Portada :: EE.UU. :: 60 Aniversario del bombardeo de EEUU en Japn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-08-2005

Hiroshima y Nagasaki terror de ayer y de hoy

Cndido
Liberacin


Ni la suma de todos las acciones terroristas ni las que son aviesamente calificadas como tales cuando se trata de luchas de liberacin popular contra invasiones u ocupaciones extranjeras ( resistencia en Irak y del pueblo palestino ocupado por el ejrcito de Israel) , ni los horrores de las dos grandes guerras mundiales en la primera mitad del siglo XX, pueden compararse al crimen contra la humanidad, que signific la utilizacin de las bombas nucleares contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki por parte de Estados Unidos.

Se cumplen estos das 60 aos de aquel horror y nunca como ahora resulta imprescindible recordarlo porque el mismo imperio que lo puso en prctica entonces mantiene , junto a una capacidad destructiva que nunca ces de aumentar, la misma actitud agresiva hacia la humanidad y el planeta que la alberga. Con ms peligrosidad porque es un imperio en decadencia, (entonces iniciaba su irresistible ascenso que tuvo su primer gran frenazo con la derrota de Vietnam) dirigido por un equipo de fanticos, corruptos que se han enriquecido con la guerra y la sangre de compatriotas de "tercera clase", dispuestos a sembrar el terror por doquier antes de su extincin como potencia imperial. Su peligrosidad y virulencia aumenta en la medida en que otra gran derrota de consecuencias impredecibles pero igualmente catastrfica, es ya una realidad indisimulable en Irak, y en que la Unin Europea, carente de lderes y de un proyecto de humanidad mejor, se debate en sus propias contradicciones y termina asumiento su papel de vasallo de ese imperio en cada.

A las 8.15 de la maana del 6 de agosto de 1945, la superfortaleza estadounidense Enola Gay consumaba un hito en la ms sombra historia de la humanidad al arrojar la primera bomba atmica sobre Hiroshima y sus 400 000 habitantes. Tres das despus una segunda bomba fue dirigida contra la ciudad de Nagasaki que, protegida por las montaas que la dividen,result menos afectada aunque el nmero de vctimas mortales fue calculado en 40 000.
Cuando fue cometido este crimen, el Japn como potencia beligerante de la Segunda Guerra Mundial, estaba prcticamente vencido, el 40% de su territorio destruido y careca ya de capacidad ofensiva tanto por tierra como martima. Su sueo de gran imperio asitico se haba esfumado y slo aspiraba a una paz en las condiciones menos humillantes posible. Deseos que el presidente Truman desoy deliberadamente porque, tal como ocurri con la actual guerra contra Irak, la decisin del ataque nuclear ya haba sido adoptada. Es decir no haba, en ese momento ni en un futuro predecible, ningn riesgo para la seguridad de Estados Unidos, que la justificara. El investigador norteamericano,profesor en Ciencia Sociales D.F. Fleming, en su libro La Guerra Fra , desmiente las motivaciones oficiales del gobierno de Harry Truman para justificar el ataque, es decir "la defensa de vidas americanas" (el mismo argumento fue usado en 1983 por Reagan para invadir Panam y arrasar la localidad de Los Chorrillos y sus 3000, habitantes) as como el de la venganza por el ataque japons Pearl Harbor en 1941.

Hiroshima y Nagasaki fueron reconstruidas, la vida sigui su ritmo y las mujeres japonesas siguieron durante muchos aos pariendo monstruos a consecuencias de las radiaciones. Pero el imperio sigui incrementando su arsenal atmico, con la complicidad de los gobiernos de la Unin Europea y los columnistas de las empresas mediticas, que ahora se "alarman" y amenazan a Irn porque "podra" desarrollar alguna bomba nuclear en el marco del programa de desarrollo nuclear para sus necesidades energticas. Dentro de diez aos, segn la CIA. El riesgo para la Humanidad no es Irn, sino este imperio y sus satlites,gobiernos y empresas mediticas, que respaldan y defienden implcitamente el terrorismo sistemtico que es la esencia de la poltica exterior del imperio.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter