Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Nueva masacre en Gaza
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-08-2014

Papa Francisco

Saad Chedid
Rebelin


Por esto es que conviene tener despierto permanentemente en el hombre lo que es grande y convertirlo en su propia grandeza. Antoine de Saint-Exupry.

Para el profesor Eduard W. Said el intelectual tiene una misin moral, decir la verdad por ms incmodo que fuera, criticar los sistemas de dominacin estructural y trabajar por un futuro moral para la humanidad. Michael Prior

 

Papa Francisco, usted nos dijo que rezramos a Dios para lograr la paz en Gaza.

Pero lo que no nos dijo es a cul Dios haba que rezar.

Porque, adems, si sus feligreses, los 1.000 millones de catlicos, lo hicieron, nada lograron. No pas nada Todo lo contrario.

Y sabe por qu pienso que no pas nada?

Porque, disculpe, no es el mismo Dios el del mensaje de Jess, el del amor y el perdn, que el que le endilgaron, en un libro que llamaron Biblia, como Antiguo Testamento, que es un dios del odio, de la guerra, militarista y genocida, y que es el que siguen y adoran los que hoy estn en el gobierno del Estado de Israel, controlados por rabinos enfermos y paranoicos.

Y que Harold Bloom describiera magistralmente en su libro Jesus and Yahweh, the names divine. Y el rabino Jacob Neusner, tambin lo describe como antagnico con el de Jess, en su libro Jews and Christians, The Myth of a Common Tradition, donde nos dice que hablar de una tradicin comn es una gran mentira.

Pero que usted, papa Francisco, y toda la iglesia catlica considera y nos dicen, desde hace siglos, que los dos son uno y el mismo dios.

Perdone, pero yo no creo eso, ms, creo, con Harold Bloom y Jacob Neusner, que es una gran mentira y que la iglesia catlica y usted mismo, si es que quiere que le sigamos creyendo y haciendo los que nos pide, debe aclararnos.

Porque, sabe, papa Francisco, si fuera el mismo dios no les permitira a los terroristas encaramados en el gobierno del Estado de Israel seguir masacrando todos los das, cada minuto, cada segundo, a nias y nios palestinos, ancianas y ancianos palestinos.

Y, lo ms terrible an, es que gozan con sus muertes annimas.

Porque, recuerde papa Francisco, Jess deca: Yo os aseguro: si no cambiis y os hacis como los nios, no entraris en el reino de los cielos.

Y los encaramados en el Estado de Israel y sus rabinos, le ordenan a chicos de 18 a 21 aos, cuando hacen el servicio militar, en el Tzahal, que lo que deben hacer es matar a los nios, de entre 4 y 10 aos.

La ltima es la prdica de una diputada israel que dijo que hay que matar a las madres para que no tengan hijos.

Y qu decirle del heroico padre Jorge Hernndez, quien, pese a las bombas y el peligro de ser alcanzado por una en cualquier momento, an sigue all y se queda a cuidar a sus nios desvalidos y ancianos enfermos.

El padre Jorge Hernndez cree en El, aunque no lo sepa, el dios que Jess invoc, y no en el Jhwh de los judos. Y El lo cuida.

Y, entonces papa Francisco?

A quin le rezamos? A El, a quien invoca Jess en la cruz, o al Jhwh de los judos, deidad terriblemente celosa de que su pueblo no se mezcle con otros pueblos, y por eso sus seguidores quieren tener un Estado de slo judos?

Para m, papa Francisco, se me hace difcil seguir sus consejos y por eso le pido que me ayude a comprender este dilema que se me plantea, porque creo, s, creo, que usted es una buena persona.

Tambin debo aclararle que no me importa que sea papa del catolicismo, concepcin que tan mal le hizo con sus persecuciones de siglos a los judos, acusndolos de la ms terrible y estpida mentira de la historia humana: de ser los que mataron a Dios.

Y que millones de ingenuos lo creyeron y lo, lo ms grave an, es que siguen creyendo.

Papa Francisco, eso no es posible, nadie puede matar a Dios, y muchos menos una horda de fanticos ladrones y salteadores de caminos, como el propio Jess los llamara.

Sepulcros blanqueados por fuera y llenos de hez por dentro, fueron, entre otras, las frases lapidarias de Jess para aquellos ladrones y salteadores de caminos que ya desaparecieron de la historia. Y no dejaron herederos. Se fueron con el viento de la historia, como tantos otros pueblos de la antigedad. No dejaron herederos.

Y aquellos judos, rabinos integrantes del sanedrn que le pidieron al representante del emperador romano que crucificara a Jess, tambin desparecieron llevados por el viento de la historia, por eso, papa Francisco, la acusacin de siglos de la iglesia catlica de que los judos son el puedo deicida, es la ms estpida de las acusaciones jams lanzada contra un grupo humano.

Nadie, papa Francisco, nadie puede ser deicida. Ningn ser humano y muchos menos un grupo humano cualquiera puede ser acusado de tamaa insensatez, como lo hizo la iglesia catlica durante siglos, contra los judos.

Y por esa responsabilidad, ahora, la iglesia catlica, y usted, guardan silencio ante las masacres que sufre el pueblo palestino, perpetradas por un grupo de imbciles, que se dicen judos, (lo son?), encaramados en el poder de un Estado colonial, y, entonces, papa Francisco, usted nos pide que recemos.

A quin? A cul de los dos dioses? Al del Antiguo Testamento, o al del Nuevo Testamento? Se puede seguir hablando de semejante mentira histrica?

Pero, como todava no se puede cambiar, papa Francisco, a cul hay que rezar: Al de los judos o al de Jess?

Porque sabe, papa Francisco, le digo con toda franqeuza, para m no son el mismo. Son dos distintos. Que los mezclaron y engaaron a los pueblos durante todos estos siglos. Con ese libro que llamaron La Biblia.

Pero fue y es la iglesia catlica y usted mismo el que sigue diciendo eso, no los judos que siempre dicen que Jhwh, su dios, es nico y el que los cuida y los hace pervivir pese a las persecuciones de la iglesia catlica, que ahora, adems, dicen, la ha hecho arrodillarse antes su poder omnmodo.

Su antecesor escribi dos libros (o ms) en los que nos dijo que El, el dios de los cristianos, era Jhwh, el dios de los judos. Una gran falacia. Y Joseph Aloisius Ratzinger, lo saba.

Por eso, papa Francisco, usted calla y nos dice: recen a dios.

Pero no nos dice a cul dios.

Porque dios es slo traduccin del Zeus griego, devenido en Deus en latn y Dios en castellano.

Y, si no es ese, es slo un genrico sin definir a ninguno, y por eso decimos los dioses griegos, los dioses romanos, los dioses de la India, los dioses africanos, etc. etc.

Sabe usted a cul? O usted tampoco sabe?

Porque su antecesor dijo que dios tiene nombre. Y dijo que ese nombre era Jhwh, el dios de los judos. Una gran falacia.

Papa Francisco, yo me pregunt muchas veces, despus de leer a su antecesor, qu dira Jess, si viviera, de semejante falacia?

Su antecesor sabe que los griegos cuando tradujeron los Evangelios cambiaron el nombre de El, por Zeus, y los latinos por Deus, y los espaoles por Dios.

Y su antecesor cambi los nombres y escribi que era Jhwh. El dios de los judos, sin aclarar que se haba hecho el mismo cambio en lo que ustedes llaman el Antiguo Testamento, esto es, pusieron Zeus, por Jhwh, y su antecesor escribi, volviendo sobre el texto traducido y nos dijo que Dios es Jhwh.

Claro, lo hizo sin decirnos que el traductor puso Zeus, en lugar de Jhwh, y Ratzinger hace el malabarismo de volver al nombre original, con lo que su pensamiento es tautolgico. Jhwh se traduce por Dios, y luego Dios se traduce por Jhwh, y por eso para l Dios tiene nombre. El del traducido. Gran falacia digna del mejor de los sofistas.

Y, sabe papa Francisco, tengo la impresin de que esta debacle cada sobre el pueblo palestino, es consecuencia de haberse usted entrometido y haber llamado a dos ex presidentes, al del Estado de Israel, Shimon Peres, que al da siguiente de hablar con usted terminaba su mandato, y el de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que no era presidente, porque su mandato haba caducado en 2009.

Y este ltimo no llamaba a elecciones porque el pueblo palestino haba quemado en la Ribera Occidental y en la Franja de Gaza, su imagen colocada en carteles gigantes, por considerarlo lo que es, un traidor.

Y no slo a l, sino tambin a todos sus representantes en los pases donde tiene delegaciones la ANP.

Todos ellos por cuidar sus puestos, guardan silencio ante la masacre del pueblo palestino, mientras nosotros, argentinos, levantamos nuestras voces de protesta contra tamao intento de genocidio del pueblo palestino de la Franja de Gaza.

Y su heroica resistencia, pese a la estupidez de algunos de sus dirigentes, los de Hams y los de Fatah, sigue en pie soportando gloriosamente la muerte de su hijos y estar all cuando todos nosotros ya no estemos, Y tampoco los asesinos que los quieren eliminar de la geografa y de la historia. Y sus estpidos dirigentes, lanzadores de caitas voladoras, con las que pretenden hacerse los valientes. Slo insensatez humana.

Y tambin insensatez humana la de los colonos europeos jzaros, conversos judos, que creyeron construir un Estado de los judos. Los Ben Gurion, y Menahem Begin y Yitzhak Shamir y Yitzhak Rabin y tambin con Arik Sharon. Ya no estn. Se los llev el viento de la historia. Como se llevar al criminal de Netanyahu y a sus sucesores.

El pueblo palestino sobrevivir, sus asesinos no.

Y qu decirle de eso que llaman los pases rabes, con sus opulentas fortunas, incalculables, cuyos prncipes compiten para ver quin construye el edificio ms alto? Pobres seres humanos que no saben de la fragilidad de sus vidas y que a esos edificios tambin se los llevar el viento de la historia como pas antes con los pueblos que habitaron esas regiones.

Construyeron templos y monumentos colosales. No qued nada, slo ruinas enterradas en las arenas de los desiertos, que todo se fagocitan.

Pases rabes. A veces me causa gracia escuchar esa frase. Todos enfrentados entre ellos y slo compitiendo como nios por mostrar quin tiene la mayor fortuna. Ninguno ha movido el dedo meique por la vida del pueblo palestino. Cuando, en lugar de construir un edificio ms alto, debieran dedicar esas fortunas a ayudar al pueblo palestino.

Y qu no decirle de la vergenza del nuevo gobierno egipcio, cerrando las fronteras para que el pueblo palestino quede slo a merced de sus victimarios: los israeles.

El Egipto de la grandeza y de la lucha anticolonialista de Gamal Abdel Nasser y la Argelia de Lacheraf y Boumediene, olvidados en el camino del viento de la historia que todo se lo lleva.

Y entonces, el dolor y la angustia que nos invade por no poder hacer nada desde aqu, desde la Argentina, sino escribir y escribir, sabiendo que tambin estos escritos se los llevar el viento de la historia, mientras los terroristas y asesinos sonren desde sus oficinas marmreas en Tel Aviv, porque se saben apoyados y cuentan con el silencio cmplice de los poderosos de Washington, de Mosc, y de Beiging y de los lacayos de Gran Bretaa y Francia, todos componentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Otra de las farsas con que nos dijeron que resolveran los problemas del mundo.

Y el torpe de John Kerry pidiendo la devolucin de un soldado israel, supuestamente, como los tres chicos encontrados muertos, prisionero del gobierno de Gaza, cuando este haba cado en el campo de combate, asesinado por las balas del Tzahal, no de los palestinos.

Mientras no dice una palabra de los miles de muertos y heridos del pueblo palestino, ni de sus nios masacrados, sino y slo pide que haya paz, como si su palabra tuviera algn valor para los terroristas de Tel Aviv.

Y, sabe qu, papa Francisco?, yo que creo conocer la mentalidad de los terroristas asesinos que gobiernan el Estado de Israel, desataron todos los demonios y muertes contra el pueblo palestino para decirle a usted: Papa Francisco, nuestro dios, Jhwh, es el ms poderoso, y usted y sus rezos nada lograrn. Y como prueba de ello, vea lo que hacemos. Y nada ni nadie podr detenernos.

Y, sabe, papa Francisco, no quiero hablar de aquel acompaante musulmn que tuvo usted en el encuentro entre los dos presidentes caducos. Porque usted se horrorizara si supiera quin es. O lo sabe?

De viejo que me estoy poniendo ya no tengo temor de nada. Y menos de los hombres que detentan poder, porque aprend de ese gran palestino que fue Edward W. Said, mi amigo, que un intelectual es aquel que se para frente al poder y le dice lo que siente como verdad.

Sin temor alguno.

Y eso me pasa a esta edad ya caminada.

Y sabe qu, papa Francisco?

An creo en usted y por eso la frase de Saint-Exupry.

Porque creo que usted sera capaz de ir a Gaza y poner su cuerpo anteponindolo a las bombas y a las balas de los terroristas del Estado de Israel, y decirles como lo hiciera Jess: Eli, Eli, perdnalos porque no saben lo que hacen.

Y, sabe qu papa Francisco? Las bombas y las balas se detendran en el aire.

Pero slo si usted fuera capaz.

Rezar es necesario, pero no suficiente desde usted.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter