Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-07-2014

Unidad popular frente al terror

Manuel Ruiz Robles
Rebelin


Vaya por delante mi rechazo a todo tipo de violencia armada, incluida la ilegal guerra de Irak. Guerra odiosa (todas lo son) desencadenada bajo pretextos cuya falsedad qued claramente probada.

Irak es un pas de cultura ancestral, que ha sido destrozado cruelmente por una decisin imperialista apoyada por el gobierno del ex presidente Aznar y convertido en un foco de yihadismo terrorista, cuyas vctimas en Espaa representa dignamente Pilar Manjon.

Es objeto de estas breves lneas el recordar lo que todo el mundo sabe sobre la gnesis de ETA: Que fue precedida por una dictadura genocida impuesta por un golpe militar seguido de una guerra de exterminio.

Es obvio que una de las causas del origen de ETA fueron las secuelas del golpe militar, parcialmente fallido, del 18 de julio de 1936 contra el gobierno legtimo de la Repblica. Golpe perpetrado con la complicidad de la Alemania nazi del III Reich y de la Italia fascista de Mussolini, que deriv en la Guerra de Espaa. Esta fue la primera fase planificada de la agresin nazi-fascista que prosigui su agresin armada a los pueblos de Europa, una vez destruida la Republica espaola. Tras la derrota militar del gobierno legtimo del Frente Popular, y la feroz represin de la guerra y la posguerra, se implant una sanguinaria Dictadura cuyos efectos perversos an persisten.

Las vctimas de la Dictadura no han conseguido ser atendidas por la justicia espaola de forma efectiva, debido entre otras muchas causas a la falsa Ley de Amnista de 15 de octubre de 1977. En realidad una ley de punto final consistente en la autoamnista de los crmenes del franquismo.

Es evidente que la Dictadura propici con su terror el nacimiento de ETA. Tambin es evidente que impuso una Transicin moldeada por las fuerzas de la oligarqua que la sostuvieron. La forma de estado monrquica fue legitimada por la constitucin borbnica de 1978, redactada bajo extorsin militar, decretada anteriormente por el dictador Francisco Franco (Ley de Sucesin en la Jefatura del Estado, 1947).

Muchos han sido los errores histricos de la organizacin armada ETA, pero es de felicitarse que finalmente hayan decidido abandonar las armas y sus injustificables mtodos terroristas (la guerra siempre lo es).

Consecuentemente pido a ETA, desde esta tribuna pblica, que se autodisuelva sin ms dilacin, que asuma su derrota militar, que pida perdn a las vctimas por el dolor causado, que promueva la participacin activa de sus miembros en el desarrollo pacfico del proceso democrtico en curso.

Este sera -a mi juicio- el mejor servicio que podra prestar ETA en favor del pueblo vasco: su disolucin. Pueblo vasco que sin duda habr de formar parte de nuestra futura patria: una Patria comn que no sea impuesta por la fuerza de las armas, del terror, sino por la fuerza de la legitimidad de los pueblos, expresada democrticamente en un proceso constituyente en libertad.

Pido tambin al Gobierno de Espaa, desde esta tribuna pblica, que no criminalice la protesta, que no imponga leyes liberticidas -en un intento desesperado por asfixiar la libre expresin de la soberana popular- pues estn acrecentando irresponsablemente la indignacin de amplios sectores populares.

Indignacin que ha precipitado la operacin abdicacin (i) y la consiguiente entronizacin de un nuevo Borbn en la jefatura del Estado, sin la menor consulta popular. Indignacin manifestada masivamente en las calles y plazas. Indignacin que se ha traducido en las recientes elecciones europeas por el hundimiento de la opcin dinstica (monrquica), representada por PP y PSOE. Tambin por la esperanzadora irrupcin de Podemos y el ascenso de los principales partidos republicanos, en particular de IU.

Pido tambin a la Real Academia Espaola (RAE), desde esta tribuna pblica, que no contribuya a la deriva totalitaria de este rgimen oligrquico. Que los acadmicos honrados no sean cmplices de la creciente prostitucin de la lengua e impidan su transformacin en arma poltica al servicio de la casta. Que no prospere la propuesta de enmienda de la palabra terrorismo, por precipitada y oportunista. Enmienda cuyo fin NO es el de dar brillo y esplendor a la bella lengua castellana, sino el de extender la criminalizacin a toda forma de disidencia. Enmienda consistente en aadir una tercera acepcin cuya redaccin resulta escandalosamente ambigua. (ii)

Acepciones anteriormente existentes, a mi juicio claras y rigurosas

terrorismo

1. m. Dominacin por el terror.

2. m. Sucesin de actos de violencia ejecutados para infundir terror.

Enmienda, a mi juicio ambigua

3. m. Actuacin criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo comn de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines polticos.

Acepciones de las palabras crimen y banda que posibilitan la extensin indebida del vocablo terrorismo

crimen

2. m. Accin indebida o reprensible.

banda

2. f. Parcialidad o nmero de gente que favorece y sigue el partido de alguien.

De lo anterior se deduce lo siguiente:

Sustituyendo estas acepciones en la enmienda propuesta por la RAE se llega literalmente a la siguiente interpretacin:

Actuacin indebida de gente que favorece y sigue el partido de alguien, que, reiteradamente y por lo comn de forma indiscriminada, pretende crear alarma social con fines polticos.

No les sugiere nada lo anterior?

Por lo tanto pido a la Judicatura, desde esta tribuna pblica, que impartan una justicia legtima e igual para todos, y den el apoyo -que en justicia merecen- los jueces honrados que lo estn intentando.

Por ltimo, pido a todas las fuerzas sociales de progreso que impulsen la unidad popular frente al terror econmico, policial y judicial del rgimen. Que propicien un proceso constituyente desde abajo, del pueblo y para el pueblo, que barra de una vez por todas la ptrida hojarasca del franquismo y su monarqua.

Referencias

(i) Urgente: el prncipe blindado

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=183297

(ii) Enmienda del vocablo terrorista mediante la acepcin 3

http://buscon.rae.es/drae/srv/search?id=FpNPCuVcN2x5wz5gTuz

Manuel Ruiz Robles es Capitn de Navo de la Armada

[email protected]

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter