Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-05-2014

ltimas palabras de Subcomandante Marcos antes de dejar de existir
Entre la luz y la sombra

Subcomandante Marcos
http://martamoli.wordpress.com


En La Realidad, Planeta Tierra.

Mayo del 2014.

 

Compaera, compaeros, compaero:

Buenas noches, tardes, das en cualesquiera que sea su geografa, su tiempo y su modo.

Buenas madrugadas.

Quisiera pedirles a las compaeras, compaeros y compaeroas de la Sexta que vienen de otras partes, especialmente a los medios libres compaeros, su paciencia, tolerancia y comprensin para lo que voy a decir, porque stas sern mis ltimas palabras en pblico antes de dejar de existir.

Me dirijo a ustedes y a quienes a travs de ustedes nos escuchan y miran.

Tal vez al inicio, o en el transcurso de estas palabras vaya creciendo en su corazn la sensacin de que algo est fuera de lugar, de que algo no cuadra, como si estuvieran faltando una o varias piezas para darle sentido al rompecabezas que se les va mostrando. Como que de por s falta lo que falta.

Tal vez despus, das, semanas, meses, aos, dcadas despus se entienda lo que ahora decimos.

Mis compaeras y compaeros del EZLN en todos sus niveles no me preocupan, porque de por s es nuestro modo ac: caminar, luchar, sabiendo siempre que siempre falta lo que falta.

Adems de que, que no se ofenda nadie, la inteligencia de [email protected] compas zapatistas est muy por arriba del promedio.

Por lo dems, nos satisface y enorgullece que sea ante compaeras, compaeros y compaeroas, tanto del EZLN como de la Sexta, que se da a conocer esta decisin colectiva.

Y qu bueno que ser por lo medios libres, alternativos, independientes, que este archipilagos de dolores, rabias y digna lucha que nos llamamos la Sexta tendr conocimiento de esto que les dir, donde quiera que se encuentren.

Si a alguien ms le interesa saber qu pas este da tendr que acudir a los medios libres para enterarse.

Va pues. Bienvenidas y bienvenidos a la realidad zapatista.

 

I.- Una decisin difcil

Cuando irrumpimos e interrumpimos en 1994 con sangre y fuego, no iniciaba la guerra para nosotras, nosotros los zapatistas.

La guerra de arriba, con la muerte y la destruccin, el despojo y la humillacin, la explotacin y el silencio impuestos al vencido, ya la venamos padeciendo desde siglos antes.

Lo que para nosotros inicia en 1994 es uno de los muchos momentos de la guerra de los de abajo contra los de arriba, contra su mundo.

Esa guerra de resistencia que da a da se bate en las calles de cualquier rincn de los cinco continentes, en sus campos y en sus montaas.

Era y es la nuestra, como la de muchos y muchas de abajo, una guerra por la humanidad y contra el neoliberalismo.

Contra la muerte, nosotros demandamos vida.

Contra el silencio, exigimos la palabra y el respeto.

Contra el olvido, la memoria.

Contra la humillacin y el desprecio, la dignidad.

Contra la opresin, la rebelda.

Contra la esclavitud, la libertad.

Contra la imposicin, la democracia.

Contra el crimen, la justicia.

Quin con un poco de humanidad en las venas podra o puede cuestionar esas demandas?

Y en ese entonces muchos escucharon.

La guerra que levantamos nos dio el privilegio de llegar a odos y corazones atentos y generosos en geografas cercanas y alejadas.

Faltaba lo que faltaba, y falta lo que falta, pero conseguimos entonces la mirada del otro, su odo, su corazn.

Entonces nos vimos en la necesidad de responder a una pregunta decisiva:

Qu sigue?

En las ttricas cuentas de la vspera no entraba la posibilidad de plantearnos pregunta alguna. As que esa pregunta nos llev a otras:

Preparar a los que siguen en la ruta de la muerte?

Formar ms y mejores soldados?

Invertir empeos en mejorar nuestra maltrecha maquinaria de guerra?

Simular dilogos y disposicin para la paz, pero seguir preparando nuevos golpes?

Matar o morir como nico destino?

O debamos reconstruir el camino de la vida, se que haban roto y siguen rompiendo desde arriba?

El camino no slo de los pueblos originarios, tambin de trabajadores, estudiantes, maestros, jvenes, campesinos, adems de todas las diferencias que se celebran arriba, y abajo se persiguen y se castigan.

Debamos inscribir nuestra sangre en el camino que otros dirigen hacia el Poder o debamos voltear el corazn y la mirada a los que somos y a los que son lo que somos, es decir los pueblos originarios, guardianes de la tierra y la memoria?

Nadie lo escuch entonces, pero en los primeros balbuceos que fueron nuestras palabras advertimos que nuestro dilema no estaba entre negociar o combatir, sino entre morir o vivir.

Quien hubiera advertido entonces que ese temprano dilema no era individual, tal vez hubiera entendido mejor lo que ocurrido en la realidad zapatista los ltimos 20 aos.

Pero les deca yo que nos topamos con esa pregunta y ese dilema.

Y elegimos.

Y en lugar de dedicarnos a formar guerrilleros, soldados y escuadrones, preparamos promotores de educacin, de salud, y se fueron levantando las bases de la autonoma que hoy maravilla al mundo.

En lugar de construir cuarteles, mejorar nuestro armamento, levantar muros y trincheras, se levantaron escuelas, se construyeron hospitales y centros de salud, mejoramos nuestras condiciones de vida.

En lugar de luchar por ocupar un lugar en el Partenn de las muertes individualizadas de abajo, elegimos construir la vida.

Esto en medio de una guerra que no por sorda era menos letal.

Porque, compas, una cosa es gritar no estn solos y otra enfrentar slo con el cuerpo una columna blindada de tropas federales, como ocurri en la zona de Los Altos de Chiapas, y a ver si hay suerte y alguien se entera, y a ver si hay un poco ms de suerte y el que se entera se indigna, y otro poco ms de suerte y el que se indigna hace algo.

En el entretanto, las tanquetas son frenadas por las mujeres zapatistas, y a falta de parque fue con mentadas de madre y piedras que la serpiente de acero tuvo que echarse para atrs.

Y en la zona norte de Chiapas, padecer el nacimiento y desarrollo de las guardias blancas, recicladas entonces como paramilitares; y en la zona Tzotz Choj las agresiones continuas de organizaciones campesinas que de independientes a veces ni el nombre tienen; y en la zona de la Selva Tzeltal la combinacin de paramilitares y contras.

Y una cosa es gritar todos somos marcos o no todos somos marcos, segn el caso o cosa, y otra la persecucin con toda la maquinaria de guerra, la invasin de poblados, el peinado de montaas, el uso de perros amaestrados, las aspas de los helicpteros artillados alborotando los copetes de las ceibas, el vivo o muerto que naci en los primeros das de enero de 1994 y alcanz su nivel ms histrico en 1995 y el resto del sexenio del ahora empleado de una trasnacional, y que esta zona de Selva Fronteriza padeci desde 1995 y a la que se suma despus la misma secuencia de agresiones de organizaciones campesinas, uso de paramilitares, militarizacin, hostigamiento.

Si hay algn mito en todo esto no es el pasamontaas, sino la mentira que repiten desde esos das, incluso retomada por personas con altos estudios, de que la guerra contra los zapatistas slo dur 12 das.

No har un recuento detallado. Alguien con un poco de espritu crtico y seriedad puede reconstruir la historia, y sumar y restar para sacar la cuenta, y decir si fueron y son ms los reporteros que los policas y soldados; si fueron ms los halagos que las amenazas e insultos, si el precio que se pona era para ver el pasamontaas o para capturarlo vivo o muerto.

En esas condiciones, algunas veces slo con nuestras fuerzas y otras con el apoyo generoso e incondicional de gente buena de todo el mundo, se fue avanzando en la construccin an inacabada, es cierto, pero ya definida de lo que somos.

No es entonces una frase, afortunada o desafortunada, segn se le vea desde arriba o desde abajo, la de aqu estamos los muertos de siempre, muriendo de nuevo, pero ahora para vivir. Es la realidad.

Y casi 20 aos despus

El 21 de diciembre del 2012, cuando la poltica y el esoterismo coincidan, como otras veces, en predicar catstrofes que siempre son para los de siempre, los de abajo, repetimos el golpe de mano del 1 de enero del 94 y, sin disparar ni un solo tiro, sin armas, con nuestro solo silencio, postramos de nuevo la soberbia de las ciudades cuna y nido del racismo y el desprecio.

Si el primero de enero de 1994, miles de hombres y mujeres sin rostro atacaron y rindieron las guarniciones que protegan las ciudades, el 21 de diciembre del 2012 fueron decenas de miles que tomaron sin palabras los edificios desde donde se celebraba nuestra desaparicin.

El slo hecho inapelable de que el EZLN no slo no se haba debilitado, mucho menos desaparecido, sino que haba crecido cuantitativa y cualitativamente hubiera bastado para que cualquier mente medianamente inteligente se diera cuenta de que, en esos 20 aos, algo haba cambiado al interior del EZLN y de las comunidades.

Tal vez ms de alguno piense que nos equivocamos al elegir, que un ejrcito no puede ni debe empearse en la paz.

Por muchas razones, cierto, pero la principal era y es porque de esa forma terminaramos por desaparecer.

Tal vez es cierto. Tal vez nos equivocamos al elegir cultivar la vida en lugar de adorar a la muerte.

Pero nosotros elegimos no escuchando a los de afuera. No a quienes siempre demandan y exigen la lucha a muerte, mientras los muertos los pongan otros.

Elegimos mirndonos y escuchndonos, siendo el Votn colectivo que somos.

Elegimos la rebelda, es decir, la vida.

Eso no quiere decir que no supiramos que la guerra de arriba tratara y trata de imponer de nuevo su dominio sobre nosotros.

Supimos y sabemos que una y otra vez habremos de defender lo que somos y como somos.

Supimos y sabemos que seguir habiendo muerte para que haya vida.

Supimos y sabemos que para vivir, morimos.

 

II.- Un fracaso?

Dicen por ah que no hemos logrado nada para nosotros.

No deja de sorprender que se maneje con tanto desparpajo esta posicin.

Piensan que los hijos e hijas de los comandantes y comandantas deberan disfrutar de viajes al extranjero, de estudios en escuelas privadas y luego de altos puestos en la empresa o la poltica. Que en lugar de trabajar la tierra para arrancarle con sudor y empeo el alimento, deberan lucirse en las redes sociales divirtindose en los antros, exhibiendo lujos.

Tal vez los subcomandantes deberan procrear y heredar a sus descendientes los cargos, las prebendas, los templetes, como hacen los polticos de todo el espectro.

Tal vez deberamos, como los dirigentes de la CIOAC-H y de otras organizaciones campesinas, recibir privilegios y paga en proyectos y apoyos, quedarnos con la mayor parte y dejar a las bases slo unas migajas, a cambio de que cumplan las rdenes criminales que vienen de ms arriba.

Pero es cierto, no hemos logrado nada de eso para nosotros.

Difcil de creer que, 20 aos despus de aquel nada para nosotros, resultara que no era una consigna, una frase buena para carteles y canciones, sino una realidad, la realidad.

Si el ser consecuentes es un fracaso, entonces la incongruencia es el camino del xito, la ruta al Poder.

Pero nosotros no queremos ir para all.

No nos interesa.

En esos parmetros preferimos fracasar que triunfar.

 

III.- El relevo.

En estos 20 aos ha habido un relevo mltiple y complejo en el EZLN.

Algunos han advertido slo el evidente: el generacional.

Ahora estn haciendo la lucha y dirigiendo la resistencia quienes eran pequeos o no haban nacido al inicio del alzamiento.

Pero algunos estudiosos no se han percatado de otros relevos:

El de clase: del origen clase mediero ilustrado, al indgena campesino.

El de raza: de la direccin mestiza a la direccin netamente indgena.

Y el ms importante: el relevo de pensamiento: del vanguardismo revolucionario al mandar obedeciendo; de la toma del Poder de Arriba a la creacin del poder de abajo; de la poltica profesional a la poltica cotidiana; de los lderes, a los pueblos; de la marginacin de gnero, a la participacin directa de las mujeres; de la burla a lo otro, a la celebracin de la diferencia.

No me extender ms sobre esto, porque ha sido precisamente el curso La Libertad segn [email protected] zapatistas la oportunidad de constatar si en territorio organizado vale ms el personaje que la comunidad.

En lo personal no entiendo por qu gente pensante que afirma que la historia la hacen los pueblos, se espante tanto ante la existencia de un gobierno del pueblo donde no aparecen los especialistas en ser gobierno.

Por qu les da terror el que sean los pueblos los que manden, los que dirijan sus pasos propios?

Por qu mueven la cabeza con desaprobacin frente al mandar obedeciendo?

El culto al individualismo encuentra en el culto al vanguardismo su extremo ms fantico.

Y ha sido eso precisamente, el que los indgenas manden y que ahora un indgena sea el vocero y jefe, lo que los aterra, los aleja, y finalmente se van para seguir buscando alguien que precise de vanguardias, caudillos y lderes. Porque tambin hay racismo en la izquierda, sobre todo en la que se pretende revolucionaria.

El ezetaelene no es de sos. Por eso no cualquiera puede ser zapatista.

 

IV.- Un holograma cambiante y a modo. Lo que no ser.

Antes del amanecer de 1994, pas 10 aos en estas montaas. Conoc y trat personalmente a algunos en cuya muerte morimos un mucho. Conozco y trato desde entonces con otros y otras ms que hoy estn aqu como nosotros.

Muchas madrugadas me encontr a m mismo tratando de digerir las historias que me contaban, los mundos que dibujaban con silencios, manos y miradas, su insistencia en sealar algo ms all.

Era un sueo el mundo se, tan otro, tan lejano, tan ajeno?

A veces pens que se haban adelantado, que las palabras que nos guiaron y guan venan de tiempos para los que no haban an calendarios, perdidos como estaban en geografas imprecisas: siempre el sur digno omnipresente en todos los puntos cardinales.

Luego supe que no me hablaban de un mundo inexacto y, por lo tanto, improbable.

Ese mundo ya andaba con su paso.

Ustedes, no lo vieron? No lo ven?

No hemos engaado a nadie de abajo. No escondemos que somos un ejrcito, con su estructura piramidal, su centro de mando, sus decisiones de arriba abajo. No por congraciarnos con libertarios o por moda negamos lo que somos.

Pero cualquiera puede ver ahora si el nuestro es un ejrcito que suplante o impone.

Y debo decir esto, que ya he pedido la autorizacin del compaero Subcomandante Insurgente Moiss para hacerlo:

Nada de lo que hemos hecho, para bien o para mal, hubiera sido posible si un ejrcito armado, el zapatista de liberacin nacional, no se hubiera alzado contra el mal gobierno ejerciendo el derecho a la violencia legtima. La violencia del de abajo frente a la violencia del de arriba.

Somos guerreros y como tales sabemos cul es nuestro papel y nuestro momento.

En la madrugada del da primero del primer mes del ao de 1994, un ejrcito de gigantes, es decir, de indgenas rebeldes, baj a las ciudades para con su paso sacudir el mundo.

Apenas unos das despus, con la sangre de nuestros cados an fresca en las calles citadinas, nos dimos cuenta de que los de afuera no nos vean.

Acostumbrados a mirar desde arriba a los indgenas, no alzaban la mirada para mirarnos.

Acostumbrados a vernos humillados, su corazn no comprenda nuestra digna rebelda.

Su mirada se haba detenido en el nico mestizo que vieron con pasamontaas, es decir, que no miraron.

Nuestros jefes y jefas dijeron entonces:

Slo lo ven lo pequeo que son, hagamos a alguien tan pequeo como ellos, que a l lo vean y por l nos vean.

Empez as una compleja maniobra de distraccin, un truco de magia terrible y maravillosa, una maliciosa jugada del corazn indgena que somos, la sabidura indgena desafiaba a la modernidad en uno de sus bastiones: los medios de comunicacin.

Empez entonces la construccin del personaje llamado Marcos.

Les pido que me sigan en este razonamiento:

Supongamos que es posible otra forma de neutralizar a un criminal. Por ejemplo, crendole su arma homicida, hacerle creer que es efectiva, conminarlo a construir, en base a esa efectividad, todo su plan, para, en el momento en que se prepara para disparar, el arma vuelva a ser lo que siempre fue: una ilusin.

El sistema entero, pero sobre todo sus medios de comunicacin, juegan a construir famas para luego destruirlas si no se pliegan a sus designios.

Su poder resida (ya no, han sido desplazados en eso por las redes sociales) en decidir qu y quin exista en el momento en que elegan qu nombraban y qu callaban.

En fin, no me hagan mucho caso, como se ha demostrado en estos 20 aos, yo no s nada de medios masivos de comunicacin.

El caso es que el SupMarcos pas de ser un vocero a ser un distractor.

Si el camino de la guerra, es decir, de la muerte, nos haba tomado 10 aos; el de la vida tom ms tiempo y requiri ms esfuerzo, por no hablar de sangre.

Porque, aunque no lo crean, es ms fcil morir que vivir.

Necesitbamos tiempo para ser y para encontrar a quien supiera vernos como lo que somos.

Necesitbamos tiempo para encontrar a quien nos viera no hacia arriba, no hacia abajo, que de frente nos viera, que nos viera con mirada compaera.

Les deca que empez entonces la construccin del personaje.

Marcos un da tena los ojos azules, otro da los tena verdes, o cafs, o miel, o negros, todo dependiendo de quin hiciera la entrevista y tomara la foto. As fue reserva en equipos de futbol profesional, empleado en tiendas departamentales, chofer, filsofo, cineasta, y los etcteras que pueden encontrar en los medios de paga de esos calendarios y en diversas geografas. Haba un Marcos para cada ocasin, es decir, para cada entrevista. Y no fue fcil, cranme, no haba entonces wikipedia y si venan del Estado Espaol tena que investigar si el corte ingls, por ejemplo, era un corte de traje tpico de Inglaterra, una tienda de abarrotes, o una tienda departamental.

Si me permiten definir a Marcos el personaje entonces dira sin titubear que fue una botarga.

Digamos que, para que me entiendan, Marcos era un Medio No Libre (ojo: que no es lo mismo que ser un medio de paga).

En la construccin y mantenimiento del personaje tuvimos algunos errores.

Es de humanos el herrar, dijo el herrero.

Durante el primer ao agotamos, como quien dice, el repertorio de Marcos posibles. As que para inicios de 1995 estbamos en apuros y el proceso de los pueblos estaba en sus primeros pasos.

As que en 1995 ya no sabamos cmo hacerle. Pero entonces es cuando Zedillo con el PAN de la mano, descubre a Marcos con el mismo mtodo cientfico con que encuentra osamentas es decir, por delacin esotrica.

La historia del tampiqueo nos dio aire, aunque el fraude posterior de la Paca de Lozano nos hizo temer que la prensa de paga cuestionara tambin el desenmascaramiento de Marcos y descubriera que era un fraude ms. Afortunadamente no fue as. Como sa, los medios siguieron tragando otras ruedas de molino semejantes.

Un tiempo despus el tampiqueo lleg a estas tierras. Junto con el Subcomandante Insurgente Moiss, hablamos con l. Le ofrecimos entonces dar una conferencia conjunta, as podra l librarse de la persecucin puesto que sera evidente que no eran Marcos y l la misma persona. No quiso. Vino a vivir ac. Sali algunas veces y su rostro puede encontrarse en las fotografas de los velorios de sus padres. Si quieren pueden entrevistarlo. Ahora vive en una comunidad, en. Ah, no quiere que sepan dnde mero vive. No diremos nada ms para que l, si as lo desea algn da, pueda contar la historia que vivi desde el 9 de febrero de 1995. Por nuestra parte slo nos queda agradecerle que nos haya pasado datos que cada tanto usamos para alimentar la certeza de que el SupMarcos no es lo que es en realidad, es decir, una botarga o un holograma, sino un profesor universitario, originario del ahora doloroso Tamaulipas.

En el entretanto seguamos buscando, buscndolas, buscndolos a ustedes, a quienes ahora estn aqu y a quienes no estn aqu pero estn.

Lanzamos una y otra iniciativas para encontrar al otro, a la otra, a lo otro compaero. Diferentes iniciativas, tratando de encontrar la mirada y el odo que necesitamos y merecemos.

En el entretanto, segua el avance de los pueblos y el relevo del que se ha hablado mucho o poco, pero que se puede constatar directamente, sin intermediarios.

En la bsqueda de lo otro, una y otra vez fracasamos.

A quien encontrbamos o nos quera dirigir o quera que lo dirigiramos.

Haba quienes se acercaban y lo hacan con el afn de usarnos, o para mirar hacia atrs, sea con la nostalgia antropolgica, sea con la nostalgia militante.

As para unos ramos comunistas, para otros trotskistas, para otros anarquistas, para otros maostas, para otros milenaristas, y ah les dejo varios istas para que pongan lo que sea de su conocimiento.

As fue hasta la Sexta Declaracin de la Selva Lacandona, la ms audaz y la ms zapatista de las iniciativas que hemos lanzado hasta ahora.

Con la Sexta al fin hemos encontrado quien nos mira de frente y nos saluda y abraza, y as se saluda y abraza.

Con la Sexta al fin los encontramos a ustedes.

Por fin, alguien que entenda que no buscbamos ni pastores que nos guiaran, ni rebaos a los cuales conducir a la tierra prometida. Ni amos ni esclavos. Ni caudillos ni masas sin cabeza.

Pero faltaba ver si era posible que miraran y escucharan lo que siendo somos.

Al interior, el avance de los pueblos haba sido impresionante.

Entonces vino el curso La Libertad segn [email protected] zapatistas.

En 3 vueltas, nos dimos cuenta de que ya haba una generacin que poda mirarnos de frente, que poda escucharnos y hablarnos sin esperar gua o liderazgo, ni pretender sumisin ni seguimiento.

Marcos, el personaje, ya no era necesario.

La nueva etapa en la lucha zapatista estaba lista.

Pas entonces lo que pas y muchas y muchos de ustedes, compaeras y compaeros de la Sexta, lo conocen de manera directa.

Podrn decir luego que lo del personaje fue ocioso. Pero una revisin honesta de esos das dir de cuntas y cuntos voltearon a mirarnos, con agrado o desagrado, por los desfiguros de una botarga.

As que el relevo de mando no se da por enfermedad o muerte, ni por desplazamiento interno, purga o depuracin.

Se da lgicamente de acuerdo a los cambios internos que ha tenido y tiene el EZLN.

S que eso no cuadra con los esquemas cuadrados que en los distintos arriba hay, pero eso la verdad nos tiene sin cuidado.

Y si esto arruina la perezosa y pobre elaboracin de los rumorlogos y zapatlogos de Jovel, pues ni modos.

Ni estoy ni he estado enfermo, ni estoy ni he estado muerto.

O s, aunque tantas veces me mataron, tantas veces me mor, y de nuevo estoy aqu.

Si alentamos esos rumores fue porque as convena.

El ltimo gran truco del holograma fue simular enfermedad terminal, e incluso todas las muertes que ha padecido.

Por cierto, lo de si su salud lo permite, que el Subcomandante Insurgente Moiss us en el comunicado anunciando la comparticin con el CNI, era un equivalente a si el pueblo lo pide o si las encuestas me favorecen o si dios me da licencia u otros lugares comunes que han sido la muletilla en la clase poltica en los ltimos tiempos.

Si me permiten un consejo: deberan cultivar un poco el sentido del humor, no slo por salud mental y fsica, tambin porque sin sentido del humor no van a entender al zapatismo. Y el que no entiende, juzga; y el que juzga, condena.

En realidad sa ha sido la parte ms sencilla del personaje. Para alimentar el rumor slo fue necesario decirle a algunas personas en especfico: te voy a decir un secreto pero promteme que no se lo vas a contar nadie.

Por supuesto que lo contaron.

Los principales colaboradores involuntarios del rumor de enfermedad y muerte han sido los expertos en zapatologa que en la soberbia Jovel y en la catica Ciudad de Mxico presumen su cercana con el zapatismo y el profundo conocimiento que de l tienen, adems, claro, de los policas que tambin cobran como periodistas, de los periodistas que cobran como policas, y de [email protected] periodistas que slo cobran, y mal, como periodistas.

Gracias a todas y todos ellos y ellas. Gracias por su discrecin. Hicieron exactamente como suponamos que iban a hacer. Lo nico malo de todo esto, es que dudo que ahora alguien les confe ningn secreto.

Es nuestra conviccin y nuestra prctica que para rebelarse y luchar no son necesarios ni lderes ni caudillos ni mesas ni salvadores. Para luchar slo se necesitan un poco de vergenza, un tanto de dignidad y mucha organizacin.

Lo dems, o sirve al colectivo o no sirve.

Ha sido particularmente cmico lo que el culto al individuo ha provocado en los politlogos y analistas de arriba. Ayer dijeron que el futuro de este pueblo mexicano dependa de la alianza de 2 personalidades. Antier dijeron que Pea Nieto se independizaba de Salinas de Gortari, sin darse cuenta de que, entonces, si criticaban a Pea Nieto, se ponan del lado de Salinas de Gortari; y que si criticaban a ste ltimo, apoyaban a Pea Nieto. Ahora dicen que hay que optar por un bando en la lucha de arriba por el control de las telecomunicaciones, as que o ests con Slim o ests con Azcrraga-Salinas. Y ms arriba, o con Obama o con Putin.

Quienes hacia arriba suspiran y miran pueden seguir buscando su lder; pueden seguir pensando que ahora s se van a respetar los resultados electorales; que ahora s Slim va a apoyar la opcin electoral de izquierda; que ahora s en Game of Thrones van a aparecer los dragones y las batallas; que ahora s en la serie televisiva The Walking Dead, Kirkman se va a apegar al comic; que ahora s las herramientas hechas en china no se van a quebrar a la primera vuelta; que ahora s el futbol va a ser deporte y no negocio.

Y s, puede que alguno de los casos s le atinen, pero no hay que olvidar que en todos ellos son meros espectadores, es decir, consumidores pasivos.

Quienes amaron y odiaron al SupMarcos ahora saben que han odiado y amado a un holograma. Sus amores y odios han sido, pues, intiles, estriles, vacos, huecos.

No habr entonces casa-museo o placas de metal en donde nac y crec. Ni habr quien viva de haber sido el subcomandante Marcos. Ni se heredar su nombre ni su cargo. No habrn viajes todo pagado para dar plticas al extranjero. No habr traslado ni atencin en hospitales de lujo. No habrn viudas ni [email protected] No habrn funerales, ni honores, ni estatuas, ni museos, ni premios, ni nada de lo que el sistema hace para promover el culto al individuo y para menospreciar al colectivo.

El personaje fue creado y ahora sus creadores, los zapatistas y las zapatistas, lo destruimos.

Si alguien entiende esta leccin que dan nuestras compaeras y compaeros, habr entendido uno de los fundamentos del zapatismo.

As que en los ltimos aos ha pasado lo que ha pasado.

Entonces vimos que la botarga, el personaje, el holograma pues, ya no era necesario.

Una y otra vez planeamos, y una y otra vez esperamos el momento indicado: el calendario y la geografa precisas para mostrar los que en verdad somos a quienes son en verdad.

Entonces lleg Galeano con su muerte a marcarnos la geografa y el calendario: aqu, en La Realidad; ahora: en el dolor y la rabia

 

V.- El dolor y la Rabia. Susurros y gritos.

Cuando llegamos al caracol aqu en La Realidad, sin que nadie nos lo dijera empezamos a hablar en susurros.

Quedo hablaba nuestro dolor, quedito nuestra rabia.

Como si tratramos de evitar que al Galeano lo ahuyentaran los ruidos, los sonidos que le eran ajenos.

Como si nuestras voces y pasos lo llamaran.

Espera compa, deca nuestro silencio.

No te vayas, susurraban las palabras.

Pero hay otros dolores y otras rabias.

Ahora mismo, en otros rincones de Mxico y del mundo, un hombre, una mujer, unoa otroa, un nio, una nia, un anciano, una anciana, una memoria, es golpeada a mansalva, rodeada por el sistema hecho crimen voraz, es garroteada, macheteada, baleada, rematada, arrastrada entre burlas, abandonada, recuperado y velado su cuerpo, enterrada su vida.

Slo algunos nombres:

Alexis Benhumena, asesinado en el Estado de Mxico.

Francisco Javier Corts, asesinado en el Estado de Mxico.

Juan Vzquez Guzmn, asesinado en Chiapas.

Juan Carlos Gmez Silvano, asesinado en Chiapas.

El compa Kuy, asesinado en el DF.

Carlo Guiliani, asesinado en Italia.

Alxis Grigorpulos, asesinado en Grecia.

Wayih Wajdi al-Ramahi, asesinado en un Campo de refugiados en la ciudad cisjordana de Ramala. 14 aos, asesinado de un tiro en la espalda desde un puesto de observacin del ejrcito israel, no haba marchas, ni protestas ni nada en la calle.

Matas Valentn Catrileo Quezada, mapuche asesinado en Chile.

Teodulfo Torres Soriano, compa de la Sexta desaparecido en la Ciudad de Mxico.

Guadalupe Jernimo y Urbano Macas, comuneros de Chern, asesinados en Michoacn.

Francisco de Ass Manuel. desaparecido en Santa Mara Ostula

Javier Martnes Robles. desaparecido en Santa Mara Ostula

Gerardo Vera Orcino. desaparecido en Santa Mara Ostula

Enrique Domnguez Macas. desaparecido en Santa Mara Ostula

Martn Santos Luna. desaparecido en Santa Mara Ostula

Pedro Leyva Domnguez, asesinado en Santa Mara Ostula.

Diego Ramres Domnguez, asesinado en Santa Mara Ostula.

Trinidad de la Cruz Crisostomo, asesinado en Santa Mara Ostula.

Crisforo Snchez Reyes, asesinado en Santa Mara Ostula.

Tedulo Santos Girn, desparecido en Santa Mara Ostula.

Longino Vicente Morales, desaparecido en Guerrero.

Vctor Ayala Tapia, desaparecido en Guerrero.

Jacinto Lpez Daz El Jazi, asesinado en Puebla.

Bernardo Vzquez Snchez, asesinado en Oaxaca

Jorde Alexis Herrera, asesinado en Guerrero.

Gabriel Echeverra, asesinado en Guerrero.

Edmundo Reyes Amaya, desaparecido en Oaxaca.

Gabriel Alberto Cruz Snchez, desaparecido en Oaxaca.

Juan Francisco Sicilia Ortega, asesinado en Morelos.

Ernesto Mndez Salinas, asesinado en Morelos.

Alejandro Chao Barona, asesinado en Morelos.

Sara Robledo, asesinada en Morelos.

Juventina Villa Mojica, asesinada en Guerrero.

Reynaldo Santana Villa, asesinado en Guerrero.

Catarino Torres Pereda, asesinado en Oaxaca.

Bety Cario, asesinada en Oaxaca.

Jyri Jaakkola, asesinado en Oaxaca.

Sandra Luz Hernndez, asesinado en Sinaloa.

Marisela Escobedo Ortz, asesinada en Chihuahua.

Celedonio Monroy Prudencio, desaparecido en Jalisco.

Nepomuceno Moreno Nuez, asesinado en Sonora.

 

Los y las migrantes desparecidas forzosamente y probablemente asesinadas en cualquier rincn del territorio mexicano.

Los presos a quienes se quiere matar en vida: Mumia Abu Jamal, Leonard Peltier, los Mapuche, Mario Gonzlez, Juan Carlos Flores.

El continuo entierro de voces que vida fueron, silenciadas por el caer de la tierra y el cerrarse de las rejas.

Y la burla mayor es que, en cada paletada de tierra que arroja el esbirro en turno, el sistema va diciendo: no vales, no importas, nadie te llora, a nadie le da rabia tu muerte, nadie sigue tu paso, nadie levanta tu vida

Y con la ltima paletada sentencia: aunque agarren y castiguen a los que te matamos, siempre encontrar otro, otra, otros, que de nuevo te embosquen y repitan la danza macabra que acab con tu vida.

Y dice Tu justicia pequea, enana, fabricada para que los medios de paga simulen y obtengan un poco de calma para frenar el caos que se les viene encima, no me espanta, no me daa, no me castiga.

Qu le decimos a ese cadver al que, en cualquier rincn del mundo de abajo, se le entierra en el olvido?

Que slo nuestros dolor y rabia cuentan?

Que slo nuestro coraje importa?

Que mientras susurramos nuestra historia, no escuchamos su grito, su alarido?

Tiene tantos nombres la injusticia y son tantos los gritos que provoca.

Pero nuestro dolor y nuestra rabia no nos impiden escuchar.

Y nuestros susurros no son slo para lamentar la cada de nuestros muertos injustamente.

Son para as poder escuchar a otros dolores, hacer nuestras otras rabias y seguir as en el complicado, largo y tortuoso camino de hacer de todo eso un alarido que se transforme en lucha libertadora.

Y no olvidar que, mientras alguien susurra, alguien grita.

Y slo el odo atento puede escuchar.

Mientras hablamos y escuchamos ahora, alguien grita de dolor, de rabia.

Y as como hay que aprender a dirigir la mirada, la escucha debe encontrar el rumbo que la haga frtil.

Porque mientras alguien descansa, hay quien sigue cuesta arriba.

Para mirar ese empeo, basta bajar la mirada y elevar el corazn.

Pueden?

Podrn?

La justicia pequea se parece tanto a la venganza. La justicia pequea es la que reparte impunidad, pues al castigar a uno, absuelve a otros.

La que queremos nosotros, por la que luchamos, no se agota en encontrar a los asesinos del compa Galeano y ver que reciban su castigo (que as ser, que nadie se llame a engao).

La bsqueda paciente y porfiada busca la verdad, no el alivio de la resignacin.

La justicia grande tiene qu ver con el compaero Galeano enterrado.

Porque nosotros nos preguntamos no qu hacemos con su muerte, sino qu debemos hacer con su vida.

Disculpen si entro en el pantanoso terreno de los lugares comunes, pero ese compaero no mereca morir, no as.

Todo su empeo, su sacrificio cotidiano, puntual, invisible para quien no fuera nosotros, fue por la vida.

Y s les puedo decir que fue un ser extraordinario y adems, y esto es lo que maravilla, hay miles de compaeras y compaeros como l en las comunidades indgenas zapatistas, con el mismo empeo, idntico compromiso, igual claridad y un nico destino: la libertad.

Y haciendo cuentas macabras: si alguien merece la muerte es quien no existe ni ha existido, como no sea en la fugacidad de los medios de comunicacin de paga.

Ya nos ha dicho nuestro compaero jefe y vocero del EZLN, el Subcomandante Insurgente Moiss, que al asesinar a Galeano, o a cualquiera de los zapatistas, los de arriba queran asesinar al EZLN.

No como ejrcito, sino como rebelde necio que construye y levanta vida donde ellos, los de arriba, desean el pramo de las industrias mineras, petroleras, tursticas, la muerte de la tierra y de quienes la habitan y trabajan.

Y ha dicho que hemos venido, como Comandancia General del Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional, a desenterrar a Galeano.

Pensamos que es necesario que uno de nosotros muera para que Galeano viva.

Y para que esa impertinente que es la muerte quede satisfecha, en su lugar de Galeano ponemos otro nombre para que Galeano viva y la muerte se lleve no una vida, sino un nombre solamente, unas letras vaciadas de todo sentido, sin historia propia, sin vida.

As que hemos decidido que Marcos deje de existir hoy.

Lo llevarn de la mano sombra el guerrero y lucecita para que no se pierda en el camino, Don Durito se ir con l, lo mismo que el Viejo Antonio.

No lo extraarn las nias y nios que antes se juntaban para escuchar sus cuentos, pues ya son grandes, ya tienen juicio, ya luchan como el que ms por la libertad, la democracia y la justicia, que son la tarea de cualquier zapatista.

El gato-perro, y no un cisne, entonar ahora el canto de despedida.

Y al final, quienes entiendan, sabrn que no se va quien nunca estuvo, ni muere quien no ha vivido.

Y la muerte se ir engaada por un indgena con el nombre de Galeano en la lucha, y en esas piedras que han colocado en su tumba volver a andar y a ensear, a quien se deje, lo bsico del zapatismo, es decir, no venderse, no rendirse, no claudicar.

Ah la muerte! Como si no fuera evidente que a los de arriba los libera de toda corresponsabilidad, ms all de la oracin fnebre, el homenaje gris, la estatua estril, el museo controlador.

A nosotros? Bueno, pues a nosotros la muerte nos compromete por lo que tiene de vida.

As que aqu estamos, burlando a la muerte en la realidad.

Compas:

Dicho todo lo anterior, siendo las 0208 del 25 de mayo del 2014 en el frente de combate suroriental del EZLN, declaro que deja de existir el conocido como Subcomandante Insurgente Marcos, el autodenominado subcomandante de acero inoxidable.

Eso es.

Por mi voz ya no hablar la voz del Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional.

Vale. Salud y hasta nunca o hasta siempre, quien entendi sabr que eso ya no importa, que nunca ha importado.

Desde la realidad zapatista.

 

Subcomandante Insurgente Marcos.

Mxico, 24 de mayo del 2014.

Tomado de http://martamoli.wordpress.com/2014/05/25/entre-la-luz-y-la-sombra-comunicado-completo-ezln/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter