Portada :: Brasil :: Las caras ocultas del Mundial 2014
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-06-2014

El capital financiero saquea Ro de Janeiro

Ral Zibechi
La Jornada


En menos de una dcada Ro de Janeiro est padeciendo tres grandes eventos que modifican su fisonoma: los Juegos Panamericanos en 2007, la Copa del Mundo en 2014 y los Juegos Olmpicos en 2016. Esa sucesin de megaeventos deportivos en tan poco tiempo es aprovechada por el capital financiero para remodelar una de las ciudades ms bellas del mundo, donde obtiene enormes ganancias y provoca daos irreparables a los ms pobres.

Este mes el Comit Popular de la Copa y las Olimpiadas de Ro lanz el cuarto dossier titulado Megaeventos y violaciones de los derechos humanos en Ro de Janeiro (se puede bajar de comitepopulario.wordpress.com). A lo largo de 170 pginas analiza las principales consecuencias que estn teniendo sobre la ciudad y su poblacin, a la vez que pone al descubierto quines se benefician con las millonarias obras que imponen, entre otras, la FIFA y el Comit Olmpico Internacional.

Los megaeventos deportivos marcan el retorno de la forma ms violenta de menosprecio de los derechos a la vivienda en la ciudad, puede leerse al comienzo del dossier. Se trata de una limpieza social que consiste en relocalizar a los pobres para abrir oportunidades de negocios a las grandes empresas, en zonas nobles como Barra da Tijuca, Jacarepagu y el centro histrico, mientras los traslada a zonas lejanas donde deben remprender sus vidas desde la nada. Hasta ahora son casi 5 mil familias desplazadas de 29 comunidades, estando otras 5 mil amenazadas de desalojo.

El Comit de la Copa apoya con estudios y anlisis a las comunidades desalojadas, pero sus miembros tambin ponen el cuerpo para resistir a las excavadoras que derriban viviendas. Las mujeres estn a la cabeza de la resistencia, como Inalva Britos, en Vila Autdromo, y Alessandra en el morro da (cerro de la) Providencia. En los barrios populares las mujeres venden comida en el vecindario o hacen artesanas, estrategia de sobrevivencia que no van a poder continuar en los desolados barrios del programa Mi Casa Mi Vida. Resistir es cuestin de vida.

Ro es la ciudad ms afectada por la especulacin inmobiliaria. El precio de las viviendas subi 65 por ciento entre 2011 y 2014, frente a un promedio de 52 por ciento en Brasil. El precio de los alquileres subi 43 por ciento, frente a 26 por ciento en So Paulo. La lista de obras es impresionante: dos estadios (el Olmpico y Maracan), la Villa Olmpica y el Puerto Maravilla; seis lneas de trenes livianos, ampliacin del metro y de las autopistas o vas rpidas urbanas: todo financiado con dineros pblicos.

Slo la remodelacin en Ro, de Maracan demand mil 50 millones de reales (470 millones de dlares). El presupuesto de obras aument 65 por ciento desde lo presupuestado en 2010, alcanzando la astronmica cifra de mil 500 millones de dlares slo para las obras del Mundial y las Olimpiadas. Las principales beneficiarias son las grandes constructoras: Odebrecht, OAS, Camargo Corra y Andrade Gutierrez. Casualmente, las que mayores aportes hacen a los partidos polticos en las campaas electorales.

Maracan ha sido remodelada completamente por Odebrecht, que conserva adems la apetecida gestin del recinto. Comparte con Andrade Gutierrez la construccin y gestin de la Villa Olmpica, con OAS la gestin del estado Olmpico, y as hasta 20 grandes obras en Ro de Janeiro, cientos en las 12 ciudades sedes del Mundial, incluyendo nuevos aeropuertos y hoteles. Slo la nueva Terminal 3 del aeropuerto de Guarulhos (So Paulo) tuvo hasta ahora un costo de mil 500 millones de dlares.

Nada de esto se puede hacer sin represin. La ocupacin por el ejrcito del Complexo da Mar (130 mil habitantes en 16 favelas), hasta que termine el Mundial, es apenas la accin ms conocida por la poblacin. Esta semana el gobierno del estado de Ro inform de la incorporacin de ocho nuevos blindados para el Batalln de Operaciones Especiales (BOPE), que sern utilizados en los operativos de pacificacin de las favelas (O Globo, 24/06/14).

En los cuatro meses previos al Mundial, la Secretara de Estado de Ro inform de 4 mil 250 internaciones forzosas de personas en situacin de calle, quienes son trasladadas a un albergue a 70 kilmetros del centro de la ciudad, donde, segn el dossier de los Comits de la Copa, son alojados en condiciones precarias y sufren prcticas de tortura.

Ro de Janeiro se est convirtiendo en una ciudad cada vez ms cara y desigual, seala el dossier del Comit de la Copa. Una ciudad fracturada, conflictiva, como sucedi en el reciente carnaval, cuando ms de 70 por ciento de los 14 mil recolectores de basura entraron en huelga. Luego de ocho das de duro conflicto y descalificaciones, una de las categoras peor pagadas obtuvo un aumento de 37 por ciento en su salario base, que aun as es de apenas 500 dlares. Pese a las presiones, an se mantiene el enorme campamento de 4 mil personas organizado por el MTST (Movimiento de Trabajadores Sin Techo) a tres kilmetros del estadio Itaquero.

Cuando se lleva disputada la mitad del Mundial, las manifestaciones han descendido y la cantidad de personas movilizadas es menor que en las semanas previas. Aun as, las protestas estn lejos de desaparecer. Nadie olvida el xito de las jornadas de junio de 2013, que consiguieron frenar los aumentos del boleto de transporte urbano, pero que en realidad cuestionaban el modelo de ciudad que va imponiendo el capital con apoyo de una amplia coalicin de partidos.

Un reciente comunicado del MTST, que mantiene un campamento de 400 personas frente a la cmara municipal en demanda de vivienda popular, asegura que su lucha no comenz con el Mundial ni se terminar cuando finalice. Reafirmamos que el gran legado del Mundial fue la especulacin inmobiliaria y la exclusin urbana.

Despus de julio, cuando el baln deje de rodar y se apaguen los fuegos de artificio mediticos, los brasileos volvern a su vida cotidiana, pagando precios abusivos por un transporte psimo. La resistencia al extractivismo urbano recin comienza.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2014/06/27/index.php?section=opinion&article=021a1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter