Portada :: Espaa :: Monarqua frente a Repblica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-06-2014

Lo que hay detrs de la abdicacin del rey es un golpe de estado de la casta

Emilio Pizocaro
Rebelin


Este periodista lo adelanto en marzo del 2013. Escribimos en esos das que el Rey Juan Carlos tena los das contados. (Aqu van un par de enlaces donde hablamos del tema: http://www.alertadigital.com/2013/03/06/sofia-y-el-club-bilderberg-presionan-al-rey-para-que-abdique/, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=164483, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=165807).

Pero, porqu abdica el Rey justamente ahora? Muy sencillo, despus del terremoto electoral del 25M el miedo cambio de bando.

El sismo ha sido muy fuerte. Ha estremecido los cimientos del rgimen bipartidista, arrinconando a la casta y lo ms importante ha obligado a tomar urgentes decisiones a los poderes fcticos que son los que de verdad gobiernan Espaa.

El 25M ha puesto sobre la cuerdas a los dos partidos que han mantenido la monarqua por ms de 35 aos. Juntos renen menos del 50 por ciento del electorado, esto significa, ni mas ni menos, que en las prximas elecciones se puede advertir una mayora republicana.

En resumen, ms vale prevenir que curar. Lo que acaba de hacer la casta poltica es iniciar un golpe de estado blando. Decimos esto porque un golpe de estado no ms ni menos que la maniobra que permite hurtar al pueblo su derecho soberano a elegir a sus gobernantes y en primer lugar al jefe del estado.

Los comandantes civiles del golpe estn en el PP y el PSOE. Adems de Rafael Spotorno Daz-Caro de la Casa Real son Rajoy, Rubalcaba, Bono, Duran i Lleida y Felipe Gonzlez los principales conspiradores.

Pero no hay que equivocarse, esta novsima forma de golpe de estado recin est dando sus primeros pasos. La maniobra de trilero cutre de la casta pretende pasar a la ofensiva en todos los frentes. Han constatado que la gran coalicin, entre el PP y el PSOE, se ha tornado insuficiente, por tanto los prximos pasos sern el acuerdo con CIU y el PNV con el objetivo de instaurar una Monarqua Federal.

Como era de esperar acompaan la maniobra golpista la mayora de los medios de comunicacin . Son imprescindibles para legitimar la siguiente etapa del rgimen Borbnico. Ya escuchamos sus fuegos de artificio. En un lugar destacado de este complot esta Juan Luis Cebrin y el grupo Prisa. (Hoy a la cadena SER se le vio la pluma. Tenan listo, desde hace tiempo, la pieza radial con el obituario de la abdicacin con los elogios de rigor al monarca de la corrupcin).

Estn asustados. Le tienen miedo al pueblo. Quieren finiquitar rpidamente el primer paso aprobando la ley orgnica que permita la coronacin de Felipe lo ms pronto posible. Es tal la crisis del rgimen que necesitan simular que viene un tiempo nuevo.

La siguiente etapa de este aparente nuevo tiempo es la monarqua federal para integrar en el poder a las burguesas nacionalistas de Catalua y del Pas Vasco. En la conjura actan en silencio los operadores de la embajada norteamericana que ya pilotearon en los 70 la transicin de la segunda restauracin borbnica.

La gran maniobra de las elites se vena venir. Lo anunci la semana pasada el Presidente de la CEOE. Sin remilgos de ningn tipo Joan Rosell sealo la hoja de ruta del putsch; "si fuimos capaces de reformar la Constitucin prcticamente en 24 horas porque no ahora?".  

Cual es el significado de esta afirmacin? Esta claro. Lo ms probable es que una noche de Agosto (al igual que lo hizo Zapatero hace tres aos) se apruebe a espaldas del pueblo una reforma constitucional que asegure un nuevo consenso con el objeto de perpetuar en el poder a los mismo que nos han llevado a este desastre. Lgicamente ser todo al margen del soberano en una democracia, es decir el pueblo.

Esta es la madre del cordero . All esta la clave del golpe de estado blando. Lo que pretende la casta es conjurar, antes que sea demasiado tarde la apertura de un proceso constituyente. Se trata de impedir que el pueblo, nico titular de la soberana , se exprese democrticamente.

Ms all de sus gastados discursos la casta es profundamente antidemocrtica. Sus desesperadas maniobras estn destinadas a hurtar al pueblo la posibilidad de construir una autentica democracia participativa.

A partir de hoy el escenario poltico ha cambiado radicalmente . El primer dao colateral lo sufrirn los independentistas Catalanes que vern como sus deseos de soberana se negocian al margen de la voluntad popular. El segundo impacto lo sufrir el PSOE, su corrupta cpula traicionar una vez ms a sus militantes de base, que son republicanos de corazn.

Lo que viene ahora es una intensa campaa meditica para edulcorar el golpe. Sin embargo el putsch de la casta no ha terminado. Est en pleno desarrollo. Todava necesita de un tiempo para consolidarse e imponerse en su totalidad.

Esto significa que la pelota est en nuestro tejado. Tenemos que recuperar la ofensiva. Se deben acabar las medias tintas que nos har llorar en el futuro lo que no defendimos hoy. Hay que cruzarse en el camino de los golpistas. De partida, debemos salir con toda la fuerza posible al paso de la coronacin Felipe. Ser un rey impuesto por parlamentarios que hoy representan una minora de la poblacin.

La movilizacin social unitaria es ms urgente que nunca. Si no actuamos con la contundencia suficiente las reformas que ha impuesto el PP y el PSOE sern apenas el comienzo de una verdadera dictadura neoliberal.

Los poderes fcticos han declarado la guerra a la soberana popular. Es hora de plantearse con toda seriedad una estrategia rupturista que mande al basurero de la historia a la casta y a todos los de su calaa.

Las consignas son claras; Fuera la Casta y la monarqua, No nos representan, Democracia real Ya.

Emilio Pizocaro es periodista

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter