Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-07-2014

Inmunidad o impunidad?
El blindaje de los jefes de Estado en frica

Marta Sosa Navarro
Guin Guin Bali


El pasado 30 de junio, en el marco de la vigsima tercera Sesin Ordinaria de la Unin Africana (UA) celebrada en Malabo, los pases miembros votaron a favor de conceder a sus representantes oficiales inmunidad frente a la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos. Aparte del resultado, muy poco se sabe acerca de la forma en la que transcurri la votacin porque se impidi el acceso a los periodistas .

La Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos es el resultado de la voluntad de la Unin Africana de reunir en un solo rgano la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos y el Tribunal de Justicia de la Unin Africana. Su Estatuto fue adoptado en Egipto, en la undcima sesin ordinaria de la Unin Africana . En l se establece que la Corte estar compuesta por dos Secciones: una dedicada a asuntos generales y otra dedicada a cuestiones de derechos humanos. Cada una contar con 8 jueces (artculo 16 del Estatuto de la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos).

Las competencias de la Corte estn reguladas en el artculo 28 del Estatuto, que reconoce expresamente que sta tiene jurisdiccin sobre cualquier asunto de derecho internacional (letra d) y sobre cuestiones de derechos humanos reconocidos en los instrumentos ratificados por los Estados Parte (letra c, entre ellos, cabe destacar por ejemplo, la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos). Obviamente, quedan incluidos aqu los crmenes internacionales (crmenes de guerra, crmenes contra la humanidad y genocidio) en tanto que representan la mxima expresin de la violacin de estos derechos.

En este contexto, la decisin tomada el pasado viernes por la UA supone un duro golpe a las conquistas de la justicia penal internacional. La modificacin del artculo 46 del Protocolo para incorporar un artculo que reconozca a los lderes y representantes africanos inmunidad ante la Corte, en caso de ser acusados de la comisin de crmenes internacionales, cuestiona la voluntad de la organizacin regional de comprometerse con la lucha contra la impunidad. El contenido exacto de este polmico artculo reza como sigue:

no se incoar ni proseguir ante la Corte ningn procedimiento contra ningn jefe de Estado o de gobierno en funciones de la Unin Africana ni contra nadie que acte o tenga derecho a actuar en calidad de tal, ni tampoco contra otros altos cargos pblicos, sobre la base de sus funciones, durante su mandato.

Las organizaciones de sociedad civil han criticado duramente este cambio de rumbo denunciando, en una carta firmada por 42 organizaciones de sociedad civil africanas e internacionales, que la impunidad resultante de esta reforma viola el derecho domstico e internacional, adems de atentar contra la Constitucin de la UA . Das antes de su adopcin, el Director de Amnista Internacional para frica, Netsanet Belay, se pronunciaba en los siguientes trminos en relacin a la propuesta de reforma del Estatuto:

Tras el genocidio de Ruanda de 1994, el mundo se comprometi a garantizar que jams volvera a cometerse una atrocidad as. Este compromiso suena falso ante los esfuerzos por proteger del procesamiento a los altos cargos polticos africanos que sean o puedan ser responsables de graves atrocidades, como asesinatos en gran escala, tortura, violaciones o desplazamiento de poblaciones enteras. Si se aprueba, esta reforma pondr en tela de juicio el compromiso de la UA con su meta declarada de garantizar la justicia a las vctimas de graves delitos de derecho internacional .

Con esta decisin, la UA pierde una oportunidad histrica de asumir la competencia de proteger los derechos humanos, investigar y enjuiciar las ms graves atrocidades y garantizar la justicia en el continente. Al impedir a la Corte conocer de aquellos crmenes internacionales cometidos por representantes oficiales y Jefes de Estado, la UA obstaculiza el inevitable proceso de empoderamiento y el desarrollo de la sociedad africana, que tambin en materia de justicia y derechos humanos exige que sus propias instituciones asuman estas responsabilidades y competencias.

Se trata de una regresin que vuelve a poner el foco sobre la Corte Penal Internacional como rgano jurisdiccional de referencia en la lucha contra la impunidad en frica por crmenes internacionales, a pesar de los numerosas crticas que la actuacin de este tribunal internacional ha recibido en los ltimos aos. Muchas de estas crticas podran haber sido superadas por una Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos que, situada en el continente y gozando de una mayor legitimidad, hubiese asumido la competencia para conocer de las atrocidades que han sufrido sus pueblos. Por desgracia no ha sido as y en este caso la concesin de la inmunidad a los Jefes de Estado y representantes oficiales por crmenes internacionales vuelve a retrasar el impulso modernizador del continente.

Sin embargo, siguen quedando razones para la esperanza. Las recientemente creadas Cmaras Extraordinarias Africanas en Senegal para juzgar los crmenes contra la humanidad y los crmenes de guerra cometidos en Chad durante el mandato de Hissne Habr suponen un paso sin precedentes y reflejan un compromiso con la justicia y las vctimas. Esperemos que al final sean estos principios los que prevalezcan en el continente y que se siga avanzando en la garanta y proteccin de los derechos humanos en frica y desde frica, bien a travs del desarrollo de la jurisdiccin universal de sus Estados, bien a travs de la creacin de rganos jurisdiccionales regionales con competencia sobre estos crmenes.

Fuente: http://www.guinguinbali.com/index.php?lang=es&mod=news&task=view_news&cat=2&id=4095


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter