Portada :: Europa :: Elecciones europeas 2014
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-06-2014

Elecciones europeas
Ms inestabilidad sin alternativa revolucionaria

Esther del Alczar
Lucha Internacionalista


Los resultados de las elecciones europeas reflejan la crisis poltica que atraviesa la UE. Aunque las dinmicas de cada pas son determinantes, destacamos algunas grandes tendencias comunes , con el trasfondo de la crisis econmica y el impacto de las polticas de austeridad que suponen graves ataques a los derechos de los trabajadores, conquistados en dcadas de lucha. El desgaste de la derecha y la socialdemocracia, los dos pilares de la estabilidad en los pases de la UE y en Bruselas se hace cada da ms evidente, pero el crecimiento de la ultraderecha expresa que sectores de la burguesa estn preparando un giro para endurecer an ms la ofensiva. En el otro polo, hay expresiones de giros a la izquierda, como el triunfo de Syriza , pero no emerge una alternativa revolucionaria que apueste por una ruptura con la Europa de la banca y la patronal en defensa de la clase trabajadora y los pueblos.

1. El abstencin gana

El 56 % de los electores europeos no fueron a votar. En Europa del Este la participacin es an mucho ms baja: Eslovaquia tiene el rcord con el 13%, en Eslovenia, Repblica Checa, Polonia y Croacia queda por debajo del 25 %. No es extrao que los sectores populares no tengan ganas de implicarse en la construccin de una UE que siempre se ha reservado a los gobiernos y las multinacionales, sin contar con los trabajadores ni los pueblos. Si hace unos aos la desafeccin hacia Europa expresaba ms bien indiferencia, ahora tiene ms que ver con un rechazo abierto a un proyecto que, para la mayora, se ha traducido en ms paro, ms pobreza y recortes en los servicios pblicos.

2 . La ultraderecha avanza

El Frente Nacional francs y el britnico UKIP, que han ganado las elecciones, lideran el "terremoto" ultraderechista en Europa. Los ultras del PP tambin ganan en Dinamarca. En Hungra, los neonazis de Jobbik quedan en segundo lugar. En Holanda, los antiislmicos y euroescpticos Partido de la Libertad de Geert Wilders no llegan al resultado que esperaba, pero quedan segundos en nmero d escaos. Por primera vez los euroescpticos alemanes obtienen representacin, as como los neonazis de Berln, que han conseguido un eurodiputado. En Austria la ultraderecha tambin duplica votos, y avanza en Polonia y Suecia. En Grecia, los neonazis de Amanecer Dorado se consolidan como tercera fuerza, a pesar del encarcelamiento de una parte de su cpula, acusada de asesinatos y de incitacin al odio.

Ante la falta de una alternativa revolucionaria, en muchos casos estos resultados canalizan el malestar de los trabajadores y los jvenes: el FN francs obtuvo los votos de los 37% de los parados franceses y de uno de cada tres jvenes. Pero estas formaciones de ultraderecha slo llegan a alcanzar estos resultados cuando cuentan con la financiacin y el visto bueno de un sector de la burguesa que prepara su plan B. Conscientes de que el endurecimiento de las condiciones llevar a una mayor resistencia, preparan un instrumento de choque contra las organizaciones obreras y populares.

El triunfo en Francia del FN- que reclama "destruir" la UE- cuestiona una unin construida sobre el eje franco- alemn y donde ahora ya predomina Berln. Adems la victoria electoral de Marine Le Pen se produce con el hundimiento de los dos partidos del rgimen: el partido socialista, con Hollande a la cabeza, y la derecha de la UMP, de Sarkozy . Los dos quedan inmersos en una fuerte crisis.

3 . El desgaste de la derecha y la socialdemocracia

Prcticamente todos los gobiernos reciben el voto de castigo por la situacin econmica y las polticas de austeridad. Los gobiernos de derecha pierden en Gran Bretaa, Grecia y Portugal . Slo hay dos excepciones claras , la CDU de Angela Merkel , que se mantiene , y el PP espaol , que an as pierde 2,5 millones de votos. El Partido Popular Europeo gana las elecciones , pero pierde 62 eurodiputados y para frenar los euroescpticos est obligado a una gran coalicin con los socialdemcratas.

La socialdemocracia europea tambin pierde en los pases donde gobierna , como Francia o Alemania, y es incapaz de capitalizar el rechazo a la derecha donde est en la oposicin, como en Gran Bretaa. La excepcin es Italia, donde el gobierno de Matteo Renzi deja en segundo lugar el populismo del Movimiento Cinco Estrellas de Beppe Grill . En conjunto, el partido socialista europeo baja diez eurodiputados.

4 . Syriza y la izquierda alternativa

En Grecia la izquierda alternativa de Syriza , gana por primera vez unas elecciones y consolida adems algunos gobiernos regionales (las europeas se haban hecho coincidir con las locales) . Los tres partidos implicados en el gobierno del memorando pierden en conjunto un 16% de votos respecto a las generales de hace dos aos. Pero Syriza no puede capitalizar este desgaste y mantiene el mismo resultado, marcada por los conflictos internos y las incoherencias en temas clave, como la pertenencia a la UE y el euro. En cualquier caso , el giro a la izquierda se produce en Grecia y Espaa, con el aumento de IU y los 1,2 millones de votos de Podemos.

Pero Syriza es el ejemplo ms evidente de cmo la izquierda ha entregado al populismo y la extrema derecha la bandera de la ruptura con la UE y con el euro. Como si estar contra la UE fuera estar contra la unin de los pueblos de Europa, cuando se trata justamente de lo contrario.

Los resultados importantes de Podemos, que cuenta con el apoyo de Izquierda Anticapitalista y Revolta Global (referentes del Secretariado Unificado de la IV Internacional en el estado espaol), contrasta con el retroceso de los dos proyectos que haban sido referentes de esta corriente internacional en Europa: el NPA francs que se hunde pasando del 4'9 % en el 2009 al 0,3 % actual , y del Bloco de Esquerda portugus, que pierde ms de la mitad de los votos y pasa del 10,6 % al 4'56 % . El otro referente electoral del trotskismo francs, como es Lutte Ouvrire tambin ha retrocedido del 1,2 % al 1 %.

Se ha perdido una nueva oportunidad de avanzar en la configuracin de un frente de izquierdas , los trabajadores as y los pueblos, en ruptura con la UE, que recogiera la tradicin del internacionalismo, el mismo que representaron Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, cuando en 1914 contra la mayora socialdemcrata se negaron a aprobar los crditos para la primera guerra mundial. Herederos de la lucha por una Europa de los pueblos y los trabajadores o por los Estados Unidos Socialistas de Europa en la formulacin de Trotsky, que defendan construir Europa sobre una base de clase opuesta a la de la UE de hoy : un club de estados que sirve de plataforma a las burguesas para defender sus intereses de clase dentro de cada pas y frente a sus competidores en el mundo. No: ni la socialdemocracia ni la derecha nos pueden dar lecciones de internacionalismo. Y romper hoy con la UE se ha convertido en un problema vital para los trabajadores. Defendemos esta ruptura no desde el repliegue nacional sino desde el internacionalismo obrero.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter