Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Nueva masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-07-2014

Mirar a los ojos de los palestinos

J. Jess Camargo
Rebelin


El gran enemigo de Palestina es el silencio: ser conscientes y darse la vuelta

Edward W. Said


No existe otra forma de iluminar el futuro que hacer desvanecer las sombras del pasado, para, as, comprender el presente. Alguien lanza una pregunta tras contemplar desde el sof el humo, las cenizas, las lgrimas, la sangre,el horror de Gaza, el sufrir de los palestinos, en una Naqbah en presente continuo. La pregunta: Pero quin empez primero? Seguida de una reflexin: porque aquellos chavales judos, secuestrados y asesinados cruelmente, no tenan culpa de nada, eran jvenes, salan de la escuela, nada ms. Pero necesitamos buscar la respuesta a la pregunta en los entresijos de la historia de Palestina, para dilucidar quin o cmo realmente empez todo este dolor y sufrimiento en trgica espiral. Pero, nadie recuerda al chaval palestino, sin nombre, sin sus ojos en las pantallas cuando an eran una mirada. Cuando las fotografas de los chavales israeles no han cesado de aparecer por televisin, porque eran como cualquier occidental, de un pas democrtico. Es preciso volver la vista atrs para intentar abrazar la respuesta, siempre compleja, cuando en estos das las prisas y las sobredosis de informacin banalizan el dolor ajeno, e inoculan la indiferencia, allanando el camino a las respuestas tan simples como peligrosas, as como estriles para el conocimiento y la comprensin.

Las races del dolor de hoy las hallamos en el nacimiento del sionismo. El sionismo luch desde finales del siglo XIX por el establecimiento de un Estado nico y exclusivo para los judos, para todos los judos del mundo. Un desafo epistemolgico sin igual. Muchos judos reivindicaron Palestina como la tierra prometida, para un pueblo sin tierra como si de una tierra vaca y desrtica se tratara, cuando, en verdad ah ya vivan bajo Mandato britnico, y anteriormente bajo el Imperio otomano, palestinos, mayoritariamente musulmanes sunes, cristianos, y anglicanos, y una pequea minora juda. Esa imperiosa necesidad, mesinica, de crear un hogar nacional judo cogi ms fuerza con el horror y la tragedia de la Shoah, que provoc la muerte cruel de siete millones de judos. Tras la Shoah, el mundo busc una forma de resarcir tanto dolor jams visto. Las aliyahs, es decir las olas de inmigracin judas a Palestina, aumentaron y los judos sionistas empezaron a reivindicar un Estado judo slo para ellos, siempre con el sueo del Gran Israel, es decir de toda la Palestina histrica, desde el mediterrneo al ro Jordn, con Jerusaln como capital del Estado Judo.

Ese sueo se parti en dos con la Resolucin 181 de la ONU de noviembre 1947, que recomendaba la particin de las tierras de Palestina en dos Estados, uno para los judos y otro para los rabes-palestinos. Para los palestinos era incomprensible, y para los judos sionistas: insuficiente. Y los sionistas iniciaron el plan de desalojo, es decir, el plan de hacer desaparecer a los palestinos. El intento de limpieza tnica llevada a cabo por los sionistas convirti a ms de 200 pueblos palestinos en judos, provocando 750.000 refugiados palestinos en lo que hoy conocemos como Cisjordania y Gaza, sin olvidar los refugiados que huyeron al Lbano, Siria, o Jordania. Tras lo que los palestinos llamaron la Naqbah (la catstrofe) nada fue lo mismo para las tierras de la Palestina Histrica. En mayo de 1948 los sionistas proclamaron el nacimiento del Estado anhelado para los judos, Israel, sobre las cenizas y la sangre de los palestinos.

En 1967 Israel fue ms all y tras un ataque preventivo a Egipto, consigui ocupar el Sina, y los Altos del Goln, y Jerusaln, adems de ocupar hasta el da de hoy el espacio y el tiempo de los palestinos en Cisjordania y Gaza. En 1987 los palestinos se levantaron contra la ocupacin y la Intifadah devolvi a los palestinos a un primer plano internacional, y se fragu la necesidad de intentar buscar una solucin para los palestinos. Los las piedras y los corazones palestinos contra los tanques sionistas conmocionaron al mundo.

En 1993 se llevaron unos acuerdos de paz tan histricos como desafiantes para con la realidad de los palestinos. Porque las fotografas de concordia entre dirigentes palestinos e israeles, con Clinton como maestro de ceremonias, no podan esconder la verdad. La verdad de una realidad que desafiaba aquella farsa de la paz, porque la ocupacin no cesaba, las construcciones de asentamientos y colonias israeles no cesaban en toda Cisjordania, incluyendo Jerusaln Este, as como las demoliciones de casas y la implantacin de check points para controlar la vida y los movimientos de los palestinos. La tragedia de los palestinos se perpetuaba.

Tras la Intifadah de Al-Aqsa de 2000 provocada por el ultraderechista y responsable de la muerte de miles de palestinos Ariel Sharon al visitar de forma arrogante y provocativa el lugar sagrado de los musulmanes en Jerusaln, la explanada de las mezquitas. En 2001 se proclam Primer Ministro al ganar las elecciones generales en Israel. Sharon sorprendi con su intencin de desalojar a todos los colonos judos que vivan y ocupaban el norte de Gaza. Tras ser reelegido en 2003, Sharon llev a cabo, enfrentndose a su propio partido, el desalojo de Gaza, haciendo que todos los judos dejaran sus vidas ocupando el norte de Gaza atrs. Hoy podemos comprender el verdadero objetivo de la maniobra de desalojo de Sharon. Porque, as, Gaza sera ocupada desde el exterior, controlando el suministro del agua y de la electricidad, y sobre todo controlando la vida de ms de un milln y medio de palestinos, hacinados y desahuciados en la crcel al aire libre ms grande del mundo, sin libertad de movimientos, sin poder salir ni entrar.

En enero 2006 se produjeron las elecciones palestinas que ganaron, sin duda, y bajo supervisin internacional, Hamas. Israel, EE UU y al-Fatah (el partido del sucesor de Yassir Arafat, Mahmoud Abbas), que llevaba aos controlando la Autoridad Nacional Palestina, no pudieron aceptar esa victoria. Y todo ello provoc una guerra civil alentada por Israel, entre al-Fatah y Hamas que acab con la victoria de Hamas en Gaza gobernando ese pequeo territorio, y al-Fatah gobernando, a duras penas y bajo la ocupacin israel, Cisjordania.

Siguieron, tras la victoria de Barack Obama en Estados Unidos, las farsas de la paz que slo conllevaban ms asentamientos y ocupacin de la vida de los palestinos. Y Gaza segua desahuciada, adems de ser atacada desde Israel de nuevo en diciembre de 2008, ofensiva bautizada con el nombre de Plomo Fundido, provocando ms de mil muertos en quince das, quinientos de ellos nios y nias. Israel sigue quedando inpune ante estos hechos perpetrados de lesa humanidad.

En 2012, noviembre, vuelven a atacar Gaza provocando 177 muertos palestinos, seis israeles por cohetes lanzados por Hamas desde Gaza. El Pilar Defensivo, como Israel denomin a esta operacin contra los palestinos, haca presagiar que Israel iba a aprovechar que los palestinos de Gaza estaban encerrados, gracias al desalojo que llev a cabo Sharon en 2005, para lanzar ataques crnicos para seguir con una Naqbah en presente continuo que no cesa desde 1948. Porque la Naqbah no ha terminado, el mesianismo que gobierna Israel y muchas mentes de Israel siguen soando en arrojar al mar o a la muerte a todos los palestinos, para crear el Eretz Israel soado. Mientras tanto, los israeles sufrirn con el miedo crnico a desaparecer.

En junio de 2014 se produce un acercamiento entre Hamas y al-Fatah, y llevan a cabo un acuerdo de reconciliacin y un gobierno de unidad nacional que Israel no pude soportar. Adems de proclamar la intencin de llevar a cabo elecciones palestinas en un futuro cercano. Esta unidad enciende las iras del gobierno de Netanyahu, el primer ministro israel, ya que es ms fcil atacar y ocupar a los palestinos divididos y enfrentados entre s que unidos contra la ocupacin israel.

Hoy la muerte de tres jvenes inocentes judos es vengada con la muerte de cientos de palestinos inocentes. Y la muerte de un adolescente palestino, quemado vivo, dcese de ser investigada. Y como respuesta Hamas desde Gaza lanza misiles hacia Israel la mitad de los cuales son interceptados por Israel, y slo causando daos materiales, pero aterrorizando a la poblacin de Israel.

Para hacernos una idea de los verdaderos objetivos de este reinicio de ataques sionistas en Gaza, debemos recordar que el 80% de los muertos son civiles, en la bautizada operacin Margen Defensivo. Israel tiene la delicadeza de poner un nombre a cada masacre que lleva a cabo y que no es ms que una Naqbah que se eterniza. Ms all de las palabras, la realidad es que ms de 30 nias y nios han sido asesinados. Ya no podrn mirar su futuro incierto y desahuciado con sus ojos.

La Casa Blanca, con Obama al frente, Premio Nobel de la Paz, advierte de que Israel, con el armamento financiado por Washington, tiene derecho a defenderse de los ataques del brazo militar de Hamas, Al-Qassam.

Es una curiosa manera de defenderse, matando a nias y nios como venganza y de forma indiscriminada e impune. Es curioso defenderse de los cohetes de Al-Qassam, intentando, por ejemplo, asesinar a Nasser Tatar, jefe del hospital Al-Shifa de Gaza, que estos das est desbordado porque desde los inicios de los ataques han recibido a 1.300 heridos. A este cardilogo de Gaza lo avisaron de que su casa sera atacada. Tuvo que huir y avisar a sus vecinos. Tatar ha seguido reparando pechos y corazones destrozados por la metralla sionista en el hospital, mientras su casa fue destrozada a la 7:50 de la tarde de un julio que se desquebraja de sangre, cenizas, y dolor en Gaza.

Parece que Israel tiene derecho a defenderse de los cardilogos peligrosos que hacen posible el latir de nuevo de los corazones de los palestinos abatidos, condenados a contener cada pulsacin en su pecho por si es el ltimo suspendido en el aire que asfixia y corrompe el alma.

Recordemos que en Gaza viven los refugiados que Israel expuls de Palestina en la Naqbah de 1948. Los cohetes que lanza Al-Qassam caen, entre en otros lugares, en Sderot, lo que fue una antigua aldea palestina que se llamaba Huj. El ejrcito sionista expuls a todos sus habitantes palestinos y se convirtieron en refugiados en Gaza. Son estos los terroristas que pretende matar Israel? Los nietos e hijos de estos refugiados, que guardarn la conciencia de refugiado en su corazn para siempre. Es una continuacin de la Naqbah, porque el sionismo debe acabar el trabajo iniciado en 1947: limpiar Palestina de palestinos. Esa es la verdad de estos ataques sionistas. El deseo de proclamar el Gran Israel sin palestinos, ese es su verdadero objetivo. El secuestro de aquellos tres jvenes inocentes judos sirvi de pretexto.

Por qu, si no, siguen los asentamientos en Cisjordania, por qu se continua judaizando la ciudad de Jerusaln, por qu se continua demoliendo casas de palestinos, por qu se sigue construyendo el Muro del Apartheid en toda Cisjordania. Por qu se sigue prohibiendo la pesca en nuestro mediterrneo, que nos une, a los pescadores de Gaza, por qu siguen controlando el agua y la electricidad de Gaza, demoliendo casas, atacando escuelas, por qu si no. Crmenes contra la humanidad que seguirn impunes.

As, quin empez primero? Dilucidando una historia llena de sangre y dolor, ya no tiene sentido articular esta pregunta. Israel fue creado sobre las cenizas del dolor y la tragedia de la Naqbah y mantener su Estado judo militarmente para materializar su sueo mesinico tiene un precio demasiado alto para sus ciudadanos, pero sobre todo para los palestinos. As, se mantiene Gaza como un gueto, una crcel para los palestinos que pueden ser atacados en cuanto Israel siente la necesidad de demostrar su poder colonialista y su raz orientalista, y a su vez controlando el 50% de Cisjordania, y la vida de todos los palestinos que resisten a la ocupacin. As, las polticas criminales de Israel no cesan, como dice el gran historiador israel, repudiado en su tierra, Ilan Pappe.

Si no somos capaces de reconocer el dolor de los palestinos. Si no somos capaces de de aguantar un leve instante su mirada, porque nuestra condenable indiferencia y nuestro silencio se hacen cmplices de las causas indelebles de la tragedia. Porque reconocer su dolor, el padecer en sus ojos, sera reconocer la historia que nos ocultan del nacimiento de Israel, de su nacimiento sobre las cenizas de los palestinos que sufrieron la Naqbah. Israel apuesta, sin embargo, por llevar la Naqbah en un presente contnuo que no cesa.

Comprender la historia debe llevarnos a padecer con sus ojos, con su mirada de dolor, para luchar sin pausa contra la ocupacin israel. Cunto debe sufrir un nio palestino para que lo miremos de verdad, por fin, a los ojos de miedo y sufrimiento?

Mientras esto escribo Israel llama a los palestinos del norte a huir de sus casas. Han asesinado a siete nios. Un ataque terrestre es inminente. La Naqbah en presente contnuo, el dolor y la tragedia palestina no cesan.

Plcida es la noche en Gaza

La oscuridad cae como el agua sobre las casas

la oscuridad est hecha de lucha

y de silencio.

Plcida.

Oh, Dios mo, ayuda a aquellos que se adormecieron despus de llenarse la barriga

y a aquellos que se adormecieron sin haberlo hecho,

aydalos en su noche

aunque sea

ms plcida que un cadver,

aydalos,

t que conoces lo que hay,

en la placidez elusiva,

de peligro,

conoces bien lo que hay

de dolor que no muere!

Bssem an-Nabrs

Poeta palestino de Gaza

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter