Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Kurdistn, un pueblo sin derechos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-08-2014

Cara y cruz de otro complicado verano en Kurdistn

Txente Rekondo
Rebelin


Los meses veraniegos estn mostrando las dos caras de la realidad de Kurdistn. Los kurdos, el pueblo ms numeroso sin estado propio, y divididos a la fuerza entre varios estados, han asistido a la cara y la cruz de esa compleja realidad.

La ofensiva del llamado Estado Islmico (EI) en Bashur (Kurdistn del sur) y el relativo fracaso de los Peshmerga, el genocidio contra los yazides muestran la faceta ms delicada. En contraposicin tambin hemos asistido a importantes movimientos en torno al futuro despueblo kurdo: el congreso sobre Islam en Diyarbakir, los recientes resultados electorales en las presidenciales turcas, la propuesta de referndum en Bashur o la participacin de diferentes grupos kurdos en la batalla contra el Estado Islmico.

Agosto se ha mostrado con toda su crudeza, con las fuerzas militares kurdas de Bashur, los Peshmerga, intentando hacer frente a una sorpresiva ofensiva del EI sobre el territorio kurdo en Bashur. Ese ataque islamista ha dejado tras de s en una delicada situacin a la percepcin que se tena en el pasado de las citadas fuerzas kurdas.

Diferentes factores han contribuido a ello. El movimiento sorpresa de los jihadistas, que de estar acechando Bagdag ha pasado a lanzar una ofensiva contra la zona kurda que a da de hoy conforma el llamado Gobierno Regional de Kurdistn (KRG). Adems hay que tener en cuenta que previamente, ante la desbandada del ejrcito iraqu, las fuerzas kurdas del KRG haban pasado a intentan controlar una inmensa porcin de territorio, dividiendo sus fuerzas y perdiendo eficiencia. Y por ltimo, la superior capacidad del armamento del EI frente al de los peshmergas.

Algunas voces han querido aadir tambin otros factores que unidos a los anteriormente citados tambin han podido contribuir a esa situacin, y que tal vez puedan marcar el futuro desarrollo de la regin. Todo parece indicar que los peshmergas pueden haberse dormido en los laureles o han estado viviendo de rentas de su pasado.

Las actuales fuerzas kurdas que conforman los peshmergas no son las mismas que durante las dcadas de los sesenta y hasta los ochenta mantuvieron importantes luchas contra los ejrcitos iraques. Las importantes transformaciones que desde entonces han tenido lugar en Bashur, tambin han terminado afectando a los peshmergas.

Aquellos combatientes han dado paso a un nuevo tipo de recluta, que en su mayor parte no tienen mucha experiencia en la lucha en las montaas y han desarrollado un trabajo de polica ms que el desarrollo de un ejrcito en todo su sentido. Adems no hay que olvidar que otro condicionante clave de esas fuerzas es su todava importante caracterizacin clnica, con sus fidelidades divididas entre la PUK de Talabani y el KDP de Barzani.

Pero tambin se han dado importantes pasos que pueden cimentar el futuro del pueblo kurdo. El pasado mes de mayo se celebr en la ciudad de Diyarbakir, Bakur (Kurdistan norte) el Congreso Islam Democrtico, impulsado por el movimiento kurdo en Bakur, y que obedece a un llamamiento que Abdullah Ocalan realiz en noviembre pasado.

El PKK y otras organizaciones han tomado conciencia de la utilizacin que el gobierno turco, determinados sectores religiosos conservadores kurdos e incluso movimientos islamistas han venido haciendo del Islam. La experiencia del pasado, cuando Turqua utiliz grupos como Hezbollah (no confundir con la organizacin libanesa) contra el movimiento kurdo, o la reciente situacin creada por el EI, tanto en Basur como en Rojava (Kurdistn oeste), as como el auge de nuevos movimientos salafistas dentro de Turqua, han determinado que el movimiento kurdo explore una lectura en clave cultural del Islam.

La utilizacin de las tesis de la llamada carta de Medina, una especie de texto constitucional escrito por el profeta Mahoma para la coexistencia pacfica con los no-musulmanes. El hecho de que fuera redactado directamente por el propio Mahoma constituye un serio argumento para enfrentar las interpretaciones de algunos grupos salafistas.

Otro aspecto importante, y que en el futuro puede incidir en el complicado proceso de paz entre el gobierno turco y el PKK, han sido las elecciones presidenciales en Turqua. El triunfo de Erdogan no despeja las incgnitas en torno a su postura an te el citado proceso, pero los excelentes resultados del candidato Una lectura diferente presenta el tercer candidato kurdo Selahattin Demirtas, que ha logrado arrasar en el territorio kurdo, pero que ha sabido atraer tambin votantes de diferentes zonas de Turqua, doblando los resultados de hace unos meses en las elecciones municipales y que puede representar una esperanza para una nueva generacin en Turqua y en Bakur.

Pero tal vez el mayor avance en la lucha del pueblo kurdo estos das lo hemos visto con la unin de diferentes fuerzas para hacer frente al ataque del EI. Militantes del PKK, de las YPG y del PJAK (stos de Rojhilat o Kurdistn este) han hecho frente a los jihadistas tras el inicial fracaso de los peshmergas.

Esta situacin demuestra que la experiencia de estas organizaciones en las diferentes luchas que mantienen en sus territorios ha sido clave para mostrar al mismo tiempo la incapacidad que a da de hoy muestran las fuerzas de Barzani y Talabani. Tal vez por ello, ante el nuevo rumbo que puede tomar el Kurdistn en su conjunto, algunas cancilleras occidentales e han apresurado a ofrecer armamento a los peshmergas.

Este movimiento de tenacidad y solidaridad entre las organizaciones kurdas puede ser un primer paso para superar antiguas rencillas y sobre todo para comenzar a derrumbar las barreras fsicas-fronteras- que Occidente impuso en su da al Kurdistn y que a da de hoy no quiere alterar, contando adems para ello con el apoyo de los diferentes gobiernos regionales.

Finalmente, habra que analizar con mayor detenimiento la propuesta lanzada por algunas figuras kurdas en Bashur para realizar un referndum de autodeterminacin en el sur de Kurdistn. Las continuas disputas entre los dirigentes kurdos y Bagdad en diferentes temas pueden haber sido el detonante de esa propuesta, pero otras fuentes apuntan a la utilizacin estratgica de esos lderes kurdos para obtener mayor capacidad de gestin, pero en ningn caso estaran impulsando un nuevo diseo para un Kurdistn en su conjunto.

La actual situacin desencadenada por la ofensiva islamista y las respuestas de todo tipo a sta, por parte de actores locales, regionales e internacionales, contribuir sin duda a complicar an ms cualquier lectura pausada y profunda en torno a la citada propuesta de referndum.

Durante mucho tiempo la gente de Kurdistn ha venido repitiendo un viejo dicho: los kurdos no tenemos ms amigos que las montaas, todava esa frase rige buena parte de la realidad de ese pueblo, a pesar de recientes maniobras de algunos actores de la mal llamada comunidad internacional. Y por eso tambin, algunas voces kurdas ante el intento de genocidio de las comunidades yazides, han sealado que Shingal representa el Leningrado kurdo.

Txente Rekondo. Analista Internacional

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter