Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-06-2014

Daniel Scioli y el cesarismo en la poltica argentina: un anlisis para la coyuntura

Mariano Del Ppolo
Rebelin


Tal vez exista una tendencia en las clases dominantes argentinas a apelar a una estrategia que se asimile a lo que Gramsci llam cesarismo. Como afirmaba el pensador italiano, podemos compilar un catlogo de los sucesos histricos que han culminado en una gran personalidad heroica. Segn Gramsci el cesarismo expresa una situacin en la cual las fuerzas en lucha se equilibran de modo catastrfico, o sea que se equilibran de modo que la continuacin de la lucha no puede concluir ms que con la destruccin recproca. Cuando la fuerza progresista A lucha contra la fuerza regresiva B, puede suceder () que se agoten recprocamente y una tercera fuerza C intervenga. Es como sostiene el pensador sardo, una solucin arbitral al conflicto, confiada a una gran personalidad. Es necesario pensar este concepto de la mano del de revolucin pasiva, o revolucin-restauracin.

Un caso de la historia argentina al cual podemos aplicar el esquema sociolgico del cesarismo (no sin caer en polmicas) es con el tercer gobierno de Pern. Pensemos que tras el Cordobazo y con la cada de Ongana - uno de los puntos ms altos de la acumulacin de fuerzas de las clases populares de Argentina - se da una situacin de empate catastrfico en que ninguna de las dos fuerzas puede vencer a la otra, se deposita en una gran personalidad heroica y en un suceso mtico (el retorno de Pern a la Argentina) la fuerza C que interviene desde fuera la resolucin de ese equilibrio. Los primeros hechos demuestran que ese cesarismo tuvo una tendencia regresiva, en tanto ayud a la fuerza regresiva a triunfar, o que en un contexto de avanzada de los sectores populares poda llevar a cabo una restauracin. Pero en el contexto de la muerte de la gran personalidad heroica, y la imposibilidad de su sucesor(a) de jugar ese papel se requera de medios extraordinarios para solucionar ese empate catastrfico: no hay restauraciones absolutas, afirma Gramsci, puesto que en el movimiento histrico no se retrocede jams; la nica manera de concluir el intento de restauracin, fallida por la desaparicin fsica de la gran personalidad, era exterminando a la fuerza progresiva. As se produce el golpe de estado y la aplicacin del exterminio sistemtico a los militantes populares de las fuerzas revolucionarias.

Cuarenta aos despus, en un contexto diferente, se puede ver la intencin de las clases dominantes argentinas de volver a acudir a la estrategia cesarista. Podemos afirmar que existe una situacin de equilibrio catastrfico en que en la lucha de dos fuerzas, ninguna de las dos logra vencer: una no puede llevar adelante su restauracin y la otra no puede implementar las transformaciones estructurales necesarias para consolidarse como proyecto histrico revolucionario, o al menos rupturista. Esta vez la fuerza C no es estrictamente un agente externo (ni siquiera una gran personalidad heroica) sino un elemento parte de la fuerza A progresiva, que impulsada por la fuerza B regresiva, puede llegar a unificar o fundir algunos sectores de la fuerza A y otros de la fuerza B, es decir, incorporando una parte de la anttesis. En la dialctica revolucin-restauracin, Daniel Scioli puede ocupar el lugar de Csar regresivo rompiendo el equilibrio catastrfico en favor de la restauracin conservadora. Pero nuevamente debemos acudir a la afirmacin de Gramsci, quien seala que no existen restauraciones absolutas, en tanto que en el movimiento histrico no se retrocede jams; en todo caso, ser una restauracin con concesiones. Y con resistencias, por supuesto. Es un deber de la fuerza progresista no convertirse en una entente conservadora. Mientras menos sectores de esta fuerza se unifiquen en el intento restaurador, ms difcil le ser al Csar cumplir con su objetivo.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter