Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-05-2014

La ultraderecha alebrestada

Dairo Ruiz
Rebelin


Lo de hoy no es sorpresa, ese es el ambiente electoral en Colombia con un 60% de abstencionismo, que luego de una campaa sucia de la ultra-derecha; sta, ya festeja por adelantado su triunfo presidencial.

El ventrlocuo de Zuluaga, lvaro Uribe Vlez, contina con su maquinacin para garantizar su impunidad, y lanzarse por un tercer periodo presidencial; mientras, hoy negocia con godos, liberales, verdes o del polo y sus conversos, que en realidad tendrn que definirse ante una ciudadana clara de la importancia que tiene la batalla de ideas, y una paz negociada.

Esta guerra entre lagartos se inicia hoy hasta el 15 de junio; mientras, seguirn buscando acuerdos impublicables entre politiqueros y mafiosos que exigen mantener el control del Estado, y esconder sus tropelas contra la vida y el proceso de paz.

Entonces tendrn que definirse hoy las fuerzas minoritarias, (electoralmente), con el apoyo al proceso de paz, pues lo que hoy se fortalece es el fascismo -hoy ms aglutinado-, alrededor del Uribismo con sus violencias e intransigencias, y que hoy almibaran el discurso de la paz, con un Zuluaga que afirma, beneficiara al pueblo Colombiano, para avanzar con mejores oportunidades para todos, y trazar un nuevo camino de desarrollo social, y que no dirija la paz desde la Habana.

Este viejo discurso de odio, que hoy ofrece todo desde la derecha, ms -salud, educacin, vivienda, es el mismo que el pueblo Colombiano ha escuchado desde hace ms de 60 aos, y que nada de esto se acerca a la realidad; pues se reeditan las contradicciones inter-burguesas, que niegan los elementos centrales de la paz, que tienen que ver con la soberana nacional, la democracia, el tema agrario, el modelo econmico imperante, y desde luego el papel jugado por las fuerzas amadas del rgimen.

En estos aspectos, es en donde radica la naturaleza histrica de la crisis actual del Estado Colombiano, una crisis tica, jurdica, y poltica, que recurrente la clase dominante quiere manejar a su antojo, para esconder el nuevo escenario que hoy representa la lucha de clases no solamente en Colombia, sino en NuestraAmrica.

El significado de tiene este momento poltico en Colombia, expresan la bsqueda de caminos diferentes:

Desde la ultraderecha el mantenimiento de la guerra y las condiciones de explotacin imperialista; o desde los sectores populares, democrticos y revolucionarios, el camino de la paz y las transformaciones a las caducas estructuras econmicas y polticas del pas.

De tal manera que si el clamor es por la paz y la unidad de los pueblos, no podremos dejar de contribuir a afianzar las fuerzas por la vida, y terminar con el sufrimiento de nuestro pueblo, pero sin cesar en el combate por la libertad, y evitando como siempre el sacrifico intil de nuestros hermanos.

No podemos hacernos ninguna ilusin, ni tenemos derecho a ello, de lograr la libertad sin unirnos, sin luchar, sin combatir; tenemos que prepararnos para defender lo conquistado y avanzar, no podemos dudar de las bestialidades del Uribismo, del Terrorismo que representa su ttere Zuluaga, ni del peligro que constituye para la paz del continente.

Nosotros los desposedos no podemos tomar partido por el Estado criminal, o por una u otra forma de manifestar desde el Estado las discrepancias; lo que si nos corresponde es afianzar el momento de la lucha popular, as como hacer visibles las actuales diferencias y el estado en que se encuentran; querer arreglarlas sin poner todo al servicio de la lucha y la paz sera una ilusin.

La historia borrar todas estas ilusiones y les dar una verdadera explicacin.


 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter