Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-05-2014

Elecciones mafiosas

Dairo Ruiz
Rebelin


La clase dominante colombiana con sus riquezas inconfesables y su economa de la narco-dependencia, aspira de nuevo a ganar las elecciones como en una licitacin de las que tienen por costumbre negociar.

En esta licitacin mafiosa los elegidos son los prestanombres de las multinacionales y la gran oligarqua, que ya operan un nuevo affaire.

En un pas narco-dependiente como Colombia, las elecciones son mediadas por el imperialismo y socios pantallas, que hoy en manos de Uribe-Zuluaga, Santos o la goda, [email protected] responsables de chanchullos-, pretenden disputarse el poder, para continuar con la transferencia de la inmensa riqueza nacional a su clase, sus socios paramilitares, los bancos imperiales con su dinero sucio-, y desde luego a las grandes empresas multinacionales, dueas de la tierra, la minera, el agua, como de las dems reas estratgicas de la economa nacional.

Estos polticos de narcobusiness y de lavado de dinero, quienes se culpan mutuamente, son solapados por su inteligencia militar, que siempre les ha permitido a cambio de generalatos; gozar de impunidad, senaduras, gobernaciones, ministerios, embajadas y/o procuraduras, convirtindolos regularmente en candidatos legales, con una economa legalizada, pero que pese a llevar dcadas en el negocio del narcoterrorismo, - en el caso de Uribe -, siguen legitimando sus polticas , sus ingresos mafiosos, los de sus poderosas familias, y desde luego los de sus aliados de turno, paramilitares, ganaderos o grandes empresarios, cuyo dinero ha penetrado los circuitos financieros con grandes negociados, como DMG, Inter-bolsa, Agro-ingreso seguro, el cartel de la contratacin, - entre otros-, hoy dizque sujetos a indagatoria por la procuradura, y/o por las grandes agencias antidrogas de este planeta.

Es indudable que el centro de gravedad del poder no son las chuzadas (inteceptaciones), o los ciber-espas de Uribe-Zuluaga, lo es una clase poltica, y un Estado con una estructura operativa y de seguridad, hecha para gobernar, asesinar, desaparecer, espiar, lavar dinero; o para el trfico de influencias ,- mermelada electoral-, todo alrededor del narco-poder que hoy contina encabezado por lvaro Uribe Vlez, quien ya no puede compartimentar su responsabilidad directa en la edificacin del narco-estado, que hoy exige la mayor impunidad para imponer a su ventrlocuo Zuluaga, cada vez ms envainado con los hakers, y las andanzas de su patrn con el terrorismo de estado, sus falsos positivos, las fosas comunes, y/o la guerra sucia electoral.

Sin embargo, -por otro lado-, lo que el pueblo continua exigiendo con fuerza y dignidad, es el compromiso con la paz , un nuevo gobierno, democrtico-popular, de unidad revolucionaria, as como el juicio de la Nacin y la humanidad a los responsables de esta barbarie capitalista.



 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter