Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-08-2014

Aportacin al Foro Nacional de Vctimas a realizarse en Cali del 3 al 5 de agosto

MOVICE Captulo Pas Valenci CINPROINDH
Rebelin


Desde los colectivos de colombianos y colombianas vctimas de crmenes del Estado colombiano residenciados en Espaa y organizados en MOVICE Captulo Pas Valenci y CINPROINDH de Madrid, saludamos el Foro Nacional de Vctimas que se realiza en Cali; a la Organizacin de Naciones Unidas en Colombia; al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados -ACNUR-; a la Universidad Nacional -Centro de Pensamiento y Seguimiento al Dilogo de Paz- y por supuesto, a los diferentes colectivos de colombianos y colombianas vctimas del conflicto social y armado colombiano, representados en este Foro.



Los/as exiliados/as polticos vctimas de crmenes del Estado colombiano consideramos que hay un avance en materia de voluntad poltica en el proceso de paz entre gobierno e insurgencia, encaminado a impulsar que el Estado colombiano asuma sus obligaciones constitucionales frente a las vctimas. Pero an queda mucho por caminar, sobre todo aprender a caminar reconociendo el camino de atrs.



El dato estadstico de 625.000 vctimas de crmenes del Estado colombiano que viven fuera del pas, sugiere que de fondo existe una estrategia para dejar en la impunidad graves violaciones al derecho internacional de los derechos humanos donde el Estado es el responsable.



Los/as exiliados/as polticos vctimas de crmenes del Estado colombiano en todo el mundo no hemos sido consultados, incluidos, ni cobijados en el desarrollo de los diferentes espacios donde se proyectan soluciones a las vctimas del conflicto armado colombiano.



Como vctimas de crmenes de Estado organizadas, renovamos y fortalecemos nuestro compromiso con los movimientos sociales, las organizaciones populares y las vctimas del conflicto social y armado que vive Colombia, que en este momento se expresan en nuestro compromiso en la construccin de una Paz con Justicia Social en Colombia.



Los dilogos en La Habana son el mejor camino cuando ya se han transitado 50 aos de conflicto armado interno. Solicitamos al gobierno colombiano que abra esta ruta, tambin para el resto de organizaciones insurgentes.



No existe una situacin de post-conflicto en Colombia. La guerra contina. Persiste la violencia directa y estructural. Denunciamos la grave crisis de DDHH que vive Colombia, en especial en estos momentos, cuando las organizaciones populares y las defensoras y defensores de los DDHH sufren una grave arremetida de amenazas, agresiones y represin.

Consideramos la Memoria Histrica como una herramienta fundamental de lucha contra la impunidad. Las vctimas tienen derecho a la Verdad, a la Justicia, a la Reparacin y a las Garantas para la No Repeticin. Tenemos que rescatar la Memoria de las vctimas, de las personas exiliadas y refugiadas, y la de la propia Solidaridad Internacionalista. As mismo, no ser posible escribir la Memoria Histrica sin las mujeres, sin los pueblos indgenas y sin las comunidades negras.

Tampoco ser posible la Paz con Justicia Social en Colombia si no cesa la criminalizacin y la persecucin de las defensoras y defensores de los DDHH en Colombia y en el exilio. Pedimos el cese de su persecucin, estigmatizacin y represin, adems de garantas para su labor. Al mismo tiempo, exigimos que no se entorpezca la labor de la Solidaridad Internacionalista y se garantice su seguridad.

Por todo lo anterior, proponemos al Foro Nacional de Victimas del conflicto armado, que se realiza en Cali, Colombia, lo siguiente:

1.- El reconocimiento formal, real y legal por parte del Estado colombiano de que el exilio poltico es una realidad. Hay decenas de vctimas del conflicto armado colombiano que viven por fuera de las fronteras del pas. Y que el exilio es una ms de las facetas de las violaciones a los derechos humanos en Colombia, perpetradas por parte de sectores del Estado colombiano con una mentalidad planificada y organizada, sistmica - con estrategias y accionar- criminal. Por esta razn, el exilio poltico debe ser considerado un crimen de Estado, al forzar mediante la estrategia del terror tanto a lderes como a miles de militantes de base de las fuerzas opositoras al rgimen a salir del pas; y si por lo tanto, con el exilio forzado se trata de debilitar la organizacin popular, obrera y campesina, tambin es cierto, que las consecuencias del exilio van ms all de estas limitaciones polticas. Los luchadores sociales y polticos sufren no slo la impotencia de no poder seguir luchando por sus ideales en primera lnea y contribuyendo en la organizacin de las masas, sino que sus proyectos de vida quedan truncados; todas sus relaciones afectivas, su entorno familiar y social se resquebraja. Es algo incalculable; no podra cuantificarse en trminos concretos esta prdida.

Es ms, el gran perjuicio cultural para una nacin a la que una cifra muy importante de su poblacin es sometida al exilio, es muy serio si se considera que una o dos generaciones quedan escindidas. En ese sentido, el objetivo de un Estado represor se realiza en dos dimensiones imbricadas la una en la otra: la poltica y la social. La primera porque el exilio rompe procesos de organizacin social, de cualificacin de los colectivos en la lucha poltica y la segunda porque rompe procesos individuales y familiares que en ltimas son fracturas sociales y por supuesto, generadoras de abismos en generaciones que estaban configurando un destino como nacin. Al fracturar este proceso, el poder represor se robustece y logra lo que pretende al sentar el terror en la poblacin, que por ms que siga resistiendo, siempre tendr encima la bayoneta y el cepo, adems de todas las prcticas clientelistas y corruptas con las que cooptan a los individuos que cuentan con una menor o inexistente formacin educativa, cultural y poltica.

Pero adems, sabemos que gran parte de la emigracin colombiana tiene tambin un motivo econmico como consecuencia de las grandes limitaciones para acceder a un empleo de calidad, a una educacin de calidad para los hijos; por la miseria de millones de colombianos sin esperanza de progreso en su propia tierra. Entonces, estos emigrantes econmicos tambin son vctimas del Estado colombiano, al empujarlos al destierro por no brindarles las garantas mnimas para un libre ejercicio y desarrollo de la ciudadana, sin las ms elementales condiciones para el crecimiento como personas que podran aportar al desarrollo del pas.

Ahora bien, estas dos categoras del exilio: la poltica y la econmica, deben estar bien delineadas y se deben establecer criterios diferenciales para su reparacin moral y econmica.

2.- Exigimos crear un espacio de consulta que permita obtener los instrumentos sociales, judiciales y legales para resolver situaciones derivadas de la persecucin que sufrieron y sufren quienes debieron exiliarse, muchas de ellas an vigentes, como la prdida de estudios, trabajo, identidad, integracin; bienes muebles, inmuebles, cuentas bancarias; problemas de nacionalidad con los hijos nacidos en el exterior; situacin previsional como el derecho a pensin de jubilacin, entre otras. Adems, problemas y consecuencias psicolgicas, siquitricas, de salud mental. Muchos problemas se manifiestan sobre todo pensando en el futuro retorno, y ms cuando muchos exiliados que se fueron nios o nacieron en el exterior, llegan a su mayora de edad o regresan ahora para tomar contacto con Colombia, por derecho propio en busca de sus races.

3.- Solicitamos la realizacin de Foros Internacionales de Vctimas Continentales, en Europa, frica, Asia, Amrica del Norte, Australia y en Latinoamrica. Los creemos necesarios para dar voz a este inmenso colectivo en la mesa de dilogos de La Habana y en las que se establezcan con las insurgencias del ELN y EPL.

4.- Desde la dimensin del exilio poltico, aportar a la profundizacin de la memoria colectiva e histrica, la verdad, la justicia y garantas de no repeticin. Exigimos as mismo, la reparacin integral por los daos causados, las graves violaciones a los derechos humanos y crmenes de lesa humanidad contra el colectivo de exiliados que en su volumen comportara un serio revs a las pretensiones de impunidad en Colombia.

5.- Propiciar un espacio de solucin de la problemtica que ha generado el exilio, acompaado por expertos, dado que es una consecuencia de hechos criminales (como causa original) que ha trado efectos sociales, econmicos y culturales, mas problematizadores a la causa criminal.

6.- Llegar a un acuerdo poltico y adoptar medidas legales que propicien el retorno voluntario, planificado, organizado y con dignidad, de miles y miles de colombianos y colombianas que salieron del pas en contra de su voluntad.

MOVICE Captulo Pas Valenci CINPROINDH

Valencia y Fuenlabrada, Madrid, Julio 30 de 2014


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter