Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-05-2014

Desaceleracin econmica, tasas de inters y precio del dlar

Julio C. Gambina
Rebelin


Se reinici el debate sobre la coyuntura, el crecimiento o no de la actividad econmica, las tasas de inters y el precio de las divisas.

La desaceleracin es un dato concreto, especialmente de la produccin industrial. As lo expresan los datos de las cuentas nacionales que remiten a una recesin productiva en el mbito de la industria, con las automotrices a la cabeza y las suspensiones de trabajadores.

Desde el gobierno y los sindicatos se presiona para que las suspensiones no se transformen en cesantas, mientras se reducen los salarios de los trabajadores, que como siempre constituyen la variable de ajuste.

Es una discusin si la desaceleracin o recesin se extiende al conjunto de la economa.

Desde el campo, con precios en alza y cosecha rcord se contrasta la informacin y fluyen dlares para recomponer la crisis externa de menor supervit comercial y cierto alivio en la recomposicin de reservas luego de dos aos de prdidas netas ante la fuga de capitales.

Con las tasas de inters ocurre algo inslito, ya que la poltica del BCRA luego de la devaluacin de enero del 2014 fue la de promover el alza de las tasas al 26%.

Esa poltica fue la excusa de la banca privada y transnacional hegemnica en el mbito comercial de las entidades financieras para elevar el costo del crdito a valores que oscilan entre el 85 y el 110%, en consumos con tarjetas, giros en descubiertos o crditos para consumo, o la produccin.

No hay dudas que se trata de un costo usurario, imposible de financiar ninguna ampliacin de la actividad econmica, menos con la situacin de desaceleracin que se confirma en la vida cotidiana.

Desde el propio oficialismo, sea el gobierno o voces del periodismo afn se sali a denunciar el carcter usurario de la banca, sin reconocer que en el origen est la iniciativa del propia autoridad monetaria.

Mientras se discute que los propios bancos instalen auto restricciones, sorprende que siga vigente la ley 21.526 de entidades financieras de la dictadura, o que no se acuda a la nacionalizacin de la banca ante la usura explcita que suponen tasas de saqueo.

Mientras tanto el dlar volvi a subir, tanto el oficial como el paralelo, y parece haberse terminado la convertibilidad de 8 a 1 que rigi por unos meses.

Existen operaciones especulativas, no hay duda, y se asocian a la recurrente actitud especulativa que sostiene la fuga de capitales, Pero tambin se asocia a una inflacin del 12% en el primer cuatrimestre, segn la nueva medicin del INDEC, que tambin est en la sospecha por no recoger ntegramente el movimiento de los precios en la Argentina, e incluir a los precios cuidados en la medicin del indicador mensual de evolucin de los precios.

El tipo de cambio es un precio ms en la economa, como el de los alimentos, el combustible, o los salarios, y cada uno de ellos evoluciona segn condiciones particulares.

Los grandes especuladores y productores exportadores de la Argentina presionan por una nueva devaluacin y saben que ya tuvieron xito al comienzo del 2014, y van por una nueva devaluacin, mientras los salarios se contienen en negociaciones salariales chantajeadas por el temor al despido o la desaceleracin de la economa.

Por si fuera poco el debate de la coyuntura, el pasado 22 de mayo, el CIADI, Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, sentenci a la Argentina a pagar 40 millones de dlares a la empresa elctrica francesa SAUR International S.A. por violacin al tratado de defensa de inversiones entre Francia y Argentina.

Tambin hay que sumar pagos de intereses del 6% desde septiembre de 2007 hasta el presente. Los clculos indican unos 60 millones de dlares entre la sentencia, los intereses y los gastos, a los que debern adicionarse honorarios profesionales.

Se trata de un nuevo fallo en contra de la Argentina por parte del CIADI y que nos renueva el interrogante sobre la permanencia del pas en ese mbito que no integra el Brasil y del que se retiraron Bolivia, Ecuador y Venezuela en aos recientes.

La realidad es que la Argentina sigue prisionera de una institucionalidad en defensa del libre comercio sustentada en los aos 90, los de la hegemona neoliberal, y que no termina de desembarazarse.

Como si ello no fuera poco, acaba de realizarse en Pars un encuentro entre la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo, la OCDE, y la CEPAL, para discutir los beneficios del libre comercio en momentos en que el Mercosur discute un tratado con la Unin Europea, luego de haber rechazado en 2005 un acuerdo similar con EEUU, el ALCA.

La pregunta recurrente apunta a pensar que tendr de diferente el capitalismo europeo para favorecer un acuerdo de libre comercio que oportunamente se rechaz con EEUU.

Convengamos que solo son preguntas para analizar la complejidad de la coyuntura econmica de la Argentina en momentos de reduccin de la actividad econmica y amenazas sobre los ingresos populares.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter