Portada :: Colombia :: Marcha Patritica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-05-2014

Recordando la Marcha Patritica

Iaki Gil de San Vicente
Rebelin


Festejamos la segunda efemride de la impresionante Marcha Patritica realizada por el pueblo colombiano en un momento especial de su reciente historia. Es un movimiento poltico y social de masas, popular, que se autoorganiz en abril de 2012 para mostrar al mundo la cohesionada decisin de victoria, y sobre el que cae regularmente el terror asesino de la oligarqua de su pas y del imperialismo. Podemos hacer varias lecturas de este importante acontecimiento, pero debido al poco espacio disponible y a la evolucin de la coyuntura y del contexto en estos ltimos tiempos nos vamos a ceir a una cuestin que nos parece cada vez ms importante. Hablamos de que la segunda efemrides ha de recordar la Marcha Patritica como inserta en un proceso de lucha permanente, no como algo definitivamente concluido, finiquitado, sino como un paso en un avance, un paso que aporta lecciones vitales que debemos actualizar en todo momento.

Para los pueblos trabajadores la memoria de lucha es una fuerza de accin material en el presente, no slo del pasado. Cuando las gentes humilladas generacin tras generacin empiezan a conocer su historia, a recuperar su memoria de lucha, constatan que su presente es, en lo esencial, como su pasado porque apenas han variado las condiciones de malvivencia, de opresin. Constatan que si lo han mejorado ha sido gracias a las luchas, nunca a la pasividad. La accin es la vida, y las mejoras en las condiciones de vida obtenidas con las victorias dejan improntas rojas en la memoria popular. Pero tambin aprende que existen derrotas, que hay dos formas de derrota: la deshonrosa y la honrosa. La primera es la acaecida sin lucha, o con poca, mala y engaada lucha que ha concluido en un pacto vergonzoso, en una claudicacin reformista. Las derrotas deshonrosas son las que terminan en desmoralizacin y en abandono de amplios sectores que se sienten engaados; son derrotas difciles de olvidar y que apenas aportan lecciones vlidas y menos an optimismo y autoconfianza para reiniciar la lucha. Las segundas, las derrotas honrosas son las que a pesar de haberse producido, fortalecen el orgullo y el optimismo por la victoria definitiva.

La memoria de lucha de los pueblos es una poderosa e imprescindible arma de emancipacin, tanto que los poderes habidos han intentando exterminarla de raz o manipularla si no han conseguido su liquidacin total. Hablamos de memoria de lucha, no de memoria contemplativa, sino de resistencia a la opresin, de combate fsico y cultural contra el invasor. La memoria de lucha de un pueblo abarca a todos los medios de resistencia que ha aplicado en su historia y que le han permitido sobrevivir como colectivo con identidad propia, formas, tcticas y mtodos pacficos y no violentos, marchas sociales masivas o parciales, mil maneras de boicot social y civil cotidiano al ocupante y a las fuerzas colaboracionistas, desobediencia mltiple y articulada en red y conectadas a formas colectivas de debatir y tomar decisiones al margen de las estructuras polticas de dominacin buscando avanzar en situaciones de contrapoder efectivo en la medida de lo posible, etctera.

La Marcha Patritica del pueblo colombiano que hoy rememoramos es un movimiento poltico y sindical de las ms amplias masas que cuenta con la solidaridad internacionalista. La Marcha Patritica se inscribe de lleno en lo expuesto arriba sobre la fuerza material presente de la memoria de lucha en sus formas pacficas y se nutre del alimento terico y tico que emerge de la memoria de lucha en todo su potencial liberador. Dentro de la memoria global de lucha, polivalente y multifactica en su unidad liberadora, destaca la memoria militar, es decir, la especial y heroica praxis realizada cuando no quedan ya otros recursos de justicia que practicar porque el poder explotador los prohbe, encarcela y hasta asesina. Desde 1948, fecha de aprobacin en las Naciones Unidas de la Declaracin Universal de los Derechos Humanos, la memoria militar de un pueblo trabajador oprimido no es sino su memoria de la prctica de esa Declaracin Universal, en cuyo Prembulo se reconoce el derecho humano a la rebelin contra la injusticia y la opresin cuando han fracasado o estn prohibidos los otros mtodos y medios tambin reconocidos en la memoria de lucha, como hemos visto.

La Marcha Patritica mostr que la memoria militar se haba plasmado en una fuerza tan manifiesta e innegable que corrientes polticas, sindicales, sociales, culturales, etc., diversas y variadas, no tuvieron problemas en sumarse a ella a pesar de las diferencias que les separaron en el pasado. Dividirla y romperla, borrar su recuerdo y anular su esencial insercin en el proceso de conquista de sus libertades que mantiene el pueblo colombiano, es decir, imponer la amnesia para que el pueblo no sepa que la Marcha Patritica es ya su presente y a la vez prefigura su futuro, lograr esto es una obsesin de la burguesa colombiana y del imperialismo. Nuestra solidaridad internacionalista con el pueblo colombiano nos lleva no solo a difundir sus logros por el mundo entero, sino tambin a asumir sus lecciones porque tambin son las nuestras.

 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter