Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-07-2014

Pablo Pacheco Lpez y la persistencia de la cultura rebelde

Nstor Kohan
Rebelin


Cuando falleci Antonio Gramsci y pudieron recuperarse, por fin, sus clebres Cuadernos de la crcel se tejieron mil ancdotas, un milln de anlisis e incontables estudios sobre las lecturas del brillante pensador marxista. Pero tuvieron que pasar muchos, quizs demasiados aos, para investigar: Cmo obtuvo Gramsci sus libros en la crcel? Recin all emergi a la palestra el nombre de Piero Sraffa, que todo el mundo conoca por sus trabajos de economa poltica neoricardiana y su vnculo acadmico con Keynes, pero casi nadie saba de su adhesin juvenil al marxismo y su solidaridad cotidiana, inquebrantable y sostenida con su amigo comunista prisionero al que le proporcion libros y ms libros durante aos y ms aos

Cuando aparecieron en 1932 los Manuscritos econmico filosficos de Pars de Karl Marx (hasta entonces inditos) se arm un revuelo brbaro. Treinta aos despus, el revuelo se convirti en polmica internacional. Todos opinaban, desde el Che Guevara hasta los telogos jesuitas de la Iglesia oficial del Vaticano, pasando por la socialdemocracia, los psicoanalistas freudianos, toda la gama de herejes y ortodoxos del marxismo, incluyendo las ms altas cumbres de la filosofa del siglo XX: desde Sartre a Lukcs.

Pero casi nadie se preguntaba: quin rescat del olvido ese texto fundamental de Marx? Quin trabaj esos manuscritos y los edit con paciencia de hormiga? El nombre de David Riazanov (seudnimo de David Goldenbach) solo es conocido por algunos pocos especialistas y eruditos del marxismo y si se lo conoce, es principalmente por su biografa de Marx y Engels, no tanto por su trabajo silencioso de editor en las sombras y ratn incansable de biblioteca sin cuyo esfuerzo hoy no conoceramos esos pensamientos de Marx.

Los ejemplos podran multiplicarse al infinito. Apellidos clebres y nombres desconocidos. Pensadores famosos y editores que han trabajado casi en el anonimato y la oscuridad, detrs de escena, para el triunfo de las ideas revolucionarias, socialistas y comunistas. Y si hasta ahora no se consigui el triunfo, al menos su trabajo result imprescindible para encarar la batalla de ideas, sin la cual ninguna guerra de clases se gana en la historia.

El compaero cubano Pablo Pacheco Lpez, adems de amigo entraable, fue (es) precisamente eso. Un ratn erudito de biblioteca, un trabajador y organizador de la cultura detrs de escena, un editor sistemtico en la sombra y un rebelde de la cultura revolucionaria comunista internacional. Humilde hasta el lmite de la exasperacin, de perfil bajo, de hablar bajito, pausado y reflexivo, de sonrisa irnica y caminar cansino, Pablo Pacheco navegaba entre los libros como en su hbitat natural. Su oxgeno era el papel y la tinta. Tena una biblioteca personal impresionante. Cada estante de su casa albergaba en doble fila los ejemplares ms increbles. Las joyas ms preciadas, las ediciones ms inesperadas. Todas ledas y transitadas! Cualquier libro que uno sacaba con dificultad del estante ms alto e inalcanzable estaba ledo. Los libros no eran para l un adorno, sino su alimento y su sangre, su impulso de vida.

Militante y revolucionario comunista de partido, organizado y disciplinado, al mismo tiempo albergaba y cobijaba las herejas ms diversas. Pensando en voz alta se me ocurre que Pablo Pacheco sintetizaba lo mejor de la cultura revolucionaria cubana, con esa rara mezcla de ortodoxia y hereja, que en cualquier otro pas del mundo estallara en mil pedazos por sus contradicciones antagnicas pero que en Cuba convivan de modo armonioso muchas a veces y no poco tensionado algunas otras.

En la conversacin cotidiana Pacheco escuchaba ms que hablaba. Aunque saba muchsimo de los temas ms variados, prefera aprender y tener la oreja abierta a las opiniones propias y ajenas. Siempre en sus charlas, como un viejo sabio oriental (seguramente se reira mucho si leyera esta frase) deca algo como lo siguiente sobre este tema yo me he ledo estos tres libros, t qu opinas de esas tesis?. Como los viejos Scrates o Paulo Freire, acompaaba la enseanza-aprendizaje desde la pregunta. Y los libros que se haba ledo eran los mejores, del tema que fuera. En su cabeza no haba libros prohibidos (no quiero hacer la lista porque sera demasiado larga). Como al pasar y hacindose el distrado, la conversacin terminaba siempre as si puedes, lee tal libro, te lo recomiendo y en seguida cambiaba de tema Una manera sencilla, amena, para nada petulante ni soberbia de ensear, de orientar, de invitar a la lectura y al estudio, pero sin asumir la pose del profesor sabelotodo. Sino con una humildad a prueba de balas. Sabiendo que estaba investigando sobre historia latinoamericana, el ltimo libro que me recomend fue una biografa sobre Simn Bolvar de Indalecio Livano Aguirre (es la mejor que yo he ledo, recuerdo que me dijo). Cuando tiempo despus le transmit mis opiniones sobre el libro, me volvi a dar argumentos. Siempre masticaba una y otra vez sus tesis.

Y al recomendar libros, no slo enunciaba o sugera. Muchas veces se paraba, iba caminando como cansado hasta un estante lejano, y traa el ejemplar que a continuacin nos regalaba con total desprendimiento. Desde aquellos textos iniciales sobre la revolucin bolchevique de Vctor Serge hasta un ejemplar histrico y rarsimo de El siglo de las luces de Alejo Carpentier. Al regreso de cada viaje a Cuba no saba cmo hacer para poder trasladar el cargamento enorme de revistas y ensayos que me regalaba. Ms de una vez tuve que pagar sobrepeso en el avin para poder trasladar ese saber que Pacheco nos transmita con una generosidad infinita. Y no lo haca solo con nosotros. La ltima vez que lo vi, le present unos rebeldes de un pas latinoamericano y enseguida comenz a ofrecer libros. Porque antes que nada Pablo Pacheco era amigo y compaero de los rebeldes del mundo. Senta las rebeldas de los dems pueblos como propias.

Haba estado en el Chile de Salvador Allende, con la misin de armar editoriales para desplegar la lucha ideolgica y la difusin del marxismo que el general Pinochet vino ms tarde a incendiar y quemar con un odio y una bestialidad que hara sonrojar a los ms salvajes de la Inquisicin. Pacheco era portador de una ayuda editorial millonaria de la revolucin cubana al Chile de Allende cuyas cifras siguen en el secreto al da de hoy. Mientras la CIA y el criminal de guerra Henry Kissinger exportaban armas y picanas, los cubanos entre otros a travs de Pablo Pacheco Lopez exportaban libros.

No slo estuvo en el Chile de Allende cumpliendo misiones internacionalistas. Anduvo ayudando en los pases ms variados. Tambin haba conocido pases tan lejanos como Korea del norte, una sociedad hostigada por el imperialismo con la que fue solidario pero que en la intimidad no lo satisfaca. Mediante una serie de bromas y mucho humor Pablo Pacheco Lpez dejaba entrever las falencias evidentes de muchas experiencias fallidas de intentos por construir el socialismo en el siglo XX. Pero todas esas crticas, abonadas con ancdotas vividas, eran hechas desde la izquierda, desde el comunismo, con un rechazo y un desprecio enorme hacia el capitalismo y el imperialismo en todas sus formas.

Tranquilo, sereno, sin jams subir el tono de voz, Pacheco fue un hombre firme y un compaero por sobre todas las cosas leal a los principios revolucionarios. Como presidente del Instituto del libro, como director del Centro de la Cultura Cubana Juan Marinello, como vicepresidente del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematogrfica (ICAIC), siempre cobij a los ms iconoclastas y a los menos obedientes. Algo as como Hayde Santamara en Casa de las Amricas que siempre abra los abrazos para cualquiera que fuera hostigado por algn burcrata gris y mediocre (el caso ms emblemtico y conocido es Silvio Rodrguez). Pacheco, con un perfil mucho ms bajo que la herona del Moncada, sigui esa misma lnea de conducta. En el Centro de Cultura Juan Marinello organiz varios eventos sobre Rosa Luxemburg, contribuy a fundar la Ctedra Antonio Gramsci dirigida por su amigo Fernando Martnez Heredia, les public a autores que en otros sitios eran vistos de reojo. Siempre en defensa de la revolucin, el socialismo y el comunismo. Cuando l lo dirigi, all se poda decir lo que a uno se le ocurriera. Me consta porque lo viv. No me lo contaron. Se armaba cada debate! Intervenciones con pasin y en tono acalorado. Todas las tendencias y opiniones se expresaban libremente, sin que nadie coartara la palabra. l disfrutaba del debate de ideas. Lo incentivaba. Lo alentaba. Saba que era la fuente de vida para que la revolucin siguiera viva y no envejezca. Pacheco era la anttesis de un burcrata. Lo mejor del espritu y la herencia insumisa de la revolucin cubana.

Cuando tuvo que pasar del Centro Marinello al Instituto de Cine ICAIC mantuvo a rajatabla su conducta. Volvi a hacer lo mismo, alentando, ayudando, publicando Si no recuerdo mal lo ltimo que me public y que le sigo agradeciendo fue un texto sobre Raymundo Gleyzer y el cine de la insurgencia.

Las instituciones y los lugares de trabajo iban cambiando, Pacheco era el mismo. Estoy seguro que si le hubiera tocado ir al sitio ms lejano a hacer la tarea ms ignota hubiera hecho siempre lo mismo, porque ese era su estilo y su modo de vida. Silencioso pero leal e inconfundible. De all que cuando caminaba junto a l en La Habana resultaba muy difcil conversar, porque se acercaba todo el mundo a saludarlo. No a rendirle reverencias ni pleitesas obsecuentes, sino con el cario personal que uno adivina en un amigo. Pacheco tena una infinidad de amigos y amigas que sorprenda. Todos lo queran y todo el mundo que se acercaba, lo abrazaba y siempre repeta la misma frase Pacheco es muy buen tipo. Todos los amigos que lo cruzaban repetan esa expresin de cario.

Hace unos aos, en una de las pocas visitas suyas a la Argentina, cuando le toc ser jurado en un concurso de documentales de CLACSO, se qued todo el tiempo trabajando. Le haba prometido cocinarle milanesas, no lo pude concretar. Pacheco no se escap de su tarea para recorrer la ciudad. Era demasiado disciplinado. En un intermedio de trabajo, nos vimos en un bar unas tres horas. El bar estaba completamente vaco. Se nos sent un tipo al lado nuestro que, todo el tiempo en soledad, no bebi ni un trago de su vaso. El tipo se qued las tres horas escuchando atentamente. Nos levantamos con Pacheco y el tipo se levant detrs nuestro. Pacheco se rea de ese polica que probablemente le habran puesto. Se fue caminando tranquilo, despacio, sereno, con una sonrisa en los labios. As debe andar ahora este entraable amigo y compaero, recopilando materiales perdidos, organizando libros, armando bibliotecas y planificando futuras ediciones revolucionarias vaya a saber uno en qu lugar.

Nstor Kohan (Ctedra Che Guevara Argentina)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter