Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-05-2014

Entrevista al historiador Giaime Pala sobre la situacin poltica italiana (y III)
"El euro es una jaula en la que se produce una lucha de todos contra todos a golpes de devaluacin interna y recortes de derechos sociales"

Salvador Lpez Arnal
El Viejo Topo

Giaime Pala es un historiador italiano afincado en Barcelona desde hace ms de un dcada y es miembro de los consejos de redaccin de las revistas mientras tanto y Segle XX. Revista catalana dhistria. Su tesis doctoral, Teora, prctica militante y cultura poltica del PSUC (1968-1977), fue dirigida por el profesor y filsofo Francisco Fernndez Buey.


Letta, Renzi, deca, son dirigentes del Partido Demcrata, una organizacin que remite en ltima instancia al PCI. Qu ha pasado? Qu queda de aquel gran partido de la izquierda europea?

Es una pregunta que me han formulado muchas personas en los ltimos aos. Por supuesto, no es este el lugar para explicar en profundidad la transformacin del PCI en el Partido Democrtico de la Izquierda, antes, y en el PD, despus. Pero creo no alejarme bsicamente de la realidad si digo que, una vez que el PCI se transform en 1990-1991 en un partido socialdemcrata, sigui la trayectoria de todos los partidos europeos pertenecientes a la Internacional Socialista, esto es, asumir progresivamente puntos sustanciales de la concepcin neoliberal de la sociedad. Con todo, el actual PD fue incluso ms all: cuando se fund en 2007, sus lderes lo presentaron como una organizacin que superara a la vieja socialdemocracia europea para mirar al modelo estadounidense de partido lquido, de cuadros, sin una ideologa definida y genricamente reformista. De ah que, en su interno, pudieron convivir hasta hace poco socialdemcratas y democristianos, laicistas y catlicos conservadores, blairianos y activistas del tercer sector. En fin, un partido atrpalo todo.

Si he dicho que estas sensibilidades diferentes pudieron convivir hasta hace poco

S, eso, por qu lo has dicho, por qu hasta hace poco?

Porque Renzi ha prcticamente liquidado las corrientes socialdemcrata (la de Bersani) y democristiana (la de Letta) del PD. Tras tantas derrotas electorales, y dos gobiernos no elegidos democrticamente que no han frenado el declive del pas, los militantes y electores del PD han otorgado en las primarias abiertas un poder inmenso a Renzi, convirtiendo al PD en un partido personalista. De hecho, han atado su futuro al poltico de Florencia: si l fracasa, ellos tambin habrn fracasado. Y me cuesta imaginar cmo Renzi pueda dar un vuelco a la situacin: la UE ya le ha comunicado que deber seguir con los planes de austeridad previstos; y a partir de 2015, entrar en vigor el Pacto Fiscal por cual el gobierno deber recortar unos 50.000 millones cada ao (durante veinte aos).

50 mil millones de euros anuales! Dices bien?

S, digo bien. As las cosas, el declive econmico y el sufrimiento social estn asegurados. Con el aadido de que el gran sueo del muy europesta PD, es decir, la unin poltico-fiscal de la eurozona que aliviara la situacin con fuertes transferencias fiscales del norte al sur, ni est ni se le espera.

Hombre, como Armada en la Zarzuela el 23-F y con los resultados sabidos! Y la izquierda comunista italiana, muy a tener en cuenta en su da? Dnde est? Qu grupos la representan actualmente? Cules son sus propuestas?

La izquierda comunista, y ms en general la izquierda transformadora italiana, est en su peor momento desde el nacimiento de la Repblica: fuera del parlamento desde 2008, olvidada por los grandes medios de comunicacin y con una militancia menguante y desalentada. Esta es la realidad, mal que pese. Las continuas escisiones y la larga gestin de Fausto Bertinotti, un poltico seductor que conjugaba la retrica antisistema ms sangunea con una realpolitik parlamentaria de vuelo gallinceo, destrozaron el proyecto de Rifondazione Comunista. Ahora mismo, slo Sinistra Ecologia e Libert (una escisin de Rifondazione) tiene diputados en el parlamento, pero slo porque se ali con el PD en las elecciones de 2013. Y su lder, Nichi Vendola, est empeado en convencer a los militantes a adherirse al grupo socialista europeo. Esta situacin de deterioro se ha notado en la vida poltica italiana: apenas ha habido una oposicin, tanto dentro como fuera de las instituciones pblicas, que hablara realmente en nombre de las clases populares. Y, ahora que el gobierno de Renzi aprobar una nueva ley electoral ultramayoritaria, las perspectivas de volver al parlamento en el corto plazo son casi nulas.

Sin embargo, la gran obsesin de los lderes de los partidos de la izquierda radical ha sido la de volver a las instituciones. Y al precio que fuera. En las elecciones de 2013 se presentaron dentro de una coalicin liderada por un famoso magistrado antimafia cuyo perfil de izquierdas era ms que dudoso. El resultado fue un sonoro fracaso. Ahora, con las elecciones europeas, se repite en parte el esquema: la candidatura de Alexis Tsipras a la presidencia de la CE ha sido monopolizada por seis intelectuales de (o cercanos a) la revista Micromega, quienes han impuesto a los partidos un lema y un smbolo en el que desaparece la palabra izquierda, que consideran desgastada y superada. Lgicamente, los militantes de los partidos han reaccionado de mala manera ante tamaa imposicin.

Con toda la lgica del mundo y de la izquierda!

No s si el carisma del que goza Tsipras en Italia les puede ayudar a ganar votos. Sea como fuere, no es un problema de porcentajes electorales o de tener ms o menos diputados, sino de admitir que un ciclo, iniciado con la disolucin del PCI en 1991, ha terminado. Y que no ha terminado bien. Har falta que nadie (se) oculte la verdad: que la izquierda italiana necesita volver a empezar, con paciencia y tesn, un trabajo de reconstruccin ideolgico, organizativo y poltico. Que es preciso volver a militar en los territorios, a discutir con honestidad intelectual y a formarse. Y rehuir de las lgicas electoralistas que han pulverizado a los partidos. Un trabajo molecular que requerir aos y que ciertamente no es entusiasmante, pero que es el nico capaz de devolver al pas una izquierda robusta y necesaria.

Cambio y no cambio de tercio. Insisto un poco sobre un punto que acabas de sealar. Hay elecciones al Parlamento europeo en breve. Cmo ves la situacin italiana? Hay alguna fuerza poltica que hable de ruptura o de distanciamiento respecto a la actual construccin europea?

Estas son las primeras elecciones europeas en que se habla realmente del futuro de la UE. El grueso de los partidos italianos, empezando por el PD, se presenta con un programa cuyo lema es Ms Europa, es decir, avanzar hacia una unin poltica y fiscal que aliviara las tensiones que provoca una moneda nica destructiva para Italia. Pero nadie sabe cmo llegar a crearla, dada la posicin contraria de Alemania. Por su parte, tanto los de Grillo como los partidos y personalidades de la lista Tsipras abogan por la reforma de los tratados europeos y una UE ms social. Slo la Liga Norte, siguiendo el ejemplo de Marie Le Pen en Francia, pide la salida de Italia de la moneda nica, rellenando un vaco que, en mi opinin equivocadamente, ha dejado la izquierda en este terreno. 

A ver, a ver. Has dicho: rellenando un vaci dejado, en mi opinin equivocadamente, por la izquierda. Te explicas un poco ms por favor. Ests hablando de la salida del euro impulsada o vindicada por la izquierda?

Todos los pases del sur, y la misma Francia, deben de salir del euro como medida insuficiente pero necesaria para salir del atolladero en que estn metidos. Es ms, soy de la opinin de que la pregunta correcta no es si deben salir o no, sino cundo y cmo, porque el euro realmente existente est destinado a implosionar por insostenible. Tiene razn el economista Costas Lapavitsas cuando afirma que el euro es un proyecto que ya ha fracasado en la medida en que, lejos de impulsar la convergencia econmica entre los pases del norte y el sur del continente, ha provocado una fuerte divergencia y una inaceptable dinmica poltica por la que un centro (Alemania) impone diktats a una periferia (los pases del sur).

En realidad, el euro es un marco alemn devaluado, esto es, una moneda demasiado fuerte para los pases del sur, y demasiado dbil para Alemania. La moneda nica, pues, ha permitido a los alemanes solucionar el histrico problema de la apreciacin del marco a causa del empuje exportador de sus empresas. Tienen una moneda artificialmente dbil que, junto a la devaluacin interna impulsada por el gobierno de Schrder (como parte de la Agenda 2010) y una tasa de inflacin inferior, les ha permitido acrecentar su competitividad, acumular unos niveles de supervits enormes (que corresponden a los dficits de las economas del sur) y enjaular el resto de las economas europeas. Cuando alguien dice que un pas como Italia, en caso de salida del euro, debera devaluar su nueva moneda un 20% respecto al euro, se refiere a un hecho tan simple como que el euro actual es una moneda, digmoslo as, equivocada un 20% respecto a las caractersticas de la economa italiana. Y ninguna economa es capaz de recuperarse de una crisis tan profunda con tamao hndicap.

Con todo, el problema del euro no atae a lo estrictamente monetario.

Y por qu no?

Junto a la moneda, va todo un pack de parmetros econmicos neoliberales sobre inflacin, deuda y dficit pblicos, que no tienen ningn fundamento racional y que impiden cualquier tipo de poltica anticclica y de izquierdas. En la prctica, nos encontramos ante una situacin en que, con el tipo de cambio fijo, sin poder contar con un Banco Central que garantice la deuda pblica, con un nivel de deuda exterior y privada preocupante, y sin ni siquiera la posibilidad de imaginar una poltica industrial socialmente avanzada y ecolgicamente sostenible a causa de la imposicin de la regla de oro, el destino de los trabajadores de los pases del sur es terriblemente oscuro.

Hasta ahora, la mayor parte de la izquierda europea se ha negado a tomar en consideracin la idea de disolver esta unin monetaria disfuncional y perjudicial para las clases subalternas. El problema es que el proceso de unificacin polticofiscal de la eurozona, que sera la nica manera para volver sostenible este euro para todos, est completamente estancado y nadie, empezando por el gobierno de Alemania, ha dado seales al respecto. Todo lo contrario: se sigue reforzando el sistema del euro tal y como lo conocemos. Sin embargo, para la izquierda la moneda nica sigue siendo un dogma pese a la enorme dificultad que tiene para articular su idea de un sujeto poltico europeo. Por poner un ejemplo, no disponemos de una esfera pblica europea ni de un solo medio de comunicacin comn que nos permita elaborar conjuntamente propuestas eficaces para realidades econmicas asimtricas. Adems, no nos podemos olvidar de que cualquier reforma de los tratados europeos necesita de la aprobacin de todos los pases de la UE, por lo que bastara con el veto de un solo gobierno de derecha para bloquear cualquier modificacin de los tratados en un sentido progresista.

Por supuesto no se trata de volver al Estado-nacin ni de ver la devaluacin de la moneda como la panacea de todos nuestros males, sino de recuperar los instrumentos econmicos bsicos para plantear un modelo productivo de plena ocupacin y que encare el problema del declive energtico mundial. Por ende, de tener instrumentos que nos ayuden a plantear una poltica econmica favorable a los trabajadores y que sepa como recomend Joan Robinson en los aos setenta qu, cmo y por qu producir lo que queremos producir. Y eso, con el euro, es imposible, ya que se trata de una jaula dentro de la cual se produce una inevitable lucha de todos contra todos a golpes de devaluacin interna y recortes de derechos sociales. En fin, es menester salir de la moneda nica.

No estamos algo desnudos en este sendero que sealas?

No, no tanto. Para ello, contamos con propuestas y modelos de salida progresistas y que analizan problemas que preocupan a todos: el control de la inflacin, la redenominacin en la nueva moneda de las deudas contradas en euros en el pas que sale de la moneda nica (Lex Monetae), las medidas para controlar el coste de la energa en la fase de transicin de una moneda a otra, etc. Slo hace falta voluntad poltica para discutirlas entre todos con vistas a construir una Europa verdaderamente fraternal y ofrecer un futuro de esperanza a los millones de parados y precarios del continente.

Gracias por estas esperanzadoras palabras. Quieres aadir algo ms?

Darte las gracias por invitarme a pensar en todas estas cuestiones y aadir que Italia empezar a recuperarse de la crisis, que no es slo econmica sino tambin moral e intelectual, el da en que los italianos vuelvan a ejercer plena y sustantivamente el ms preciado derecho conquistado en la edad contempornea: la soberana popular.

Nota:

[*] La primera y segunda parte de esta entrevista pueden leerse en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=184335 y http://www.rebelion.org/noticia.php?id=184394

Salvador Lpez Arnal es nieto del obrero cenetista asesinado en el Camp de Bota de Barcelona en mayo de 1939 delito: rebelin- Jos Arnal Cerezuela

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter