Portada :: Europa :: Elecciones europeas 2014
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-05-2014

Los ultras franceses provocaron un maremoto

Eduardo Febbro
Pgina 12

En la eleccin al Europarlamento, la derecha fue mayoritaria, seguida por el socialismo; irrumpieron los ultras de derecha e izquierda.


Los electores le estampillaron una soberana bofetada a la democracia francesa y al proyecto de construccin europea: la consulta para elegir a los 751 diputados del Parlamento Europeo termin en Francia con un resultado histrico para la extrema derecha. El Frente Nacional, movimiento fundado por Jean Marie Le Pen y dirigido por su hija, Marine Le Pen, se convirti en el primer partido de Francia. Con 25 por ciento de los votos, el FN supera a la derecha de gobierno, la UMP, estancada en 20 por ciento de los votos. El partido del ex presidente Nicolas Sarkozy qued relegado por la ultraderecha al segundo lugar. A su vez, los socialistas, con un sorprendente 14 por ciento, siguieron su camino cuesta abajo. Los porcentajes de la izquierda francesa son una calamidad. Toda la izquierda francesa reunida apenas totaliza 33 por ciento. Los resultados de las otras extremas derechas europeas son tambin importantes, pero ninguno iguala al francs. Francia, que es, junto a Alemania, el pilar del proyecto europeo, propuls una mayora nacional antieuropea, profundamente anclada en una suerte de nacionalismo utpico y opuesto a casi todo lo que mueve la filosofa poltica de la Unin Europea desde hace 30 aos. Se ha votado por el retorno a la soberana nacional y por escapar de la austeridad, dijo Marine Le Pen en sus primeras declaraciones.

Dinamarca avanz en el mismo surco que Francia. El ultranacionalista y xenfobo Partido Popular Dans obtuvo el 23,1 por ciento y se convirti tambin en el primer partido poltico del pas. Los movimientos anti-Europa soy hoy una espina clavada en el pie de las grandes democracias del Viejo Continente. Si en Gran Bretaa, Holanda y Blgica los ultras quedaron relegados con respecto a las expectativas suscitadas por los sondeos, en Alemania, la canciller Angela Merkel vio surgir otro frente desestabilizante. Su coalicin CDU-CSU volvi a ganar (36 por ciento), pero en el horizonte poltico le aparecieron dos adversarios: uno, restaurado, los socialdemcratas del SPD; el otro, recin creado en marzo de 2013, el partido antieuro Alternativa por Alemania. El SPD conquist 27 por ciento de los votos y protagoniz as un repunte espectacular frente al 20,9 por ciento que haba obtenido en 2009. Pero el dato ms notorio es el vertiginoso ascenso del movimiento antieuro Alternativa por Alemania, el cual en su primera participacin a una eleccin recogi 6,5 por ciento. Otro invitado al banquete democrtico es el partido neonazi alemn NPD. Su escaso 1 por ciento le permite tambin ingresar al Europarlamento. A diferencia de Francia, la extrema izquierda alemana de Die Linke roza el 8 por ciento contra el 6,1 por ciento de 2009.

La ultraizquierda y la ultraderecha modificaron el tablero europeo. En Austria, el partido de centroderecha VP est a la cabeza de los comicios (27,3 por ciento) delante de los socialdemcratas del SP (24 por ciento); pero la ultraderecha del FP, con el 20,5 por ciento de los votos, registra un resultado sobresaliente comparado con el 12,7 por ciento de 2009. Grecia parece confirmar lo que anticiparon los sondeos. La izquierda radical de Syriza va primera en los recuentos, delante de la derecha de Nueva Democracia (ND) y de los neonazis de Aurora Dorada. Incluso con sus lderes presos, los herederos griegos de Hitler sacaron entre 8 y 10 por ciento de los votos. Toda una hazaa.

La gran leccin de estas elecciones parlamentarias europeas salta a los ojos: la socialdemocracia fracas una vez ms en sus intentos de controlar el Parlamento de Estrasburgo, la derecha es mayoritaria al mismo tiempo que los partidos de ultraderecha o ultraizquierda irrumpen con peso en el escenario parlamentario. El ejemplo ms excepcional es el de Francia. El ultraderechista Frente Nacional haba obtenido 6,4 por ciento de los votos en 2009 contra 25 por ciento de ahora. De marginal pas a ser el primer partido del pas. El Europarlamento sigue bajo el control de la derecha, Partido Popular Europeo (PPE), y de los socialdemcratas (SD), pero les han salido brotes rebeldes de eurofbicos, euroescpticos y eurofachos repartidos entre las izquierdas radicales y la pujante ultraderecha. La llamada excepcin francesa es la ms dramtica por el peso real y simblico que tiene Francia en la historia moderna europea. En varios pases, la extrema derecha super la barrera del 15 por ciento: Dinamarca (23), Reino Unido (22), Austria (20), Hungra (15 por ciento). Pero es en Francia donde los ultras llegaron ms lejos y donde la izquierda perdi muchos niveles de legitimidad. Los ecologistas y la izquierda francesa sufrieron un maremoto. El gobernante PS se qued con un triste papel de figurante. Su resultado le permite ganar 13 diputados europeos contra casi el doble para el Frente Nacional (entre 23 y 25). Los ecologistas franceses, que haban sacado 16,3 por ciento en 2009, apenas conquistaron ahora 7 por ciento. El Frente de Izquierda de Jean-Luc Mlenchon no pudo sacar provecho del descontento que inspira la poltica liberal de los socialistas. El FG se qued a su nivel de 2009, entre 6 y 7 por ciento.

El PS francs volvi a la prehistoria de la gran capitulacin electoral de 1994. La derecha, aunque segunda, no conoci un destino mejor. Todo indica que hay una fractura entre Europa y el pueblo francs, reconoci el ex primer ministro liberal Franois Fillon. En cuanto al actual jefe del Ejecutivo francs, Manuel Valls excluy toda idea de renuncia e insisti en que proseguira con las reformas. El ejemplo francs es un naufragio descomunal. Los dos partidos que gobernaron el pas, la derecha de la UMP y ahora los socialistas, rompieron todos los cdigos comprensibles y terminaron por crear simplemente un monstruo: la derecha, con sus permanentes incursiones en los terrenos de la extrema derecha, y los socialistas con su giro liberal, tan extranjero a las promesas y a las razones por las cuales la gente vot a Franois Hollande en 2012.

En trminos globales, la composicin del Europarlamento se ha modificado sin dar por ello un vuelco: el Partido Popular Europeo lograra 211 escaos (64 menos que el Parlamento saliente) y el Partido Socialista Europeo 193 (dos menos que el Parlamento saliente). En cambio, la izquierda radical pasa de 35 diputados a 47 y los Verdes, segn las estimaciones, permaneceran estables con 58 diputados. Entre estas corrientes se instalar ahora la ultraderecha. Todo parece una inasible pesadilla. Europa, la civilizacin de la cultura, los derechos, las guerras, la paz, un proyecto de unin impresionante... y de pronto, de la mano de la democracia que combaten y combatieron, vuelven los imperiosos pjaros de la destruccin, el odio a los otros y la obsesin por la raza, la pureza y las fronteras.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-247065-2014-05-26.html

[email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter