Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-06-2014

Entrevista con Gabriele del Grande sobre el documental Io sto con la sposa (Yo estoy con la novia)
"Lo que queremos es voltear la narracin hegemnica de la frontera"

Gorka Larrabeiti
Rebelin


Esto no es una entrevista sobre arte y poltica. O no solo. Esto que leern es una invitacin a la desobediencia civil contra las leyes que gobiernan el derecho de entrada a la Fortaleza Europa. Tambin es una invitacin a financiar una pelcula que se ha presentado al prximo festival de Venecia y que se ha sufragado con la voluntad de quienes creen que quebrando las fronteras del lenguaje se pueden cambiar las fronteras y el mundo. Hablamos del documental Io sto con la sposa ("Estoy con la novia"), una obra que quiebra fronteras de gnero porque es realidad y ficcin, tragedia y comedia, una obra que quiebra fronteras de espacio porque es surea y nortea, mediterrnea y europea, y tambin una obra que quiebra la frontera de lo legal y lo ilegal, lo legtimo y lo ilegtimo.

Hablamos con el periodista Gabriele del Grande, autor junto con el director Antonio Augugliaro y el escritor Khaled Soliman Al Nassiry, sobre esta aventura cinematogrfica, pero antes aprovechamos la ocasin para hacerle algunas preguntas sobre emigracin, Siria, Libia y sobre periodismo, temas que l ha tocado en su trabajo.

-Podras sintetizar brevemente las novedades que ves en los movimientos migratorios en origen? Cules son las razones para emigrar y el origen de la mayora de los migrantes actualmente?

-El mayor cambio de los ltimos aos es la crisis econmica que afecta sobre todo a los pases del sur de Europa. Una crisis que, de hecho, ha paralizado el mercado laboral y forzado a muchos emigrantes a dejar nuestros pases. Actualmente la principal ruta migratoria es de salida. En 2012 se marcharon de Italia al menos 100.000 personas. En ese mismo ao 215.000 sudamericanos dejaron Espaa y 200.000 albaneses se fueron de Grecia. Algunos volvieron a sus pases de origen; otros partieron para el norte de Europa, Alemania o los pases rabes del Golfo. Sin embargo, aunque la crisis ha vuelto menos atractivos los pases europeos, el nmero de desembarcos en Italia sigue creciendo. En los primeros cinco meses de 2014 han llegado por mar unas 50.000 personas. La mitad eran eritreos y sirios. Lo que ms presin ejerce en las puertas de Europa son la guerra en Siria y la inestabilidad crnica en el cuerno de frica. Millones de personas se han escapado de estas regiones. Para casi todos, la fuga concluye en los pases vecinos, donde esperan el fin de la guerra y la posibilidad de regresar a su propia tierra. Pero entre toda esta gente hay tambin decenas de miles de personas que eligen Europa como destino de su exilio. Para llegar hay un nico camino, el mar y el viaje de la muerte, puesto que obtener un visado Schengen se ha convertido en un privilegio para slo unos pocos.

-Centrndonos en el problema de Siria, de qu huyen los sirios? Cul es la solucin para el conflicto sirio? Qu queda de la revolucin democrtica original?

-La guerra de Siria ha obligado a huir a ms de 12 millones de personas entre refugiados y desplazados internos. La mitad de la poblacin. Solo 89.000 solicitaron asilo en Europa a lo largo de 2013. Menos de un uno por ciento. Es ms que obvio que escapan de la guerra. Pero, por qu Europa? La respuesta creo que se encuentra en la inestabilidad de los pases rabes. Dnde pueden encontrar refugio hoy quienes huyen de Siria? En un Lbano en crisis debido a la presencia de un milln de refugiado sirios e implicado directamente en la guerra de Siria a travs de las milicias de Hezbol? En un Irak al borde de la guerra mundial musulmana entre chies y sunes? En un Egipto que ha estado tambin al borde de una guerra civil entre militares y Hermanos Musulmanes? En una Libia con enfrentamientos cotidianos entre las milicias que controlan el territorio? En una Jordania convertida en un megacampo de refugiados al estilo del de Zaatari?

Hemos entrado ya en el tercer ao de guerra e incluso a los ms optimistas les ha quedado claro que harn falta muchos aos antes de que Siria alcance la paz. No se atisban soluciones en el horizonte. Al contrario, actualmente el conflicto se ha extendido a Irak y se corre el peligro de que involucre a los ejrcitos iran y estadounidense en una inslita alianza antiqaedista que podra reforzar paradjicamente a Bashar Al Asad en cuanto protector de la regin de los qaedistas del Estado Islmico (ISIL). Un final de partido muy amargo que explicara bien el cuidado con el que la aviacin siria ha evitado bombardear las columnas de los qaedistas en Siria y en su cuartel general en Raqqa, prefiriendo claramente seguir aterrorizando a los civiles de Alepo y otras ciudades ocupadas por las tropas de los insurgentes.

Es como decir que dejando que crezca el cncer de Al Qaeda en Siria, el rgimen ha conseguido, por un lado recuperar credibilidad ante las cancilleras internacionales como el mal menor (pregntense por qu Obama no ha bombardeado despus del uso de armas qumicas), y por el otro a dividir a la oposicin militar, que actualmente est ocupada en dos frentes (contra el Estado Islmico de Irak y el Levante, EIIL, y contra el rgimen).

De la revolucin inicial solo quedan cenizas. Como si fuera un incendio, la guerra ha asolado el pas. Y las cenizas del movimiento son esos pocos activistas que no han muerto estos aos a manos del rgimen o de Al Qaeda. Muchos de ellos se han escapado al extranjero. Otros siguen an en Siria y trabajan en los hospitales, en la distribucin de ayuda humanitaria o en los centros de prensa. Su papel futuro depender mucho de la solucin del conflicto. A veces, bajo las cenizas, quedan ascuas y puede reavivarse el fuego. Otras veces, ni eso, y se pierde toda esperanza. Depende mucho de cmo termine la guerra, pues la tarea ms ardua tras la tregua no sern tanto las reformas como la reconciliacin, in primis entre sunes, alaues y chies. Y esos avisos de guerra entre sunes y chies en Irak no dejan presagiar nada bueno.

-Recuerdo tus reportajes sobre los campos de la Libia de Gadafi, pas del que se habla poco desde la guerra. Qu noticias tienes de la situacin actual?

-No voy a Libia desde febrero de 2012, as que no tengo impresiones frescas de ese pas. Pero leyendo la prensa veo claro que se trata de una transicin muy difcil. El desarme de las milicias que han combatido la guerra prosigue despacio y su conflicto con el ejrcito nacional se hace cada vez ms manifiesto. No ha habido una verdadera reconciliacin entre las tribs y las ciudades que sostuvieron al rgimen hasta el final (Sirte, Beni Walid, Tawargha, Sebha, Kufra) y las que insurgieron al principio y cuentan ms en el escenario libio actualmente (Misrata, Bengasi, Gharyan). Por el contrario, ha habido nuevos enfrentamientos precisamente entre estas ciudades. En algunas zonas de Cirenaica, en Derna, por ejemplo, se ha vuelto cada vez ms problemtica la presencia de milicias qaedistas que no reconocen a la autoridad nacional. La poblacin local las ve con malos ojos y les ha pedido ms de una vez que se desarmen. Las peticiones de autonoma (cultural y econmica) realizadas por Cirenaica, o por los bereberes de Jebal Nafusa no han obtenido respuestas adecuadas. Toda esta inestabilidad frena y en ocasiones bloquea la produccin y la exportacin de gas y petrleo con graves consecuencias para la economa libia. Es difcil decir cunto durar esta situacin, pero todo el mundo saba que, al caer un rgimen tan opresivo como el de Gadafi, iban a hacer falta muchos aos antes de reconstruir un nuevo orden. Sea como sea, no hay por qu ser pesimista necesariamente. En medio de todos estos problemas, sigue vivo el fermento de la sociedad civil libia; han nacido cientos de asociaciones, partidos, diarios; se estn reformando los programas escolares; hay una nueva apertura a las inversiones privadas. Se trata de un proceso de construccin que requiere mucho ms tiempo del que llev la destruccin del rgimen precedente.

-Cmo ha evolucionado la poltica europea para gestionar las fronteras en el Mediterrneo? En qu momento nos encontramos? Qu ha sucedido a lo largo de 2014?

-La principal novedad de los ltimos aos es el rgimen de libre circulacin que adopt en 2007, sin que se levantara ningn escndalo, la Unin Europea con los nuevos Estados miembro de la Europa del Este y parte de los pases balcnicos (pienso en el acuerdo de liberalizacin de visados con Albania de 2010). Una decisin muy valiente ya que de all proviene ms de la mitad de los trabajadores emigrantes de la UE. En cambio, la poltica relativa al Mediterrneo sigue siendo la misma. Patrullas militares, devoluciones, externalizaciones del control de la frontera. Y las consecuencias de esta poltica siguen siendo los muertos a lo largo de las rutas migratorias, ya sean jvenes asesinados en las vallas de Ceuta y Melilla, ahogados en el canal de Sicilia, o muertos de sed en la regin de Evros, en la frontera entre Turqua y Grecia. Los resultados de las ltimas elecciones europeas no prometen nada bueno. Y es una pena, pues la nica solucin sensata puede llegar solamente de la Comisin Europea y pasa por una simplificacin de las reglas para conceder visados Schengen. Es decir: hay que trabajar para que los cincuenta u ochenta mil migrantes que todos los aos atraviesan el mar puedan viajar en avin con un visado en el pasaporte. As pues, hace falta legalizar a esos viajeros, despenalizar el viaje; o sea: hacer en el Sur lo que Europa ya hizo en el Este.

-Te hemos ledo en las redes sociales denunciar un nuevo acuerdo firmado por la Federacin Nacional de Periodistas (FNSI) que afectar a un 60% de periodistas freelance y colaboradores ocasionales segn el cual estos podrn recibir pagas horarias ridculas (unos 8). Cul es el estado de la informacin actualmente en Italia? Qu caminos les quedan a los periodistas vocacionales para ejercer su trabajo?

-Me sum a un llamamiento de algunos colegas freelance italianos. Yo dej de escribir para la prensa italiana hace aos. Vendo mis artculos en los Estados Unidos, Alemania, a veces en Suiza. Es el nico modo que tengo para pagar los gastos de viaje y tener un salario digno. Que cmo est la prensa italiana? Digamos que no muy bien, pese a las excepciones de muchos colegas que siguen haciendo bien este trabajo en las redacciones. Pero para quienes como yo trabajamos desde fuera, como periodistas independientes, en Italia no hay esperanzas. A menos que uno se decida y experimente un nuevo sistema productivo, como por ejemplo la financiacin popular en lnea, que es lo que estamos tratando de hacer con cierto xito para financiar nuestro ltimo documental Io sto con la sposa (Yo estoy con la novia).




-Hay otras pelculas recientes aparte de la vuestra que recomendaras ver a nuestros lectores sobre la frontera?

-Llevo seis meses sin ver nada aparte de la pelcula en la que estamos trabajando. As que no puedo responderte... Tengo la mente en blanco: veo solo fotogramas de nuestra pelcula...

-Qu es Io sto con la sposa (Yo estoy con la novia)? Cmo lo definiras?

-Io sto con la sposa es muchas, muchas cosas. Es un documental que trata de contar mediante la irona y la poesa el drama de la guerra en Siria y las travesas del mar. Es una divertidsima mascarada, pero tambin un sersimo acto de desobediencia civil. Se cuenta la historia de un cortejo nupcial que cruza Europa, desde Miln hasta Estocolmo, para ayudar a cinco palestinos y sirios sin papeles a que lleguen a Suecia y soliciten all asilo. Antes de ser una pelcula, es una historia real. Real como el grupo transnacional, formado por italianos, palestinos y sirios, con el que decidimos que haba llegado el momento de desobedecer, de dejar de respetar ciertas leyes. Porque el derecho no es neutro. Las leyes a veces pueden ser errneas. Y llega un punto en el que no tiene sentido apelar al Estado de derecho ni a la retrica de los derechos humanos. Un punto en que solo la conciencia te puede decir si ests en el lado justo, y cuando una guerra la has visto con tus propios ojos no te queda ninguna duda de que ests en el lado justo si ests ayudando siquiera a una de esas personas que estn huyendo.

-Cmo naci la idea y cul era el objetivo?

Naci por pura casualidad, un mes despus de mi ltimo viaje a Siria. Haba quedado con dos amigos damascenos de Miln, Jaled Soliman Al Nassiry e Tareq Al Jabr, para tomar un caf en la estacin Porta Garibaldi de Miln. Estbamos buscando un bar cuando de pronto se nos acerc un tipo de unos treinta aos con una mochila y cara de acabar de llegar a la ciudad. Sabis de qu andn sale el tren para Suecia?, nos pregunt en rabe. Le respondimos con una carcajada y le invitamos a tomarse un caf con nosotros, porque trenes para Suecia desde Miln no hay. Tres horas despus seguamos todava sentados en una mesa llena de tazas de caf y colillas de cigarrillos en el cenicero.

Este tipo, que se llamaba Abdalla, era un palestino sirio de Yarmouk, que viva en Damasco. Se haba escapado de Siria al estallar la guerra cuando estudiaba literatura inglesa en la universidad de Latakya. Haba llegado a Italia dos semanas antes, el 11 de octubre, y se haba salvado por poco del naufragio que cost la vida a ms de 250 personas. Esa noche nos despedimos de l en la puerta de un centro de acogida que hay en la calle Aldini. Y sin embargo, su historia nos persigui hasta casa. No era la primera vez que nos pasaba algo parecido. Por Miln haban pasado ya amigos de Jaled que huan de la guerra, a los que acogimos directamente en nuestra casa. Se quedaban pocos das: el tiempo justo para dar con algn contrabandista que los llevara sin documentos hasta Suecia. Despus de cada despedida, el eco de sus historias de guerra y de sus travesas del Mediterrneo resonaban en nuestras cabezas, hasta que decidimos hacer algo. Fue as como se nos ocurri lo del cortejo nupcial. De repente, nos dijimos: De cundo ac va a detener un polica a una novia?.

-Este extrao viaje de bodas no deja de ser un viaje. Qu fue lo que ms os sorprendi durante el viaje a travs de las fronteras europeas?

-La acogida que nos brindaron. No me refiero al polica de la estacin de Copenague que nos dese muchas felicidades al vernos pasar, sino a quienes nos abrieron las puertas de sus casas para alojarnos en Miln, Marsella, Bochum, Copenague y Estocolmo. En todas partes encontramos una Europa distinta. Una Europa transnacional, solidaria y fiestera.

-Nadie es el mismo al volver de un viaje. Qu os gustara cambiar en los espectadores que vean vuestra pelcula?

-Quisiera que el espectador saliera de la sala del cine con un poco de envidia sana. Que le diera un poco de rabia no haber venido con nosotros. Que vea la belleza de nuestra aventura, porque se trata de una historia llena de belleza. Es una historia de amistad entre gente de las dos orillas del Mediterrneo que demuestran que el mar no solo es un cementerio, sino que une. No decimos el asco que da el mundo: lo que hacemos es gritar lo bello que es el mundo que hemos creado. Al hacerlo, damos abrigo a la esperanza, porque demostramos que ms all de una cierta compasin autoabsolutoria, podemos ejercitar nuestra libertad. Podemos ser sujetos polticos, aunque para ello haya que correr riesgos. Nosotros nos hemos arriesgado mucho, incluso demasiado. En el momento en el que salga la pelcula nos pueden imputar por favorecimiento de la inmigracin clandestina. Sin embargo, nuestro sueo de un Mediterrneo de libre circulacin es ms fuerte que nuestros miedos. Y hacen falta sueos, porque son imgenes del futuro. Sin horizontes no se incide en la realidad, y entonces nos quedamos solo en lo virtual, en la retrica de los derechos humanos, las peticiones online y los me gusta de Facebook.

-Qu acogida ha tenido la iniciativa en los medios de comunicacin?

-La prensa internacional se est interesando mucho en nuestra pelcula. Han escrito sobre la pelcula El Pas, France 24, Vice News, BBC y van a salir ahora artculos en Der Spiegel, Wall Street Journal y el New York Times, sin mencionar lo que ha ido saliendo en la prensa italiana. El secreto creo que reside en la historia en s. Me refiero a que hemos conseguido combinar una serie de lugares comunes o arquetipos opuestos: la guerra y una novia, la frontera y el rap, el drama y la irona, la desobediencia civil y las corbatas. Este cortocircuito simblico ha conquistado la fantasa de los periodistas. Nuestra historia es bonita de contar. Tan bonita que nosotros decidimos hacer de ella una pelcula...

-Habis conseguido presentar la pelcula al festival de cine Venecia de este ao. Cundo se sabr si la han seleccionado y cundo se podr ver finalmente la pelcula entera?

-Antes de finales de julio se sabr si la han seleccionado o no. En caso positivo, el estreno est previsto para principios de septiembre.

-Cmo pueden ayudar a financiar la pelcula nuestros lectores? Por qu deberan hacerlo?

Nos preguntamos si haba una comunidad de personas que compartieran nuestro sueo: el de un Mediterrneo que una a sus gentes en vez de limitarse a ser una fosa comn de esos viajeros indeseados. Tambin nos preguntamos si este acto provocador de desobediencia civil en la frontera poda convertirse en un manifiesto para esa comunidad de personas. Y la respuesta ha sido extraordinaria. En un mes hemos recogido 60.000 euros donados por ms de 1.800 personas. Falta un mes para alcanzar los 150.000 que cuesta fabricar la pelcula (unas veinte personas que han hecho un trabajo creativo durante un ao). Esta es la mayor financiacin popular en Internet que se haya organizado jams en Italia. Y seremos la pelcula con los ttulos de coda ms largos del mundo, porque queremos incluir al final el nombre de todos nuestros donadores. Ser un modo para agradecerles su gesto y para recordar que esta es una pelcula que la gente quiso hacer.

Haremos de todo para llevarla a Venecia porque lo que queremos es voltear la narracin hegemnica de la frontera. Usar el arte para hacer bello lo que esa narracin dominante ha etiquetado como feo, criminal, peligroso. Solo as, dndole la vuelta a cmo nos cuentan el mundo y anticipando miradas futuras, cabe cambiar la realidad.

-Gracias, Gabriele, por la paciencia. Quienes quieran participar en la financiacin de la pelcula, pueden hacerlo aqu: https://www.indiegogo.com/projects/io-sto-con-la-sposa-on-the-bride-s-side--2



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter