Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-08-2014

El genocidio israel y sus cmplices

James Petras
La Haine


Introduccin: Fuera de Israel y de sus partidarios agrupados en las ms grades organizaciones sionistas, la opinin pblica mundial y la mayora de los expertos en leyes internacionales ve a la invasin de Gaza y su ataque sistemtico a los civiles y a su infraestructura bsica por parte del Estado judo como un crmen contra la humanidad.

Este ensayo tiene 4 propsitos: 1. Identificar la naturaleza del crimen (el carcter genocida del asalto armado y la secuencia que condujo hasta l); 2. Identificar a los perpetradores directos de los crmenes de guerra y sus cmplices domsticos e internacionales; 3. Explicar los lazos que atan a lderes, polticos, propagandistas, cmplices y seguidores, incluyendo sus ideologas, intereses materiales y estructura organizativa, que hacen a estos crmenes no solo posibles, sino tambin, y hasta ahora, impunes y 4. Identificar los grandes intereses imperiales con los que Israel se ala con Estados Unidos, y de los que el asalto a Gaza es un espantoso ensayo para sus logros.

La moralidad de los guardias de prisin en un estado genocida

Es un Estado Genocida, los polticos dirigen una sociedad muy militarizada en la que ciudadanos y soldados, criminales y profesionales, torturadores y socipatas pueden y de hecho coexisten en una misma persona. La fra racionalidad se engancha a los crmenes masivos, la tecnologa a la devastacin masiva, el lenguaje a eufemismos, y los ejecutores se presentan a s mismos como vctimas (y viceversa). Los preceptos morales son desbancados y suplantados por la tica del asesinato en masa. Moralistas, rabinos y filsofos ticos se juntan a bendecir las bombas tiradas sobre hospitales y escuelas y hogares y toda cosa viviente (ni siquiera los muertos y enterrados pueden descansar en paz cuando los cementerios son bombardeados).

Los gobernantes, imbuidos de una visin genocida, solo ven objetivos militares (un pueblo oprimido no existe), todas las instituciones y existencias humanas en las reas tomadas como objetivos deben ser demolidas. La destruccin de vidas humanas, de la existencia diaria de los palestinos, se ha convertido en el objetivo final de esta operacin obscena.

La decisin prctica de exterminar a los palestinos fue realizada conscientemente, planificada y perseguida con implacable resolucin, y llevada adelante con salvaje entusiasmo por el ejrcito de ciudadanos de Israel.

El despliegue de este plan mortal comenz con la que pareca una generora oferta de paz. En el 2004, el Primer Ministro de Israel, el criminal de guerra Ariel Sharon, garantiz el autogobierno a los palestinos en Gaza, y en agosto de 2005 retir algunos cuantos miles colonos judos y sus tropas terrestres israeles. La consecuencia de esta benevolencia: ms de 1,4 millones de palestinos seran encerrados y apiados dentro de la ms densamente poblada prisin a cielo abierto en el mundo. El gueto ms grande de la historia. Esto fue un recordatorio enfermante del arreo nazi de los judos polacos dentro del gueto de Varsovia en el que se les garantiz un autogobierno. Una vez que los colonos judos fueron removidos (y compensados con u$s 300.000 por familia), los militares israeles cerraron todas las entradas y salidas de Gaza. Tierra, mar, espacio areo fueron bloqueados y un control total fue impuesto en la entrada de comida, medicina, libros escolares y la salida de los palestinos para sus tratamientos mdicos, estudios universitarios, viajes normales y comercio de cualquier tipo. Esto fue un espejo de la poltica nazi hacia aquellos atrapados dentro del gueto de Varsovia. Los granjeros palestinos eran fusilados mientras atendan a sus campos, actos de brutalidad que recordaban a los de la hambruna nazi en el bloqueo de Leningrado Y el mundo se horroriz!

Gaza y el Gueto fueron planificados como prisiones a cielo abierto medidas temporarias para enmascarar los planes reales. La joven poblacin de Gaza ha crecido hasta ser 1.8 millones de seres humanos entrampados e el 2014. Obviamente, si los gazates no pueden viajar, trabajar los campos, pescar y comerciar mediante los medios normales, cavarn tneles para conseguir suministros y luchar contra su relegacin al estado de animales enjaulados por el Estado israel. Los siguientes pasos luego de este exitoso encierro fue sistemtico y premeditado: los sionistas, como los nazis, lanzaron una guerra total contra los inevitables actos de resistencia de parte de los oprimidos. Mandaron aviones, tanques, misiles y bombas para arrasar reas pobladas, especialmente vecindarios en los que jvenes luchadores pudieran levantarse para resistir esta insoportable crueldad. Los heroicos y jvenes luchadores de Gaza, como sus predecesores de Varsovia, resistieron el totalitarismo de sus enemigos una y otra vez. Mientras tanto, la gran mayora de de los judos de Israel ovacion la devastacin a la vez que clamaban ser las vctimas, y jvenes judos del extranjero se unan como voluntarios a las Fuerzas de Defensa de Israel en esta matanza de palestinos, tal como la poblacin alemana celebr, junto a la Liga (Bund) Alemana en el exterior, los crmenes totalitarios de sus lderes. Sus respuestas fueron casi idnticas, aunque en diferentes tiempos y lugares: Pueblo Elegido y Arios del mundo se unieron contra lo que ambos denominaron terroristas, clamando que sus tneles se convertiran en sus tumbas.

En lnea con esta mitologa de la super raza, la mquina de matar israel es realmente ms efectiva asesinando civiles desarmados (los invlidos que no pueden correr, los doctores que se quedan cuidando de los heridos y madres y nios en sus endebles refugios) y ms pattica cuando confronta cara a cara algunos grupos de lucha de la resistencia. Para el 6 de junio de 20014, la Fuerza Area, la Marina y la artillera haban masacrado a 1594 civiles palestinos a travs de una guerra a larga distancia de alta tecnologa, en comparacin con tres civiles en Israel (un beduino, un trabajador de campo tailands y un judo israel), una alucinante relacin de ms de 1.500 civiles palestinos a uno de los Elegidos. Pero cuando se trata de combate en tierra, 64 soldados israeles fueron muertos contra 281 partisanos, una relacin de 4,4 a 1. A pesar de todo el soporte areo y de su equipo de proteccin de alta tecnologa, los israeles sufrieron grandes prdidas humanas cuando la invasin fue llevada a un campo de lucha ms nivelado, donde partisanos pobremente equipados estn dispuestos a morir por sus hogares y liberacin

Los crimnales de guerra: quienes son y cuales son sus crimenes

Claramente, los comandantes de las fuerzas armadas israeles, las autodenominadas Fuerzas de Defensa de Israel, los cuales son los responsables de los ataques terrestres, areos, y martimos sobre civiles, hospitales, escuelas, refugios, santuarios, son los primeros en la lista del expediente de los crmenes de guerra. A ellos se les debera sumar los estrategas militares y los polticos que sistemtica y criminalmente eligen como blancos casas, barrios, plantas purificadoras cloacales y de agua, redes elctricas y plantas generadoras de energa en un esfuerzo deliberadamente planificado de destruir cualquier posibilidad de existencia cotidiana normal para casi 2 millones de palestinos. Ellos, de acuerdo a la Convencin de Ginebra y los estndares legales establecidos en Nuremberg, han cometido graves Crmenes Contra la Humanidad. Hay documentacin y testimonios de testigos oculares que muestran soldados de rangos bajos y medios comprometidos en tiroteos desenfrenados contra escuelas, gente haciendo las compras y madres con bebs que huyen de las zonas de combate. Los juicios por crmenes de guerra no pueden reducirse meramente a unas pocas docenas de oficiales de alto rango: estos crmenes fueron cometidos en todos los niveles de las FRI.

Los lderes polticos, comenzando por el Primer Ministro Benyamin Netanyahu y su Gabinete, el partido gobernante y los miembros del Knesset, que son los primeros jugadores responsables de lanzar el ataque areo contra Gaza y de justificar el asesinato masivo de civiles, claramente deberan ser el centro de cualquier Tribunal Internacional de crmenes de Guerra.

Pero qu pasa con el pblico israel, la gran masa de judos israeles, que se ve a s mismo como moralmente superior a la opinin pblica mundial a pesar de la casi universal repulsin en torno a los crmenes israeles? Ms del 90% de los judos israeles le dieron un apoyo incansable al bao de sangre que se est llevando a cabo conociendo (de hecho, festejando desde tribunas erigidas en las colinas que miran hacia Gaza) las consecuencias criminales de su apoyo. Ellos tambin son una parte esencial de esta empresa criminal. Celebran esta carnicera e incluso atacaron violentamente a algunos israeles que cuestionaron abiertamente esta guerra. Los israeles no tienen derecho a reclamar inocencia por ignorancia. No pueden llamar a esto un trgico conflicto entre dos pueblos. Ningn israel puede absolverse a s mismo reclamando inocencia por ignorancia de la naturaleza de los crmenes cometidos en sus nombres (tampoco es que quieran pretender tal ignorancia!). La mayora de los judos israeles informados reclamaron esta guerra desde el principio, muchos de ellos unindose a marchas racistas con cantos y pancartas exigiendo Muerte a los rabes!. Portan su apoyo al holocausto en Gaza como una insignia honorfica. El noventa por ciento de los ciudadanos judos de Israel rechazaron cualquier tipo de alto el fuego humanitario: los columnistas de los peridicos y la gran mayora de los que escriben cartas en la prensa cotidiana argumentaron abiertamente a favor de la exterminacin. Autodeclarados criminales de guerra son festejados como hroes israeles por sus hermanos del exterior que se apresuran en adherir o incluso sumarse a la matanza. Gidon Levy, el solitario periodista disidente de Haaretz, es escupido en todos los cafs de moda y ahora debe tomar su caf en casa.

Qu podemos decir sobre los moralistas, los famosos rabinos mayores, que no tienen ningn reparo en piadosamente urgir al asesinato en masa? Existe una Corte Suprema de Autoridad Religiosa que pueda juzgar a estos hombres sagrados como responsables de incitar a crmenes de guerra? Y qu hay de la red mundial de organizaciones sionistas internacionales que aseguran el envo de miles de millones de dlares en embarques de las armas asesinas desde el corrupto y cobarde Congreso de los Estados Unidos y su mismo Poder Ejecutivo? No son ellos tambin cmplices del genocidio antes y despus de los mismos hechos?

Sin embargo, es una mentira flagrante decir, como lo hacen algunos falsos crticos de izquierda, decir que Estados Unidos comparte la responsabilidad de los crmenes contra Gaza. Quin le pregunt al pueblo estadounidense sobre su aprobacin de esta matanza? Cundo fue que el pueblo estadounidense organiz un lobby para comprar los votos del Congreso? Fue el pueblo estadounidense el que organiz una colecta multimillonaria en el lujoso Waldorf-Astoria en donde los lderes republicanos y demcratas se comprometieron en dar 225 millones de dlares adicionales en misiles y tanques a Israel, para reabastecer su arsenal que haba sido usado contra miles de hogares, arrasando familias enteras en Gaza? Cualquier investigador serio que haya observado las polticas domsticas estadounidenses sabe que los presidentes de las 52 Principales Organizaciones Judas Americanas (sic) son cmplices de los bombardeos y el terror en Gaza. Y las encuestas muestran que la mayora de los jvenes estadounidenses simpatizan con los derechos de los palestinos

Existe alguna clusula en los procedimientos del tribunal sobre los Crmenes de Guerra de Nuremberg que pueda presentar cargos contra los cmplices extranjeros de crmenes de guerra? Y qu hay de los acadmicos de izquierda y los periodistas progresistas que cubren a los cmplices del extranjero acusando falsamente a Amrica (implicando as al pueblo estadounidense) de esta masacre?

Los lazos que unen

Ya identificamos una cadena que vincula a la elite poltica, el comando militar y a los medios masivos de Israel directamente con los crmenes de guerra y el genocidio, con una complicidad material directa de las organizaciones sionistas del exterior. Actan como una fuerza cohesiva sumergindose en la sangre de la guerra total contra los palestinos (los habitantes originales y por derecho de los que ahora es llamado Israel).

La pregunta surge: qu es lo que los une en esta horrible empresa? Qu ceguera moral es la que los aflige tanto como para ignorar las estanteras repletas de escritos de las enseanzas humanistas de Spinoza, Kant, Babel o Bubel? derivan estas lealtades tribales de las historias de venganza e infanticidio del Antiguo Testamento? Estn estas expresiones de fanatismo etnoreligioso ligadas a la bsqueda de establecer un imperio regional y al saqueo?

La ideologa racista y su expresin virulenta tanto de los altos cargos como del judo de la calle est difundida y se expresa abiertamente. Degradar a los palestinos, a la vez que se proclama ser una raza superior que est sobre las leyes del resto del mundo, sirve para justificar todos los crmenes contra el pueblo de Gaza. Esta expresin de identidad y solidaridad juda colectiva, basada en una superioridad tnico-religiosa amenazada por pueblos nativos inferiores, explica el inquebrantable apoyo de los magnates de Hollywood, los profesores de Ivy League, los intelectuales franceses, pares britnicos y banqueros prominentes de Wall Street.

Dejando de lado las afinidades ideolgicas y las lealtades etno-religiosas, muchos judos israeles tambin tienen un inters especial en robar y echar al pueblo de Palestina: incautar tierras palestinas tiene como resultado la creacin de nuevas casas, baratas y subsidiadas, piscinas solo para judos, desarrollos edilicios en donde alguna vez florecieron los olivos y familias extendidas vivieron y murieron. Judos trabajadores y de clase media obtienen vivienda gratis; los especuladores inmobiliarios se aseguran propiedades frente al mar para condominios de lujo y zonas tursticas. Las empresas constructoras se aseguran lucrativos contratos con el Estado. El pillaje logra una forma material que asegura las bases de los altos estndares de vida en Israel, mucho ms altos que los de los palestinos, y mucho ms an que la poblacin no juda de Israel, y ms altos an que los de los estadounidenses que han sido obligados a subsidiar al Estado judo por casi 50 aos.

Igualmente importante es el hecho de que el ataque de Israel a Gaza sirve como campo de prueba para sus armas de destruccin masiva y su domo anti misiles. En este sentido, la masacre de Gaza sirve como ensayo (y advertencia grfica) para nuevas guerras en la regin en asociacin con EE.UU. y sus clientes. Los ltimos documentos del analista de la NSA Edward Snowden revelan que Israel trabaja en conjunto con EE.UU. en Africa del Norte, el Medio oriente, el Golfo Prsico, Sudasia y los pases islmicos, eligiendo objetivos y realizando planes de guerra El Gran Israel ya no es ms el sueo excntrico de visionarios judos: ya ha sido puesto en marcha, y sus sangrientos comienzos en Gaza dejan ver guerras contra la humanidad ms grandes y ms sangrientas en el futuro.

Conclusion

La guerra total de Israel contra Gaza ha provocado la condena de millones de personas alrededor del mundo, gran indignacin por los crmenes contra la humanidad, y pedidos para la instalacin de un tribunal internacional por crmenes de guerra. Si tal tribunal fuese convocado, la pregunta que asomara sera qu tan amplia debera ser la red a tirar: dnde dibujar la lnea entre lderes, soldados, masas y cmplices extranjeros, todos implicados en algn grado. Cuntos cmplices del cargo de asesinato masivo deberan ser investigados y juzgados?

La indignacin y horror crecientes ha aislado a Israel de la gran mayora de la humanidad, incluyendo a miles de judos, pero ha endurecido a sus lderes y ha despertado a su potente ncleo de partidarios influyentes, especialmente en EE.UU.

Empecinados, en sus suites de lujo, se encuentran en la contra ofensiva. Importantes productores de Hollywood denuncian a los moralmente indignados actores que se animaron a criticar los crmenes de guerra cometidos por Israel en Gaza, acusndolos de antisemitas y amenazndolos con incluirlos en listas negras de por vida en relacin a su trabajo futuro en films o en el escenario. Poderosas organizaciones sionistas aseguran no solo la oposicin de EE.UU. en cualquier Consejo de Seguridad de la ONU condenando los crmenes de guerra israeles, sino tambin la unnime (100%) aprobacin del Congreso y la Casa Blanca, y una asignacin de emergencia de u$s 250 millones de dlares de contribuyentes (de impuestos) para reabastecer a Israel con bombas y misiles que han sido lanzados sobre la poblacin de Gaza. Los representantes de la lnea dura, que hablan por los presidentes de las 52 Principales Organizaciones Judas Americanas, no han cesado en su apoyo a la carnicera israel an frente a cientos de miles de manifestantes marchando en todo el mundo en apoyo a los derechos del pueblo de Palestina. Los representantes de la lnea dura alardean abiertamente su apoyo ciego a los crmenes de guerra de Israel. Estos fanticos estn convencidos que cada crtico de los crmenes de guerra de Israel, ya sea cristiano, musulmn, hind, judo o ateo, es un antisemita, un pervertido o un terrorista que debe ser censurado o aplastado. Dentro del bunker sionista hay un puo de hierro reforzado de lealtad hacia Israel, mientras que afuera est el suave derramamiento de propaganda que minimiza los crmenes de guerra de Israel y niega vehementemente la complicidad extranjera con el genocidio.

Eplogo: un dilogo entre sionistas

El sionista de derecha le dice al de izquierda: Los crmenes al servicio del Gran Israel son virtudes. El de izquierda le responde: Existen crmenes, pero EE.UU. es el responsable real.


Un viejo y astuto observados sionista comenta, aprobando: Es su divisin del trabajo: los sionistas de derecha defienden a Israel, mientras que los sionistas de izquierda confunden a sus crticos.

(Traduccin: Alina Palamarczuk)

Fuente original: http://petras.lahaine.org/?p=1998


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter