Portada :: Mundo :: China
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-06-2014

China
Tiananmen, primavera 1989, otra versin

Pascual Serrano
Rebelin


Todos los medios occidentales nos estn recordando los sucesos de la plaza de Tiananmen hace 25 aos. Las protestas contra el gobierno chino se saldaron con un nmero de muertos que vara tremendamente segn las fuentes. Mientras los medios se vuelcan a barajar cifras de miles de muertos (tres mil a cinco mil), utilizando fuentes clandestinas o annimas (una de ellas es simplemente un funcionario annimo de la Cruz Roja china), los documentos desclasificados en 1999 por la NSA estadounidense1 hablan de entre 180 y 500 muertes. Curiosamente una cifra muy similar a la versin oficial del alcalde de Pekn, quien habl de 36 estudiantes y decenas de soldados muertos, hasta un total de 200.

En 2001 se filtraron los denominados Tiananmen Papers. Aunque los dirigentes chinos lo niegan, la mayora de analistas coincide en reconocer que se trata de los autnticos documentos que revelan los informes secretos y acta confidenciales del proceso de decisin de la cpula poltica china que acab reprimiendo la protesta. El prestigioso filsofo historiador italiano de la Universidad de Urbino Domenico Losurdo, recoge en su libro La cultura de la no violencia (Pennsula, 2011), algunos interesantes prrafos de esos documentos que muestran que ni los manifestantes eran tan pacficos estudiantes ni las fuerzas de seguridad y los dirigentes chinos tan sangrientamente violentos. Los propios editores estadounidenses de los Tiananmen Papers subrayan que las tropas encargadas de despejar la plaza a principios de junio se enfrentaron a una poblacin enfadada y violenta. Basta observar las denominaciones que eligieron los supuestos colectivos de estudiantes: Tigres voladores, Brigada de la muerte o Ejrcito de voluntarios. Losurdo reproduce algunos fragmentos de la documentacin:

Incendiaron ms de quinientos camiones de ejrcito en decenas de cruces []. En el cruce Cuiwei, un camin que transportaba seis soldados ralentiz para no atropellar a la multitud. Entonces un grupo de manifestantes empez a lanzarle piedras, ccteles molotov y astillas encendidas. De pronto, el camin se inclin haca la izquierda, al pinchrsele una rueda a causa de los clavos que los rebeldes haban tirado. Entonces los manifestantes prendieron fuego a algunos objetos y los lanzaron contra el vehculo, cuyo depsito explot. Los seis soldados murieron entre las llamas (pp. 444-445).

En otros prrafos se detalle el uso de gases venenosos por parte de algunos manifestantes que provocaron la muerte por asfixia de algunos soldados.

Los documentos tambin recogen algunas directrices que los dirigentes del Partido Comunista y del Gobierno chino dan a las fuerzas militares:

En caso de que las masas oscurantistas golpeen o maltraten hasta la muerte a las tropas, o de que las ataquen delincuentes con barras, ladrillos o ccteles molotov, estas deben mantener el control y defenderse sin usar las armas. Las tropas solo se defendern con sus porras, y no abrirn fuego contra las masas. Las transgresiones se castigarn de inmediato. (pp. 293).

Si bien sabemos que esas instrucciones no se cumplieron en todos los casos y s se abri fuego contra manifestantes, la simple existencia de esta directriz es significativa. Incluso tras la ley marcial se insista en no disparar:

Se ha proclamado la ley marcial, y todas las unidades han de tener claro que solo deben abrir fuego como ltimo recurso (pp. 428-429).

La imagen del joven que corta el paso a un tanque ha terminado en convertirse en todo un smbolo del valor y pacifismo de aquellos manifestantes. Esta es la versin de los dirigentes chinos en los documentos filtrados:

Todos hemos visto las imgenes del joven que le corta el paso al tanque. Nuestro tanque lo sorte una y otra vez, pero l segua en mitad de la calzada, y cuando intent subirse al tanque, los soldados se contuvieron y no le dispararon, lo cual es muy significativo. Si los militares hubieran hecho fuego, las repercusiones habran sido muy distintas. Nuestros soldados obedecieron a la perfeccin las rdenes del Partido central. Es asombroso que lograran mantener la calma en semejante situacin (pp. 486).

Aquel hecho contrasta con lo sucedido hace unas semanas en Ucrania donde, como se aprecia en el siguiente vdeo, un joven intenta obstaculizar el paso de vehculos militares del ejrcito y a los pocos segundos recibe un tiro de los soldados. Como el ejrcito y gobierno de Ucrania es de la simpata de Occidente, el vdeo ha pasado desapercibido mientras que el de un joven al que no disparan sigue siendo smbolo de la represin del ejrcito chino veinticinco aos despus.

https://www.youtube.com/watch?v=D9Td6cdhhK8

Losurdo seala que al dato de que los manifestantes usaron armas qumicas se le suma otro que hace pensar que no fue una movilizacin interna espontnea, sino una operacin al estilo de las denominadas revoluciones de colores. Es decir, operaciones de origen extranjero que se presentan como pacficas procedentes de la poblacin nacional con el objetivo de derrocar a un gobierno. Se aplic posteriormente en Georgia, se intent en Bielorrusia, Ucrania y desde hace aos en Venezuela.

No se trata de negar la represin de la fuerzas del orden chinas, pero s de situar en su justa medida los acontecimientos: si los muertos son todos los que se dicen, si es necesario recordar los muertos progubernamentales, si de verdad los manifestantes eran pacficos y si el gobierno tena la intencin de provocar una masacre. Hoy ya hemos aprendido mucho de los intentos, con connivencia de los medios, de presentarnos revolucionarios que no son revolucionarios y represores que no son represores. Y viceversa.

Nota:

1 http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB16/

Blog del autor: www.pascualserrano.net

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter