Portada :: Ecologa social :: El genocidio industrial del amianto
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-06-2014

Entrevista a Francisco Bez Baquet sobre el libro "Amianto: un genocidio impune" (VII)
La conspiracin se instaura cuando las grandes empresas transnacionales se configuran en una estructura de cartel oligopolstico

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Francisco Bez, ex trabajador de Uralita en Sevilla, inici en los aos 70 del pasado siglo la lucha contra este industria de la muerte desde las filas del sindicato de CCOO. Ha dedicado ms de 40 aos a la investigacin sobre el amianto. Paco Puche, otro luchador imprescindible, rese su obra (escrito editado en las pginas de rebelin).

***

Estbamos, estimado amigo, en el primer captulo, Perspectiva histrica de una conspiracin de silencio. Y quines forman parte de esa conspiracin? Por qu de silencio?

La conspiracin se instaura desde el mismo momento en el que las grandes empresas transnacionales se configuran en una estructura de cartel oligopolstico, en la que se integran desde las mineras, que extraen y transportan la fibra natural, hasta las compaas que acometen la fabricacin de productos que determinan un consumo masivo de esa materia prima, como es el caso, sobre todo, del amianto-cemento, y/o tambin aquellas otras que asimismo acometen, a travs de las distintas filiales del grupo industrial respectivo, la produccin de una heterognea serie de fabricados, que no tienen ms nexo, aparte del financiero, que el que consiste en que todas esas filiales utilizan el amianto en sus respectivas producciones. Es o era el caso, por ejemplo, de John Manville o de Turner & Newall.

Luego le pregunto sobre John Manville.

De acuerdo. Sigo. Al incluir a las propias industrias extractivas, el cartel nunca ver con entusiasmo cualquier alternativa que suponga la utilizacin de un substituto del asbesto. En su lugar, optarn por emponzoar la literatura mdica con trabajos mercenarios, hagiogrficos, y que suponen una negacin o minimizacin del riesgo real, y de su letal naturaleza.

Le pregunto tambin ms tarde sobre ese emponzoamiento de la ciencia.

Cuando le parezca. Otras diversas actuaciones concordantes a esa misma finalidad, como es el caso de los leoninos acuerdos extra-judiciales, con inclusin de clusula de confidencialidad, que convierten a la vctima en cmplice, hurtando al conocimiento general, judicial y cientfico, la agresin que suponen esos casos sustrados a las estadsticas epidemiolgicas, etc., todo ello, junto con la guerra sucia contra activistas del medio ambiente, contra sindicalistas y contra insobornables investigadores honestos, conforman esa conspiracin de silencio, que es algo ms que una simple frase hecha, como lo evidencian las pruebas que en ms de una oportunidad han emergido a la luz pblica, con ocasin de acciones judiciales de incautacin de los archivos de esas compaas. A travs del cartel formado por las organizaciones patronales SAIAC y AIA, esas empresas han formado un cerrado frente comn, en la defensa a ultranza de sus fuertes intereses econmicos, sin ninguna suerte de freno o de reparo tico, faltando groseramente a la verdad, echando mano de verdades a medias, recurriendo a interpretaciones torticeras de evidencias imposibles de escamotear, etc., etc.

Fuertes intereses econmicos Nos puede dar alguna cifra?

La industria del amianto comienza con su extraccin, con la minera. Pero luego estn todas aquellas que lo utilizan como materia prima. Por lo tanto, por intereses econmicos ha de entenderse los de todos, los de los que lo extraen y los de los que lo utilizan, con independencia de que, como de hecho ocurre, en determinados casos sean lo uno y lo mismo. Pues bien, si se consulta el anuario Virta, ah puede comprobarse que las cifras anuales, correspondientes exclusivamente a la extraccin, suponen ya sumas ingentes, descomunales, ao tras ao.

SAIAC y AIA, son patronales espaolas? Asociadas a la CEOE?

La SAIAC, fundada en 1929, es el cartel internacional del amianto-cemento, en el que en su momento se integraron las empresas espaolas, Uralita, y su predecesora, Roviralta y Cia. En cuanto a la AIA, como su propio nombre indica (Asbestos International Association), se trata de la asociacin patronal internacional, de todo el sector del amianto, y que, mediante convenciones bianuales, ha estado, entre otras cosas, coordinando toda la defensa a ultranza del asbesto, frente a los ataques injustificados de la comunidad cientfica mundial, de las organizaciones que tienen por objeto velar por la salud pblica, de los sindicatos no domesticados, del activismo ecologista, de las asociaciones de vctimas, etc., etc.

Abre usted el captulo con una reflexin del escritor y periodista germano Gnter Wallraff. Se ha inspirado en l, le ha tomado como ejemplo?

Nunca he meditado sobre ello. Para m ha sido algo espontneo, natural, obvio.

Una de las preguntas pendientes. Qu corporacin es esa a la que hace referencia en la entrada del captulo, la Johns Manville Corporation? Lo que dicen suena mejor que bien: seguridad, tica, liderazgo ambiental, compromisos institucionales.

Aqu podramos invocar al lapsus freudiano, o al refrn dime de lo que presumes, y te dir de lo que careces. Sorprende, no obstante, el descomunal cinismo que este tipo de actuaciones presupone. De todas las compaas involucradas en la conspiracin de silencio del amianto, John Manville ha sido, posiblemente, la lder indiscutible, aunque establecer un ranking en esta cuestin es verdaderamente problemtico, pues resultara harto difcil poder establecer una comparacin al respecto, pues todas tendran mritos ms que suficientes para aspirar al primer puesto en tan denigrante competicin.

Habla usted tambin de la empresa Owens-Corning. Le cito: ocult lo que saba acerca de los peligros del amianto. Nos explica esta historia de ocultamiento industrial empresarial.

Mi problema ahora es qu aducir como ejemplo entre tanto donde escoger, pero, en fin, vamos a ello. Qu le parece a usted la pretensin, de que los demandantes afroamericanos tuvieran que superar unas condiciones ms restrictivas para la admisin de sus demandas de indemnizacin, basndose en cierto estudio, que vendra a evidenciar que esas personas, de una forma natural, y por caracterstica racial, presentasen una capacidad pulmonar inferior?

Una infamia racista, otra ms.

Lo es, lo es. Pero igualmente podra mencionarle el hecho de que esta empresa estuvo sobornando durante quince aos, a razn de seis mil dlares mensuales, al doctor Wagner el primero en conseguir que la comunidad cientfica admitiese como probado el nexo causal entre amianto y mesotelioma-, para que ste, contradiciendo a sus propios resultados experimentales previos, viniese a sostener que dicha relacin causa-efecto no rezaba para la variedad de asbesto que usaba Owens-Corning, esto es, para el crisotilo.

Y consigui que el doctor Wagner cambiase de opinin? Por lo dems, no se moleste conmigo, cmo ha sabido usted de este soborno? Estas cosas no suelen contarse.

Mis afirmaciones, al igual que mis datos, generalmente suelen estar respaldadas por una amplsima cita de fuentes, hasta el punto de que la bibliografa, que ronda las mil pginas en formato A4, no se incluye en el libro, sino que se suministra por correo electrnico a quienes lo soliciten, a cuyo efecto se inserta la oportuna direccin.

Dicho lo cual, le pongo en antecedentes, a grandes rasgos, del caso Wagner. El pufo no se vino a destapar, hasta que no hubo fallecido el doctor Wagner, y se pudo acceder a sus papeles personales, cedidos por su viuda a una universidad. Las cantidades pagadas regularmente por Owens-Corning, figuraban como prestacin por un supuesto trabajo continuado sobre un tema totalmente ajeno al amianto, y que no era de la especialidad o lnea de investigacin del doctor Wagner; supuesto trabajo que jams se lleg a plasmar en publicacin alguna. Por otra parte, los pagos se efectuaron siempre a nombre de un tercero, y en un pas diferente del de la residencia habitual del doctor Wagner. Precauciones de ocultamiento y camuflaje, que no se justificaran si tales pagos hubieran correspondido a una contratacin honesta y normal. Todo este relato, lo encontraremos en los artculos de prestigiosos historiadores e investigadores (como es el caso, por ejemplo, de John McCulloch, de Geoffrey Tweedale, o de Annie Thbaud-Monny), que comprometen en ello su buen nombre y su credibilidad cientfica y profesional.

Parece increbleHace referencia al Kaylo, un producto que contiene amianto. Qu producto es ese? Se comercializa actualmente?

Se trataba de un producto aislante, formado por magnesia y asbesto. Actualmente no se comercializa.

El segundo apartado de este primer captulo lleva por ttulo: Conspiracin de silencio y corrupcin de la ciencia. Lo inicia con una hermosa cita del gran historiador Jacques Le Goff, fallecido recientemente. Nos regala la cita? Usted tambin piensa que apoderarse de la memoria y del olvido es una de las mximas preocupaciones de las clases que han dominado y dominan las sociedades histricas?

La cita viene a decir: Apoderarse de la memoria y del olvido, es una de las mximas preocupaciones de las clases, de los grupos, de los individuos que han dominado y dominan las sociedades histricas. Los olvidos, los silencios de la historia, son reveladores de esos mecanismos de manipulacin Jacques Le Goff, Storia e memoria

Eso hay muchas formas de lograrlo. Actualmente, una de las ms eficaces y en boga, consiste en trivializarlo todo, entre tamborradas, concursos radiofnicos de ventosidades, cucaas, telebasura, y pantomimas varias (la festa de las tres efes, o sea, festa, forca, y farina, fiesta, horca y harina). La vida da oportunidad y ocasin para todo; lo malo es cuando casi todo nuestro alimento espiritual nos lo reducen a semejantes frusleras y mojigangas, tratando de fomentar nuestra exclusiva aficin a las mismas, a travs del bombardeo continuo en los medios de difusin masiva.

Comenta usted el caso de una empresa brasilea del textil de amianto. Qu es eso del textil de amianto? Qu paso en esa empresa?

El amianto, por su condicin de ignfugo, ha sido empleado en la fabricacin de tejidos destinados a esa finalidad, tales como la de guantes y de prendas de proteccin contra el fuego y contra las altas temperaturas, y tambin en la confeccin de mantas, con el mismo propsito, y para la fabricacin de mangueras de extincin de incendios, cintas, etc.

La empresa brasilea en cuestin

La empresa brasilea, fabricante de textiles de amianto, aplicaba una poltica de personal, consistente en hacer uso de los resultados de los exmenes mdicos peridicos de su personal, al que ocultaba esos resultados, para decidir a qu trabajadores despedir, desembarazndose de aquellos que presentaban ya sntomas de suficiente entidad, como para ser determinantes de un prximo deterioro, que presupondra, por una parte, una disminucin sensible del rendimiento o un incremento del absentismo por enfermedad, y por otra, poniendo de manifiesto el riesgo, ante el resto de la plantilla, y dando oportunidad tambin, de que una demanda pudiera ser formulada. Los despedidos, en cambio, mucho tiempo despus, se sentiran aquejados por unos sntomas, cuyo origen no atinaran a identificar, y en esa condicin de ignorancia terminaran por sucumbir. Genocidio impune?, pues claro que s.

Por qu habla usted de familias enteras incapacitadas y no de meros individuos aislados?

Pues, obviamente, porque es as. El caso ms notorio es el del llamado mesotelioma familiar, en el que dos o ms miembros de una misma familia, con o sin consanguineidad, resultan afectados por esa patologa maligna (cncer de pleura, de peritoneo, de pericardio, de tnica testicular, o de otros asentamientos ms exticos), y cuya relacin especfica con la exposicin al asbesto, es prcticamente exclusiva. Esa exposicin puede ser laboral, pero tambin domstica (por haber llevado al hogar la ropa de trabajo), o de vecindad respecto del foco emisor (cantera, muelle de descarga, fbrica, taller, etc.). Vecindad expresable en kilmetros, segn la evidencia epidemiolgica.

Adems del mesotelioma familiar, otras patologas asociadas, como la asbestosis o el cncer pulmonar, tambin pueden afectar a los familiares del trabajador, pero en estos otros casos, para ello se requieren de poluciones ms cuantiosas.

Hablemos ahora de la corrupcin de muchos de los estudios epidemiolgicos. Le parece

Me parece, de acuerdo

***

[*] La primera, segunda parte, tercera, cuarta, quinta y sexta parte de esta entrevista pueden verse en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=184746, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=185017, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=185205, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=185614, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=185835 y http://www.rebelion.org/noticia.php?id=185989

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter