Portada :: EE.UU. :: 60 Aniversario del bombardeo de EEUU en Japn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-08-2005

Hace 60 aos, Hiroshima y Nagasaki

Ramn Chao
La Voz de Galicia


Tal da como maana, 6 de agosto, del ao 1945, a las 8 y cuarto de la maana, por orden de su presidente Truman, los norteamericanos lanzan contra Hiroshima, ciudad japonesa de tres millones de habitantes, la primera bomba atmica de la historia, llamada Little boy : 140.000 muertos. Tres das, el 9 de agosto, la segunda, de plutonio -y hasta ahora la ltima- arrasa Nagasaki: 70.000 muertos.

La utilizacin de la bomba atmica fue uno de los actos ms horrendos en la historia de la humanidad, equiparable a la barbarie de los campos de concentracin nazis y soviticos, todo en nuestro siglo XX y perpetrado por naciones civilizadas , se dan cuenta?

Al diario francs Le Monde no se le ocurre ms que publicar en primera plana y en grandes titulares la noticia escueta, y el comentario: Una revolucin cientfica.

En cambio, en Combat , el futuro premio Nobel Albert Camus escriba: Lo resumiremos en una frase: la civilizacin mecnica acaba de alcanzar su ltimo grado de barbarie. En un futuro prximo habr que elegir entre el suicidio colectivo o la utilizacin inteligente de las conquistas cientficas. Mientras tanto, cabe pensar que es una indecencia celebrar de este modo un descubrimiento que se pone al servicio de la rabia destructiva ms extraordinaria que afect al hombre desde hace siglos.

El 6 de agosto de 1945 los habitantes de Hiroshima se dedicaban a sus trabajos, casi todos en relacin con la guerra. Esos das, la mayor ocupacin consista en la destruccin de un ncleo de edificios tambaleantes, no fuera que se desplomasen en caso de bombardeos. En agosto la ciudad de Hiroshima es un verdadero horno. Se llega a temperaturas de ms de 40 grados y a una humedad que hace insoportable el calor. La gente iba vestida con los mnimos atuendos, lo que aument el poder malfico de la bomba.

El Gobierno americano justific la utilizacin de la bomba atmica como que era el nico medio de conseguir la rendicin inmediata de Japn y terminar la guerra, evitando un coste excesivo de vidas humanas. Este argumento ha sido echado por tierra por los estrategas militares. Lo primero que se hace para conseguir ese fin es prevenir al enemigo y exigir su rendicin bajo esa amenaza. Las bombas fueron lanzadas sin advertencias previas y en grandes capitales carentes de valor estratgico.

Albert Camus prosegua en su artculo premonitorio: Nos alegraramos si los japoneses capitulan despus de la destruccin de Hiroshima y gracias a la intimidacin, pero nos negamos a sacar otra leccin de una noticia tan grave, que la creacin de una verdadera sociedad internacional en la que las grandes potencias no tengan ms derechos que las pequeas, y en que la guerra, azote ya definitivo debido a la inteligencia humana, no dependa de los apetitos o de las doctrinas de tal o cual Estado.

La historia se repite. La disculpa de los bombardeos fueron las vidas evitadas de los 500.000 boys que hubieran muerto en una invasin terrestre de Japn. Truman saba, por informes militares, que las estimaciones sobre el nmero de muertos era de 31.000. Las razones de los bombardeos de Irak son las armas de destruccin masiva que nunca existieron.

Los historiadores saben ahora, por los documentos abiertos al pblico, que los norteamericanos quisieron advertir a la Unin Sovitica de lo que les esperaba si proseguan su empeo de instalarse en el este asitico.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter