Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2014

De la ruina del viejo periodismo emerge la nueva independencia

Isaac Rosa
Pueblos


En 2013 Juan Luis Cebrin, presidente ejecutivo de Prisa, editora del diario 'El Pas', cobr 2,1 millones de euros. De ellos, 1,57 millones correspondieron a remuneracin y 599.000 a acciones. Y no fue el nico en su empresa: Prisa destin 6,21 millones para pagar a los miembros de su consejo de administracin, segn inform 'prnoticias.com'. Frente al gigante de Prisa, unos cuantos nuevos medios surgidos en los dos ltimos aos, y muy relacionados con el desaparecido diario 'Pblico', de cuya redaccin salieron la mayor parte de periodistas: 'eldiario.es', 'Infolibre' y 'La Marea'.

En los tres casos, sus cuentas son pblicas, pues entre sus principios est la transparencia. Sabemos as que eldiario.es tuvo un coste total en 2013 de 1.118.704 euros, el 80 por ciento en pagos de sueldos y colaboradores. Del mismo modo, Infolibre gast 1.054.751 euros, el 73 por ciento en sueldos. La Marea, tuvo un gasto mensual de 23.000 euros, lo que supone 276.000 anuales.

Vistos los nmeros, la comparacin surge sola: el coste de pagar a un ejecutivo como Juan Luis Cebran equivale al coste de poner en circulacin tres medios independientes. Por supuesto, los tres tienen plantillas reducidas y gastos ajustados, nada que ver con la estructura de Prisa y sus medios. Pero por eso no he comparado los gastos de Prisa con los de estos medios, sino slo el sueldo de su principal ejecutivo: un solo Cebrin equivale a todos los gastos de eldiario.es, InfoLibre y La Marea.

A dnde quiero llegar? A la relacin que hay entre la crisis del periodismo tradicional y sus prcticas empresariales. Aunque la respuesta de esos medios a la cada de ingresos es el ERE a sus trabajadores y la bajada en sueldos y pagos a colaboradores, el problema no est en sus plantillas, sino en su estructura ejecutiva y financiera. Hace tiempo que los grandes medios se convirtieron en empresas periodsticas, donde lo sustantivo es empresa, y periodstica un adjetivo.

El resultado est a la vista: el hundimiento econmico de todo un modelo empresarial y, peor, la prdida de independencia respecto al poder, y de credibilidad ante sus lectores. En cuanto a lo primero, basta ver quines son los propietarios de los grandes medios en Espaa. Entre sus accionistas hay bancos, elctricas, grandes inversores y, en el caso de Prisa, fondos de capital riesgo. Las consecuencias se han visto en los ltimos meses: presiones polticas y empresariales han terminado con el relevo en la direccin de los tres mayores peridicos de Espaa: El Pas, El Mundo y La Vanguardia.

Frente a este periodismo cada vez ms dependiente de sus propietarios, anunciantes y poder poltico y financiero, surgen nuevas formas de hacer periodismo. Los tres medios antes citados son los ms destacados. Surgidos de las ruinas del fallido diario Pblico (dejado caer por su propietario, el magnate Jaume Roures), representan nuevas formas de entender el periodismo, donde lo sustantivo deja de ser la empresa y donde periodistas y lectores cobran protagonismo en la gestin.

En el caso de eldiario.es, los periodistas fundadores son tambin sus principales propietarios. A la vez, se apoya cada vez ms en sus socios, que ya superan los 7.000, lo que aumenta su independencia con respeto a poderosos anunciantes, y le permite informar con libertad de empresas como Coca-Cola en su reciente ERE, o sobre la corrupcin poltica y el desgaste de la monarqua.

Algo similar ocurre con InfoLibre, medio vinculado al francs Mediapart y cuyo modelo calca. Los periodistas son tambin los fundadores del medio, y los 3.500 socios permiten investigar sobre escndalos financieros y polticos.

El modelo ms interesante es en mi opinin La Marea: la frmula elegida es la cooperativa, formada por los periodistas, pero tambin otros socios, a ttulo particular y en colectivos organizados. Entre todos suman ya ms de un centenar de socios y sus votos cuentan igual en la toma de decisiones, al margen del capital aportado. La independencia de La Marea, que tambin se apoya en suscriptores, le permite informar sobre la situacin de los derechos laborales en las grandes empresas espaolas, intocables para el resto de medios, caso de El Corte Ingls, principal anunciante en Espaa.

La crisis del periodismo tradicional tiene mucho que ver con la codicia de sus ejecutivos y el clculo de sus accionistas. Frente a un modelo caduco y desprestigiado, se abre paso un nuevo periodismo. En manos de los lectores est que estos y otros proyectos tengan futuro.


Isaac Rosa es periodista y escritor. Su ltima novela es La habitacin oscura (Seix Barral, 2013).

Artculo publicado en el n61 de Pueblos Revista de Informacin y Debate, segundo trimestre de 2014, monogrfico sobre comunicacin, poder y democracia.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter