Portada :: Espaa :: La indignacin toma las plazas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-05-2014

15-M, tres aos despus
Dormamos, despertamos

Anita Botwin
La Marea


Era una de las frases que apareca en las pancartas de esos primeros das en la puerta del Sol, y creo que sintetiza a la perfeccin lo que fue aquello y lo que ha seguido siendo durante estos tres aos de lucha.

Aquellos primeros das la gente se acercaba a la puerta del Sol como quien haba quedado con su amante furtivo. Las mariposas en el estmago eran inevitables. Todas esas horas de escucha activa en las distintas asambleas de la puerta del Sol eran embriagadoras. Y as pasaron las horas, los das, y ya llevamos tres aos juntos. Parece que fue ayer.

Como en cualquier relacin, ha habido de todo. Momentos de alegra en los que nos hemos fundido en abrazos, y momentos duros, de discusiones y separaciones momentneas. Pero a pesar de todo, nos queremos y nos cuidamos.

El 15-M no ha conseguido nada, lo nico que habis provocado es la abstencin. El 15-M no era un superhroe paternalista llamado a solucionar la situacin de la noche a la maana. El 15-M no poda llegar de un da para otro y cambiar a una Espaa arraigada durante siglos en sus errores. El 15-M era y es (llamadme romntica) ese compaero al que quieres a pesar de sus imperfecciones, que crece contigo, porque, citando a Benedetti, codo con codo somos mucho ms que dos.

Me pregunto si ahora somos o no mejores personas, pero lo que s s es que tenemos mucha ms conciencia social. Hemos aprendido a luchar, hemos tejido redes, hemos sido desobedientes y lo ms importante: no hemos estado solos al serlo. Hemos puesto en comn, hemos llorado, hemos redo, hemos cado y alguna mano compaera nos ha levantado. Hemos sido legin, hemos escuchado al resto, hemos recuperado espacios y hemos tirado muros. Hemos tomado las calles y las plazas, hemos decidido recuperar el espacio pblico. Hemos dejado de ser solos para ser en colectivo.

Nos hemos manifestado tantas veces que he perdido la cuenta (quiz Cristina Cifuentes pueda echarme una mano). Se han parado cientos de desahucios, se ha realojado a familias que haban quedado en la calle. Se han impedido redadas racistas, se ha paralizado la privatizacin de hospitales en la Comunidad de Madrid Pero el 15-M no ha conseguido nada.

Estamos mutando, nos mudamos algunos hasta nos exiliamos. Nos manifestamos en las puertas de las embajadas de todo el mundo, nos multiplicamos y nos hacemos virales. Y all a donde vamos, nos llevamos parte de nuestro nuevo imaginario.

Vamos despacio porque vamos lejos. Lo nuestro va en serio, le pese a quien le pese, a pesar de los palos, la criminalizacin y el desgaste. Y paso a paso, accin a accin vamos construyendo algo nuevo, algo que llevamos en nuestros corazones desde aquel caluroso 15 de mayo de 2011 en el que compartamos paraguas con desconocidos para resguardarnos del sol.

Dormamos, seguimos despiertos. Ya no es el amor desenfrenado del principio, de mariposas en el estmago, de locuras y de impulsos. Ya no es el amor de acampada y noches en vela mirndonos a los ojos. Ahora es otro amor, ni mejor ni peor, es otro amor. Nos seguimos queriendo, y eso es lo importante. Quedamos hoy?

Fuente: www.lamarea.com/2014/05/15/dormiamos-despertamos/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter