Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-08-2014

Reconstruirnos desde el poder del pueblo

Dairo Ruiz
Rebelin


En Colombia la guerra contra el pueblo ha sido siempre una constante y criminal agresin, sta se cierne hoy ms sobre las fuerzas de la paz que avanzan en el continente, y como resultado de la accin popular creciente de los pueblos, sus luchas y proyectos soberanos que se irn profundizando en el tiempo, y hasta expulsar como se merecen, a los yanquis de la regin.

Hoy contra la paz que se perfila en Colombia, el imperio contraataca, y como siempre hipcrita y mentiroso reorganiza sus fichas criminales para justificar e imponer la paz del capital, y continuar la guerra contra-revolucionaria.

Es evidente que las mayoras colombianas anhelan la reconciliacin y la paz con justicia social, que no les interesa profundizar la guerra fratricida originada en la desigualdad y el terror de Estado e Imperio, pero no a cambio de olvidar, encubrir o mitificar la verdad histrica, o hacer pasar el terrorismo de Estado, la miseria y el despojo, como que ya no son, o hacerlos parecer como lo que no fueron.

La pobreza, el desplazamiento, la desaparicin forzada, y la muerte de millones de [email protected], tienen unos responsables esenciales; lo son el Estado, sus fuerzas oscuras y el imperialismo Norteamericano que han llevado y siguen llevando a Colombia y al mundo, ms miseria, muerte y destruccin.

En el clamor popular por la paz, el pueblo necesita la paz, quiere la paz, construye su paz, y hace el mejor esfuerzo para lograrla, pero sin claudicar en los objetivos esenciales, que seguirn siendo la fraternidad y la justicia para todo un pueblo.

La paz con dignidad para el pueblo colombiano debe ser de soberana e independencia, y a los EE.UU, el pas ms guerrerista del mundo, no le interesa, hoy replantea con sus viejos y renovados sirvientes capitalistas, militares y para-militares, un acuerdo de paz del tamao de sus intereses geo-polticos, y para que la paz de las mayoras no prospere.

Les importa que la paz descanse, y dar un golpe de gracia, para reposicionarse sub-regionalmente.

As, los gringos han hecho de Colombia un enclave militar para agredir a la Venezuela Bolivariana, a Ecuador y Bolivia, - entre otros-; sus alfiles, Santos-Uribe, muy serviles y obedientes, recomponen el sistema, nombran nuevos [email protected] [email protected], para seguir discutiendo sus acuerdos de guerra con el imperio, y combatir a sangre y fuego, las propuestas de paz emanadas de la insurgencia popular, quienes persisten con gran generosidad, en mantener viva la bsqueda de paz.

Los Uribe-Santos, Lleras, Pastrana, Gaviria, Naranjos, Mora Rangel - entre [email protected], con el narco-generalato, la godarria, el latifundismo, los medios de comunicacin del poder, las multinacionales o la gran oligarqua subalterna con su delincuencia de Frack, no podrn impedir la paz de un pueblo que trabaja incansablemente por la liberacin nacional, por la justicia popular, y hacia un proyecto nacional propio, con un nuevo poder, pero por fuera del imperialismo econmico, contra la dominacin, y por un socialismo NuestroAmericano.

La Colombia de hoy, es edificada con un proyecto de liberacin total, solo el pueblo y una accin poltica unitaria, organizada y movilizada, tendr en el mediano plazo la posibilidad de regir los destinos de la patria de Bolvar y de Camilo Torres R.

Es necesario en Colombia, un gobierno del pueblo y para el pueblo, que contribuya de manera decisiva al fortalecimiento de la paz del mundo, como al afianzamiento del ya importante polo de independencia continental, para la integracin de poderes populares y alianzas con fuerzas productivas sociales, y anticapitalistas, que amplen la conciencia y la solidaridad a escala internacional.

Efectivamente, no dejaremos morir el sueo de la paz y de la libertad, hay que pasar de la resistencia a la operacin contra la guerra y el neoliberalismo, como contra la piratera de los intereses capitalistas, sus paces y tratados de libre comercio.

El pueblo colombiano desde sus dignas luchas, tiene clara la exigencia de democracia, paz y bienestar, y ampla la conciencia del valor de la unidad, de sus culturas, lenguas, religiones; crecen sus formas de articulacin, para la defensa y apropiacin de nuestros territorios y recursos naturales, para reconstruirnos desde la base de un sistema poltico propio, con nuestras propias riquezas, y desde el poder popular.



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter