Portada :: Colombia :: Dilogos de paz 2012-2015
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-07-2014

La esquizofrenia de Santos
Negociacin y confrontacin

Jos Antonio Gutirrez D.
Rebelin


Esa es la locura de este pas: tiene la sofisticacin de Alemania y la violencia de Congo. La combinacin es inslita. Por ejemplo: en este pas se adelanta una negociacin mientras se mantiene el combate y los de las Farc son condenados mientras se mantienen negociando. Eso no ha ocurrido en ningn lado. [1]

(Luis Moreno Ocampo, 28 de Julio, 2014)


"Estn jugando con candela y este proceso puede terminar", fue la advertencia que hizo ayer el presidente de la paz en contra de las FARC-EP a raz del reciente atentado que dej al principal puerto del pas, Buenaventura, en penumbras, afectando los negocios multimillonarios de sus amigotes empresarios. Que nadie se llame a engaos: aunque tenga la poblacin civil a flor de labios, lo que realmente preocupa al presidente es el bolsillo de su clase social. Esta advertencia la hizo en Palmira (Valle) durante un acto conmemorativo de Manuelita, uno de esos ingenios azucareros que han esclavizado durante siglo y medio a los corteros, y llam a sofocar las protestas de stos mediante la bota militar durante la huelga del 2008. Difcilmente el escenario poda ser ms apto para estas declaraciones. "Saba desde el principio que iba a ser difcil explicar, por qu es que hablan ustedes en La Habana de paz y siguen en guerra, remat Santos [2] .

Aunque uno est acostumbrado a declaraciones cnicas por parte de los politiqueros colombianos de toda laya, reconozco que estas declaraciones me parecen extraordinariamente irresponsables. No se trata ya de que Santos tenga tal cara dura que parece que la tuviera cubierta de callosidades. Estamos ante un cuadro ms complejo: parece que Santos sufre de una personalidad verdaderamente esquizofrnica. Existe una disociacin profunda en su comportamiento en lo relativo a la paz y su percepcin de la realidad parece totalmente alterada.

Primero que nada, porque mientras lamenta amargamente los golpes de la insurgencia a este centro nervioso de la oligarqua transnacionalizada, puerto totalmente (para)militarizado, le parece perfectamente normal el escalamiento de las agresiones militares contra la poblacin civil en Bolvar, Meta, Antioquia y, sobretodo, en el Catatumbo. Segundo, porque hace una pregunta sorprendente a los guerrilleros: por qu es que hablan ustedes en La Habana de paz y siguen en guerra. Esto se le puede responder fcilmente. Hablan de paz en La Habana porque hicieron un acuerdo de negociacin para la superacin del conflicto social y armado con su merced. Y siguen en guerra en Colombia, precisamente porque su merced ha insistido en que no habr cese al fuego bilateral mientras no se firme el acuerdo de paz. Realmente Santos tiene o mucha esquizofrenia o muy mala memoria: es precisamente l quien ha puesto estas condiciones a los insurgentes. Condiciones por lo dems inslitas, nunca vistas en ninguna otra parte, segn el fiscal de la Corte Penal Internacional Luis Carlos Ocampo, quien adems llam a esta situacin una locura. Esquizofrenia dira yo, para ser un poco ms preciso.

Santos tal vez no se ha enterado desde su torre de marfil en el norte de Bogot, pero las FARC-EP son un movimiento guerrillero en un conflicto de carcter irregular. Como tal, los ataques a la infraestructura son un aspecto esencial de este tipo de confrontacin asimtrica y esto no es exclusivo de los guerrilleros colombianos, sino un hecho universal. Ellos no han cambiado su modus operandi desde el inicio de las negociaciones as que no sabemos por qu la sorpresa. Sorpresa que es cinismo cuando en ms de una ocasin este movimiento guerrillero ha planteado la necesidad de una tregua bilateral y ha decretado, de manera unilateral, en mltiples ocasiones, cese al fuego ocasiones aprovechada por el Ejrcito para redoblar la presin militar de manera cobarde. Santos, en vez de amenazar, irresponsablemente con terminar las negociaciones sencillamente porque las FARC-EP estn respetando las reglas del juego que l mismo impuso, debera preguntarse si la negociacin de paz es sostenible en las condiciones actualmente planteadas.

El encantador de serpientes debera decidir su posicin: o se sigue negociando en medio de la confrontacin, y entonces debe asumir las consecuencias de esta torpe decisin, o se decreta un cese al fuego bilateral, y entonces debe tener capacidad para enfrentar las presiones de Washington y del bloque militar-terrateniente-mafioso. Decida lo que decida, lo importante es que Santos deje de exhibir un comportamiento esquizofrnico y asuma las consecuencias de sus acciones. El tema de fondo es que negociar en medio de la confrontacin, ms an cuando el gobierno tambin rechaza adoptar medidas para la humanizacin del conflicto, se demuestra hoy ms que nunca como un absurdo. No hay peor enemigo hoy para el proceso de negociacin que la dinmica del enfrentamiento. Hoy el tema real no es que la insurgencia pise el acelerador a fin de lograr la paz exprs, como pretenden algunos vividores de las industrias de la guerra y de la paz, sino exigir un cese inmediato de las hostilidades para generar un ambiente propicio para que las negociaciones avancen con el menor ruido posible. Cualquier persona con dos dedos de frente se da cuenta de ello. A lo mejor despus de las elecciones, el presidente de la paz ya no tiene ningn inters objetivo en las negociaciones y sencillamente est preparando el terreno para patear la mesa. Los dientes ya los viene mostrando, desde hace rato. All los que quieran hacerse falsas ilusiones, pero hoy lo nico que puede salvar el proceso es la presin popular porque dudo mucho que el gobierno de un paso de esta magnitud por propia voluntad.


NOTAS:

[1] http://www.verdadabierta.com/jefes-de-la-farc/5389-mejor-difundir-las-verdades-de-las-farc-que-intentar-juzgarlas-bajo-justicia-y-paz

[2] http://www.semana.com/nacion/articulo/santos-les-advierte-las-farc-que-el-proceso-de-paz-se-puede-terminar/397394-3


(*) Jos Antonio Gutirrez D. es militante libertario residente en Irlanda, donde participa en los movimientos de solidaridad con Amrica Latina y Colombia, colaborador de la revistaCEPA(Colombia) yEl Ciudadano(Chile), as como del sitio web internacionalwww.anarkismo.net. Autor de "Problemas e Possibilidades do Anarquismo" (en portugus, Faisca ed., 2011) y coordinador del libro "Orgenes Libertarios del Primero de Mayo en Amrica Latina" (Quimant ed. 2010).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante unalicencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter