Portada :: Espaa :: La indignacin toma las plazas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-07-2014

La reforma electoral de Rajoy tiene que acelerar los proyectos para que la ciudadana gane los ayuntamientos

Francisco del Ro
Rebelin


A la iniciativa surgida en Barcelona, Guanyem Barcelona, que tiene como cara visible a la ex portavoz de la PAH, Ada Colau, han seguido otras, como en Madrid el proyecto Municipalia, u otras ms recientes y en fase embrionaria en Valladolid, Zaragoza o Mlaga. Estas iniciativas, surgidas desde asociaciones y movimientos ciudadanos, plantean como constante la construccin del proyecto desde frmulas asamblearias y de democracia directa. El objetivo es conformar candidaturas para ganar las prximas elecciones municipales y colocar la gestin y competencias de los ayuntamientos al servicio de las necesidades de la ciudadana, haciendo de la ciudad un lugar ms habitable, ms humano y ms sostenible para sus moradores. A estas plataformas y proyectos se han invitado tambin a las organizaciones polticas que quieran integrarse asumiendo los criterios de democracia asamblearia. Grupos como Podemos, las Cup catalanas, Equo o IU podran estar mostrando inters, unos con ms decisin que otros, pero en cualquier caso a esa una invitacin abierta ya estn participando a ttulo individual personas vinculadas a dichas fuerzas polticas.

El proceso, incipiente aun, sin embargo ha cobrado una extraordinaria actualidad e importancia de cara a las prximas elecciones a la vista de los planes del Gobierno de reformar la ley para la eleccin directa de los alcaldes. Aunque esta propuesta no se ha planteado de forma clara, el presidente Rajoy ha declarado que el alcalde tendra que ser el candidato de la lista ms votada. Otras dirigentes populares se han inclinado por que se elija en una segunda vuelta entre los dos candidatos ms votados. Evidentemente, con ella, se trata de cerrar el paso a las fuerzas emergentes y de izquierdas, que con sus pactos podran hacerse con numerosas alcaldas en las prximas elecciones. Sin duda, el ascenso de Podemos gravita en esta reforma.

Dada la mayora absoluta del PP y que el PSOE no muestra un posicionamiento claro de rechazo, habr que considerar la reforma del sistema de eleccin de alcaldes como previsible para las prximas elecciones. Y es precisamente para ese momento para el que los movimientos ciudadanos, las asociaciones y fuerzas polticas que aspiran a otro modelo de sociedad tienen que estar preparados y dar la respuesta que espera la mayora social.

Estas primeras iniciativas en marcha tienen que generalizarse en todas las ciudades y, si se plantean con altura de miras, deberan incorporar la misma marca poltica, una marca que identifique todas estas candidaturas municipales.Sobre todo, pensando en otro escenario posterior (sus repercusiones): el de las prximas elecciones generales (legislativas). Y hoy por hoy, Podemos es la que mejor representa la sensibilidad de la ciudadana indignada que reclama la superacin del rgimen bipartidista surgido en la transicin. Podra surgir otra marca, tambin aglutinadora (Ganemos), para todas las candidaturas. Pero esta sera la que tendra que presentarse en las prximas generales. En cualquier caso, para esa tarea ya hay un proyecto ilusionante, como es Podemos.

Bien es cierto que la tendencia a favorecer los intereses de la propia capillita (aparatos), las ambiciones personales y la identificacin de los militantes con su tradicional organizacin pueden operar en contra de la participacin de las fuerzas polticas en estos procesos asamblearios. Pero si no lo hacen, se perder, todas perdern, la ocasin de vencer en algunas ciudades. Y la importancia de estas elecciones municipales, como las movilizaciones, todas, pero especialmente las unitarias en torno a las marchas por la dignidad, en este proceso destituyente iniciado con el 15M, las fuerzas polticas no pueden pasarlas por alto, no pueden pensar que es un acontecimiento poltico sin ms, como no lo hacen desde el poder poltico. Si organizaciones como IU, Equo, Comproms, etc. no son capaces de asumir que all donde se planteen estas iniciativas ciudadanas (que debe ser en la mayora de las ciudades y, despus, a nivel del Estado), no pueden competir electoral y polticamente por su cuenta, acabarn siendo residuales en el escenario poltico y habrn hecho un flaco favor a los/as militantes que a lo largo de su propia historia lucharon por la libertad y la dignidad del ser humano. Y la credibilidad sobre el proyecto emancipatorio que justific su aparicin y su presencia, quedar irreversiblemente daada.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter