Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-05-2014

Elecciones, poder y responsabilidades de la izquierda

Dairo Ruiz
Rebelin


En Colombia el tema electoral, -entre otros aspectos-, constituye otro escenario de las luchas sociales y revolucionarias del Pueblo, que junto a las experiencias ms diversas y del movimiento popular, reclama escenarios propios para el ejercicio de sus derechos polticos.

Hoy que han crecido las formas de articulacin de una gran diversidad social, y que sus luchas son ms visibles, y pueden avanzar en el terreno unitario, es indispensable consolidar mayores elementos de ruptura con el rgimen oligrquico, y hacia un programa democrtico-revolucionario.

Las izquierdas endgenas, con sectarismos nuevos, o fragmentadas, y sin lazos estratgicos esenciales con las masas, deben romper con su egolatra, y dar paso al pensamiento transformador, permitir crecer los lazos unitarios con protagonismo de clase-, organizativos, de solidaridad y cooperacin, que potencien la emergencia de la cultura y la movilizacin popular-revolucionaria; hay que terminar con las cscaras formales de una izquierda que coquetea siempre con el poder.

Hoy est sobre la mesa el reto de la Liberacin Nacional, pero desde la autodeterminacin social, la izquierda debe avanzar en la unidad, y con la autonoma del nuevo sujeto, que en rebelin asume la situacin real del pas para transformarlo radicalmente.

Estimular con [email protected] una nueva culturalidad poltica y un nuevo escenario tico a la necesaria conciencia, son imprescindibles para las transformaciones libertarias, el pueblo tiene claras las mltiples razones que sustentan al presente ejercicio del poder tambin en sus rutas de izquierda-, para oponerle realmente la razn que le subvierta.

Colombia es hoy ms desigual, profundamente excluyente, y su burguesa ms criminal; hoy se profundiza la alienacin en la que viven las grandes mayoras, crece la exclusin, afinando los mecanismos del poder, cobrando enorme actualidad, y en relacin directa con la intensa agudizacin de todas las miserias, saqueos y genocidio en nuestra nacin.

Desentraar en unidad las anteriores circunstancias y darles respuestas, podran ser una clave orientadora para construir una nueva fuerza o realidad con el ejercicio del poder, un nuevo poder, un poder fundante, definitivo y/o determinante en la justicia popular, contra las redes de la dominacin y/o circuitos de explotacin, que exige a las izquierdas el surgimiento de otro poder, la destruccin del vigente, y no su remozamiento desde los postulados del Estado opresor, del cual nos diferenciamos como hombres y mujeres [email protected] y seres histrico-culturales, con posibilidades fundantes, con asideros sociales acumulados en nuestras luchas emancipatorias, como con identidades complejas y heterogneas, para determinar por [email protected] mismos, de manera constituyente, sin proyectos de vida ajenos, desde nuestras luchas, con palabras, acciones y pensamientos propios, exigiendo y recreando las ms diversas transformaciones y revoluciones de nuestra historia, resueltas con la firmeza y la legitimidad popular.

Aspectos que sin embargo an, no logran imponer la revolucin popular; pero tampoco el fin de esta, pese a que el imperio ha sabido explotar, - como lo hizo con la URSS- las debilidades y crisis de las izquierdas, reemplazando a estas con pseudo-izquierdas burocrticas, acadmicas, desmovilizadas, o como en Colombia, de doble cuo.

De todas maneras, el poder no ha borrado la conciencia del pueblo Colombiano, y la renovacin de sus luchas, - este- es fiel al Marxismo revolucionario, a Bolvar, o a Camilo Torres R entre [email protected], y vuelve a la carga contra el orden capitalista, creciendo pese a todo-, la lucha de clases con nuevos proyectos anticapitalistas.

Hoy el Marxismo forma una conciencia creciente de la necesidad de la revolucin por parte de de amplias masas del proletariado y del pueblo, como la nica va para enfrentar y vencer la barbarie para-militar y capitalista en Colombia.

Lo cual exige hoy forjar una mayor conciencia crtica capaz de descifrar revolucionariamente el actual orden de cosas, superar las contradicciones con la perspectiva socialista, pero ajena a vulgarizaciones izquierdizantes, metafsicas o deterministas, que en vez de crecer la unidad en torno al Marxismo, lo entregan al Estado como su ideologa, adems de claro est- acomodndose al sistema imperante y al orden capitalista como filosofa transnacional.

No hay terceras vas, ni humanizacin del capital, ni fin de las clases, tampoco de la lucha de clases; y menos el fin de las revoluciones, pues los que realmente estn sublevndose son los pueblos contra la esclavitud asalariada, por la Liberacin Nacional, contra el capital, la narco-oligarqua y el imperialismo.

Pues a propsito de la izquierda moderna y civilizada con su circo electorero, esta se encontrar cada vez ms sepultada frente a la revolucin, que debe reafirmarse siempre junto al pueblo y con mayor unidad, ante los complejos problemas histricos, militares, sociales, polticos, religiosos, tnicos y culturales de las masas, que hoy exigen una revolucin socialista que termine con el Estado como rgano de dominacin capitalista, y que realmente
reemplace radicalmente las relaciones de produccin capitalistas, que impiden la Liberacin Nacional-, la socializacin de los medios de produccin, de los productos, del poder poltico y del conocimiento.

Es decir una revolucin socialista sin izquierdas domesticadas, pero si profundamente unitarias, radicales, cualitativas e integrales, rumbo a la construccin de una comunidad de personas libres, revolucionarias y humanistas.

Y donde en esta dialctica real, histrica y concreta, de pueblo e insurgencias indomables, se recree efectivamente el socialismo en las actuales circunstancias histricas, geogrficas, polticas y militares.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter