Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-05-2014

Entrevista al historiador Giaime Pala sobre la situacin poltica italiana (II)
Lamentablemente, los tres principales sindicatos (CGIL, CISL y UIL) no han estado a la altura de la situacin

Salvador Lpez Arnal
El Viejo Topo

Giaime Pala es un historiador italiano afincado en Barcelona desde hace ms de un dcada y es miembro de los consejos de redaccin de las revistas mientras tanto y Segle XX. Revista catalana dhistria. Su tesis doctoral, Teora, prctica militante y cultura poltica del PSUC (1968-1977), fue dirigida por el profesor y filsofo Francisco Fernndez Buey.


Estbamos en el gobierno de Enrico Letta. Represent un paso adelante respecto al gobierno Monti?

Creo que hubo una lnea de continuidad evidente entre los dos gobiernos. Recordemos que el candidato del Partido Democrtico a las elecciones generales de febrero de 2013 fue Pierluigi Bersani, cuyo programa moderadamente socialdemcrata y que dejaba claro que jams volvera a gobernar junto a Berlusconi fue votado por el 30% de los italianos. El problema es que el PD no tena mayora en el Senado y Napolitano le neg a Bersani la posibilidad de presentarse en el parlamento con un programa y buscar apoyos para formar gobierno. De manera que se lleg a abril sin gobierno y teniendo que elegir al nuevo Presidente de la Repblica. Los das de la eleccin fueron esperpnticos: se instaur, de nuevo, un clima de emergencia en base al cual se haba de elegir a toda prisa a un presidente para no caer en otra crisis de la prima de riesgo. El PD se fractur por dentro sobre la persona a elegir (lo que cost el puesto de secretario general a Bersani) y, al final, casi toda la clase poltica pidi la reeleccin de Napolitano, quien dio a entender que aceptara slo en caso de tener voz en captulo en la formacin del nuevo gobierno.

Que, en principio, segn antes explicabas, no poda tener teniendo en cuenta las atribuciones de la presidencia de la Repblica italiana.

Exacto. Es por eso por lo que, desde esos das de abril hasta la cada de Letta, Napolitano actu ms como el presidente de una Repblica presidencial que como el jefe de Estado de una Repblica parlamentaria. l decidi, como con Monti, un Ejecutivo formado por el centro-izquierda y el centro-derecha guiado por Enrico Letta, dirigente del PD y sobrino de la mano derecha de Berlusconi, Gianni Letta. Un hombre, pues, de consenso para guiar un gobierno sin fecha de caducidad clara y con un programa que apuntaba a dolorosas reformas estructurales no refrendadas por el pueblo. En suma, volvan a aparecer todos los elementos de la crisis de 2011: creacin, por parte de los medios de comunicacin y de la clase poltica, de un clima de emergencia nacional que exiga tomar decisiones rpidas y contundentes; el papel de protagonista de Napolitano, que volvi a ignorar los resultados de las urnas; y la formacin de un gobierno de concentracin nacional considerado como indispensable para dar respuestas a una UE que exiga las reformas de siempre para estabilizar a Italia. En el fondo, es una dinmica que el fillogo Luciano Canfora vio con claridad en un captulo de su La historia falsa (Capitn Swing, 2013): despus de veinte aos de reformas electorales mayoritarias para consolidar un bipolarismo considerado como necesario para garantizar la gobernabilidad del pas y reducir el peso de los partidos pequeos, el PD y la derecha volvan a agruparse en nombre de la estabilidad de un sistema poltico que ellos mismos haban contribuido a desestabilizar.

Por cierto, ya que hemos hablado tanto de Napolitano. Quin es Giorgio Napolitano, cul es bsicamente su trayectoria poltica? Te pido cuatro, cinco lneas, no ms.

Fue uno de los cuadros ms importantes del ala derecha del PCI, amn de haber sido durante aos el ministro de Exteriores del partido. En los aos noventa ocup importantes cargos institucionales y de gobierno. Y en 2006 sucedi a Ciampi como presidente de Repblica. Es un hombre que mantiene excelentes relaciones con Washington, Bruselas y las clases dirigentes de los principales pases europeos.

Y los grandes sindicatos italianos? Qu hacen, qu proyecto estn defendiendo? La clase obrera italiana sigue estando en pie de resistencia?

Lamentablemente, los tres principales sindicatos (CGIL, CISL y UIL) no han estado a la altura de la situacin. El caso de CGIL, el mayor de los tres e histricamente el ms combativo, es paradigmtico: su secretaria general, Susanna Camusso, lejos de promover una respuesta potente a las medidas antipopulares de Monti y Letta, intent buscar un dilogo con ellos que, obviamente, no poda venir, porque esos gobiernos estaban all para cumplir medidas impuestas por la UE. Pasar lo mismo con Renzi. A mayor abundamiento, la aguerrida federacin del metal de CGIL ha entablado un duro conflicto con Camusso sobre la lnea sindical a seguir y la gestin interna de la organizacin, que pinta muy mal. Se entiende ahora por qu la movilizacin de los trabajadores italianos ha sido hasta la fecha ms dbil que la que se ha producido en los otros pases del sur. Me temo que los grandes sindicatos italianos no han entendido que la lnea econmica de la CE y el BCE, o sea el famoso piloto automtico del que habl Draghi en 2013 y que el gobierno de Renzi est decidido a respetar, es marcadamente antisindical y sin margen de correccin.

Es ms que lamentable su incapacidad. Nos explicas los ltimos acontecimientos? Qu hay detrs de la dimisin de Letta?

Hay elementos para pensar que la accin de gobierno de Letta ya no satisfaca a determinados poderes fcticos del pas. La patronal italiana, por ejemplo, estaba siendo muy crtica con su tibieza a la hora de sacar adelante las tan cacareadas reformas estructurales. Seales parecidas venan de firmas importantes del Corriere della Sera y del influyente editor de La Repubblica, Carlo De Benedetti. Claro est que defenestrar a Letta implicaba mermar la autoridad de su principal valedor, Giorgio Napolitano, sobre quien se dice que podra dimitir antes de final de ao. El resto lo hizo Renzi, el cual, desde que gan las primarias en noviembre de 2013, fue presionando al gobierno hasta postularse como sucesor de Letta (incumpliendo su promesa de asumir la presidencia del gobierno slo despus de haber ganado unas elecciones). Huelga decir que los crticos de Letta estn ahora encantados con el nuevo presidente del gobierno.

Te pregunto por Renzi. Quin es Matteo Renzi, el que hasta febrero ha sido alcalde de Florencia y ahora es el nuevo presidente del gobierno italiano?

Es un hombre que se form en los aos noventa en el partido heredero de la Democracia Cristiana, el Partido Popular Italiano, pero que no tiene casi nada de la cultura democristiana. Su estilo poltico y su forma de comunicar recuerdan al secretario del viejo Partido Socialista Italiano, Bettino Craxi, y al mismo Berlusconi.

Dios mo, Craxi de nuevo!

De Craxi tiene lo que los italianos llamamos decisionismo, es decir, una manera de hacer poltica que tiende a superar situaciones de inmovilismo con actos de voluntad (aunque estos actos puedan ser calificados de no respetuosos con las normas prefijadas). Y Renzi se presenta precisamente como el hombre seguro de s mismo, que hace, toma decisiones arriesgadas y al que no le tiembla el pulso para acometer reformas dirigidas a modernizar el pas.

De Berlusconi tiene la capacidad comunicativa: sabe lanzar consignas simplonas pero eficaces y atractivas para un electorado transversal y escasamente politizado. Y su visin de la economa es, como l mismo reconoce, parecida a la de Tony Blair: mimar a las clases altas mediante la reduccin de impuestos y la desburocratizacin de la economa italiana para favorecer la creacin de puestos de trabajo, adelgazar el sector pblico, resaltar conceptos como competitividad, meritocracia, etc. Por eso es un poltico que gusta tanto tambin al electorado de derecha. El problema est en que son soluciones viejas para problemas nuevos: Renzi quiere afrontar la que es una descomunal crisis de demanda mejorando la oferta. Pero es intil crear un clima propicio para los negocios cuando no hay quien compre los productos de tus empresas. La demanda interna est hundida por la austeridad y slo una parte de las empresas italianas est en condiciones de vivir de las exportaciones con un euro tan fuerte como el actual. En fin, todos los problemas que ha padecido la economa italiana en los ltimos aos, seguirn.

Luego, por tanto, si no cambia de poltica, crees que el gobierno de Renzi tambin est condenado al fracaso.

S, exacto.

Vuelvo un poco atrs. Berlusconi es realmente un cadver poltico? Sigue jugando algn papel en la poltica italiano?

S, considero que es una cadver poltico en la medida en que le es imposible volver a gobernar: por de pronto porque, segn la ley italiana, un condenado en va definitiva no puede volver a presentarse a unas elecciones; y en segundo lugar, porque las instituciones comunitarias haran todo lo posible para impedir que volviera al poder. Su capital poltico, que sigue siendo notable gracias a la influencia de su imperio meditico, le sirve para reforzar su posicin ante la magistratura, con la que an tiene asuntos pendientes. De manera que seguir enarbolando la bandera del antiberlusconismo es un anacronismo que nos impide descifrar la actualidad poltica italiana, bien diferente respecto a la de hace unos aos.

En cuanto al movimiento de Beppe Grillo, dnde est situado en estos momentos? Qu opinin te merece este movimiento que algunos tachan de populista?

La ma es una opinin negativa. Considero que es un movimiento dentro del cual la democracia, a pesar de los grandes discursos de sus activistas, es muy limitada, y en el que la toma de decisiones sobre las cuestiones polticas fundamentales es prerrogativa de Grillo y del gur del movimiento, el empresario Gianroberto Casaleggio. Desde que el movimiento entr en el parlamento, no han sido pocas las excomulgaciones de aquellos activistas y diputados que no se alineaban con ellos. Por no hablar del ideario de este movimiento: un popurr en el que conviven interesantes propuestas sobre ecologa con posiciones ambiguas sobre la inmigracin clandestina y un populismo anticasta presentado ingenuamente como la causa del declive econmico del pas. Tal vez la mejor explicacin del Movimiento Cinco Estrellas la dieron los escritores del colectivo Wu Ming: un movimiento que ha ocupado un espacio vaco dejado por la izquierda transformadora para mantenerlo polticamente vaco.

Brillante, muy brillante. Letta, Renzi, son dirigentes del Partido Demcrata, una organizacin que remite en ltima instancia al PCI. Qu ha pasado? Qu queda de aquel gran partido de la izquierda europea? Te pregunto a continuacin.

El tema no es fcil. Cuando quieras.

[*] La primera parte de esta entrevista puede leerese en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=184335

Salvador Lpez Arnal es nieto del obrero cenetista asesinado en el Camp de Bota de Barcelona en mayo de 1939 delito: rebelin- Jos Arnal Cerezuela

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter