Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-05-2014

Palestina/Israel
Una crisis que viene de lejos

Julien Salingue
Hebdo LAnticapitaliste


Israel ha suspendido su participacin en el proceso de paz. A lo largo de los ltimos das, ese titular ha aparecido en numerosos medios, pero la mayora de los observadores no parece hacerse una pregunta que, sin embargo, es esencial: de qu proceso de paz se habla?

En efecto, es particularmente penoso constatar que, a pesar de las evidencias, son muchos los que continan alimentando la fbula del proceso negociado, preguntndose sobre las responsabilidades de unos y de otros en su interrupcin.

Un proceso de paz?

Hace ya ms de veinte aos que se alimenta la cortina de humo del proceso de paz, con su cortejo de frmulas comodn que van desde la reanudacin de las negociaciones a las dolorosas concesiones pasando por las responsabilidades compartidas y los extremistas que sabotean la paz. Durante estos veinte aos, centenares de checkpoints han sido establecidos en los territorios palestinos, se han construidos muros, se ha proseguido la colonizacin sin freno, hasta tal punto que el control israel sobre los territorios ocupados no ha sido jams tan fuerte como hoy. No ha habido proceso de paz sino un proceso de reorganizacin de la ocupacin, haciendo Israel como que conceda una autonoma virtual a los palestinos a la vez que acentuaba su control real sobre Palestina.

En estos veinte aos se han repetido en los medios los titulares sobre momentos de tensin y momentos de calma, ruptura del dilogo y recuperacin del dilogo. Pero la lgica de conjunto ha sido siempre la misma: negociaciones sin fin, durante las cuales Israel modifica y aumenta sin cesar sus exigencias, a la vez que prosigue su poltica colonial y hace a los palestinos responsables de su suerte. Una cifra reciente, entre tantas otras, ilustra esta realidad segn la cual las negociaciones sirven para disimular la realidad de la empresa colonial israel: al mismo tiempo que en 2013 se reanudaban las reuniones entre representantes israeles y palestinos, la colonizacin creca un 123% en relacin a 2012, segn el nmero de obras iniciadas en las colonias israeles en Cisjordania...

Reconciliacin palestina?

Lejos de favorecer a los palestinos o de equilibrar la correlacin de fuerzas en su favor, las pretendidas negociaciones sirven en realidad a los objetivos israeles, manteniendo la ilusin de un posible compromiso entre el dbil y el fuerte, con los Estados Unidos, es decir, el entrenador de uno de los dos equipos, como rbitro.

Una ilusin ampliamente alimentada por una parte de la direccin palestina, hoy reagrupada alrededor de Mahmud Abbas, que ha tomado la opcin de sacrificar los intereses del pueblo palestino para gozar de unas gratificaciones materiales y simblicas concedidas con cuenta gotas por el ocupante y sus aliados. Una ilusin que hoy no ilusiona ya a nadie en Palestina, ni siquiera en el seno de esa direccin, que intenta ya por todos los medios aparecer como alguien que se niega a capitular totalmente frente a Israel, a la vez que intenta mantener en vida un proceso del que se ha vuelto dependiente.

Paradjicamente, es en este marco en el que hay que analizar la reconciliacin palestina fechada el 23 de abril pasado por medio de un acuerdo entre la OLP y Hamas, que prev la formacin de un gobierno de unin nacional y la organizacin de elecciones en los territorios ocupados. El acuerdo, firmado por un Hamas a la bsqueda de un nuevo aliento debido a su aislamiento ligado al bloqueo de Gaza, al golpe contra los Hermanos Musulmanes en Egipto y al debilitamiento diplomtico de su aliado qatar, sigue siendo impreciso sobre numerosas cuestiones esenciales y solo se puede ser escptico en cuanto a su aplicacin prctica. Pero podra sin embargo conferir una nueva legitimidad a un Mahmud Abbas ampliamente desprestigiado en los territorios palestinos debido a su estrategia nicamente centrada en las negociaciones, mojando a Hamas y hacindole acarrear la responsabilidad de una eventual ruptura en caso de reanudacin del proceso.

Pues la cuestin de las relaciones con Hamas hay que comprenderla como un elemento de la correlacin de fuerzas en las relaciones de Mahmud Abbas con el gobierno israel, pudiendo un divorcio con el movimiento islmico fcilmente aparecer, en un futuro prximo, como una concesin que exigira contrapartidas israeles. En otros trminos, la crisis no ha acabado.


Fuente original: http://www.npa2009.org/content/israel-palestine-une-crise-qui-vient-de-loin

Traduccin: Faustino Eguberri para VIENTO SUR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter