Portada :: Europa :: Elecciones europeas 2014
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-06-2014

Esta Europa se acab

Boaventura de Sousa
Pblico


Compartir: facebook twitter

La Europa que conocamos hasta el 25 de mayo era la Europa virtuosa, construida polticamente con el objetivo de evitar una tercera guerra europea, integrando a Alemania, siempre imprevisible, en un espacio poltico ms amplio. As se esperaba consolidar a las democracias europeas mediante intensas frmulas de cooperacin y transformar a Europa en un continente que promoviese la paz en un mundo amenazado por la guerra fra (a veces caliente) impulsada por los dos imperialismos, el norteamericano y el sovitico. Ya sabamos, por experiencia dolorosa propia, que este proyecto sufri un colapso. El 25 de mayo pudimos visitar las ruinas. En cuanto las contemplamos, tal vez menos tranquilos de lo que parecemos, extrajimos tres lecciones.

Lo que vivimos fue en gran medida desolador, como es propio de las ruinas, sobre todo cuando humean. El brillo de los barnices an es visible en el mobiliario destrozado que no ha sido alcanzado por el fuego. La historia europea sabe que un partido de extrema derecha puede ser elegido democrticamente para destruir la democracia. As comenz la ascensin del nazismo. En las elecciones europeas, la extrema derecha y los ultraconservadores ganaron en Francia, Reino Unido y Dinamarca; fueron segundos en Hungra y Letonia; y terceros en Austria y Grecia. Es probable que estos partidos no obtuviesen los mismos resultados si las elecciones fuesen a los parlamentos de los diferentes pases. Por otro lado, slo un pequeo grupo es nazi convencido. No existe, por ahora, peligro de nazificacin de los pases europeos. Pero s que existe el peligro de la nazificacin de la idea de Europa (racismo, antisemitismo). Y no hay que dejar de subrayar que el nazismo es una herencia cruel de la Alemania del siglo XX. Si bien es cierto que la Alemania federal ha sabido hasta ahora controlar la pulsin nazi en su pas, ha dejado que campase libremente en el resto de Europa. Imagnese lo que se dira hoy de Portugal si los fascistas europeos pintasen la cruz de Cristo en los cementerios judos de toda Europa. Si tenemos en cuenta su historia, Alemania lidi con la crisis europea de modo criminal, ya que nadie como ella podra haber frenado la pulsin nazi en Europa.

La segunda leccin de las elecciones europeas es ms confortante y est en las antpodas de la primera. La contestacin de esta Europa no procede slo de la derecha sino tambin de la izquierda, y tiene varios matices. Syriza en Grecia, Movimento 5 Stelle en Italia, Podemos en Espaa y CDU (Partido Comunista coligado con Los Verdes) en Portugal. En estas victorias vibran las ideas de solidaridad, de cohesin social, de democraticidad, de respeto por la soberana de los pases que presidieron el nacimiento de Europa y que los diferentes pases europeos adoptaron como suya en la posguerra (Portugal, Grecia y Espaa, despus de que conquistasen la democracia). Pero estas ideas comenzaron a ser contestadas en el interior de las instituciones europeas antes de serlo en el interior de cada pas (con la excepcin de Thatcher en Inglaterra) y fueron ejerciendo una presin antisolidaria, autoritaria y hostil con el modelo social europeo sobre todos los pases, especialmente sobre los ms vulnerables. Primero, usaron la va institucional (euro, tratados de Maastricht, de Lisboa y de libre comercio con China); despus, la extrainstitucional (causada directamente por la anterior): la crisis. Este perverso engao de salvar a Europa (rica) a costa de los pases europeos (pobres) acaba de ser denunciado por estos partidos, en los que reside la esperanza.

La tercera leccin es que los grandes derrotados en estas elecciones han sido los partidos que ms haban contribuido a la construccin de la Europa que conocemos: partidos de centro izquierda y de centro derecha que siguen pensando que, con ms o menos remiendos, esta Europa sobrevivir. Cmo se comprende que el partido portugus que se proclam como alternativa a la coalicin conservadora que preside el mayor desastre social en Portugal de los ltimos noventa aos apenas la supere por cuatro mseros puntos? La deduccin es simple: para que el Partido Socialista sea la alternativa tiene que reconstruirse como alternativa a s mismo.

Fuente: http://blogs.publico.es/espejos-extranos/2014/06/07/esta-europa-se-acabo/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter