Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-05-2014

Medios felizmente intoxicados que nos intoxican

Pascual Serrano
eldiario.es


Una de las degradaciones del periodismo es la facilidad con que profesionales y directivos de los medios se tragan las versiones oficiales del poder. Ya Noam Chomsky y Edward S. Herman en Los guardianes de la libertad presentaban los filtros por los que han de pasar las noticias para ser difundidas, y sealaban que los principales proveedores de noticias son los departamentos de prensa de los gobiernos y de las grandes corporaciones. Hace mucho que los estudios estn mostrando que las fuentes oficiales o instituciones estn detrs del 80 por ciento de las noticias, es decir, los periodistas no buscan la informacin, solo replican lo que les llega de fuentes interesadas. Lo ms grave es que, como adems la tendencia es al abaratamiento a toda costa de los costes de produccin, no se contrastan este tipo de informaciones, directamente se las tragan y nos las colocan. Para los medios son ideales: gratis y quedas bien con el poderoso.

El pasado mes de abril encontramos dos casos muy evidentes. El da 5 numerosos medios espaoles y extranjeros se hicieron eco de la noticia difundida por Efe en la que el ministro espaol de Relaciones Exteriores, Jos Manuel Garca-Margallo, anunciaba desde Atenas la "suspensin cautelar e indefinida de la exportacin de material antidisturbios a Venezuela". (El Nuevo Herald, 5-4-2014), (El Universal, 5-4-2014). Se trataba, decan, de una "decisin tomada por la Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Material de Doble Uso (JIMDDU)". Como no poda ser de otro modo, la noticia daba a entender que el Gobierno espaol insinuaba un uso represor y violador de los derechos humanos por parte de las fuerzas del orden venezolanas. Los medios no investigaron cules eran esas exportaciones y qu tena que decir al respecto el Gobierno venezolano. Al da siguiente el Gobierno venezolano difunda un comunicado aclaratorio en el que sealaba que "los cuerpos de seguridad del Estado venezolano  no poseen ningn contrato vigente de suministros de equipos de seguridad por parte del Gobierno Espaol o empresas espaolas". Aunque es verdad que Espaa haba vendido alguna vez material de ese tipo, parece claro que en estas fechas no haba ningn contrato que suspender. Algn medio pudo recoger la reaccin del Gobierno de Nicols Maduro y, por supuesto, circul masivamente por las redes sociales y los sectores que desconfan de los medios a la hora de informarse de Venezuela, pero millones de personas de todo el mundo se quedaran con la primera versin.

Un buen periodismo no se debera haber limitado a recoger las declaraciones del Gobierno espaol, sino investigar cules eran esas exportaciones que resultaron inexistentes. Como, adems detrs de esta difusin del Gobierno de Espaa y de la agencia estatal Efe hay un inters geopoltico claro destinado a desprestigiar al Gobierno venezolano, el balance les habr parecido muy exitoso por lo que lo seguirn haciendo y los medios picando, unos por ingenuidad y otros con complicidad.

El otro caso fue en una informacin sobre Ucrania. The New York Times, mediante unas fotografas publicadas en primicia por el diario estadounidense, afirmaba que varios militares rusos haban sido identificados entre las milicias separatistas del este de Ucrania. Al igual que otros medios de todo el mundo, el diario espaol ABC se haca eco de la noticia y la publicaba en portada el 22 de abril.


Portada del diario ABC del 22 de abril.

Pero, posteriormente, The New Yok Times public un segundo artculo retractndose porque la informacin en la que se basaron era errnea. Se trataba de unas fotografas que llegaron a la redaccin del diario estadounidense a travs del Departamento de Defensa de Estados Unidos, y en una de ellas, supuestamente tomada en Rusia, mostraba a un grupo de militares que podan ser identificados en otra de las fotografas tomada en Ucrania, en la que se les vea acompaando a una milicia separatista. De ah la conclusin de The New York Times y el resto de los medios, precisamente la conclusin que pretenda insinuar el Departamento de Defensa. Sin embargo, luego se supo que la fotografa que se pensaba haba sido tomada en Rusia estaba en realidad tomada en Ucrania, por lo que esos militares no tendran por qu ser rusos. Time entrevist a uno de los supuestos militares o agentes rusos que aparecan en las fotografas. Se llama Alexander Mozhaev, es un cosaco de nacionalidad rusa pero no tiene ninguna relacin con el Gobierno.

En conclusin, una vez ms, los medios estadounidenses le dieron demasiada relevancia a lo que era bsicamente informacin entregada por el Gobierno norteamericano. En cualquier caso, la intoxicacin fue un xito, la gran mayora de medios del mundo ABC incluido ya nunca publicaron la aclaracin de The New York Times y la opinin pblica internacional se qued con la mentira de los militares y agentes rusos al frente de los separatistas ucranianos.

Y as se va escribiendo la historia de una ciudadana mundial engaada por gobiernos y poderosos con la complicidad de medios de comunicacin. Se trata del mismo formato de las inexistentes armas de destruccin masiva en Irak que, a pequea escala pero con la misma metodologa, se va repitiendo todas las semanas.

Fuente original: http://www.eldiario.es/zonacritica/Medios-felizmente-intoxicados-intoxican_6_257634252.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter