Portada :: Brasil :: Las caras ocultas del Mundial 2014
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-07-2014

La contracrnica de la copa
El final o todo lo que mal empieza mal acaba

Arsino Orihuela
Rebelin


Los crticos no tan crticos, los optimistas e incautos que juzgan cualquier discrepancia como una infundada actitud de pesimismo catastrfico, afirman que al final todo sali bien durante la celebracin de la edicin XX de la Copa del Mundo en Brasil. Y vamos a conceder que aciertan, pero slo admitiendo por cuestiones estrictamente prcticas el tenor de los argumentos ms frecuentes. Efectivamente, el certamen transcurri sin exabruptos maysculos. Y los inconformes, que no eran pocos, domearon los estertores de la indignacin, en respuesta a la solcita exigencia de un pueblo que se rinde sin remedio a los embrujos del ftbol.

Las grandes empresas involucradas en el evento cosecharon las astronmicas ganancias previstas con mucho tiempo de anterioridad. La publicidad deportiva, otrora discreta o ms refrenada, alcanz su zenit mercadolgico con la novedosa instrumentacin de estrategias no convencionales, como la aplicacin de grabados alusivos a las compaas con ms presencia en la Copa. La gente, con una disposicin asombrosa, imprima imgenes de una botella de refresco o una pantalla plasma en algn sitio visible de las extremidades. Pero el grabado, que era ms bien una suerte de tatuaje, no se remova sencillamente con agua, jabn o cremas ordinarias. Slo el tiempo lo borrara. A una semana de finalizada la Copa, algunos todava caminan por las calles con la indeleble imagen publicitaria a la vista, a la manera de un espectacular ambulante. El guerrilla marketing (como se conoce en Estados Unidos), antiguamente reservado para pequeas o medianas empresas, se inaugur con xito en el marco de un evento deportivo y en beneficio de las firmas ms poderosas.

Tambin la industria hotelera tuvo rendimientos increbles. Con un aumento que fluctu entre 200 y 400 por ciento en los precios de alojamiento, los dueos de los grandes hoteles, y de los no tan grandes albergues, recaudaron posiblemente lo correspondiente a un ao de utilidades. Quienes no pudieron pagar los absurdos montos, acaso a modo de compensacin, tuvieron el privilegio de presenciar los incandescentes amaneceres desde la comodidad de algn banquillo en la vialidad pblica, o desde los improvisados campings instalados en las orillas de la playa, a menudo con un cordial buenos das enunciado por algn polica militar con rifle automtico en mano.

Tambin los operadores polticos de la FIFA hicieron su agosto. Segn cifras oficiales, slo el 18 por ciento de la infraestructura qued en estado inconcluso. Pero la cifra es falsaria. Si uno transita las ciudades sedes descubre de primera mano que la mayora de las obras estn inacabadas, que los proyectos urbansticos que estaban programados para la Copa todava ni siquiera arrancan con la primera piedra. Los recursos previstos para el certamen, segn la lectura de los ciudadanos, acab en las arcas privadas de los polticos al servicio del rgano internacional. Aunque tambin a ellos a los ciudadanos brasileos frecuentemente los descalifican con el epteto en boga: pesimistas catastrficos.

Las oligarquas domsticas de igual forma recogieron beneficios a granel. La empresa Odebrecht, oriunda de Baha (uno de los estados ms pobres del pas), consigui apuntalarse como el competidor casi exclusivo en las licitaciones para la infraestructura de la Copa, y de los Juegos Olmpicos en puerta. Duea indiscutida de las concesiones, la empresa brasilea se perfila para multiplicar sin reservas sus ganancias en los aos venideros, ante la mirada negligente, no pocas veces cmplice, de los poderes pblicos. Por aadidura, estos proyectos infraestructurales han contribuido directamente a impulsar una iniciativa programtica de las lites: a saber, la ocupacin sin freno de las ciudades para beneplcito de fracciones poblacionales minoritarias, y por consiguiente el arrinconamiento cada vez ms agresivo de las clases populares. Ms an, como insistentemente seala el movimiento anti-copa, la agenda de la Copa, que es la agenda de unos pocos, sirvi para desplazar la demanda general de la gente: educacin, salud, satisfactores bsicos. La asignacin de recursos no es neutral: o bien sirve a los fines de la poblacin o bien se aboca al inters de un grupsculo de acaparadores. La Copa de ftbol, que lo que menos prioriza es el futbol, slo se ocup de lo segundo, y lo primero el inters general figur nicamente en el discurso de una clase poltica con vocacin de sofista.

Despus de la vergonzosa derrota de Brasil (ese inexcusable 7-1 que propin Alemania), la gente recuper el nimo de la crtica. Para qu traer la Copa a Brasil cuando la situacin del pas es acaso tan desfavorable como la situacin del equipo? Doble atropello: por un lado, latrocinio irrestricto, y por otro, humillacin deportiva. No es un asunto menor que los dos archirrivales de Brasil disputaran la final de la Copa. Ahora existe una polmica en torno a las magnitudes de la deshonra. Qu fue ms vergonzoso: el maracanazo o el mineirazo?

Dice el refrn que lo que mal empieza mal acaba. Puedo escuchar los necios sealamientos de pesimista, catastrfico, etc.

En cierto sentido la Copa del Mundo Brasil 2014 es una metfora de las sociedades modernas: aunque todo marcha mal las cosas avanzan; lo que es estrictamente vital se arrolla en provecho de lo insubstancial; y al final el desastre se traduce en xito.

Pero la derrota o la victoria, el fracaso o el xito, es un asunto de los dioses y de uno que otro analista apoltronado en el confort de la complacencia. Ac intersanos destacar lo valioso, rendir honor a quien honor merece. Y naturalmente la felicitacin es para el pueblo brasileo, que con su fecunda alegra, generosidad, logr enmendar un escenario de virtual desastre, y ofrecer a los viajeros forneos la mejor de las experiencias. A ellos, los menos beneficiados con la Copa, los ms apenados con el mediocre e intrascendente rendimiento de su seleccin, extindoles mi ms profunda gratitud y admiracin.

Brasil son ustedes. Brasil somos todos.


Blog del autor: http://lavoznet.blogspot.com.br/2014/07/la-contracronica-de-la-copa-el-final-o.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter