Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-07-2014

Y despus de la resaca futbolera qu?

Roberto Herrera
Rebelin


Nuestro mundo parece desde la lejana, una esfera geomtricamente redonda, aunque no lo es. Tampoco las pelotas de ftbol ni las de los pelotudos forofos xenfobos ─ no solamente en Europa los hay ─ lo son. Sin embargo, para Nike, Adidas, Puma y dems compaas del gnero, la tierra fue durante las ltimas semanas un baln de ftbol y un negocio verdaderamente redondo. El poder de la mercadotecnia convierte incluso la caca en oro. Lamentablemente as fue, as es y as ser. Ftbol hoy, ftbol maana, ftbol toda la semana!

El ftbol, como espectculo de masas, tiene una componente social particular que lo diferencia de otros deportes como el tenis, golf o baloncesto y es el hecho que los futbolistas por lo general son considerados por los aficionados como los representantes del pueblo trabajador. No es casual entonces, que la hinchada vea en ellos a hroes o soldados con botines defensores del honor de la Patria. Un ejemplo pattico es la mal llamada guerra del ftbol entre Honduras y El Salvador. Aunque la guerra no fue por causa del deporte, el proyectil calibre 22 que al ritmo del Pjaro Picn, Picn se incrust en la columna vertebral de un amigo hondureo-salvadoreo, es un triste recuerdo de aquel da de junio de 1969 en San Salvador. El chovinismo local, regional, nacional y continental, como expresin del nacionalismo exacerbado a nivel deportivo, ha existido lamentablemente desde que se juega al balompi.

La manipulacin poltico-econmica de este deporte por parte de los organismos internacionales que regulan y reglamentan el espectculo deportivo, sobre todo los eventos mundiales y continentales, lo convierte en un instrumento en funcin del capital financiero y de la poltica de estado. Detrs de la visita de la canciller Angela Merkel al equipo alemn en los vestuarios o los comentarios de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se esconde un propsito poltico calculado. En este sentido, el deporte en general tambin sirve para distraer la atencin del ciudadano de los problemas socio-econmicos nacionales actuales. No sera la primera vez que en algn parlamento se apruebe una ley antipopular en el momento en que los aficionados celebran un gol de su seleccin gritando a todo gaznate.

Qu el estado de Israel esper la coyuntura del mundial de ftbol para masacrar a la poblacin palestina en la Franja de Gaza? Pienso que no. Este gobierno ─ demostrado est ─ ha intervenido militarmente en el Oriente Medio sin importarle un comino la opinin mundial. Mientras tanto, los medios de comunicacin informan de la intensificacin de la ofensiva militar israel y de las decenas de muertos y heridos causadas por los bombardeos en el barrio gazat de Shiyahiya.

Pero los mundiales de ftbol, ms all de ser una fuente inagotable de dinero y manipulacin, tambin son un pequeo oasis en el desierto de soledad e impotencia civil en que se ha transformado el mundo globalizado.

Y despus de la resaca futbolera qu? Pues nada, queda tal vez la ilusin y la esperanza que algn da, un pas de la periferia capitalista ser campen mundial. Mientras tanto, la clase social trabajadora seguir laborando duro para ahorrar unos centavitos, pues Mosc 2018 ya asoma en el horizonte, independientemente de lo que suceda en Ucrania o en la Franja de Gaza y al chiquillo hay que comprarle una camiseta con la imagen del nuevo dolo, puesto que la de Cristiano Ronaldo ya est desteida y desgastada.

The Show must go on!


Blog del autor: http://robiloh.blogspot.de/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter