Portada :: Espaa :: Monarqua frente a Repblica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-06-2014

El pueblo no decidi, el pueblo decidi

Ramn Pedregal Casanova
Rebelin


Felipe no haba sido un hombre perdido, un hombre de incierto futuro. Desde que naci tena un sueldo de grandes dimensiones, un palacio, un jardn enorme y cuidado, una oportunidad cada da, y su manifestacin exterior era una sonrisa indicativa del camino de felicidad de l y los suyos.

Felipe no era el inocente que nos decan que era, provena del otro Felipe, aquel, de Isabel II, que de acuerdo con el Papa nombraron Prncipe de Asturias... Provena de Alfonso XII, de Alfonso XIII, provena del golpe de Estado del 18 de Julio que dej a la cabeza a Franco, que 36 aos despus puso al padre de Felipe, y otros 39 aos despus el padre de Felipe puso a su descendiente Felipe. Como cualquiera puede advertir ninguno fue elegido por el pueblo. Nunca decidi el pueblo.

La Historia tuvo un respiro en 1931 y 1936, el pueblo se hizo soberano y ciudadano, el pueblo decidi. Pero en el mismo 36 los dictadores dieron el golpe, y lo terminaron en el 39. Encima del pueblo se sent el jefe de los dictadores durante 36 aos, el mismo que impuso a su sucesor, que permaneci sentado sobre el pueblo 39 aos. 36 y 39 dos cifras que se cruzan continuamente. A continuacin le dej el asiento a su hijo Felipe, de 36 aos. Ahora aparece el nmero 39, dir usted: los das que dur?; la edad a la que se le ech?; aos que permaneci?... Las cifras coincidan, y l vena con una carta tradicional, la gente ironizaba diciendo cuidado con el franqueo!.

Felipe no haba sido un hombre perdido, un hombre de incierto futuro. Desde que naci tena un sueldo de grandes dimensiones, un palacio, un jardn enorme y cuidado, una oportunidad cada da con 36 aos se sent sobre el pueblo, despus de 39 aos de su padre sucediendo al dictador, que estuvo 36 aos.

En sus primeros das los vasallos vieron a Felipe como una estrella titilante. Estaba a aos luz, por eso todo el pueblo cogi una escalera enorme, mucho ms grande que el sueldo gigante de Felipe, su palacio y su jardn, y subi escaln por escaln a aquella lejana lejana, hasta alcanzar al rey que sus lacayos vean como una estrella titilante, y la apag. El pueblo decidi.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter