Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-05-2014

Un intercambio de presos para pacificar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos

Salim Lamrani
Opera Mundi


Alan Gross, agente estadounidense, cumple una pena de prisin de 15 aos en Cuba desde 2009. Por otro lado, tres agentes cubanos estn encarcelados en Estados Unidos desde 1998. Existe la posibilidad de un intercambio de presos y el caso de Gerardo Hernndez, uno de los tres cubanos, condenado a dos cadenas perpetuas, se prestara particularmente a un acuerdo humanitario. He aqu las razones en 25 puntos.

1. Durante los aos 1990, tras el desmoronamiento de la Unin Sovitica, el sector radical del exilio cubano basado en Florida multiplic los atentados contra Cuba, particularmente contra la industria turstica sector vital para la frgil economa cubana- Esos atentados con bombas causaron decenas de vctimas. Ante la impunidad de la que gozaban esos grupsculos violentos por parte de las autoridades estadounidenses, el Gobierno de La Habana decidi mandar a varios agentes a Estados Unidos para que se infiltraran en esas organizaciones criminales e impidieran la realizacin de actos potencialmente mortferos.

2. En junio de 1998, tras reunir las pruebas relativas a las actividades terroristas de 64 exilados de Florida, el Gobierno cubano invit a La Habana a dos oficiales del FBI para entregarles el informe. En vez de arrestar a los responsables de los actos criminales, el FBI decidi arrestar a los cinco agentes de los servicios de inteligencia infiltrados. Se trata de Ren Gonzlez Sehweret, Ramn Labaino Salazar, Fernando Gonzlez Llort, Antonio Guerrero Rodrguez y Gerardo Hernndez Nordelo.

3. Tras un juicio denunciado por muchas instituciones jurdicas por sus numerosas irregularidades, los cinco cubanos ganaron la primera apelacin en la Corte de Atlanta. El Tribunal estim que no tuvieron un juicio justo. Pero el Gobierno de Estados Unidos, a su vez, apel esa decisin y finalmente los cinco fueron condenados en total a cuatro cadenas perpetuas ms 77 aos. El 13 de octubre de 2009 el Tribunal de Florida, obligado por la Corte de Apelacin de Atlanta a modificar las sentencias de tres de los cinco detenidos, hizo pblicas las nuevas condenas. As, la pena de Antonio Guerrero pas de cadena perpetua y 10 aos a 21 aos ms 5 aos de libertad supervisada. El 8 de diciembre de 2009 la condena de Fernando Gonzlez pas de 19 aos a 17 aos y 9 meses. En cuanto a Ramn Labaino, se rebaj su condena a una cadena perpetua ms de 18 aos a 30 aos de prisin. Fernando Gonzlez y Ren Gonzlez salieron de prisin tras cumplir sus condenas.

4. Gerardo Hernndez fue condenado a dos cadenas perpetuas ms 15 aos por conspiracin para cometer un cudruple asesinato. Se le acusa de estar directamente involucrado en el incidente del 24 de febrero de 1996. Ese da dos avionetas en las que se encontraban cuatro pilotos de la organizacin terrorista Brithers to the Rescue (BTTR), basada en la Florida, fueron derribados por las fuerzas areas cubanas tras violar 25 veces el espacio areo cubano en 20 meses.

5. Jos Basulto, presidente de BTTR, es un antiguo agente de la CIA que particip en la invasin de la Baha de Cochinos. Est gravemente implicado en el terrorismo contra Cuba. Basulto admiti pblicamente en una entrevista televisiva en un canal de Miami haber participado en varios atentados contra Cuba, incluso en el ataque de hotel con bazuca en agosto de 1962.

6. BTTR se fund en 1991 para auxiliar a los cubanos que intentaban alcanzar la Florida en balsas. En 1994, Washington y La Habana firmaron acuerdos migratorios que permiten otorgar 20.000 visas al ao a los cubanos que desean emigrar. Esos acuerdos estipulan tambin que todo candidato a la emigracin encontrado en pleno mar sera automticamente devuelto a Cuba. A partir de esa fecha, BTTR perdi su razn de ser y empez entonces a organizar incursiones en el espacio areo cubano.

7. Una cronologa de los hechos permite entender los principales elementos de esta historia. Durante los meses anteriores al grave incidente del 24 de febrero, las autoridades cubanas advirtieron varias veces a Estados Unidos mediante notas diplomticas y canales no oficiales de que las reiteradas violaciones de su espacio areo constitua una amenaza para la seguridad nacional y que las avionetas corran el riesgo de ser derribadas. Washington decidi ignorar esas advertencias.

8. Varias veces, las avionetas de BTTR provocaron a las fuerzas armadas cubanas en el espacio areo nacional e ignoraron las advertencias sobre el riesgo de ser derribadas. Adems de sus incursiones en la capital, BTTR creaba interferencias entre la torre de control de La Habana y los aviones comerciales que despegaban y aterrizaban en el aeropuerto internacional Jos Mart, poniendo en peligro la vida de miles de pasajeros cubanos y turistas extranjeros.

9. El 13 de julio de 1995, BTTR sobrevol el centro de la ciudad de La Habana y lanz 20.000 folletos, incitando a la poblacin a sublevarse contra el Gobierno.

10. Ese mismo da, las autoridades cubanas transmitieron un correo a la Administracin Federal de Aviacin de Estados Unidos enfatizando el carcter ilegal de las incursiones en el espacio areo nacional y las graves consecuencias que semejantes actos podan ocasionar si se repitieran, aludiendo a la posibilidad de una respuesta militar.

11. El Gobierno de Estados Unidos, en vez de tomar las medidas necesarias para impedir esas graves violaciones del Derecho Internacional, dio todo el margen necesario para que BTTR multiplicara sus incursiones, a pesar de que rellen varias veces falsos planes de vuelo que entreg a la Administracin Federal de Aviacin.

12. Gerardo Hernndez no particip en ningn momento en las violaciones del espacio areo cubano ni incit a los miembros de BTTR a que cometieran esos actos ilegales y peligrosos. Gerardo Hernndez no dispona del nivel jerrquico necesario en BTTR para impedir esos vuelos. Todo se encontraba bajo el control de Jos Basulto.

13. El Departamento de Estado emiti varias declaraciones alertando a BTTR de que sus avionetas corran el riesgo de ser derribadas si persistan en violar el espacio areo cubano.

14. En enero de 1996, BTTR lanz 500.000 folletos sobre La Habana incitando a la poblacin a rebelarse contra el Gobierno. El 15 de enero de 1996, Cuba exigi otra vez que Estados Unidos pusiera fin a las repetidas violaciones de su espacio areo.

15. Tras las violaciones del espacio areo nacional en enero de 1996, Cuba advirti a Washington de que en caso de nuevos vuelos las avionetas seran derribadas. La Habana reiter esas advertencias a todas las personalidades que visitaron la isla entre el 15 de enero de enero y el 23 de febrero de 1996.

16. El 22 de enero de 1996, el Departamento de Estado alert a la Agencia Federal de Aviacin: Uno de esos das, los cubanos derribarn una de esas avionetas. Jos Basulto declar repetidas veces en los medios informativos que era consciente del peligro.

17. En febrero de 1996, las autoridades cubanas enviaron un mensaje a sus agentes en Miami indicndoles que de ninguna manera deban participar en los vuelos de BTTR.

18. El 23 de febrero de 1996, la Agencia Federal de Aviacin transmiti una alerta Cuba a varias agencias indicando que BTTR haba previsto una nueva incursin en el espacio areo cubano para el da siguiente. El Departamento de Estado indic que sera poco probable que el Gobierno cubano se quedara cruzado de brazos esta vez.

19. El 24 de febrero de 1996, el Gobierno de Estados Unidos advirti a las autoridades cubanas de que tres avionetas de BTTR acababan de despegar de Miami y que era posible que entraran en el espacio areo cubano.

20. Tras varias advertencias, las fuerzas armadas cubanas derribaron dos de las tres avionetas en el espacio areo cubano, lo que constituye un acto de autodefensa segn el Derecho Internacional. Ningn pas del mundo an menos Estados Unidos habra esperado a la violacin nmero 26 de su espacio areo por una organizacin, que lanzaba llamados a la sublevacin, para tomar semejante medida.

21. No obstante, Estados Unidos afirma que, segn sus datos satelitales, las dos avionetas fueron derribadas en la zona internacional, lo que constituira un crimen del que se acusa a Gerardo Hernndez. La publicacin de los datos satelitales permitira levantar toda ambigedad al respecto. Ahora bien, desde 1996, Washington se niega a publicar esas informaciones por cuestiones de seguridad nacional, a pesar de que los abogados de Gerardo Hernndez lo han pedido reiteradamente.

22. En ningn momento Hernndez estuvo implicado en la decisin de derribar las avionetas que tomaron las autoridades cubanas al ms alto nivel.

23. Para condenar a Gerardo Hernndez, la fiscala deba demostrar que exista un proyecto ilegal de derribar las avionetas de BTTR en el espacio areo internacional, que Hernndez tena un conocimiento preciso de este proyecto ilegal y que brind su apoyo a semejante accin. La fiscala no pudo presentar la menor prueba que demostrase la implicacin de Gerardo Hernndez en ese incidente. Mejor an, el fiscal reconoci que a la luz de las pruebas presentadas en el juicio, esto [probar la implicacin de Hernndez] constituye un obstculo insuperable para Estados Unidos.

24. La jueza Phyllis A. Kravitch, de la Corte de Apelacin de Atlanta, expres su punto de vista sobre el caso de Gerardo Hernndez: No es suficiente que el Gobierno simplemente muestre que ocurri un derribo en el espacio areo internacional, el Gobierno debe probar ms all de toda duda razonable que Hernndez estuvo de acuerdo con un derribo en el espacio areo internacional. [] El Gobierno no present prueba alguna, ni directa ni circunstancial, de que Hernndez estuviera de acuerdo con un derribo en el espacio areo internacional. En cambio los indicios apuntan hacia una confrontacin en el espacio areo cubano, lo que niega el requisito de que estuviera de acuerdo en cometer un acto ilcito.

25. Por todas esas razones, Barack Obama debe usar sus prerrogativas como presidente de Estados Unidos e indultar a los tres agentes cubanos que an quedan en prisin. Ello tendra como efecto inmediato conseguir la liberacin de Alan Gross y de este modo pacificar las relaciones entre Washington y La Habana.

*Doctor en Estudios Ibricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor titular de la Universidad de La Reunin y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su ltimo libro se titula Cuba. Les mdias face au dfi de limpartialit , Paris, Editions Estrella, 2013, con un prlogo de Eduardo Galeano. http://www.amazon.fr/Cuba-m%C3%A9dias-face-d%C3%A9fi-limpartialit%C3%A9/dp/2953128433/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1376731937&sr=1-1 Contacto: [email protected] ; [email protected] Pgina Facebook: https://www.facebook.com/SalimLamraniOfficiel


Fuente: http://operamundi.uol.com.br/conteudo/babel/35190/intercambio+de+presos+entre+cuba+y+estados+unidos+pacificaria+relaciones+bilaterales+dice+politologo.shtml



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter