Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-05-2014

El Uribegate

Camilo de los Milagros
Rebelin




Desde los 90 Colombia no se sacuda por un escndalo de tales magnitudes como ste a raz de la puja por las presidenciales. En 24 horas pasamos de la campaa electoral ms aburrida en la historia reciente, a la ms cochina. Las revelaciones -confirmadas con desvergenza por sus implicados- demuestran hasta qu punto las altas esferas del poder estn baadas en una alcantarilla de crmenes, vnculos con mafiosos y toda suerte de ilegalidades y canalladas.

Durante el gobierno de Ernesto Samper (1994-1998), sus opositores destaparon una trama donde los temibles narcotraficantes del Cartel de Cali financiaban su campaa. Irona: se compar tal suceso con un elefante que entraba al Palacio de Nario sin ser visto. Samper compuso una estrofa no incluida del himno nacional, cantada mil veces en mil escndalos diferentes desde entonces: todo sucedi a mis espaldas.

Pero ahora no es un elefante. Es una estampida.

lvaro Uribe en una carrera enloquecida contra la derrota de su candidato presidencial (a la postre su ruina), emprendi la cruzada violenta enfrentando los dilogos de La Habana, revelando informacin de inteligencia, que slo se supo de dnde provena cuando el gobierno allan y desmantel una sala de espionaje ilegal del Ejrcito en Bogot. El exmandatario sali bien librado, mas no par su virulencia de pistolero declarado a la paz.

Apelando a un recurso muy riesgoso, Uribe aprovech unas revelaciones del periodista Daniel Coronell sobre 12 millones de dlares entregados por la mafia a Germn Chica y el oscuro venezolano J.J. Rendn, ambos consejeros del Presidente Santos en 2010. El riesgo era inmenso porque ste tipo de escndalos suelen terminar apuntando, siempre, hacia el propio Uribe.

Santos, mucho ms hbil y menos protagnico, viene moviendo hilos de poder en la sombra desde hace aos, revelando a cuenta gotas en medios cercanos a su familia e independientes, testimonios, pruebas e investigaciones que incriminan a Uribe y sus allegados en mltiples crmenes. Gran parte de sta informacin - que incluye sealamientos de ordenar asesinatos- no ha trascendido aun penalmente, aunque contribuye a aislar todava ms al exmandatario.

Cuando el uribismo contra-atac, con desespero, aprovechando el affaire de los 12 millones y luego insinuando responsabilidades del Presidente en un atentado contra Fernando Londoo, Santos se vio obligado a jugarse uno de sus ases bajo la manga. La fiscala apresur la captura de un espa particular dedicado a interceptar ilegalmente al gobierno, al servicio de la campaa presidencial opositora de scar Ivn Zuluaga, es decir, al servicio de Uribe.

Las reacciones no se hicieron esperar. Zuluaga pas de escalar tenuemente las encuestas a tartamudear ante todos los micrfonos. Ya no hay propuestas electorales sino ruedas de prensa defendindose de las acusaciones penales. Los grandes medios, aliados francos del santismo, arreciaron contra el expresidente mientras aquel suba la voz en una emisora diciendo que la primera campaa presidencial de Juan Manuel Santos recibi 2 millones de dlares aportados por narcotraficantes. Patada de ahogado porque l fue nico propietario de esas elecciones. Armando Montealerge, fiscal general de la nacin, concedi una larga entrevista al diario El Tiempo, donde entre otras cosas, anunciaba que cit a Uribe a sostener sus acusaciones con pruebas, so pena de incurrir en delito de fraude procesal. No slo no asisti, sino que revers las sindicaciones hablando de un supuesto testigo annimo, con pruebas presuntas.

Aparte de artillera mayor, ambos bandos han disparado en los medios ventilando videos, fotos, datos, evidencias de tratos con delincuentes, fraudes, escndalos y trapicheos a lado y lado. Alguien empu el sarcasmo indicando que lo nico bueno de sta pelea es que el pas se entera de quines lo han gobernado por dcadas. Una izquierda intil que no tiene vocacin de poder, ejecuta el gran papeln de invlida sin aprovechar semejante oportunidad.

Tengo la percepcin que el verdadero watergate colombiano apenas parpadea. Ser ms escandaloso que todo lo visto, porque descargar de tajo eso que los medios taparon y encubrieron durante los ocho aos de Uribe. Es evidente que Santos tiene ms ases bajo la manga. Es evidente, tendr que usarlos.

En algn momento se crey que lvaro Uribe haba sido un hombre muy astuto. Utiliz esas oligarquas centenarias para atornillarse con su pandilla en el poder. Pero Juan Manuel Santos lo super: utiliz a Uribe para atornillarse en la Presidencia, devolviendo el poder a los de siempre. En poltica, Santos es de lejos el hombre ms inteligente y malicioso que conoce Colombia en mucho tiempo. Y no es elogio, ni mucho mrito: cualquiera sabe que ac la poltica es un oficio de asquerosos.

@camilagroso


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter