Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Israel
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-06-2014

Israel, un ejrcito dotado de Estado
Golpe de Estado? Tonteras!

Uri Avnery
zope.gush-shalom.org

Traducido para Rebelin por LB.


La existencia del ejrcito en un Estado verdaderamente democrtico entraa una paradoja.

Se supone que un ejrcito debe obediencia al gobierno electo. Obediencia incondicional.

Pero el ejrcito (incluyendo las fuerzas de tierra, mar y aire) es la nica estructura armada poderosa de un pas. Tiene la capacidad para dar un golpe de Estado y hacerse con el poder en cualquier momento.

Solamente en los ltimos meses comandantes militares han dado golpes de Estado en Egipto y Tailandia, y puede que en otros lugares tambin.

Entonces, qu es lo que impide a los comandantes militares realizar asonadas en todas partes? Slo los valores democrticos con los que se formaron.

En Israel un golpe militar es impensable.

Aqu viene a cuento aquel viejo chiste israel: el jefe del Estado Mayor rene a sus comandantes y les dice: "Camaradas, maana por la maana a las 06:00 horas nos apoderaremos del gobierno".

Por un momento se hace el silencio. A continuacin toda la audiencia estalla en carcajadas.

Llegados a este punto un cnico podra decir: "Para qu habra de molestarse el ejrcito en dar un golpe de Estado? Pero si ya gobierna en Israel de todos modos!"

En las clases de educacin cvica aprendemos que Israel es una democracia. En la jerga oficial, "un Estado judo y democrtico". El gobierno decide, el ejrcito cumple sus rdenes.

Pero, como dijo el otro, "las cosas no son como las pintan".

Es cierto que nunca se ha dado en Israel un caso de desobediencia militar de alto nivel. Lo ms parecido a eso que hemos conocido fue lo que ocurri en vsperas de la guerra de 1967, cuando el primer ministro Levy Eshkol vacil en dar la orden de ataque y varios generales impacientes amenazaron con dimitir. Hubo tambin un coronel que dimiti para protestar contra el plan de atacar Beirut en la guerra del Lbano de 1982.

Pero incluso durante la retirada de la Franja de Gaza de 2005, un momento de suprema crisis emocional, cuando la opinin pblica estaba profundamente dividida, no se produjo ningn acto de rechazo. El ejrcito ejecut las rdenes del gobierno.

Pero el papel del ejrcito en la poltica nacional [israel] es mucho ms complejo.

Justo ahora, el ejrcito participa en el ritual anual de la lucha presupuestaria.

El ejrcito dice que necesita mucho ms de lo que el Ministerio de Hacienda dice que puede dar. Es una cuestin de seguridad nacional, qu digo, de supervivencia nacional. Se evocan terribles amenazas. Tras una amarga disputa se alcanza un compromiso. Luego, pasados unos meses, el ejrcito se presenta y exige algunos miles de millones ms. Un nuevo peligro se cierne en el horizonte. Ms dinero, por favor.

La gente del ministerio de Hacienda afirma que una gran parte del presupuesto militar se va en pagar pensiones. A fin de mantener al ejrcito joven y fresco los oficiales se jubilan a la provecta edad de 42 aos y durante el resto de sus vidas reciben pensiones muy generosas. Eso se aplica no slo a los oficiales de combate, que pasan mucho tiempo sobre el terreno y descuidan a sus familias, sino tambin a los cambiadores de papel, a los wallahs y al personal tcnico, cuyo trabajo es esencialmente civil. Tmidas sugerencias para pagar menos en lo sucesivo son rechazadas airadamente.

Cuando un general se va a casa el ejrcito considera que es su deber de camaradera proporcionarle un trabajo civil adecuado. El pas rebosa de ex generales y ex coroneles que ocupan puestos centrales en la poltica, la administracin pblica, empresas y servicios de titularidad estatal, etc. Los magnates los emplean pagndoles enormes salarios por sus influyentes conexiones. Muchos de ellos han fundado empresas relacionadas con la "seguridad" y se dedican al comercio internacional de importacin y exportancin de armas y material militar.

Casi a diario, estos ex aparecen en la televisin y escriben en los peridicos como expertos en asuntos polticos y militares, ejerciendo as una enorme influencia sobre la opinin pblica.

Pocos de ellos son "izquierdistas" que propaguen ideas a favor de la paz. La inmensa mayora difunden opiniones que van desde el "centro-derecha" hasta la derecha fascista.

Por qu?

El mismo cnico de antes podra dar una explicacin muy simple. La guerra es el elemento natural del ejrcito.

El meollo de la profesin militar consiste en hacer la guerra y prepararse para ella. Toda su existencia se basa en hacer la guerra.

Es natural que cada profesional busque una oportunidad para demostrar su vala profesional. La paz raramente ofrece una oportunidad a los oficiales del ejrcito. La guerra es una inmensa oportunidad. La guerra significa atencin, promocin, ascenso vitalicio. En la guerra un oficial militar puede demostrar su vala y sobresalir en formas que seran insospechadas en tiempos de paz.

(A los oficiales de rango superior les gusta decir que odian la guerra ms que nadie "porque han visto sus estragos". Eso es pura tontera.)

La ocupacin es tambin, por supuesto, una forma de guerra. Es, en palabras de Clausewitz, la continuacin de la poltica por otros medios.

Yo no soy un cnico y no tiendo a la visin cnica, que por fuerza suele ser simple y superficial.

Estoy dispuesto a aceptar que la gran mayora de los militares de carrera de hoy y de antes son, al menos desde su propio punto de vista, verdaderos idealistas. Cuando sus compaeros terminan su servicio militar obligatorio y se embarcan en bien remuneradas carreras civiles los oficiales permanecen en el ejrcito por sentido del deber y por patriotismo. Si creyeran en la paz lo habran sacrificado todo por la paz.

El problema es que no lo hacen.

El ejrcito genera una perspectiva, una visin del mundo que es inherente a su propia naturaleza. Desde el primer da le dice al soldado que existe un "enemigo" contra el que debe estar listo para luchar y, si es necesario, sacrificar su vida. El mundo est lleno de prfidos y crueles enemigos potenciales que amenazan a la patria. No hay que ser judo ni recordar el Holocausto para saberlo (aunque sin duda ayuda).

Una vez que Hitler lleg al poder, podra haber sido derrocado de otra forma que no fuera por la guerra? Haba otra manera de salvar al mundo?

Claramente, no. Por muy despreciado que pueda ser en tiempos de paz, en tiempos de necesidad todo el mundo vuelve su mirada hacia el general, de quien se espera la salvacin de la nacin.

Esta conviccin, repetida todos los das durante aos y aos, moldea la mentalidad militar. Y continuar hacindolo hasta que la humanidad consiga por fin crear una estructura de gobierno mundial que convierta la guerra en algo obsoleto.

Todas estas tendencias adquieren en Israel un carcter ms extremo todava.

El Estado de Israel naci de una larga y brutal guerra. Desde el primer da su existencia dependi de la fuerza moral y material de su ejrcito. El ejrcito es el centro de la vida nacional, la nia de los ojos de sus ciudadanos judos. Es, con diferencia, la institucin ms popular en Israel al da de hoy.

Esto me recuerda al Reich alemn del Kaiser, donde se deca que "Der Soldate / ist der beste Mann im Staate" ("el soldado es el mejor hombre en el Estado"). Quizs no sea casualidad que el fundador del sionismo, Theodor Herzl, fuera un ferviente admirador del Reich del Kaiser.

En mi dilogo permanente por Internet con mi amiga de Lahore me llam la atencin una vez ms la similitud existente entre nuestros dos pases. Pakistn e Israel nacieron simultneamente en territorios que haban sido colonias britnicas tras una particin dolorosa que provoc un enorme derramamiento de sangre y transform en refugiados a masas de gente. Ambos pases se basan en una ideologa tnico-religiosa y viven en conflicto permanente con sus vecinos.

Las dos son democracias gobernadas entre bambalinas por sus ejrcitos y sus aparatos de inteligencia.

Todo joven israel judo est obligado a servir en el ejrcito. Los varones sirven por un perodo de tres aos -los aos ms formativos en la vida de un hombre, los aos de idealismo, cuando an no existe la carga de una familia y estn dispuestos al sacrificio.

(En la prctica casi el 40% no hacen ningn servicio militar, pues tanto los ciudadanos rabes como los ciudadanos judos ortodoxos estn exentos, aunque por razones diferentes.)

El ejrcito es el crisol para los jvenes nativos inmigrantes llegados de Rusia, Marruecos, Etiopa y de muchos otros pases. Durante 1.100 das y noches el ejrcito forja su denominador comn y moldea su perspectiva comn.

Vienen al ejrcito ya preparados. El sistema educativo israel es una fbrica de adoctrinamiento sionista, empezando desde el jardn de infancia. Esos 15 aos, coronados por tres aos de servicio militar, producen una inmensa mayora de hombres y mujeres de mente estrecha empapados de nacionalismo y etnicismo. A partir de ah el militar profesional iniciar una carrera que lo llevar tan lejos como pueda pero sin desprenderse jams de su carga ideolgica.

El hecho de abandonar el ejrcito a los 42 aos y de iniciar una carrera civil no significa deshacerse de esas anteojeras. Al contrario, los oficiales militares siguen sindolo incluso cuando visten ropas civiles. Se podra decir que los oficiales, presentes y pasados, constituyen el nico partido real del pas.

Ese no es el ejrcito al que jur lealtad el da en que fue fundado. En aquellos tiempos muchos oficiales eran miembros de kibutzs y haban sido educados en el espritu del socialismo y la solidaridad. Al cabo de 57 aos de ocupacin el ejrcito se ha embrutecido, muchos oficiales son colonos, muchos visten kippas de punto con motivos nacionalista-religiosos. Los partidos religiosos de ultraderecha se esfuerzan deliberadamente por infiltrarse en el cuerpo de oficiales y lo estn consiguiendo a una enorme escala.

Hace ms de 200 aos el conde Mirabeau, lder de la revolucin francesa, pronunci aquella famosa frase de que Prusia "no es un Estado dotado de ejrcito, sino un ejrcito dotado de Estado".

Lo mismo se puede decir hoy de La-nica-Democracia-de-Oriente-Medio.

 

Fuente: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1402670626/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter