Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-07-2014

Destruccin social y caos mundial, esencia del imperio neoliberal (I)

Alberto Rabilotta
Rebelin


Es difcil no sentir que el mundo, la humanidad y nuestra madre tierra, estn siendo empujadas a la catstrofe por el imperio neoliberal, o sea Estados Unidos (EE.UU.) y sus aliados de la OTAN. Esto es tan vlido si hablamos de la naturaleza, de la acelerada extincin de especies y el recalentamiento global, como de las sociedades, o mejor dicho de lo que de ellas resta en tantos Estados-naciones que se han dejado o estn siendo empujados a despojarse de toda soberana nacional y popular.

Este caos actual es el producto de las polticas de un imperialismo que desde el derrumbe de la Unin Sovitica trata de mantener un orden unipolar para instaurar mundialmente y sin alternativa de cambio el neoliberalismo, hacer realidad el no hay otra alternativa de Margaret Thatcher.

Pero, como qued demostrado cuando EE.UU. fue forzado a cambiar su poltica de agresin en Siria, a partir de septiembre del 2013, la unipolaridad ya no es posible no solo por el activo papel que juegan dos grandes potencias, como lo son Rusia y China, sino por la mayora de pases en el mundo que apoyan el retorno a un multilateralismo y se oponen a perder la soberana nacional y popular que les permita adoptar sus propias polticas socioeconmicas e integrarse internacional o regionalmente de manera compatible con sus legtimos intereses nacionales.

La unipolaridad ya estaba comprometida por la constatacin en el Oriente Medio, frica y Asia de que EE.UU. y sus aliados provocan guerras que no ganan Afganistn, Irak, Libia y Siria-, pero que siempre dejan el caos, muertes, refugiados, miseria y destruccin econmica y social.

En el 2011 los dos principales aliados del imperio en el Oriente Medio, Israel y Arabia Saudita, criticaron abiertamente a Washington por no haber lanzado una guerra contra Irn y haber permitido el derrocamiento del presidente Mubarak en Egipto, hacindole llegar al presidente Barack Obama el mensaje de que ``no se abandona a los aliados``. Todo el mundo, y en primer lugar los aliados de Washington, saben que las guerras que lanzan EE.UU. y sus aliados no se ganan, que destruyen pases, economas y sociedades, y dejan el caos. Desde Afganistn hasta Siria, pasando por Irak y Libia sin olvidar Paquistn, Sudan y otros pases africanos-, solo han dejado destruccin, cruentas luchas entre comunidades religiosas y grupos tnicos, y cientos de miles de muertos, heridos y refugiados, y una gran miseria. EE.UU. no tiene nada de positivo que mostrar.

Hace casi dos dcadas el economista talo-estadounidense David Calleo escribi sobre las fases de decadencia final de los imperios de Holanda e Inglaterra, calificndolas como hegemona explotadora, en las cuales el imperio no tiene nada que ofrecer de positivo (desarrollo socioeconmico o seguridad militar, por ejemplo) a los pases que domina y componen el sistema, incluyendo a la economa y sociedad del imperio, y entonces se dedica a exprimirlos a fondo, a vivir de las rentas que por todos los medios puede extraer de esos pases. El imperio estadounidense se encuentra en esa fase.

Para muestra basta un botn: en una conversacin privada el ministro de Relaciones Exteriores de Polonia, Radoslaw Sikorski, puso en claro que la alianza de su pas con EE.UU. y la OTAN no los beneficia y que, al contrario, provoca peligrosos focos de tensiones con los pases vecinos (1). Lo mismo debe estar pensando cualquier persona honesta que an est en el gobierno creado por el golpe de Estado en Ucrania, ltimo pas al que EE.UU. y sus aliados de la OTAN han llevado al borde de la guerra civil para provocar foco de constante confrontacin con Rusia.

Al mismo tiempo, signo de que el imperio ya no puede controlar a todo el mundo durante todo el tiempo, en Latinoamrica y el Caribe se prosigue la creacin de los mecanismos de integracin regional y subregional en los cuales EE.UU. no figura ni puede controlar. Por su parte el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudfrica) sigue avanzando con sus proyectos de creacin de un banco de desarrollo e instrumentos monetarios y financieros fuera del alcance de EE.UU. y del dlar, mientras que asistimos al reforzamiento de lazos econmicos, comerciales y monetarios entre Rusia y China, entre otros procesos regionales en curso en Asia y Eurasia.

Nada de esto constituye en s una alternativa anticapitalista, ms bien la casi totalidad de pases funcionan dentro de un sistema capitalista, aunque tengan importantes sectores estatales en la economa y puedan estar priorizando formas de propiedad social como sustituto a la propiedad privada en ramas de la economa. Pero, detalle clave, en prcticamente todos los pases la intervencin estatal en la economa es un hecho.

Asimismo, en todos esos procesos el regionalismo incluye la participacin e intervencin de los Estados, de sus instituciones y empresas, as como niveles de planificacin sectorial en las reas industriales, energticas, comerciales y de servicios, y sistemas financieros y monetarios que se promete o avizora estarn fuera del control del imperio y sus aliados. Una forma de regionalismo de este tipo como alternativa al capitalismo universal, lo que hoy llamamos neoliberalismo, fue propuesto por el intelectual hngaro Karl Polanyi en 1945 (2), tema sobre el cual retornaremos en la segunda parte de este artculo.

Pero aun no siendo una alternativa socialista o anticapitalista, es claro que estos procesos regionales y multilaterales constituyen una formidable barrera a los planes del imperio, una barrera que el imperialismo est tratando de derribar con todos los instrumentos a su alcance, como la ofensiva para concluir rpidamente y en el ms completo secreto los Acuerdos de ltima generacin -el Acuerdo Transpacfico de Asociacin econmica , la Asociacin Transatlntica sobre Comercio e Inversiones y el Acuerdo sobre el comercio en servicios-, o tratando de entorpecer los acuerdos regionales a travs de los polticos, burcratas, profesionales y empresarios que estn al servicio del imperio.

Los mencionados Acuerdos tienen por objetivo la eliminacin de la soberana nacional y la sujecin de los Estados signatarios a respetar los trminos de esos tratados negociados en secreto, que respetan una sola ley, la de EE.UU., e incluyen mecanismos por los cuales los Estados que no respeten los trminos pueden ser llevados ante tribunales de arbitraje por los monopolios. Esos Estados pasan a ser garantes de las inversiones de los monopolios extranjeros para apropiarse de los sectores econmicos que les interesan, incluyendo los que dejarn los Estados al privatizar los servicios pblicos.

Pero esos Acuerdos no son cosa hecha porque el rechazo crece en las poblaciones que no quieren abandonar sus legtimos sentimientos e intereses nacionales, y en los intereses capitalistas locales que saben que sern aplastados por los monopolios extranjeros. Y mientras que el regionalismo avanza, en la Casa Blanca y el Congreso de Washington no les queda otra que aferrarse a seguir creyendo que el imperio es invulnerable y puede seguir actuando, l y sus aliados estratgicos, con la impunidad que les dio el (relativamente breve) orden unipolar.

Es en este contexto que tiene su dimensin el discurso del presidente ruso Vladimir Putin ante los embajadores de Rusia, el 1 de julio, donde les record que EE.UU. est aplicando a su pas la misma poltica de contencin que durante la Guerra Fra aplic contra la Unin Sovitica, y que esperaba que el pragmatismo prevalecer, que los pases occidentales se despojarn de ambiciones, de tratar de establecer cuarteles mundiales para organizar todo acorde a rangos, e imponer reglas uniformes de comportamiento y de vida de la sociedad

Putin seal que los diplomticos rusos saben cun dinmicos e impredecibles los acontecimientos internacionales pueden a veces ser. Parecen haber sido presados juntos de una sola vez y por desgracia no son todos de carcter positivo. El potencial de conflicto est creciendo en el mundo, las viejas contradicciones se agudizan y otras nuevas estn siendo provocadas. Muy seguido nos encontramos con este tipo de situaciones, a menudo de forma inesperada, y observamos con pesar que el derecho internacional no est funcionando, que las leyes internacionales no funcionan, que las elementales normas de decencia son descartadas y que triunfa el principio de todo-est-permitido Es tiempo de que reconozcamos el derecho de los dems a ser diferentes, el derecho de cada pas a construir su vida por s mismo, no por las avasallantes instrucciones de algunos () el desarrollo global no puede ser unificado, pero podemos y debemos buscar un terreno comn, ver socios en cada uno de los dems, no rivales, y establecer cooperacin entre los Estados, sus asociaciones y las estructuras integradas. Y refirindose a los conflictos que asolan varias regiones del mundo. Putin subray que el mapa mundial tiene de ms en ms regiones donde las situaciones estn crnicamente enfebrecidas, sufriendo de un dficit de seguridad (3).

Horas antes, en el Encuentro Internacional Antiimperialista convocado por la Federacin Sindical Mundial (FSM) y realizado en Cochabamba, Bolivia, el presidente boliviano Evo Morales seal que es importante identificar los instrumentos actuales de dominacin del capitalismo, del imperialismo, porque por lo menos en Amrica Latina ya no se ven golpes de Estado, ya no hay tanto las dictaduras militares como antes, sino ms bien pueblos que defienden las democracias, pueblos que con mucha claridad plantean programas y proyectos, proyectos polticos de liberacin.

Y en este contexto, segn el Presidente boliviano, hay que preguntarse qu hace el imperio: provoca conflictos en cada pas, financia enfrentamientos de un pueblo, de un pas y despus con el pretexto de defensa de los derechos humanos, del nio, de la mujer, del anciano intervienen con el Consejo de Seguridad; qu Consejo de Seguridad, para m sigue siendo ese llamado Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas un consejo de inseguridad, un consejo de invasin a los pueblos del mundo.

Para enfrentar esta agresin imperialista Morales pidi a los delegados de la FSM que elaboren una nueva tesis poltica para liberar a los pueblos del mundo", que sobrepase las reivindicaciones sectoriales para ahondar la crisis en el capitalismo y acabarlo, al igual que las oligarquas y jerarquas (4).

Resumiendo, para un observador que no haya perdido la memoria histrica, lo que Putin dijo no es ms que una explicacin a los diplomticos rusos de la conclusin a la que el pueblo ruso, y al menos una parte de sus dirigentes, han llegado despus de haber sufrido la experiencia de la Perestroika y la aplicacin brutal de las polticas neoliberales, y de vivir la experiencia actual de cmo se comporta el imperialismo estadounidense cuando un pueblo quiere buscar su propia va, aun dentro del capitalismo, sin menospreciar que todo eso debe haber ayudado a revivir lo que el imperialismo busc enterrar: las enseanzas de Lenin sobre el imperialismo.

No es tan fcil borrar la memoria histrica de los pueblos, y mientras eso pensaba le el artculo Una mirada al pasado de Ricardo Alarcn de Quesada, ex presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, que concluye con la siguiente frase: Al volver la mirada hacia aquellos aos soadores viene a la mente la advertencia de William Faulkner: El pasado nunca muere. Ni siquiera es pasado (publicado en la revista chilena Punto Final, edicin nro. 807 del 27 de junio de 2014)

Pocos das antes de la reunin de la FSM el presidente Evo Morales fue anfitrin de la reunin de los 77+China, y sin duda all registr muchos sentimientos sobre el brutal accionar del imperialismo y la voluntad de muchos gobiernos de poder defender sus legtimos intereses nacionales, algo que bajo el imperio neoliberal est prohibido. Nuevamente, cuando los pueblos viven bajo la frula imperial y recuperan la memoria histrica, es lgico que retorne la necesidad de una estrategia antiimperialista.

En un reciente anlisis titulado Americas Real Foreign Policy A Corporate Protection Racket, el intelectual estadounidense Noam Chomsky describe el verdadero objetivo histrico de la poltica exterior de EE.UU.: proteger los intereses del sector de las grandes empresas con un nacionalismo econmico (un proteccionismo que) depende en gran medida de la intervencin estatal masiva, y por eso en regla general se ha opuesto por todos los medios a que los dems pases tengan polticas de nacionalismo econmico.

Esto, fundamenta Chomsky con referencias documentales, es vlido para toda el anlisis de la poltica estadounidense hacia Amrica latina y el Caribe, y es el trasfondo del conjunto de la poltica exterior estadounidense en todo el perodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, cuando el sistema mundial que iba a ser dominado por EE.UU. fue amenazado por lo que los documentos internos llamaban "regmenes radicales y nacionalistas" que responden a las presiones populares para un desarrollo independiente (5).

Lo que documenta Chomsky se encuadra con lo que en 1945 anticipaba Karl Polanyi, de que EE.UU. ha sido el hogar del capitalismo liberal del siglo 19 y es lo suficientemente poderoso para proseguir solo la utpica poltica de restaurar el liberalismo (ver llamada 2).

Y, en ese sentido y con todas las limitaciones que conlleva, el regionalismo es por ahora el principal frente antiimperialista, y el otro tendr que ser construido por los pueblos, por sus organizaciones polticas, sindicales y sociales.

Notas:

1.-Grabacion de la conversacin de Radoslaw Sikorski: La Vanguardia http://www.lavanguardia.com/politica/20140622/54410291236/escandalo-en-polonia-por-revelacion-de-conversacion-del-ministro-exteriores.html

2.- Karl Polanyi, Universal Capitalism or Regional Planning?, publicado en enero de 1945 en The London Quarterly of World Affairs. En francs est incluido en el libro Essais de Karl Polanyi, Editions du Seuil, pginas 485 a 493.

3.- Esta cita del discurso del presidente Vladimir Putin ante los embajadores de Rusia, el 1 de julio 2014 fue traducida por el autor del artculo. La versin oficial en ingls est disponible en el URL http://eng.kremlin.ru/transcripts/22586

4.- Cita del discurso de Evo Morales tomada de la Agencia Boliviana de Informacin, URL http://www3.abi.bo/#

5.- Noam Chomsky, How Washington Protects Itself and the Corporate Sector http://www.tomdispatch.com/blog/175863/tomgram%3A_noam_chomsky%2C_america%27s_real_foreign_policy

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter