Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-06-2014

Es fundamental, como se hace cada da, prolongar este proyecto poltico

Mirta Ventura
Rebelin


Incertidumbre

En algn momento, despus de las elecciones de 2011 en que el oficialismo gan las elecciones presidenciales y se concretaba la prosecucin del proyecto comenzado a partir de mayo de 2003 por Nstor Kirchner, dudbamos por la continuidad del rumbo sin estancamiento o, peor, en retroceso. No porque hubiera signos para imaginarlo, sino por la cultura impregnada en nuestras mentes por la historia que coexistimos los que vivimos los 60 y 70. Detrs de cada ilusin, que algunos vislumbraron como delirio, un fracaso o derrota.

Nada de eso sucedi. El Proyecto Nacional sigui creciendo durante todos estos aos y los progresos en la igualdad, los derechos sociales, la inclusin, la distribucin de la riqueza, soberana e Integracin Latinoamericana, no han cesado y se proyecta seguir avanzando.

El presente, nuevas exigencias

Las presentes metas a alcanzar para extender el progreso previsto, adems del fortalecimiento de las pautas mencionadas, son la industrializacin y la consecuente, necesaria, soberana energtica. En este sentido, la sintona fina induce a actuar de acuerdo con el crecimiento del mercado interno, por el que se ha trabajado, pero tambin a la necesidad de disminuir el gasto de divisas en importaciones. El desarrollo industrial incrementa los puestos de trabajo y el consumo de bienes que no son fabricados en el pas. La importacin de esos bienes provoca, a su vez, el dficit comercial. Poner nfasis en la fabricacin nacional no es solamente un deseo soberano, es tambin uno de los pasos necesarios para disminuir el dficit comercial y para el crecimiento de la economa y las reservas. El autoabastecimiento de energa para sostener este desarrollo autnomo es paso necesario para sostener y seguir creciendo a pesar de la crisis econmica internacional. El acuerdo con el Club de Pars aporta en el sentido de no perder reservas.

Si el gobierno deja de estar hostigado por la economa, aunque lo intenten los monopolios, puede continuar con las medidas distribucionistas que estn en su ADN. El ajuste aplicado a los sectores ms relegados no es una posibilidad tenida en cuenta.

Cuando se habla de las elecciones presidenciales de 2015, aparece ms importante el espacio ocupado en la televisin, o la chicana, que las verdaderas cuestiones que se desean mantener o cambiar, segn se vote por uno u otro partido o espacio poltico.

De dnde venimos, dnde estamos

En 2003, cuando comenz la etapa histrica que transitamos, venamos de la imperante ideologa liberal del capitalismo bestial. Haba conceptos que figuraron en nuestra historia como deseos a cumplir, que quedaron sepultadas. En todos esos aos la conformacin de la Gran Patria Latinoamericana no figuraba en los anhelos de los gobiernos liberales y sin embargo, los gobiernos nacionales y populares que se fueron instalando en Amrica del Sur recuperaron desde sus comienzos el inters por fortalecer esa unin necesaria y deseada. Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina, Brasil trabajan para lograrlo. Han internalizado el beneficio obtenido para hacer frente a los pases poderosos que siempre se han considerado dueos. La Unasur, el MercoSur, la CELAP (Comunidad de Estados de Latinoamrica y el Caribe), el cese del ALCA etc. son muestras de la importancia del concepto que el liberalismo haba deshecho.

El fracaso o derrota de los aos 70 y la fuerte embestida liberal que cambi en la mente de la mayora la significacin de bien social por bien individual, y que impuso el concepto de xito asociado al bienestar econmico, hizo que militantes polticos y sociales e intelectuales dejaran la escena poltica en manos de la teora de Mercado. Esta dcada nos devolvi el creer en que se puede transformar, redistribuir, incluir a grandes mayoras y ms an, no slo creer sino ver que se est haciendo y se sigue avanzando democrticamente con participacin de muchos, provenientes de todos los mbitos. En los 90 ni se soaba con estos cambios.

Vivimos aos de prdida de soberana, de privatizaciones. Lo nuestro no era valorado, el deseo inculcado era parecerse al Primer Mundo y esto cambi esencialmente. Se recuperaron empresas estratgicas a manos del Estado Nacional, Correo Argentino, Aerolneas Argentinas, YPF que recupera la energa petrolfera para todos los argentinos, se estimula la industrializacin, se vive el deseo de priorizar lo nacional y muchas otras cosas que nos van constituyendo como Patria, con valores propios. Todo esto sucede en este pas, en esta poca.

No se reprime la protesta social, se cumple taxativamente con las polticas de Memoria, Verdad y Justicia, se trabaja para la democratizacin de la palabra con la ley de Medios Audiovisuales propuesta por el Ejecutivo y votada por el Poder legislativo.

Cmo se sigue

Como se dice actualmente con frecuencia, hay an ms para transformar y ms objetivos a alcanzar y seguir desarrollando, pero es difcil desde el Campo Nacional pensar que hay que cambiar de rumbo. Lo nacional se opone al liberalismo global. Los opositores unas veces intentan volver al pas para pocos del liberalismo y otras niegan gran parte de todo lo realizado. Los hechos los desmienten pero el gran poder meditico, ya no con opiniones, sino con mentiras, disfraza, relativizando resultados, lo logrado y los encubre.

Cmo se sigue y con quines es fundamental y se ir viendo en el tiempo que hay desde ahora hasta octubre de 2015. Hay muchos espacios polticos que pueden aportar para confirmar este rumbo. La unidad de estos grupos y la incorporacin de todos los que creen en fortalecer el camino Nacional y Popular, contrariamente a los que quieren frenarlo, es esencial.

Las Corporaciones y la oposicin de derecha van a tratar de frustrar todo lo que se progresa en el camino hacia la igualdad. Algunas izquierdas, que no han comprendido el cambio fundamental social que se ha producido y que ms de una vez se los encuentra del lado de las corporaciones, no se expiden. Cuando el gobierno se enfrenta a stas, teniendo que soportar mentiras esgrimidas que ocultan su negra historia, no se suman a desenmascararlos. Creen que el esfuerzo es solamente responsabilidad del gobierno. Unos y otros, derecha y cierta izquierda, hasta llegan a alegrarse si a Argentina, en el campo internacional, le va mal.

Por lo visto, lo vivido, por nuestra historia, la historia de los que vivimos los 60, los 70, los que conocemos la historia de 1930, 1955, 1976, 1983, 2001, 2003 Es fundamental, como se hace cada da, prolongar este proyecto poltico.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter