Portada :: Mundo :: "La amenaza de los Tratados de comercio"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-08-2014

TTIP, poder ilimitado a las multinacionales

Laura Gonzalez de Txabarri
Rebelin


Hace un ao que la UE y los EEUU comenzaron las negociaciones para un Acuerdo de Libre Comercio e Inversin, conocido como TTIP. Este Acuerdo, negociado en secreto, poco tiene que ver con un acuerdo comercial tradicional. Su objetivo declarado va ms all de la eliminacin de aranceles y de la apertura de mercados. Su objetivo principal es la eliminacin de las barreras regulatorias, dicho de otro modo, acabar con las normas sociales y medioambientales que constituyan barreras a la libertad de comercio y de inversin y se interpongan en el flujo transatlntico.

Estamos hablando de normas sanitarias y de seguridad alimentaria (como restricciones sobre transgnicos), de normas laborales (como Convenios Colectivos), de normas sobre uso de sustancias qumicas txicas (como el marco reglamentario europeo para gestin de sustancias qumicas REACH), de leyes de proteccin de datos, etc Todo un acervo normativo y de derechos que se han ido conquistando a lo largo del tiempo y se quieren eliminar con la excusa del libre comercio.

Uno de los contenidos ms preocupantes que se est negociando en el TTIP es el Procedimiento de Resolucin de Conflictos entre Inversores y Estados, conocido como ISDS. Es un procedimiento que prev la creacin de tribunales privados, ajenos a la justicia ordinaria, ante los que los inversores extranjeros (cualquier empresa multinacional) podrn demandar a un Estado para reclamar por las prdidas de beneficios derivadas de decisiones adoptadas por ese Estado en materia de poltica pblica.

Este tipo de procedimientos han sido ya incluidos en muchos acuerdos comerciales, y su utilizacin por parte de las multinacionales para atacar normas de proteccin de la salud, del medio ambiente, laborales, etc no se ha hecho esperar. Que se sepa, se han presentado ms de 500 demandas contra al menos 95 pases. Entre ellas es conocido el caso de la tabacalera Philip Morris que reclama al gobierno australiano miles de millones de dlares como indemnizacin por las prdidas derivadas de la norma que en Australia prohbe la publicidad en los paquetes de cigarrillos. Es tambin el caso de la empresa francesa Veolia que demand al gobierno egipcio porque, entre otras cuestiones, sus mrgenes de beneficio se vieron reducidos por la aplicacin de un salario mnimo en el pas.

Este procedimiento, que constituye un atentado en toda regla contra la democracia, ha generado gran preocupacin y una creciente crtica por parte de diferentes grupos y organizaciones. Esta circunstancia forz a la Comisin Europea a anunciar la suspensin de las negociaciones en torno al ISDS y a llevar a cabo una consulta pblica sobre el mismo. El plazo para la consulta concluy en julio y se recibieron en torno a 150.000 respuestas que an no han sido valoradas.

Pero, pese a la gran reaccin suscitada por la consulta y al previsible alto nmero de respuestas crticas, nada parece indicar que sea intencin de los negociadores renunciar al ISDS. Probablemente haya sido una operacin de lavado de cara, con el fin de neutralizar las crticas al carcter secreto del proceso e introducir algn retoque cosmtico.

Junto al ISDS otro elemento central del proyecto poltico que es el TTIP es el de la cooperacin regulatoria. A instancias del gobierno estadounidense, la Comisin Europea ha propuesto la creacin de un Consejo de Cooperacin Regulatoria, compuesto por los responsables de las agencias regulatorias ms importantes de la UE y de los EEUU, que se encargara de controlar todas aquellas normas de aplicacin general, ya vigentes o en trmite de elaboracin, que pudieran tener un impacto significativo en el comercio internacional. Para ello, el Consejo tendr en cuenta la valoracin de las partes interesadas, principalmente lobbies empresariales. En la prctica, se otorgara a las empresas no slo el poder de ir en contra de normas ya existentes, sino el de influir en el proceso de elaboracin de nuevas normas para eliminar todo aquello que perjudique o limite sus actividades comerciales.

Dnde queda la soberana de los Parlamentos? Dnde queda la democracia? La idea est clara: las normas no pueden suponer un obstculo para el negocio y para ello se crean tribunales privados que se van a encargar de sancionar a los gobiernos que las apliquen, consejos que van a controlar las leyes existentes y las nuevas en trmite de elaboracin a fin de evitar que limiten de alguna manera el negocio de algunos.

Es mucho lo que est en juego. Las lites econmicas de ambos lados del Atlntico llevan aos diseando este proyecto poltico y de clase que busca revertir todas las conquistas sociales todava vigentes y crear un escenario de desregulacin total donde las grandes corporaciones puedan campar a sus anchas.

Pese al secreto de las negociaciones, pese a la inmensa labor de lobby de los grupos empresariales, pese a la propaganda oficial, poco a poco la resistencia va creciendo.

Cada vez somos ms las organizaciones y movimientos que nos oponemos a este acuerdo tanto en Europa como en los EEUU, porque cada vez ms gente es consciente de las repercusiones que el TTIP tendra en sus vidas.

Una alianza plural de organizaciones y movimientos de la sociedad civil europea ha convocado una jornada descentralizada de accin contra el TTIP para el prximo 11 de Octubre. Tambin en Euskal Herria vamos a librar esta batalla, porque es mucho lo que hay en juego y an estamos a tiempo. Vamos a parar el TTIP, recuperar la democracia y revertir el poder de las multinacionales. Las personas y el planeta estamos por delante de los beneficios corporativos.

Laura Gonzalez de Txabarri. Responsable del Area de Internacional de ELA

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter