 2000 a 245.000 millones en 2011.

Mandatarios latinoamericanos, como el ya fallecido Hugo Chvez, Nicols Maduro, Cristina Fernndez, Rafael Correa o Daniel Ortega, han manifestado pblicamente y en diversas ocasiones que China ofrece una financiacin a bajo costo que no existe en ninguna otra parte del mundo. Sin embargo, para Liu Kang, director del Centro de Investigacin sobre China de la Universidad de Duke, el xito chino va ms all y est vinculado con una diplomacia pragmtica que, a diferencia de EE UU y la UE, no es militar ni pretende entrometerse en los asuntos polticos internos.

Al respecto, Gaudichaud considera que la relacin entre Amrica Latina y China en trminos macroeconmicos es claramente asimtrica. Hoy, el gigante asitico es el principal receptor de las exportaciones de pases como Brasil y el segundo tras EE UU de Chile, Argentina, Venezuela y Per, asevera el acadmico francs. Si se analiza cualitativamente, se ve que los discursos de los oligarcas chinos o de los dirigentes latinoamericanos sobre la relacin win-win (ganamos todos) son una ilusin; lo que se est generando es un nuevo mapa geopoltico en el cual China uno de los primeros socios econmicos de EE UU es tambin un actor imperial en la regin, conquistando tierras agrcolas, recursos y materias primas para alimentar una economa en permanente crecimiento a travs de la soja de Brasil y Argentina, el cobre de Chile o el petrleo de Venezuela, adems de vender sus productos manufacturados de bajo costo, a menudo de baja calidad y producidos por millones de explotados en China y Asia, indica este investigador. El capitalismo chino genera as una nueva dependencia, un neocolonialismo econmico pero no militar y participa activamente del fenmeno neoextractivista, desindustrializador y reprimarizador de las economas de algunos pases importantes de la regin, sentencia.

Consenso de las commodities

Maristella Svampa, profesora en la Universidad Nacional de La Plata, seala que Amrica Latina pas del Consenso de Washington al Consenso de las commodities, basado en la exportacin de materias primas. Segn esta sociloga argentina, en los ltimos aos se ha intensificado notoriamente la expansin de megaproyectos tendentes al control, la extraccin y la exportacin de bienes naturales, sin mayor valor agregado, enmarcada en el boom de los precios internacionales de las materias primas y de los bienes de consumo, lo que ha permitido el crecimiento econmico y el aumento de reservas monetarias en la regin, al tiempo que se producen nuevas asimetras y profundas desigualdades en nuestras sociedades.

Svampa considera que, vinculado al proceso de neoextractivismo desarrollista, con el que tiene mucho que ver tanto el capital como la demanda de recursos naturales por parte de China, se ha profundizado una nueva dinmica de despojo de tierras, recursos y territorios, generndose nuevas formas de dependencia y contaminacin a travs de la megaminera, la expansin de la frontera petrolera y energtica incluida la extraccin de gas no convencional bajo tcnicas tan cuestionables como el fracking, la construccin de grandes represas hidroelctricas, la expansin de la frontera pesquera y forestal, as como la generacin y reafirmacin del modelo de agronegocios basado en la soja y el biocombustible.

Este conjunto de circunstancias ha generado rupturas entre diferentes sectores de la izquierda social y poltica en Amrica Latina. Amplias capas del tejido social organizado cuestionan el lugar que la regin ocupa desde la poca de la colonia espaola en la divisin global del trabajo. Dicha contradiccin se da en los gobiernos que enarbolan discursos con retrica industrialista, reivindicando la soberana nacional y la integracin regional, a la vez que profundizan su dependencia del mercado internacional como suministradores de recursos naturales carentes de valor agregado para atender las necesidades del mercado capitalista global.

----------------------

750.000 firmas para frenar la explotacin del parque Yasun

Desde 2009, Ecuador realiza ventas anticipadas de petrleo a China. Las operaciones contables se registran en la estatal Petroecuador, ingeniera que permite al Estado no incrementar la deuda externa. As, mientras Ecuador declara una deuda externa con China de 4.633 millones de dlares, otras fuentes la posicionan en torno a los 9.000 (11% del PIB). Parte de este petrleo comprometido con China a cambio de financiacin provendra del Parque Nacional Yasun, en plena selva amaznica. Un petrleo que tendra que haberse quedado bajo tierra si hubiera funcionado la iniciativa Yasun-ITT, por la que la comunidad internacional compensara a Ecuador por no explotar el petrleo del parque. Sin embargo, en agosto de 2013, Rafael Correa anunci el inicio de la explotacin petrolera en una de las regiones con ms biodiversidad del mundo. El mundo nos ha fallado, dijo. El pasado 12 de abril, organizaciones indgenas y ecologistas entregaron 756.291 firmas, suficientes para convocar un referndum, tal como recoge la Constitucin ecuatoriana, para que la poblacin decida sobre el futuro de la reserva natural.

Pragmatismo chino

Explotacin y contaminacin en Per

La empresa minera china Shougang, hoy el quinto inversor minero en Per, se hizo en 1992 con el control de la mina de hierro situada en el pueblo costero de San Juan de Marcona. Desde entonces, la localidad adquiri fama por las condiciones de explotacin laboral en las que se encuentran sus trabajadores, la contaminacin del entorno y los permanentes incumplimientos de la empresa respecto a sus compromisos de inversin social y tecnolgica. Sus operarios son los peores pagados en la minera peruana, un 30% de estos sufren de neumoconiosis (enfermedad pulmonar por inhalacin de polvo) y otro 30% de hipoacusia (prdida auditiva). La poblacin local descendi de 25.000 habitantes a menos de 14.000 durante la presencia china.

Canal interocenico en Nicaragua

Se trata de un megaproyecto valorado en 40.000 millones de dlares, cuatro veces el PIB de Nicaragua, que pretende construir un canal similar al de Panam, pero con capacidad para buques de mayor calado. Sera construido con capital chino, y su ruta, de 286 km, afectar selva hmeda y bosque seco, as como a las comunidades indgenas que all viven. El canal afectara a una franja de 90 km a travs del lago Nicaragua, la reserva de agua dulce ms grande de Centroamrica. Para ello se movern millones de toneladas de lodo en condiciones inciertas, con riesgo de sedimentacin del lago, del que depende el abastecimiento de gran parte del pas. Ms all de la prdida de la fauna acutica, cualquier derrame de crudo en el lago supondra poner en peligro el abastecimiento de agua potable del pas.

Acaparamiento de tierras en Amrica Latina

Las primeras compras chinas de tierras tuvieron lugar en Cuba (1996) y Mxico (1998), destinadas al cultivo de arroz. En la pasada dcada, las empresas chinas buscaron, cada vez con ms fuerza, oportunidades de inversin en este mbito, destacando casos como el de Pengxin Group, que en 2005 compr grandes extensiones de tierras en Bolivia para la produccin de soja. Zhenjiang Fudi y Chongqing Grain Group se asociaron por el mismo motivo en Brasil. COFCO, el mayor productor de vino en China, tambin adquiri tierras chilenas en 2010. Estas compras de tierra han venido acompaadas de la expansin del monocultivo y el biocombustible. La situacin adquiri tal nivel que gobiernos como los de Argentina, Brasil o Uruguay han aprobado leyes destinadas a evitar inversiones extranjeras masivas en este rubro.

http://www.diagonalperiodico.net/global/22639-imperialismo-blando-china-conquista-america-latina.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter