Portada :: Colombia :: Dilogos de paz 2012-2015
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-06-2014

Entre Zuluaga y Santos
Del dilema meditico al dilema real

Timolen Jimnez
http://www.pazfarc-ep.org


El domingo 15 de junio tendr lugar la segunda vuelta de las elecciones a la Presidencia de la Repblica, la cual se definir entre el candidato del Centro Democrtico, Oscar Ivn Zuluaga y el candidato de la Unidad Nacional, el actual Presidente Juan Manuel Santos. Diversos medios y analistas coinciden en que ese da los colombianos se encargarn de elegir entre la guerra y la paz.

Tal aseveracin tiene origen en gran medida en las palabras pronunciadas por el Presidente Santos ante sus seguidores, una vez tuvo conocimiento de los resultados desfavorables para l en la primera ronda. Con tono enrgico, anunci que la campaa que se iniciaba a partir de ese momento tendra lugar entre quienes se empeaban en continuar la guerra y los que le apostaban a la paz. Comentaristas y medios de prensa han comenzado desde entonces la difusin de la matriz meditica segn la cual lo que se habr de definir en las urnas es ni ms ni menos que la continuidad del proceso de dilogos que se cumple actualmente en La Habana.

De all se derivara que la justa electoral a celebrarse el 15 de junio ha adquirido el carcter de un plebiscito que habr de definir si la mayora de los colombianos se inclina por la continuacin del conflicto armado, en este caso representado por el candidato Zuluaga, o por su finalizacin prxima, por cuenta de la reeleccin de Santos. Creemos conveniente advertir que tal disyuntiva no se corresponde con la verdad. El mentado plebiscito no es ms que una farsa, un escenario meditico que pretende trasladar a la inmensa mayora de colombianos, la responsabilidad por una guerra de la que los nicos responsables son las dos facciones polticas oligrquicas y violentas que se disputan hoy el control del Estado en Colombia.

Basta con recordar que el Presidente Santos fungi como ministro estrella del segundo gobierno de lvaro Uribe Vlez, que fue l quien anunci con jbilo al pas el ataque del 8 de marzo de 2008 en Sucumbos, que no puede evadir su responsabilidad en las repudiables crmenes denominados falsos positivos, que fue l quien al tiempo de comunicar la muerte del Comandante Jorge Briceo, conmin furioso a la rendicin y entrega de las FARC, so pena de ir a por ellas, que fue l quien orden el asesinato del Comandante Alfonso Cano mientras intercambiaban mensajes en torno a un posible proceso de conversaciones, y quien incluso reconoci haber llorado de felicidad al conocer la noticia. Mal puede presentarse como el hombre de la paz.

Incluso podramos ir ms lejos. Su actual jefe de campaa, Csar Gaviria Trujillo, el Presidente que rindi el pas a las polticas neoliberales impuestas por las entidades multilaterales de crdito, el mismo que puso fin al proceso de Casa Verde con su aleve ataque, el mismo personaje que ech a pique las conversaciones de paz de Tlaxcala con el conjunto de la Coordinadora Guerrillera Simn Bolvar, el mandatario que decret la guerra integral con la que en ao y medio pensaba poner fin a la existencia de las guerrillas en Colombia, tuvo a bien designar a Juan Manuel Santos como su ministro de comercio exterior, para que fuera l quien comenzara a concretar e implementar la llamada apertura econmica que entreg al capital forneo gran parte del patrimonio nacional y arrebat a los trabajadores sus conquistas de casi un siglo de luchas.

Recordamos tambin a Juan Manuel Santos como ministro de hacienda del gobierno de Andrs Pastrana, anunciando al pueblo colombiano un largo perodo de sudor y lgrimas, al tiempo que destinaba miles de millones de pesos del erario pblico para la salvacin del sector financiero sumido en la crisis por su propia corrupcin. No es de ahora que el pas conoce a Juan Manuel Santos como agente del capital trasnacional e importante funcionario de gobiernos guerreristas. Ha jugado destacado papel en todas las ltimas administraciones pblicas de carcter nacional, y bien sea con los conservadores, los liberales o los uribistas, siempre ha disfrutado de las mieles del poder, servido a los intereses de las clases ms pudientes, y despreciado y reprimido a los sectores populares afectados por esas polticas.

Las contradicciones de Juan Manuel Santos y el ex Presidente Uribe no son de la hondura que se muestran. Los dos guardan identidad y fidelidad absoluta con el neoliberalismo econmico y la doctrina de guerra dominante, inclinan la cerviz y sirven con igual devocin a los intereses econmicos y polticos de Norteamrica, experimentan igual repugnancia hacia los procesos democratizadores y renovadores que se cumplen en varios pases suramericanos, y sobre todo confieren el mismo tratamiento violento a las aspiraciones de las grandes mayoras marginadas del pas. Los dos representan poderosos sectores del capital y la tierra.

Los diferencia el enfoque con el que asumen la realidad del conflicto interno colombiano, pues mientras el primero de ellos, magistralmente interpretado hoy por su candidato Oscar Ivn Zuluaga, se inclina decididamente por la intolerancia absoluta y la solucin exclusiva por la fuerza, el segundo apuesta en primer trmino a conseguir la rendicin de la insurgencia en la Mesa de La Habana, reservndose paralelamente el derecho a aplastarla por la fuerza. Las posiciones del uribismo, radicalmente sectarias en la defensa de los sectores econmicos y polticos relacionados con el paramilitarismo, as como en la intangibilidad de los sectores militaristas ms crudamente comprometidos con la violacin de los derechos humanos, lo han conducido a enfrascarse en una aguda ria con el gobierno de Juan Manuel Santos, el que por lo mismo ha debido enfrentar las presiones del gremio ganadero y los empresarios agroindustriales beneficiarios de la violencia.

Que a Oscar Ivn Zuluaga le importe un pito aparecer como el abanderado de la guerra, no hace de Juan Manuel Santos un hombre de paz. Al igual que su rival en la contienda electoral, Santos menosprecia cualquier reforma de amplio contenido democrtico, o que implique el menor cambio en la inequitativa distribucin de la tierra y la riqueza en el pas. En su reciente campaa se preocup por tranquilizar a los sectores pudientes, aclarndoles que ninguno de sus privilegios o intereses estaba en riesgo en la Mesa de La Habana, con el mismo nfasis con el que procur convencer a las fuerzas armadas y sectores militaristas de que ni un solo peso del presupuesto militar, del gasto de guerra, de las adquisiciones planeadas o compromisos adquiridos, ni siquiera el pie de fuerza o los planes por incrementarlo sufriran la menor alteracin en la firma final de un acuerdo con las FARC en La Habana. Es claro que la paz, para los sectores que representa, implica necesariamente que todo siga igual. Que no se toquen para nada las causas que han originado la confrontacin del ltimo medio siglo en Colombia.

Mientras que el Presidente Santos recorra el pas tranquilizando a los dueos de la fortuna y a las castas beneficiarias de la guerra, no escuchamos una sola palabra de sus labios que significara algn estmulo esperanzador o que tuviera la aptitud de inspirar confianza en los sectores populares afectados por las polticas de su gobierno. Si estuvo en Buenaventura fue para dar paso a sus consabidos anuncios de ms pie de fuerza que garantice de modo absoluto las operaciones del lucrativo sector portuario ligado al gran comercio exterior. Nada para las negritudes miserables o los pescadores asediados por la violencia atroz que los desplaza de las reas de la ciudad en donde se proyecta la ampliacin de las actividades exportadoras. Con idntica posicin en el resto del pas, resultaba lgico que la votacin a su favor resultara seriamente lesionada.

No se puede decir que gan Oscar Ivn Zuluaga. Simplemente, como beneficiario de la mquina de terror de uribismo, de la descomposicin moral de sus huestes polticas y de toda la podredumbre alimentada por los ocho aos continuos de gobierno de su mentor, ocup el primer lugar en las votaciones, como consecuencia del extraordinario desprestigio del gobierno de Juan Manuel Santos, a quien poco le abonaron el clientelismo, la mermelada y la corruptela propia del rgimen poltico colombiano. El elevado ndice de la abstencin, al que cuando menos cabe sumar tambin el voto en blanco, pone de presente la ilegitimidad, el descreimiento y la falta de apoyo real por parte del pueblo colombiano a todos los candidatos del oficialismo.

En esas condiciones, hay que decirlo, cabe destacar y valorar la votacin obtenida por la izquierda representada en la alianza entre el Polo Democrtico y la Unin Patritica. No cabe duda que las dos mujeres que postularon su nombre a la Presidencia y la Vicepresidencia arrastraron tras de s, en medio de la putrefaccin del rgimen electoral y del debate poltico, una poderosa corriente de opinin independiente, consciente, limpia y libre. Nadie que haya elegido votar por esa opcin lo hizo movido por la ambicin personal o la esperanza de prebendas. En un pas insuflado todos los das por el odio y la polarizacin promovidos por la ultraderecha, adquiere un enorme valor el posicionamiento de esa reserva moral y poltica de corte autnticamente popular. Pueda ser que su pulcritud moral se mantenga indemne ante los cantos de sirena de Csar Gaviria.

Marta Luca Ramrez, candidata oficial del partido conservador, pone abiertamente en evidencia el carcter oportunista y negociante de su color poltico. Su apoyo puede irse hacia cualquiera de los dos candidatos finalistas, lo cual depender tan solo de las garantas y prebendas econmicas y polticas que pueda ofrecerle cada uno. Es la vieja tctica de su partido, corrupto y ajeno a cualquier principio, gracias a la cual ha pelechado en todos los ltimos gobiernos. Su virtud se halla en venta al mejor postor, y eso basta para hacerla an peor que cualquiera de ellos. De Pealosa ni siquiera vale la pena hablar, el archipilago que lo rode ya comenz su desbandada.

As que los colombianos, s, nos hallamos ante un verdadero dilema. Pero no el de elegir entre la guerra representada por Oscar Ivn Zuluaga y la paz encarnada por Juan Manuel Santos. Es claro que cualquiera de ellos dos significar la guerra. Con Zuluaga es evidente el asunto. Para juzgar a Santos basta con observar su insistencia en que no pactar ningn cese el fuego pese a la existencia de los dilogos en La Habana y a sus avances, su orden permanente de arreciar la confrontacin y los ataques hasta conseguir la firma de la paz en la Mesa, se repetida negacin a pactar cualquier reforma econmica, poltica, militar o social de consideracin, su cantinela incesante de que nada est acordado hasta que todo est acordado, sus mensajes tranquilizadores a los poderes establecidos. La verdadera encrucijada tiene una naturaleza distinta. Se trata de elegir entre la continuidad inamovible de las polticas de despojo y violencia que representan los dos candidatos, y la posibilidad de imprimir cambios urgentes y profundos en la institucionalidad y la sociedad colombianas. Para lo primero basta con votar por cualquiera de las candidaturas en consideracin, mientras que para lo segundo la gama de opciones es ms amplia.

La primera de ellas sera la espontnea y masiva votacin en blanco, capaz de deslegitimar, incluso jurdicamente, las dos opciones militaristas y neoliberales. No hay duda de que una sorprendente votacin que superara los sufragios de ambas candidaturas sera capaz de generar un terremoto poltico en el pas. En contra de ella jugaran el corto plazo para promoverla, al igual que el carcter amorfo, desorganizado, espontneo y difuso de su promocin, que tendra la dificultad de expresarse, conseguida la victoria, en una opcin poltica mediamente definida y unitaria. Aunque precisamente la tarea en ese caso consistira en trabajarla.

En segundo lugar podra considerarse una urgente reagrupacin de todos los sectores inconformes y de oposicin, a la que se uniera de manera decidida el conjunto de los movimientos sociales enfrentado al gobierno de Santos, en una poderosa coalicin con la izquierda poltica tan bien posicionada en la reciente primera vuelta, con el apoyo poltico de la insurgencia en su conjunto, alrededor de consignas sencillas como la solucin poltica al conflicto interno, el cese el fuego, la asamblea nacional constituyente, el contundente rechazo a todas las formas de politiquera tradicional y reformas urgentes de carcter social, con el propsito de enfrentar, de manera decidida, una fuerza slida de masas al nuevo gobierno que se posesione el 7 de agosto.

No cabe duda de que ese gobierno, cualquiera que sea, por encima de su cobertura institucional o legal, asumir el poder en condiciones de debilidad poltica, con serias contradicciones con el grupo del candidato perdedor. Una fuerte agitacin social y poltica podra producir consecuencias inesperadas, que si no fueran suficientes para derrocarlo, s podran contar con condiciones favorables para el crecimiento de un verdadero movimiento alternativo capaz, en corto o mediano plazo de precipitar, de un modo u otro, cambios fundamentales en la vida nacional, incluida la paz.

Una frmula a considerar sera, conformada esa coalicin, pactar con uno de los candidatos, de manera seria, un programa progresista de cambios. Si bien la idea podra sonar atractiva, parece nacer ms del deseo que de posibilidades reales. Por los plazos, el carcter precipitado de la coalicin y del pacto mismo que diera lugar a la alianza, adems de la fiabilidad y credibilidad que pudiera entraar aliarse con enemigos declarados del pueblo colombiano.

Y de la Mesa qu? En lo fundamental habra que considerar que ella tiene toda su importancia en la medida en que posibilite, viabilice o catalice un gran movimiento nacional por los cambios fundamentales. El nico Acuerdo que como revolucionarios podemos aspirar a firmar en ella, es aquel que cuente con el respaldo de ese gran movimiento popular que a su vez impida desmontarla. En los dems casos podramos estar lindando con realidades insoportables. Un asunto para sopesar seriamente.

Montaas de Colombia, 27 de mayo de 2014.


Fuente: http://pazfarc-ep.org/index.php/noticias-comunicados-documentos-farc-ep/estado-mayor-central-emc/1938-del-dilema-mediatico-al-dilema-real.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter