Portada :: frica :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-08-2005

Aznar, Bush y el golpe de Estado en Mauritania

Pascual Serrano
Rebelin


Ayer tres de agosto un grupo de militares aprovech la ausencia del presidente de Mauritania, Sidi Ahmed Uld Taya, , quien haba salido del pas para asistir a los funerales del rey Fahd de Arabia Saud, para dar un golpe de Estado y tomar el control del pas.

Dos reacciones inmediatas llaman la atencin. La primera, la del ex presidente espaol, Jos Mara Aznar, quien, como presidente de la Internacional Demcrata de Centro (IDC), expresa su ms enrgica condena y pide que se investigue y persiga a los promotores del golpe. La segunda, del presidente de Estados Unidos George W. Bush, quien, adems de condenar el golpe, hizo un llamamiento al fin de la violencia y al retorno pacfico del gobierno depuesto. Casualmente son los dos dirigentes que conspiraron para llevar adelante un golpe de Estado contra Venezuela en abril del ao 2002. Este, en cambio, parece que no es de su gusto.

Una de las cosas que se aprende en poltica internacional es que cuando se quiere conocer un gobierno, lo ms rpido es buscar quienes son sus amigos y quienes son sus enemigos.

Sidi Ahmed Uld Taya llega a la presidencia de Mauritania en 1984 tras un golpe de Estado contra Mohammed Khuna uld Haidalla. En un principio mantuvo estrechos lazos con la ideologa baasista (nacionalismo rabe), al igual que Sadam Hussein, hasta el punto que se dijo que la aviacin iraqu lleg a refugiarse en Mauritania durante la primera Guerra del Golfo. Pronto el presidente golpista comprob que no le ira bien por ese camino y comenz a rectificar. Ya en 1999 cerr la embajada iraqu en su pas y reconoci al Estado de Israel. Junto a Egipto y Jordania seran los nicos pases que tienen relaciones con el estado hebreo.

Asimismo, Mauritania reforz la cooperacin militar con Estados Unidos en el marco de la guerra contra el terror. Ello se tradujo en la detencin en abril de 2005 de varias personas, incluida un periodista de Al Yazzira. Todos ellos, segn Amnista Internacional, estn recluidos en rgimen de incomunicacin, en un lugar desconocido en el que corren peligro de ser sometidos a tortura o malos tratos. Ms mritos para el presidente.

El derrocado gobernante se ha mantenido hasta ayer en el poder ganando fraudulentamente las elecciones de 1992, 1997 y 2003. Todos los intentos, tanto democrticos como militares, por desplazarlo han sido aplastados brutalmente. El 8 de junio de 2003 fracas un golpe de Estado que provoc numerosas detenciones. En agosto de 2004 el ministerio de Defensa anunci otra oleada de detenciones argumentado un nuevo complot para derrocar al gobierno.

En octubre de 2004, Amnista Internacional denunci la detencin de varias personas consideradas presos de conciencia. El da del juicio se detuvo tambin a sus familiares cuando se disponan a asistir a la vista, acusadas de distribuir folletos. AI tambin denunci torturas y malos tratos a los detenidos relacionados con las tramas golpistas de 2003 y las supuestas conspiraciones de 2004.

En cuanto a la oposicin democrtica no ha corrido mejor suerte. En abril de 2004 el ministro de Interior se neg a reconocer oficialmente al Partido de la Convergencia Democrtica, creado por los socios del ex presidente Haidalla.

En las elecciones del 7 de noviembre de 2003 se presentaron seis candidatos, entre ellos el derrocado Khuna uld Haidalla. La vspera de la votacin fue detenido junto a todos su equipo, fue detenido al da siguiente para ser nuevamente encarcelado acusado de atentar contra la seguridad del Estado. En diciembre fue condenado a cinco aos de prisin. Junto a l se juzg tambin a otras 180 personas. La Federacin Internacional de Ligas de los Derechos Humanos denunci numerosas violaciones del derecho a un juicio justo. Amnista Internacional reflej en su informe anual que se los acusados estuvieron recluidos en rgimen de incomunicacin durante meses y se tortur a alguno de ellos. Asimismo, no se respet el derecho a un juicio justo, y el presidente del tribunal intimid seriamente a los abogados defensores, dos de los cuales estuvieron detenidos durante un breve periodo.

Respecto a los derechos sociales basta resear que en agosto de 2004, el Comit de la ONU para la Eliminacin de la Discriminacin Racial expres su preocupacin por la persistencia de prcticas esclavistas en Mauritania, a pesar de que la esclavitud se haba abolido haca 23 aos.

La situacin para regenerar el pas estaba tan bloqueada que, tras el golpe de Estado, el portavoz del Forum de la oposicin mauritana en el exilio ha declarado a Efe que nos felicitamos, es un gran da para Mauritania salir del yugo de Taya y enterrar definitivamente veinte aos de capa de plomo. Aadi que por primera vez en dos dcadas, hay una verdadera esperanza de reconciliacin nacional, de respeto de los derechos humanos y de organizacin de elecciones libres y democrticas, de una vida democrtica, plural y abierta. Record tambin que los militares sublevados han dado un plazo de dos aos para convocar elecciones libres, democrticas y plurales y que no ha habido derramamiento de sangre.

Igualmente, el secretario general del observatorio mauritano de Derechos Humanos, haba declarado tambin a Efe desde Pars que se felicitaba por la cada del dictador Taya y expresaba su esperanza de que los militares estn a la altura de las esperanzas del pueblo mauritano y organicen rpidamente elecciones transparentes.

Parece que la interpretacin de la oposicin y los organismos de derechos humanos es diametralmente opuesta a la de Aznar y Bush. Para el ex presidente espaol el gobernante derrocado mereca todo su reconocimiento hasta el punto de que su partido, el Partido Republicano Demcrata y Social (PRDS) es miembro de la Internacional Demcrata de Centro que preside Aznar. El ex presidente espaol ha reiterado a las pocas horas del golpe el apoyo de la organizacin que preside al PRDS.

Y es que, aunque Mauritania sea hoy un pas msero y empobrecido con una tasa de analfabetismo del 59 por ciento y una esperanza de vida de 51 aos, el prximo ao se unir al crculo de pases africanos exportadores de petrleo. Entre el yacimiento que se comenz a explotar el pasado ao en Chinguetti y el que se espera este o el que viene en Tifo, la produccin petrolera del pas podra alcanzar los 165.000 barriles al da, similar a la de Costa de Marfil y Guinea Ecuatorial. De hecho, segn las estadsticas del FMI, el PIB del pas ha crecido un 40 % en los ltimos diez aos. La ausencia de mecanismos de control econmico y la corrupcin imperante convierten a Mauritania en una codiciada presa para las multinacionales cuando comience la extraccin masiva de oro negro. A todo ello, le podemos aadir su importancia estratgica para Espaa por su proximidad al Sahara y a las islas Canarias.

Ni Bush ni Aznar pueden dejar abandonado al amigo rico de Africa por muchas violaciones de derechos humanos y fraudes electorales que organice. O s, todo depende de la poltica que adopten los nuevos militares que acaban de tomar el poder y sobretodo de lo que faciliten el acceso de los recursos del pas a las corporaciones.

www.pascualserrano.net

 

 

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter