Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-06-2014

16 de junio: Da de la Ciencia Digna
Las semillas de Andrs Carrasco

Fabin Chiaramello
La Brjula


La solucin est en el pueblo, nicamente los pueblos tienen la llave de la solucin, ellos sabrn dar respuestas a las crisis de paradigmas del mundo moderno que invent el conocimiento supuestamente para mejorar la calidad de vida, pero lo est usando para la dominacin. (Andrs E. Carrasco)

La Facultad de Ciencias Mdicas de la Universidad Nacional de Rosario estableci por unanimidad, a travs de su consejo directivo, que cada 16 de junio sea recordado como el Da de la Ciencia Digna. La fecha elegida coincide con el nacimiento del cientfico Andrs Carrasco.

Sobran los motivos para tan merecido homenaje. Ms de treinta aos de carrera puestos al servicio del pueblo. Desde 2009, cuando su investigacin sobre los efectos del glifosato fue tapa de Pgina/12, su nombre y su trabajo fue tomado como escudo por las vctimas del modelo del agronegocio. Ahora s, quienes llevaban aos denunciando y sufriendo los efectos de los agroqumicos (mejor dicho, agrotxicos), encontraban en un cientfico reconocido el respaldo a sus denuncias. No descubr nada nuevo. Digo lo mismo que las familias que son fumigadas, slo que lo confirm en un laboratorio, sola decir Carrasco segn recuerda el periodista Daro Aranda. Desde ese ao fue invitado en universidades y mbitos acadmicos, a exponer frente a asambleas, campaas contra las fumigaciones y un largo etctera de participaciones a las que les dedicaba gran parte de su tiempo.

Durante los dos primeros aos del nuevo siglo fue presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Cientficas y Tcnicas (Conicet); fue Subsecretario de Ciencia del Ministerio de Defensa hasta 2009, cuando renunci por presiones para limitar sus investigaciones sobre los efectos de los agrotxicos sobre la salud humana. Hasta los ltimos das de su vida se desempe como Director del Laboratorio de Embriologa Molecular de la UBA, desde donde realiz los estudios que demostraron el mecanismo por el cual el glifosato genera alteraciones en el desarrollo embrionario.

Con un largo reconocimiento en el mbito acadmico, puso al servicio de las mayoras su conocimiento y su trabajo cientfico, acompaando con su cuerpo las luchas. Semejante hazaa en un ambiente tan alejado de los territorios no le iba a costar poco.

Carrasco ha sido blanco directo de difamaciones, hostigamientos, amenazas, censuras y desprestigio. Su trabajo molestaba a muchos: desde las empresas de agroqumicos hasta funcionarios pblicos. En sntesis, molestaba al poder.

Por stas y tantas otras cosas es que se rindi por primera vez homenaje a Andrs Carrasco en el Da de la Ciencia Digna. Pasado apenas un poco ms de un mes de su fallecimiento, la Facultad de Ciencias Mdicas de la UNR reuni a cientficos, miembros de organizaciones que luchan contra las fumigaciones y los agrotxicos, de asambleas y movimientos sociales, y algunos familiares. Todos con la particularidad de haber conocido a Carrasco, de haber sido al menos en un momento parte de su vida.

Ciencia al servicio de quin

Para la primera parte de la jornada hubo un espacio para la Divulgacin Cientfica. De sto se ocup el investigador del Conicet, Damin Marino. En su repaso por varias experiencias trabajando con las poblaciones afectadas por las fumigaciones, Marino asegur que el saber y la experiencia de quienes viven y sufren las problemticas son la clave para investigar. Aprendimos mucho ms estando en la calle, dijo. Algo tenido en cuenta muy pocas veces, sobre todo por los cientficos que se encierran en cuatro paredes.

Un caso que plasm la relacin directa de la ciencia con la gente fue detallado por el investigador. Todo empieza con un llamado telefnico de una mujer que haba sido fumigada por un avin en su casa en el campo. La mujer cont que apenas unas horas despus de lo ocurrido su perro, conejo y canario murieron. Asustada por semejante efecto congel el canario y llam a los investigadores. Ms all de los resultados obtenidos, lo importante es esta relacin, porque ese canario no era una muestra ms, haba sido por varios aos parte de la vida de esa mujer, significaba muchas cosas, su mundo privado, y ella lo entregaba para que lo investiguemos, cont con orgullo Marino, graficando la relacin humana y necesaria de la ciencia.

Para Marino, el caso de las escuelas fumigadas es lo ms grave y pidi que todas las miradas se posen sobre esta problemtica. Medimos agroqumicos en el aire, es el fin del derecho. Ya no podemos elegir que aire vamos a respirar, sentenci y agreg en crudas palabras: Los chicos estn cagados antes de nacer.

Adems de repasar experiencias e interrogantes sobre los quehaceres de la ciencia, el investigador dedic unos minutos a su relacin con Andrs Carrasco. Segn Marino, los pares del doctor no eran otros cientficos, era la gente, l era uno ms. Tambin record algunos concejos y enseanzas. Una que eligi resaltar fue que Carrasco saba muy bien cundo molestaba un trabajo: presentar, como cientfico, cualquier investigacin es aceptada. El problema aparece cuando sta trasciende, cuando sale a la luz, cuando es decodificada toda la informacin tcnica. Algo que tena muy claro el doctor.

Luego fue el turno del decano de la Facultad sede del homenaje, Miguel Farroni, que record su corta relacin con Carrasco y puntualiz el lugar de la Universidad pblica y de la ciencia. Toda la ciencia es importante, pero la que vuelve a la comunidad y se compromete es la ms importante, dispar como una declaracin de principios para estudiantes y cientficos. El decano de la Universidad de La Matanza, Mario Rovere, no pudo asistir al homenaje pero envi una carta. Dentro de las palabras ledas dej un interrogante que habla por s slo: Por qu con tanta trayectoria y reconocimiento (Carrasco) se lanz a semejante acto poltico?

Sembrando semillas

En un segundo momento del homenaje participaron algunos de los que compartieron luchas y diferentes experiencias con Andrs Carrasco. El primer orador fue Carlos Manessi, del Centro de Proteccin a la Naturaleza (CeProNat) que resalt la importancia que tuvo el trabajo de Carrasco: En el ao 2009 trasciende el trabajo de Andrs y a partir de ah nuestra campaa, Paren de Fumigarnos -Santa Fe-, tiene una bisagra. Hasta ese momento venamos con la presuncin de que algo suceda en el campo, con los qumicos, haba investigaciones que nos llegaban de afuera, pero nos estaba faltando algo nuestro y Andrs fue quien puso esa semilla.

Manessi record y agradeci a Carrasco en nombre de todos los pueblos fumigados: Nos ense un camino y ese camino hay que seguirlo caminando, porque estn sucediendo cosas tremendas en el pas y Andrs fue uno de los que puso un poco de claridad entre lo que estaba pasando.

Carlos Vicente, miembro de la ong Grain y de Accin por la Biodiversidad, hizo un recorrido por muchos de sus momentos compartidos con Andrs Carrasco. Desde 2007 cuando lo conoci, comparti conferencias, reuniones, viajes, ctedras y luchas, destacando su vitalidad que se vio hasta el final de sus das. Todos nosotros somos Andrs. Se ha convertido en un imprescindible y sigue en la lucha, dijo Vicente. Adems destac dos cuestiones: por un lado, su visin de la ciencia biolgica que entendi a la naturaleza, a la vida, lejos del mecanicismo de los dems cientficos que l mismo se anim a cuestionar. Por otro, avanz en la consolidacin de un grupo abierto para crear una Unin de Cientficos Comprometidos por la Sociedad de Amrica Latina. Tambin record toda su trayectoria y reconocimiento ms all de las fronteras del pas. Andrs no solo sembr su lucha y conocimiento en Argentina sino que ha estado en muchos espacios ligados a las luchas socioambientables. Despus de su fallecimiento hemos tenido eco de todos esos lugares ya que fue como un maestro para todos nosotros, record Vicente.

En el panel tambin estuvo presente Sofa Gatica, una de las fundadoras de las Madres de Ituzaing Anexo y una de las referentes en la lucha contra la instalacin de la planta de Monsanto en la localidad cordobesa de Malvinas Argentinas. Gatica relat el momento en el que Carrasco se acerc para ayudar a las Madres: En 2009 golpe la puerta de mi casa, dijo que era un cientfico del Conicet y que vena a demostrar que nosotros tenamos razn. Que haba realizado la investigacin por nosotros y que no la haba publicado. Entonces le pregunte: usted se anima a decirlo frente al grupo de Madres y frente a un medio? Al da siguiente armamos una reunin con las madres, llamamos a un medio y a un medico, no podamos creer que un cientfico del Conicet diga que tengamos razn, siempre nos trataban de locas, y el volvi a repetir lo mismo que me haba dicho en mi casa. Desde ese momento no nos separamos ms.

Gatica tambin destac cuando, en pleno proceso del juicio histrico contra las fumigaciones en Ituzaing, Carrasco present su investigacin como prueba y denunci a otros cientficos del Conicet que haban realizado una investigacin que desmenta la suya y los seal como empleados de Monsanto. Ah nos dimos cuenta que tenamos un doctor al servicio de la gente, cuenta la referente. Tambin cont cundo le inform a Carrasco de la idea de tomar el predio de la planta en construccin de Monsanto en Malvinas Argentinas. Fue al primero que avis. Despus l dijo: 'si te mets te van a llevar detenida y la planta se instala, hay que pensar otra medida'. 'Un bloqueo', le dije en ese momento. Le pareci ms oportuno y se bloque por su consejo.

Son muy pocos los que saben todo lo que Argentina le debe al doctor Carrasco. Somos un puadito ac, no son conscientes de lo que hizo el doctor, tendramos que estar todos en la calle. Esa semilla que el sembr tiene que estar creciendo por todos lados. Muchas estn germinando y como dijo el doctor 'la sacamos adelante juntos', finaliz conmovida Gatica.

Alicia Massarini es biloga, investigadora del Conicet y compaera de Andrs Carrasco en sus ltimos aos. Ley una extensa carta en la que repas la importancia y el peso poltico de los pasos dados por el cientfico. Remarc su compromiso, sus ideas polticas y su lucha dentro de la ciencia. Andrs, cientfico y militante, todo uno. Puso su ciencia, su saber, su historia, su pasin, su inteligencia y su compromiso al servicio de la imperiosa necesidad de seguir resistiendo a la lgica letal del sistema capitalista, describi en uno de sus interesantes pasajes Massarini.

Lo hizo de una manera integral, frontal y valiente, sin ignorar el precio que pagara por ello. Lo llev adelante con enteresa, sin respiro ni reparo, aunque sin dudas, no sin sufrimiento fsico y moral, puntualiz emocionada su compaera y continu: Agradezco a la vida el enorme privilegio de haber compartido el ltimo tramo de su vida, de haberlo acompaado en su aventura intelectual, en su reflexin poltica, en su constantes incursiones en los territorios donde los pueblos resisten este modelo mercantil-extractivista que amenaza con arrasar los bienes comunes, la naturaleza y la salud de nuestros pueblos.

Para finalizar, volvi sobre la idea que estuvo activa durante toda la jornada: la presencia de Carrasco y la necesidad de seguir transitando su camino. Maestro, mdico, cientfico, militante de la vida, compaero. Andrs ntegro, nico, indispensable. Andrs siempre en nuestras luchas, siempre en nuestros sueos, finaliz su lectura Massarini.

El ltimo orador fue el periodista Daro Aranda, quin comparti muchas experiencias y momentos con Andrs Carrasco. En un primer momento record cundo Andrs lo llam por telfono, hablando rpido se present como cientfico y le cont que haba confirmado lo que otros cientficos ya haban descubierto y lo que sostenan desde haca mucho tiempo las poblaciones, que el producto estrella del agro argentino, el glifosato, produce malformaciones neuronales, intestinales y cardacas. Nunca haba escuchado su nombre y por entonces, para m, el Conicet era algo impoluto, algo transparente (con l hice un curso acelerado y vi que era todo lo contrario), cont Aranda. Luego esa investigacin, de la mano del periodista, fue tapa de Pgina/12 y desde ese momento todo cambi para las luchas contra el agronegocio.

El periodista realiz un breve punteo sobre algunas cuestiones que le pareci necesario destacar. En un primer lugar, Carrasco deca que ya no haba que estudiar mas el glifosato, porque ya est probado su efecto. Sostena que a lo que hay que apuntar es al modelo, no slo el agropecuario, sino tambin el modelo cientfico al servicio de las corporaciones. Esto disparaba la pregunta: ciencia para quin y para qu?, explic Aranda.

Otro punto fue que los cientficos tienen que dejar de escribir para los crculos reducidos, tienen que salir a decir, tienen que contarle a la poblacin aquello que investigan y ponerlo a su servicio. 'El silencio es complicidad', como era el nombre de su programa de radio, recuerda. El rol de la universidad publica tambin es importante. En este caso tambin cabe mencionar el rol del ministro de Ciencia, Lino Baraao que desde 2009 intent desacreditarlo. Un cientfico comprometido con el pueblo y un cientfico al servicio de las corporaciones, segn el periodista. En un segundo momento mencion a la cpula del Conicet que en un ltimo ataque le neg, de manera tan maosa, tramposa, la promocin a investigador superior que haba solicitado. Fue un castigo por su lucha. Segn Aranda, A Carrasco no le molestaba que le hayan negado la promocin, le molestaba la forma, le indignaba como era ninguneado por cientficos empresarios. l deca: 'no se las voy a dejar pasar'. 'Si cedo ante esto que mensaje dejo para los cientficos mas jvenes?' Y sali a denunciarlos. Obviamente los medios de comunicacin, ni la corpo con C ni la corpo con K quisieron dar cuenta de eso, describi Aranda.

Yo deca en un momento que los amigos hablan de uno y los enemigos tambin, dijo Aranda y continu: Al otro da de la partida de Andrs, el vicepresidente de Monsanto en Argentina, Pablo Vaquero, puso en su cuenta de Twitter unas pocas palabras diciendo: 'El Conicet no haba avalado su estudio', y puso un link con una cita del ministro Baraao diciendo que ellos no avalaban el estudio.

Mientras tanto, por otro lado, las redes sociales se taparon de imagenes, notas, videos, cartas de despedida, agradecimientos. Los pueblos fumigados, movimientos de campesinos, pueblos indgenas, organizaciones sociales, y un sinnmero ms que se hicieron eco de la triste noticia.

Me acuerdo el da del velatorio me llam muy triste Flix Daz y me dijo llorando del otro lado del telfono: 'nosotros tendramos que estar ah como l estuvo con nosotros', cont el periodista y para finalizar ley unas palabras de su artculo de despedida: (...) Se transform en un referente hereje de la ciencia argentina. No tendr despedidas en grandes medios, no habr palabras de ocasin de funcionarios ni habr actos de homenaje en instituciones acadmicas. Andrs Carrasco opt por otro camino: cuestionar un modelo de corporaciones y gobiernos y decidi caminar junto a campesinos, madres fumigadas, pueblos en lucha. No haba asamblea en donde no se lo nombrara. No existe papers, revista cientfica ni congreso acadmico que habilite a entrar donde l ingres, a fuerza de compromiso con el pueblo: Andrs Carrasco ya tiene un lugar en la historia viva de los que luchan.

Por ltimo, se ley la Declaracin Latinoamericana de la Ciencia Digna, redactado por el propio Carrasco. Se anunci el inicio de la Unin de Cientficos comprometidos por la Sociedad, una de las ideas que so el doctor. Y al final, entre mezcla de emociones, se otorg un recordatorio a modo de homenaje a su hijo, su hija y su nieto presentes.

Fuente: Cooperativa de Comunicacin La Brjula

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter